Blogs

Archivo de la categoría ‘Liga’

Dogmáticos y liberales

Lunes, 23 Febrero 2015

¿Es dogmático el español? Mucho. ¿Es forofo el español? Raro el que no lo es. ¿Es demócrata el español? Poco, pues antes que demócrata es dogmático y forofo. Churchill, que pensaba antes de hablar y de escribir, y que escribía y hablaba con ironía, un día se definió así:

-Soy un demócrata liberal, luego soy un demócrata raro.

Ser liberal, máxime en España, es dificilísimo.

-Yo soy liberal del Atlético de Madrid –dije, escribí, una vez.

-Tú no eres atlético. El atlético no es liberal. El atlético es dogmáticamente atlético - se enfadó conmigo, apenas oírme, un compañero dogmáticamente forofo del Atlético.

Cuando sostengo, y lo sostengo a diario, que mientras no seamos liberales no seremos nunca buenos demócratas, me ponen de chupa de dómine los demócratas no liberales, que son casi todo y muy especialmente s los que se jactan de ser muy demócratas. Máxime los que presumen de demócratas progresistas: éstos, en mi sentir, son los menos fiables, los menos demócratas.

-Ser liberal es autocriticarse, para ser liberal hay que aprender a autocriticarse.

Este pensamiento, que me gusta mucho, lo escuché en una conferencia. Lo apunté en el acto.

En el campo del Elche, ayer, parte de la afición ilicitana –ilicitano, alicantino fino-, aplaudió a Isco cuando fue sustituido .Aplauso cerrado y abiertamente liberal, liberalmente limpio, elegante, desprendido. Se extrañó hasta wel telenarrador: “¡Están aplaudiendo a Isco”, comentó como quien comenta un suceso insólito.

Desde miteleasiento, sumé mi aplauso al de la afición ilicitana. Exclamé:

-Qué bien funcionaría este país si todos fuéramos como estos ilicitanos.

Matrimonio con frecuencia fútbol y política, porque el fútbol es también política. Cuando, en fútbol y en política, aprendamos a vencernos liberalmente a sí mismo antes de vencer forofamente al rival, seremos mejores. Ni se dude.

El PSOE DE Madrid ha elegido a un liberal no socialista de cuota, Ángel Gabilondo, para que compita por la presidencia de la Comunidad.

-¿Es que no hay en el PSOE ningún socialista de cuota –se queja en la radio un socialista de cuota, probablemente- capacitado como el hermano de Iñaqui Gabilondo. ¡Esto es como el fútbol: hay que pescar los delanteros en el extranjero por carencia de ellos en España!

A mí me parece estupendo el fichaje de Ángel Gabilondo por el PSOE. Ángel Gabilondo es un liberal muy inteligente, un liberal que ha escrito esto tan filosóficamente oscuro:”El atletismo es una rama de la filosofía”. O esto otro tan preñado de sentido común:” Lo socialmente deseable no siempre es posible económicamente”.

Medalla de oro a la afición de Elche. Si yo fuese Miguel Cardenal, felicitaría ya a la afición de Elche. Miguel Cardenal, por supuesto, carece de sensibilidad liberal y política para que se le ocurra algo tan deliciosa y elementalmente simple. Y medalla de oro al PESOE por el fichaje de Ángel Gabilondo.

Interpretación

Domingo, 1 Febrero 2015

¿Qué es más difícil, que un árbitro pite un penalti o que un camello pase por el ojo de una aguja?

-Por Dios, que un árbitro pite un penalti.

A veces, más por curiosidad que por imperativo didáctica, leo eso que no lee nadie.

-¿Y qué es eso que no lee nadie?

El Reglamento de fútbol. Llego casi siempre a la misma conclusión: ¿quién lo lee? ¿lo leen los árbitros? ¿lo leemos los periodistas?… No voy a dar nombres. No es elegante señalar. Pero en todos los partidos, absolutamente en todos, hay como poco un penalti. O dos. O tres.

Estuve el otro día con un árbitro de la Liga BBVA.

-¿Por qué no sois más valientes con las faltas en las áreas? ¿Por qué no las sancionáis?- le pregunté.

-Lo que ocurre en las áreas es interpretativo –me contestó.

