Blogs

Archivo de la categoría ‘messi’

La colosal pitada

Lunes, 1 Junio 2015

De la final de la Copa del Rey pasarán al baúl de los recuerdos el primer gol de Messi , realmente colosal, y la colosal pitada pactada de las aficiones vasca y catalana al Himno de España. Digo pactada porque en estos días, como saben, no se habla de otra cosa, en el amustiado “césped” de la política, que de pactos.

-Del café para todos, nefasto café, de Adolfo Suárez, a la España de los pactos. La materia no muere ni desaparece, se transforma como España.

Messi es ya el rey de reyes del fútbol de todos los tiempos. “Lo que él hace, no lo ha hecho nadie” (Guardiola). “El Barça, con Messi, juega tan bien, que sólo juega él, no deja jugar al otro” (Rexach). “Para ganar el sábado al Barça, habrá que hacer bien muchas cosas, quizá el partido del año” (Allegri, entrenador de la Juventus).

Empate desecho. El “macho alfa” del fútbol es Messi.

-¿Y Cristiano Ronaldo?

-El macho beta. Cristiano es la potencia física y la bicicleta; Messi , la potencia creativa y el bordado de sus regates.

Ernesto Valverde, sonriente, pues lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, fue sincero con los periodistas:

-Parar a Messi es difícil, y difícil es también parar a Neymar y a Suarez.

Abrumadora verdad.

La pitada al Himno de España. Alguien lo dijo así: “España es un país maravilloso: su problema son los españoles”. O sea: España es maravillosa; los españoles, no tanto.

-Discrepo de ese juicio

-Está usted en su liberal derecho.

El problema de la democracia española es que a veces deja hacer y deja pasar impunemente lo que no debiera dejar hacer y dejar pasatr (si no fuese así, el señor Más hace tiempo que habría dejado de estar donde está, por obvia exigencia constitucional). El profesor Tierno Galván, político inteligentemente cínico, era un demócrata “especial”: “Lo soy, lo he suido siempre. El problema es que los demás no lo son”. Y matizaba: “Ser demócrata es cumplir las leyes y hacerlas cumplir”.

Bingo, admirado profesor que estás en los cielos de la filosofía y del placer, esto es, en el paraíso. “Prevenir, para evitar curar, que dicen los médicos. ¿Por qué no se aplican también esa máxima los políticos y “custodios” de las leyes? ¿Qué va a hacer ahora, “a posteriori”, la Comisión Estatal contra la Violencia? ¿Castigar a la Real Federación Española de Futbol, castigar al Barça, castigar al Athletic?

El señor Artur Mas, que, como se sabe, se ríe de la Constitución como el telespectador de las gansadas de Javier Mota, vuelve a alertarnos chulescamente desde su consentida impunidad: “Si el Gobierno sigue amenazando, hará el ridículo y fomentará este tipo de actuaciones”, en referencia a la colosal pitada.

Bochornosamente colosal la pitada, colosalmente maravilloso el primer gol del rey de reyes, de Leo Messi

85 años

Lunes, 18 Mayo 2015

Ave Liga BBVA, el Barça te saluda. El Barça ha sido el equipo- ave de la regularidad de la temporada. El Barça del tridente (Suárez, Neymar y Messi) y a lo mejor el Barça del triplete. Lo dije aquí hace unos días: el 3 es el número de Marte, número de valor y guerra.

-¿Sería tan tridente y triplete -¿?- sin Messi?

Pues quizá no. Pues Messi, de ello no cabe duda, es el líder, el Cesar, el Amancio Ortega del fútbol.

-Como él, nadie. Nadie antes de él y nadie después de él.

Es la opinión de un fervoroso católico del Barça, Antón Miralles (lo sé: a ustedes no les suena, pero ocurre que no quiero hacer mío lo que es de él). Antón Miralles, como uno, mezcla, como los cafés de mezcla, la política y el fútbol:

-Si el fútbol fuese política y el Barça un partido, los “ciudadanos desideologizados y estéticos” votaríamos al líder Messi.

Lo cual, sin salir de la mezcla política- fútbol, nos lleva a esta otra peregrina reflexión: Messi, como líder político, podría presentarse antes sus votantes con este eslogan:” Si quieres que tu equipo gane, vótame; si quieres ver goles increíbles, vótame; si quieres ver pases de gol espectaculares, vótame”.

-Y si eso hiciera, no mentiría. Has mucha más dosis de verdad en el fútbol que en la política.

Hay que reseñar también que el Barça es ya campeón, a una jornada del final de la competición, gracias al Atlético de Madrid, que “se dejó ganar” en el Calderón. Enrique Cerezo, el Messi del cine español, según leo en “El Mundo”, seguro que pensó cuando Messi hizo el gol del título azulgrana: “Gracias a mi amado Atlético, el Real Madrid, el pasado año, ganó su codiciada Décima, y gracias a mi siempre amado Atlético, esta temporada, el Barça es ya campeón de Liga. ¿Cuándo el Atlético será campeón de Liga y de la Champions a costa del Barçay del Real Madrid? “.

