Blogs

Archivo de la categoría ‘Martino’

Luis Enrique

Jueves, 22 Mayo 2014

Hay dos clases de entrenadores de fútbol (entre otras clases, claro es): los famosos que no consiguen títulos (Gerardo Martino, alias El Tata) y los que consiguen títulos sin ser todavía famosos del todo (Simeone).

-España, estos días en campaña electoral, apenas habla de Europa. Al bipartidismo (PP y PSOE) es obvio que le divierte más la querella del machismo. O sea –se me expone un amigo-: que a cuatro días de las votaciones europeas, sigo ignorando las ofertas programáticas del duopolio de la casta política. Europa, me refiero a la Europa del fútbol, en cambio, sí está al día de las excelencias y novedades del fútbol español.

Así como el Real Madrid prefiere los entrenadores muy famosos y muy caros (Mourinho y Ancelotti), el Barça no. El Barça, dicha sea la verdad, sorprendió con el fichaje del argentino Gerardo Martino. ¿Quién es? ¿De dónde viene? Hubo que contar su vida y “milagros balompédicos” en los periódicos.

-¿Será entrenador para el Barça? – se preguntaron muchos.

Se ha visto que no. “Un señor”: este es el legado que de su personalidad deja.

” El fútbol es un juego de “machos”, mal que le pese a la “feminista” Valenciano”. Sobre opiniones no hay nada legislado. Cañete es un “machista” y la Valenciano, una “feminista”: esta ha sido, penosamente, la campaña electoral de la casta política sobre las elecciones europeas.

-Cañete, “mayor” -64 años-, y la Valenciano, rustiquilla.

Es la opinión de la calle, mi oficina. Si los políticos “pateasen” la oficina del asfalto con más frecuencia, no tendrían la mala fama que tienen.

Luis Enrique no es famoso como entrenador (Barcelona B, la Roma, donde duró algo más que un pirulí de La Habana, y el Celta de Vigo). No es famoso ni caro, pero, a pesar de que jugó en el Real Madrid (cinco años), es culé patológico y patológicamente resentido con el Real Madrid.

-¿Por qué ha fichado el Barça a Luis Enrique? –le he preguntado a mi garganta profunda en La Masía.

- El fútbol tiene razones que no siempre comprende el sentido común del fútbol – me contesta-. Luis Enrique, la apuesta a machamartillo de Zubizarreta, ha sido curiosamente aceptada a machamartillo por Bartomeu y sus directivos más cercano. Poco menos que por unanimidad.

Con Luis Enrique, el Barça cierra el ciclo del trío Cruyff, Rijkaard, Guardiola, y abre el ciclo del “bragado y novato” Luis Enrique. He visto en la televisión su rueda de Prensa. Carácter miura. Cuando le hablaron de Guardiola y Mourinho, dijo que eran dios pedazos de entrenadores y que él no se parecía a ellos, “yo –subrayó con energía- me parezco a Luis Enrique.

Liga divertida

Lunes, 5 Mayo 2014

El fútbol es un estado de ánimos, el fútbol es un estado de opinión y el fútbol, que digo yo es un estado de emoción.

-La Liga va a ser más divertida.

Lo dijo también ayer, sonriendo, Simeone, tras el pinchazo contra el Levante. Simeone sigue dando lecciones de optimismo y de cómo hay que coger al toro de la adversidad por los curenos, no en balde es y no deja de ser, por lo menos en Europa, el entrenador de moda.

-Claro que sigo su trayectoria y sus modos de trabajar – reconoce hasta Guardiola.

El domingo, los periódicos de Barcelona, eran una misa de funeral por el Barcelona. “Adiós a la Liga”. “Revolución”· “Fracaso sin paliativos”. “Adiós Martino”.

Pero el fútbol, como digo, es un estado de emoción. A más suspense, más emoción.

-Me gusta el cine de suspense tipo Hitchcock y el fútbol tipo Hitchcock con mucho suspense.