-¿Y qué es eso?

-Interpretar, como sabes, es lo que hacen los jueces con las leyes. ¿Por qué a unos imputados los enchironan, por qué no a otros? ¿Por qué metieron entre rejas a Bárcena, sólo imputado? ¿Por qué los imputados del clan Pujol siguen libres como pajaritos libres andando y piando por las calles? Interpretación.

-¡Hombre! –exclamo.

-En las áreas –sigue ilustrándome- es cierto que flipan y molan las faltas que hacen unos y otros, atacantes y defensores, pero como no sean transparentes, muy descaradamente transparentes, que se dice ahora se, lo prudente es no ver y no escuchar. Eso que a veces está mal, no sancionar, es sin embargo lo mejor sociológicamente.

Árbitro, pedagogo y sociólogo.

Y como el fútbol, la política. Los dos deportes nacionales. Lo de la política, creo, es peor. La manga ancha de la política es infinitamente ancha. Veo a Pedro Sánchez, tan majo él, pues majo es muy majo (unanimidad sobre su majeza entre las adolescentes y casaderas menores de cuarenta año: como majo carece de rival) en el Telediario proclamando mitineramente que ”España ha crecido pero no gracias a Rajoy, sino a pesar de Rajoy”. Me restriego los ojos de las neuronas y rumio:

-Si España, económicamente, ha crecido a pesar de Rajoy, jefe del Gobierno, ¿quién ha sido el milagroso ectoplasma del crecimiento económico de España? ¿Quién, un ángel, un mensajero divino, un fantasma?

España, en efecto, sigue siendo diferente. En España, los hechos obvios y evidentes se interpretan y todo, por lo tanto, es según el color del señor –árbitro, periodista, político- que los interpreta.

El hechicero

Lunes, 19 Mayo 2014

Glorioso Atlético gracias a Simeone y glorioso Simeone gracias al Atlético. Los dos, Atlético y Simeone, en el mundo del fútbol, son hoy tan admirados como jaleados. Que el poco dinero deje K.O. al mucho dinero produce en las masas, casi siempre, cierto gusto morboso.

-El Atlético, con un presupuesto de 125 millones de euros, ha “escabechado” al Real Madrid (580 millones) y al Barcelona (525 millones).

La gente, como ven, se fija en todo. La pregunta que ahora se hace la gente es quién debe más a quién. Sin Simeone, ¿habría conseguido el Atlético la Liga? Simeone, esto sí se sabe, no es nada petulante. Absolutamente nada. “La `popularidad de la gloria es calderilla –que piensa-, de igual modo que la gloria es la calderilla de la popularidad”. Su lema es el pugnaz trabajo. La palabra trabajo “es innegociable”.

-Yo se lo debo todo al trabajo; sólo soy un trabajador de mucha voluntad y con mucha fe en el trabajo.

En el vestuario, una vez, les dijo a los jugadores que si él creía en ellos, “y creía mucho”, ellos debían creer en ellos y en él. Así de simple.

-Su secreto, o uno de ellos, es al parecer su magnetismo. Consiste su magnetismo en decir las cosas con el magnetismo de la sencillez.

Ya Napoleón sostenía, casi, lo mismo que Simeone:” No me inquieta el “valor” del adversario. Es insignificante al lado de vuestro “valor”.

Simeone no es Mourinho (“soy el mejor del mundo”). No es Guardiola (“soy fiel a mi idea del fútbol, y no voy a cambiar”). Tampoco es Pellegrini, el primer hispanoamericano que gana la “Liga” inglesa (“sólo creo en la belleza del fútbol ofensivo”). Simeone, sin embargo, ahora mismo, en Europa como en América (la hispana, la latina y la de Obama), es el número uno del mundo.

-Algo especial hay en Simeone que se ignora y no se sabe todavía.

No digo que no. Pero si no lo cuenta él, que lo cuenten sus jugadores. Uno de ellos, apócrifo, medio en broma o no, me susurraba hace unas semanas: “Es un hechicero. Es que, oye, no es que convenza, es que hechiza”.

Qué diferencia entre este “hechicero” y “el próximo debutante” en el Barça Luis Enrique.

-¿Por qué Luis Enrique?