Los estadistas aritméticos o los aritméticos estadistas nos recuerdan que, de momento, el XXI es el siglo del Barça, pues ha ganado ya 7 Ligas y 3 Champions, contra 3 Ligas y 2 Champions del Real Madrid.

-Bueno, sí, por ahora. Pero al XXI, para suerte del Real Madrid y “desgracia” del Barça, por delante, le queda todavía de vida la friolera de ochenta y cinco años.

Lo bueno del fútbol es que genera más optimismo y esperanza que desesperanza y pesimismo.

Trino Barça

Mircoles, 13 Mayo 2015

La Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y la asombrosa trinidad del Barça, esto es, Messi, Neymar, Suárez. Trino Barça. Su número de la suerte, esta temporada, es el tres, el número del dios Marte, número guerrero y valeroso.

Sentencia el reputado Guardiola:

-El Barça, hoy por hoy, tiene al mejor jugador de todos los tiempos, Messi, y el mejor contraataque del mundo, con Suárez y Neymar.

Barcelona trinitario: “a 90 minutos”, dice Luis Enrique, de ganar la Liga, la Copa y la Champios . Tres eran las hijas de Elena y tres pueden ser los títulos que gane el Barça del sortudo” Luis Enrique.

-La suerte de Luis Enrique, ¡qué sortudo!, es Messi. Luis Enrique quizá no sea el mejor entrenador del mundo, pero hoy lo es gracias a Mesi y a los eficaces y leales “colaboradores” de éste, Neymar y Suárez. Quienes juegan pensando en Messi y para Messi, de igual modo que Messi juega pensando en ellos y para ellos. Trinitaria sintonía, trinitaria sinergia.

Apócrifo quien así se expresa, argentino por todas señas. Sabio, objetivamente sabio, como Guardiola. Hace unos días, Guardiola, que no es arrogante, lo recuerdo, decía:

-No estoy aquí, en el Bayern, para ser el mejor entrenador del mundo: eso es una mierda.

O sea, que se es o no se es una mierda, como entrenador, en función del talento de los jugadores “docentes” Luego, si la cosa se mira como la ve Guardiola, es más bien el jugador el que hace al entrenador, no tanto el entrenador al jugador.

-Discrepo,

- Si no se discrepase la vida, también la democracia, sería aburridísima.

El Barça ha derribado el “muro” de Munich, ahora le toca derribar el “muro” de Berlin.

-Si no hace el “pardillo –opina también al respecto Guardiola- , el Barça puede ganar la quinta.

La Quinta, “La Orejona”, que dice Xavi, más viejo ya que Matusalén, aritméticamente, como jugador de la Champions: 150 partidos.

-Ganar la Quinta, qué sueño.

-Y qué manera, Xavi, de cerrar tu carrera como barcelonista de toda la vida.

Xavi, ciertamente, se merece el premio de la Quinta. ¿A que sí?

-Claro que sí .Pero no, por supuesto que no, si el Real Madrid, que aspira a la Undécima, es su rival en Berlín- me matiza un colega madridista.

Europa, en fin, hoy: la señora Merkel en lo suyo y el Barça en fútbol. Alemania, tan guerrera como el dios Marte, hoy, unánimemente, rinde admiración y culto al trinitario Barça.

Más Messi y menos más (Artur, se entiende)

Jueves, 7 Mayo 2015

Es de catecismo hablar hoy del mesías Messi.

-Sí, de él, hablemos de él. Más Messi y menos Mas (Artur).

El fútbol, para algunos, es una chifladura de masas. El ocio del pueblo y todo eso. Pero el fútbol, sociológicamente, es muy importante. “Más Messi y menos Mas (Artur)”. Fíjense como afina el cerebro de la soberanía nacional del fútbol.

El otro día, tras dar a conocer Pablo Iglesias su programa electoral, un sencillo y simple ciudadano de voto y urna cada cuatro años, tras escucharlo, lo resumió así:

-Más impuestos, más bicicletas y menos clase media. A la porra, señor Iglesias, los españoles del siglo XXI no somos los españoles del siglo del señor Marx.

Messi es ya mito.

-Su segundo gol a Bayern me recordó a Fleming. Tan genial como el descubrimiento de la penicilina –se me exalta y exalta un forofo del Barça.

Sabía Guardiola lo que se decía cuando dijo:”Alguna vez les contaré a mis nietos que yo entrené a Messi”. Un honor.

Cuando todo apuntaba al empate a cero, apareció el “milagroso y mesiánico” Messi, y en el santiamén de diez minutos, como quien dice, marcó dos goles y propició el de Neymar. Dos goles y un vicegol.