A mí también, compañero. Tras el funeral por el Barça, llega el domingo y el Atlético, oh, pierde con el Levante, y horas después, oooh, el Valencia, con la moral mellada por la “faena” que le hizo el Sevilla en el último minuto, va y le empata al Realísimo Madrid, o al “Real Madrid Real” (título de un periódico extranjero tras su soberano guantazo de K.O. al Bayern en Munich), en el mismísimo Bernabéu ´.

-Emoción Hitchcock.

Lo cual que el Atlético depende de sí mismo y de los otro, y los otros, esto es, el Real Madrid y el Barça dependen de ellos y del Atlético.

-Más emoción fútbol- Hitchcock, imposible. Vista así, la Liga es la mejor liga de Europa.

Otra conclusión del formidable Simeone:

-La suerte, hoy, no ha estado con nosotros. Con nosotros hoy ha estado la mala suerte.

Hay que recordar, llegado a este punto, que lo más instructivo de la mala suerte es que siempre se aprende algo de ella, que dijo no sé quién.

Butragueño, a pesar de ser un madridista asalariado, cuando habla, habla con sentido común.

-Tiene el sentido común de la objetividad – se quejaba en cierta ocasión otro madridista asalariado del club FP- y eso me disgusta.

A mí, en cambio, me gusta. No me gustan, ni en fútbol ni mucho menos en política, los forofos intoxicados de dogmatismo. Son poco o nada creíbles.

Butragueño casi celebró que, avanzado el segundo tiempo, se viera “fútbol de ida y vuelta”. Le faltó añadir:¡qué emocionante!

A esperar, pues, en atmosfera o estado de emoción, la resolución de la Liga. La puede ganar el Atlético, el Real Madrid y el Barcelona. Donde hay emoción, hay vida, hay suspense.

¡Luchar, luchar, luchar!

Martes, 1 Abril 2014

El Atlético de Madrid y “su” realidad. El Atlético es la realidad de su liderazgo en la Liga y la realidad de que no ha perdido ningún partido en la Champions. Además ha ganado en San Mamés, honor que no consiguieron ni el Barcelona ni el Real Madrid.

Me observa un amigo:

-Ya nadie habla del Atlético como “el pupa”. ¿Habías caído en ello?

Sutil observación: la verdad, no. El Atlético, ciertamente, no ha pinchado, lo cual es como otro milagro.” Físicamente, pinchará”, “Es imposible que vaciándose como se vacía en todos los partidos, aguante mucho tiempo”.

Ahí sigue, en efecto : lozano erecto, desafiador. Sorprendiendo en España y en Europa. ¿Es el Atlético lo que es gracias a Simeone, o es Simeone lo que es gracias a los jugadores?

Me cuentan que a Guardiola le gustaría conocer la naturaleza del elixir de Simeone. Y a uno. Hablo a veces con dos jugadores del Atlético (apócrifos: hay que ser discreto con los informantes amigos).

-Es un conversador y seductor plural –me dice uno.

-¿Plural?

-Sí. Se lleva bien con todos y todos, nos alinie o nos siente en el banquillo, nos llevamos bien con él. ¿Sabes qué tiene? Que cuando tú te crees que lo sabes todo, va él y te demuestra que eres lego o que él sabe mucho más que tú. Ve lo que no vemos los demás. Ve muy largo -y sonriendo- .Si el presidente del Real Madrid es “un ser especial, Simeone también. O más especial todavía, que dicen que el presidente del Real Madrid cuando se enfada, se enfada mucho. Simeone, no. Simeone te mira a los ojos, como dicen que miraba Luis Aragonés, y se explica, sencillamente te explica lo que no le gusta. Sin más. Es muy especial, de verdad.

El otro jugador me pondera su carácter:

-Es exigente. Mucho. Si el grito de guerra de Luis Aragonés era “¡Ganar, ganar y ganar”, el de Simeone es “¡Luchar, luchar, luchar!”.

En mi sentir, a día de hoy, el Atlético es el espejo del alma de Simeone.