-Es petulante, como Mourinho. Le oí ayer en TVE que euforizaba la mar de exultante : “Me encuentro capacitado para entrenar al mejor equipo del mundo”.

La petulancia, que expresó alguién , es directamente proporcional a la ignorancia. No ha llegado todavía al Barça y ya presume, como Mourinho, de capacidad y talento.

-¿Seguirá Simeone en el Atlético?

-El Atlético quiere, claro es, y él, también –me contestan- . Claro que…

Eso: que adivinar el mañana no siempre es fácil.Y esto otro: que el Atlético no es un “maná” de dinero.

Para acabar: ¿por qué no se distribuye mejor el dinero de la televisión entre los equipos españoles? ¿Por qué no se reparte más equitativamente, más democráticamente, como en Inglaterra y Alemania? Si todos somos iguales ante la ley, ¿por qué no ser también iguales ante la televisión?

Liga divertida

Lunes, 5 Mayo 2014

El fútbol es un estado de ánimos, el fútbol es un estado de opinión y el fútbol, que digo yo es un estado de emoción.

-La Liga va a ser más divertida.

Lo dijo también ayer, sonriendo, Simeone, tras el pinchazo contra el Levante. Simeone sigue dando lecciones de optimismo y de cómo hay que coger al toro de la adversidad por los curenos, no en balde es y no deja de ser, por lo menos en Europa, el entrenador de moda.

-Claro que sigo su trayectoria y sus modos de trabajar – reconoce hasta Guardiola.

El domingo, los periódicos de Barcelona, eran una misa de funeral por el Barcelona. “Adiós a la Liga”. “Revolución”· “Fracaso sin paliativos”. “Adiós Martino”.

Pero el fútbol, como digo, es un estado de emoción. A más suspense, más emoción.

-Me gusta el cine de suspense tipo Hitchcock y el fútbol tipo Hitchcock con mucho suspense.

A mí también, compañero. Tras el funeral por el Barça, llega el domingo y el Atlético, oh, pierde con el Levante, y horas después, oooh, el Valencia, con la moral mellada por la “faena” que le hizo el Sevilla en el último minuto, va y le empata al Realísimo Madrid, o al “Real Madrid Real” (título de un periódico extranjero tras su soberano guantazo de K.O. al Bayern en Munich), en el mismísimo Bernabéu ´.

-Emoción Hitchcock.

Lo cual que el Atlético depende de sí mismo y de los otro, y los otros, esto es, el Real Madrid y el Barça dependen de ellos y del Atlético.

-Más emoción fútbol- Hitchcock, imposible. Vista así, la Liga es la mejor liga de Europa.

Otra conclusión del formidable Simeone:

-La suerte, hoy, no ha estado con nosotros. Con nosotros hoy ha estado la mala suerte.

Hay que recordar, llegado a este punto, que lo más instructivo de la mala suerte es que siempre se aprende algo de ella, que dijo no sé quién.

Butragueño, a pesar de ser un madridista asalariado, cuando habla, habla con sentido común.

-Tiene el sentido común de la objetividad – se quejaba en cierta ocasión otro madridista asalariado del club FP- y eso me disgusta.

A mí, en cambio, me gusta. No me gustan, ni en fútbol ni mucho menos en política, los forofos intoxicados de dogmatismo. Son poco o nada creíbles.

Butragueño casi celebró que, avanzado el segundo tiempo, se viera “fútbol de ida y vuelta”. Le faltó añadir:¡qué emocionante!

A esperar, pues, en atmosfera o estado de emoción, la resolución de la Liga. La puede ganar el Atlético, el Real Madrid y el Barcelona. Donde hay emoción, hay vida, hay suspense.

¡Luchar, luchar, luchar!

Martes, 1 Abril 2014

El Atlético de Madrid y “su” realidad. El Atlético es la realidad de su liderazgo en la Liga y la realidad de que no ha perdido ningún partido en la Champions. Además ha ganado en San Mamés, honor que no consiguieron ni el Barcelona ni el Real Madrid.

Me observa un amigo:

-Ya nadie habla del Atlético como “el pupa”. ¿Habías caído en ello?

Sutil observación: la verdad, no. El Atlético, ciertamente, no ha pinchado, lo cual es como otro milagro.” Físicamente, pinchará”, “Es imposible que vaciándose como se vacía en todos los partidos, aguante mucho tiempo”.

Ahí sigue, en efecto : lozano erecto, desafiador. Sorprendiendo en España y en Europa. ¿Es el Atlético lo que es gracias a Simeone, o es Simeone lo que es gracias a los jugadores?

Me cuentan que a Guardiola le gustaría conocer la naturaleza del elixir de Simeone. Y a uno. Hablo a veces con dos jugadores del Atlético (apócrifos: hay que ser discreto con los informantes amigos).

-Es un conversador y seductor plural –me dice uno.

-¿Plural?

-Sí. Se lleva bien con todos y todos, nos alinie o nos siente en el banquillo, nos llevamos bien con él. ¿Sabes qué tiene? Que cuando tú te crees que lo sabes todo, va él y te demuestra que eres lego o que él sabe mucho más que tú. Ve lo que no vemos los demás. Ve muy largo -y sonriendo- .Si el presidente del Real Madrid es “un ser especial, Simeone también. O más especial todavía, que dicen que el presidente del Real Madrid cuando se enfada, se enfada mucho. Simeone, no. Simeone te mira a los ojos, como dicen que miraba Luis Aragonés, y se explica, sencillamente te explica lo que no le gusta. Sin más. Es muy especial, de verdad.

El otro jugador me pondera su carácter:

-Es exigente. Mucho. Si el grito de guerra de Luis Aragonés era “¡Ganar, ganar y ganar”, el de Simeone es “¡Luchar, luchar, luchar!”.

En mi sentir, a día de hoy, el Atlético es el espejo del alma de Simeone.

-Con otro entrenador y la misma plantilla, el Atlético –sentencian los dos- probablemente no sería lo que es ni estaría en la Liga y en la Champions donde está.

Dure, cuanto más mejor desde el punto de vista competitivo, este Atlético que incluso despierta la curiosidad de Guardiola. No sólo de Guardiola.

Gana la competición

Lunes, 24 Marzo 2014

El fútbol es un estado de opinión. Digo opinión, no crítica. No obstante, a raíz de lo visto en el Bernabéu, el día de hoy es fértil en críticas y opiniones.

-La crítica, mayormente, no es sino una opinión cabreada.

Cristiano y Sergio, acabado el partido, estaban cabreados. Ancelotti, elegante, “la elegancia de la mesura”. El Tata, estoico; el Tata se ha atrincherado en lo que percibe, y una cosa es la realidad tal cual es y otra la interpretación –percepción- de esa realidad. El Tata, a pesar del triunfo, huye del repique de las campanas de la loa. “El fútbol en España –tiene dicho- es cosa compleja”. Percibe que es así.

De los siete puntos a sólo uno, y el Atlético sentadito en la cima de la clasificación. De un Barcelona poco menos que “descalificado”, a un Barça que puede “volver” a ganar la Liga, y de un Madrid que parecía que podía poco menos que sentenciar la Liga en el Bernabéu a un Madrid amenazado peligrosamente por el Atlético y el Barça.

-Lo que iguala, en fútbol, mejora la calidad de la competición.

Creo, en efecto, que es más sano y hermoso para el fútbol como competición lo que iguala, no lo que distancia.

-Ya que no se puede distribuir equitativamente la riqueza, distribuyamos equitativamente la pobreza.

Viene al pelo la frase, si bien ni el Real Madrid ni el Barça ni el Atlético son pobres. El Atlético es, todavía, el que menos cuenta; el Real Madrid, el que, tras el 3-4, ha perdido puntos en su carnet de favorito, y en cuanto al Barça, ojo de nuevo con el Barça.

El árbitro le echó un par de cigüeñales señalando tres penaltis. El favorable al Real Madrid, no lo fue; los otros dos, creo que sí. ¿Cuántas veces hubo que ver en la televisión las secuencias de las jugadas de los tres penaltis? Muchas, y aún así discrepan críticos y opinantes, de donde se infiere que arbitrar a gusto de la unanimidad es imposible.

-¿Perjudicó más al Real Madrid que al Barça el árbitro?