-Con otro entrenador y la misma plantilla, el Atlético –sentencian los dos- probablemente no sería lo que es ni estaría en la Liga y en la Champions donde está.

Dure, cuanto más mejor desde el punto de vista competitivo, este Atlético que incluso despierta la curiosidad de Guardiola. No sólo de Guardiola.

Gana la competición

Lunes, 24 Marzo 2014

El fútbol es un estado de opinión. Digo opinión, no crítica. No obstante, a raíz de lo visto en el Bernabéu, el día de hoy es fértil en críticas y opiniones.

-La crítica, mayormente, no es sino una opinión cabreada.

Cristiano y Sergio, acabado el partido, estaban cabreados. Ancelotti, elegante, “la elegancia de la mesura”. El Tata, estoico; el Tata se ha atrincherado en lo que percibe, y una cosa es la realidad tal cual es y otra la interpretación –percepción- de esa realidad. El Tata, a pesar del triunfo, huye del repique de las campanas de la loa. “El fútbol en España –tiene dicho- es cosa compleja”. Percibe que es así.

De los siete puntos a sólo uno, y el Atlético sentadito en la cima de la clasificación. De un Barcelona poco menos que “descalificado”, a un Barça que puede “volver” a ganar la Liga, y de un Madrid que parecía que podía poco menos que sentenciar la Liga en el Bernabéu a un Madrid amenazado peligrosamente por el Atlético y el Barça.

-Lo que iguala, en fútbol, mejora la calidad de la competición.

Creo, en efecto, que es más sano y hermoso para el fútbol como competición lo que iguala, no lo que distancia.

-Ya que no se puede distribuir equitativamente la riqueza, distribuyamos equitativamente la pobreza.

Viene al pelo la frase, si bien ni el Real Madrid ni el Barça ni el Atlético son pobres. El Atlético es, todavía, el que menos cuenta; el Real Madrid, el que, tras el 3-4, ha perdido puntos en su carnet de favorito, y en cuanto al Barça, ojo de nuevo con el Barça.

El árbitro le echó un par de cigüeñales señalando tres penaltis. El favorable al Real Madrid, no lo fue; los otros dos, creo que sí. ¿Cuántas veces hubo que ver en la televisión las secuencias de las jugadas de los tres penaltis? Muchas, y aún así discrepan críticos y opinantes, de donde se infiere que arbitrar a gusto de la unanimidad es imposible.

-¿Perjudicó más al Real Madrid que al Barça el árbitro?

Lo que sostengo al respecto es que la expulsión de Sergio Ramos fue castigo exorbitante. En los delitos, hay atenuantes y agravantes. Hay faltas de penalti en que, en efecto, el jugador que en ella incurre debe ser expulsado. En otras faltas, no: el penalti es castigo sobrado. ¿Por qué los señores que desde la FIFA gobiernan el fútbol no se estrujan sus arcaicas mentes y revisan, actualizándolas, sus reglas? La salida de Sergio, esto por descontado, dañó al Real Madrid.

En cuanto al resultado, el Barça tiene dos jugadores que, en forma física, son satánicos para sus rivales. Me refiero a Iniesta y a Messi. Messi, manufacturado o prefacturando goles, es siempre impredecible y creativo. E Iniesta, con su talento, angeliza el fútbol.

El Real Madrid, en fin, no estuvo fino.

Excesitud y nulidad

Mircoles, 26 Febrero 2014

La distancia más corta entre la excelsitud y la nulidad es el fútbol. Contra el Manchester City, el Barça deslumbró a Europa.

-Tata Martino es grande. Hay que renovarle el contrato.

La excelsitud en el fútbol es sentimiento loco. ¿Por qué no hay un Freud que estudie la psicología del fútbol como el mismo Freud estudió la psicología del ser humano? “El hombre es un ser psicólogo”.

Tras la excelsitud de Manchester, la nulidad de Martino en San Sebastián, y la inevitable “serpiente” del rumor falaz: “Martino, acabada la temporada, dejará el Barça”.