Lo que sostengo al respecto es que la expulsión de Sergio Ramos fue castigo exorbitante. En los delitos, hay atenuantes y agravantes. Hay faltas de penalti en que, en efecto, el jugador que en ella incurre debe ser expulsado. En otras faltas, no: el penalti es castigo sobrado. ¿Por qué los señores que desde la FIFA gobiernan el fútbol no se estrujan sus arcaicas mentes y revisan, actualizándolas, sus reglas? La salida de Sergio, esto por descontado, dañó al Real Madrid.

En cuanto al resultado, el Barça tiene dos jugadores que, en forma física, son satánicos para sus rivales. Me refiero a Iniesta y a Messi. Messi, manufacturado o prefacturando goles, es siempre impredecible y creativo. E Iniesta, con su talento, angeliza el fútbol.

El Real Madrid, en fin, no estuvo fino.

¿Mis armas? La moral

Lunes, 17 Marzo 2014

El fútbol es como el tiempo. El fútbol, como el tiempo, cambia de un día para otro.

-Mañana -informan los pitonisos de la meteorología- sol en toda España.

Miau. Llueve, poco pero llueve. El tiempo es irrespetuoso. Como el fútbol. El Barça, antes del 7-0 a los navarricos, era un equipo feble.

-A este Barça en horas bajas al fin, le vamos a dar un meneo hat trick marca Cristiano Ronaldo en el Bernabéu …

Eso era lo que se pensaba. Lo que pensaban los madridistas. ¿Qué piensan hoy?

-Que Iniesta está de león de la Metro y que Messi ha vuelto a sacar sus garras de león de la Metro de Iniesta.

Iniesta, ciertamente, está de cine otra vez. Ágil de mente y de piernas. Y creativo. “El otro Nadal. Oído no recuerdo dónde. Es verdad: Iniesta gusta a todos, enamora, como Nadal, por su cercanía y humildad.

-Soy madridista. Viciosa y gozosamente madridista – me euforiza un amigo-, pero el forofismo no me ciega hasta el límite de no desearle lo mejor de los mejor a Iniesta como futbolista siempre y por siempre con la única salvedad del próximo domingo.

Iniesta es una de las turbinas del Barça. Hace goles y los prefabrica. Y está otra vez épico. Casi como Messi.

-Vuelvo a ser el que debo ser, el que quiero ser siempre- leo que declara Messi en Barcelona.

Messi e Iniesta. Y Pedro: he aquí la única incógnita de Martino, al parecer. Martino cree saber ya, hoy, cómo debe y con quienes debe jugar en el Bernabéu. Su única duda, Neymar. Martino es hombre prudente, tiene eso que ha dado en llamarse “la inteligencia de la prudencia”.

-Si dijese siempre lo que pienso –soltó en una rueda de Prensa- , no sería inteligente.

Neymar quiere jugar en el Bernabéu. El problema de Neymar es que hace malabarismos con las neuronas y con los pies pero con cuentagotas. Pugna poco. Huye de “los contactos físicos”. Aparece y desaparece, como el sol en días de muchas y veloces nubes blancas. Pedro, en cambio, “está” en el partido los noventa minutos.

-Claro que me dolería no jugar en el Bernabéu, pero soy disciplinado – reconoce limpiamente.

En fin, que los dos, Real Madrid y Barça, están en “plena forma” de moral.

-¿Mis armas?…La moral. Más alta que nunca.

Aplicable esta frase de Camacho a los dos titanes del fútbol español. La moral, digámoslo también, tiene por objeto la felicidad, según el filósofo.

 

Tres son tres

Lunes, 3 Marzo 2014

Tres, son tres todavía, los que aspiran al título de Liga. El Real Madrid, el Barça y el Atlético de Madrid. Tres estilos. Si el hombre es su talento y su estilo, el Real Madrid es el estilo de la potencia individual de sus jugadores, mayormente.

-Con su juego –dijo ayer Butragueño finalizado el partido-, el Atlético ha reducido las virtudes de su rival.

Esto es: del Real Madrid. Butragueño es sutil, fino y nada zafio. Butragueño es de los que dice las cosas sin perder las maneras, con estilo Me gusta la gente como Butragueño.

-El fútbol, oiga, es pasión y embridar la pasión, sobre no ser fácil, tampoco, tal vez, sea bueno para la salud del fútbol.

Lo sé. Por eso lisonjeo el estilo de Butragueño.

El Barça, todavía, es el estilo heredado de sus mayores. Fútbol vals, elegante, de posesión, sólo que no hay herencia que diez años dure. Sus jugadores lo saben.

-Nos falta chispa –declara Busquets.

-Gana, gana el Barça, pero sufriendo – se queja Rexach.

Reconoce Gerardo “Tata”:

-Hay que mejorar la intensidad.

El Barça, pues, a día de hoy, no se siente cómodo con su fútbol. Lívido a veces, a veces laxo.

El estilo del Atlético es, sin ninguna discusión, el cholismo. Gasolina marca Cholo.

-Derrochar todo el depósito del combustible físico en el campo, hasta la extenuación.

Esencialmente, ese es el estilo, también el poder, del Atlético. Más el peleón Diego Costa. Costa es el Ferrari (cito esta marca en honor a Fernando Alonso) del equipo: arriba, abajo, meto la primera, arranco, meto la quinta… Costa, como Nadal, es de los que “muere –pierde, vaya- de pie”, dándolo todo. La generosa y pródiga entrega de las voluntades fuertes.

Quedan por jugar doce partidos hasta la extinción de la Liga. He repasado lo que le queda de calendario a cada uno. Y especulando, he llegado a esta entre subjetiva y objetiva conclusión: si el azar (esa circunstancia incontrolable) no decide otra cosa, el campeón debe de ser el Real Madrid.

-¡Váyase a la porra, señor, con su conclusión!

-Disculpo su abrupta pasión.

Los méritos de Ancelotti

Lunes, 24 Febrero 2014

Eran tres los favoritos al título de Liga y a catorce jornadas del final, si la cosa no cambia, la cifra puede quedar reducida al Real Madrid.

-¡Venga, hombre!

Me recuerda un memorión que en noviembre, en plan profético, escribí que esta temporada la Liga la ganaría el Real Madrid. ¿Qué en qué me basaba para hacer tal augurio? En una frase de Alfredo Di Stefano:

- El fútbol es gol. Si lo haces bonito pero no tienes gol, el fútbol no es fútbol.

Di Stefano, en sus años de brillo y brío, era pragmático sin concesiones a la lírica.

-Sí –se cabreaba en las derrotas- , hemos tenido oportunidades. Varias. Sí. Pero nos han ganado. A mí eso de las oportunidades no me dice nada.¡Filfa!

Gol. O goles. El Barça es, sin duda, el equipo que hila –aburrido o no- el fútbol más bonito. “Un artesano artista del fútbol”. El Barça tiene un centro de campo magnífico. Iniesta y Xavi, en forma, son los mejores. Talento y creatividad. Pero sin ellos, el Barça empalidece. El Barça es todavía el “legado” de Guardiola y los antecesores de éste, más ese Júpiter que es Messi.

-Gran equipo, pues.

Reitero mi opinión de hace unos días: en la Champions, si no le falla “el pulmón físico”, que se aten los machos el Bayern y el Real Madrid (mis otros favoritos). Pero ocurre que la Liga es otra cosa. No es la Champions. El Real Madrid no es tan artista como el Barça, pero tiene más pegada. El Real Madrid alinea cañoreros (Cristiano, Bale, Jesé) y francotiradores. El Real Madrid, lo haga bonito o no, posee el poder del bombazo (Cristiano, Bale, Jesé ) o la genialidad de sus francotiradores (Di María, Benzema, Isco…)

-Y estaba –se me recuerda también- a cinco puntos del Barça y ahora es el Barça el que está a tres puntos del Real Madrid.

Le ha costado trabajo. Pero Ancelotti –hay que empezar a reconocerle el mérito- ha “restaurado” la zaga, ha creído con fe en Modric y no ha “desperdiciado” a Di María. El partido frente al Atlético, el “gordo” de esta semana, es partido vital. El Calderón, con un Atlético otra vez “herido” –un 3-0 escuece siempre mucho- , va a ser “lobo” feroz. Pero si gana o empata el Real Madrid, malísimo para el Atlético, por supuesto, y malo para el Barça.

No sé. Pero algo me dice que la Liga, esta temporada, va a ser madridista.