El fútbol en España, singularmente en Madrid y en Barcelona, “desquicia los nervios del entrenador más linfático y estoico” (Mourinho). No mentía. Como Capello, quien, elegante, sin desdeñar jamás a nadie, susurraba en la intimidad:” Cada vez leo más libros y menos periódicos. Cuido mi equilibrio anímico”.

Con el Atlético de Madrid sucede algo parecido. El Atlético –lo escribí y lo escribieron también otros hace meses- es épico por estar pegado al sol y a la sombra de los cocodrilos Barça y Real Madrid.

-Que antes o después, se lo comerán.

Sería incoherente que no se lo comiesen. El Atlético, en el océano de la Liga española, es sólo un pez descarado, insolente, grácil. Revolotea y juega con los cocodrilos pero acabará distanciado por ellos. Lo que le ha pasado en la Copa del Rey, desagraciadamente le ocurrirá en la Liga.

-Qué pena.

-No seamos líricos. La Liga es también la ley del más fuerte.

Bastante ha hecho Simeone consiguiendo lo que ya lleva logrado con la plantilla del Atlético.

-El Atlético es su fuelle físico mayormente, y el fuelle físico humano, como los globos,, antes o después pierde también presión.

Excelsitud y nulidad: un parpadeo en el fútbol, una patada en la vida, el relámpago de un gol.

-Lo que sucede es que algun , gracias al parpadeo, acaban millonarios.

La otra excelsitud del fútbol

No caben errores

Martes, 11 Febrero 2014

El podio de la Liga a día de hoy: Barça, Oro; Real Madrid, Plata; Atlético, Bronce. Los tres con 57 puntos. Los tres, naturalmente, con casta, talento y hambre de título.

-A partir de hoy, no caben errores –dogmatiza Tata Martino-. La Liga la ganará el que menos errores cometa.

Recta final de la Liga: deciden, pues, los errores. No hay que cometer errores como los del Atlético en Almería, y no deben permitirse errores gordos y decisorios a los árbitros. El Atlético, en Almería, sin embargo (hay que ser objetivos), fue perjudicado por errores varios: los del portero y los del árbitro.

-He notado cosas raras –dice entre misterioso y sibilino Tiago.

Y dice, también entre ambiguo y esotérico, Unai Emery, entrenador del Sevilla:

-El estilo del arbitraje (en referencia a Antonio Texeira, que no vio o “no quiso ver” el gol en fuera de juego de Alexis)nos minó.

El Atlético y el Sevilla no gritan contra los árbitros. Son tímidos, respetuosos. “Raro y estilo”. Qué manera tan mansa, por parte de Tiago y de Emery, de arremeter contra los árbitros.

El Barça y el Real Madrid, en cambio, apoyados en sus poderes, que son muchos, se revuelven, amenazan, vociferan. “Vamos a pedir un cambio en la cúpula de la institución arbitral”, soltó agrio y agresivo el Real Madrid hace unos días . El Barcelona tampoco se acollona. “Respeto el trabajo de los árbitros, pero siempre que ellos nos respeten” (el ex del Barça Sandro Rosell ).

Arbitrar en fútbol es como gobernar España desde la Moncloa.

-Es peor gobernar: gobernar en España es lo peor que le puede suceder a uno..

Queja apócrifa. Debo silenciar su nombre. Podría cabrearse como se cabrean el Real Madrid y el Barça cada vez que se consideran perjudicados por un arbitraje y empitonarme con una imputación. La imputación es el toro Osborne de la política.

-El toro Osborne no existe ya.

-Alguno queda por ahí. Lo ha sustituido la Imputación.

Comparto la opinión de Martino: la Liga, a partir de ahora, será una emocionante carrera que ganará el que menos errores cometa. El que peor lo tiene, de momento, es el Atlético. Pero no porque sea el peor, no, sino porque se traga silentemente los errores de los árbitros que le dañan. Como el Sevilla.