-Nos ha eliminado Messi -leo.

Pues sí, sin Messi, probablemente, el partido hubiera acabado en empate. Un equipo de fútbol son once jugadores, es verdad, pero si entre esos jugadores hay un Messi, un equipo de fútbol son once jugadores y el plus del talento de ese Messi.

En Alemania, por lo que me llega, futbolísticamente, hoy es día de luto. “El Gran y Grande Messi”. Gran y grande. Las dos cosas. El Barça, virtualmente, está en la final de Berlín: cada día tiene más cerca los tres título,Liga, Copa y Champions.

-¿Éxito de Messi?

-Éxito de un equipo que tiene a Messi.

El Día del Padre, el Día de la Madre y hoy, el Día de Messi (u otro Día de Messi)

Lo comparto: Más Messi y menos Mas (Artur).

Chuminada

Lunes, 13 Abril 2015

Chuminada. Luis Enrique, en el Barça, puede llevarse un chasco. Gordo.

-¿Qué chasco?

-Que el Barça no gane la Liga ni la Champions.

-Eso es pura y hasta disparatada cábala.

Pudiera ser. Para que acabe la Liga faltan siete jornadas. La diferencia entre el Barça y el Real Madrid es ahora de sólo dos puntos. En Sevilla, como se vio, ocurrieron muchas cosas. El azulgrana Suárez falló dos goles “hechos” y el Sevilla consiguió el empate gracias a fallos azulgranas del portero Bravo y de Piqué. Aciaga tarde azulgrana.

-Claro: fútbol es fútbol. Siempre admirablemente leal a su veleidosa naturaleza.

La liga, virtualmente, salvo milagro, es cosa de dos: o del Barça o del Real Madrid.

-O sea: que el título depende exclusivamente de ellos.

O no. Exactamente, no. El Sevilla, el Valencia y el Atlético, como se sabe, pugnan por la tercera plaza, la de la Champions. Los tres porfían como cocodrilos en celo por esa plaza. Con fiereza. Con hambre de puntos. ¿Cómo jugó el Sevilla contra el Barça en la segunda parte? Con la fiereza que despierta el hambre de puntos.

-Eso es casi verdad.

Al Barça le quedan otros dos partidos fieros: contra el Valencia, esta semana, y contra el Atlético de Madrid luego. Dos cocodrilazos

-Y usted que lo diga.

Real Madrid. Su recta final no es tampoco es de castañuelas y traca. Contra el Sevilla, en Sevilla y olé, primero, y siete días después, en el Calderón, contra el Valencia.

¿Ven qué jacarandoso es el fútbol? Suspense y suspense hasta el final.

-Sería chocarrero y chocante que el título de Liga lo decidieran el Sevilla, el Valencia o el Atlético. El caso es que esa probabilidad es posible.

Luis Enrique, que es como es, está jugando con fuego. En las ruedas de Prensa se deja llevar más por lo que piensa –impulso nada diplomático que no controla- que por lo que no debe decir. Con Messi no se lleva: Messi lo soporta. Ahora, ha calificado de chuminada el gesto de enojo o contrariedad, que tanto monta, de Neymar cuando fue sustituido por Xavi.

-Con la Iglesia y con los cracks de fútbol no se debe topar. Son poderes que bendicen o excomulgan implacablemente , sin piedad alguna.

Se sabe (lo anticipo) : si no hay Liga y no hay Champions, Luis Enrique dejará de decir chuminadas en azulgrana.

Mayorías absolutas

Lunes, 16 Febrero 2015

Pudiendo, dicen, tanto en la política como en el fútbol, hay que ganar por mayoría absoluta. El Barça vuelve a estar de dulce y oro y gana a lo bestia, no por uno o dos esmirriados goles , sino por absoluta y holgada mayoría de goles. Vuelve a acollonar al Real Madrid, cuyo punto de ventaja en la Liga es frontera frágil y vulnerable.

Hay una cosa que es verdad. El Real Madrid, mayormente, es Cristiano, de igual modo que el Barça, también mayormente, es Messi. Messi –se destaca mayormente hoy en los periódicos- a dos goles de Ronaldo en el Pichichi. A Cristiano, por lo que sea, se le resiste la suerte del gol en este año de 2015.

- No “mata” como solía, y ha perdido también el pulso del acierto en los tiros libres- refunfuñan sus admiradores

Cristiano es el gol. Messi es el gol. Y Messi, ahora mismo, está en horas lúcidas.

-¿Se habla ya con Luis Enrique? –he preguntado curiosón-. ¿Vuelven a amarse?

Me aclaran con comparación:

-Messi es como era Di Stefano. Un incorregible adicto de la titularidad. Su único amigo es el balón. Messi habla poco. Su idioma es el balón. Luis Enrique ya lo sabe.

La Liga está ahora mismo en punto de sublime pugnacidad: el Barça contra el Real Madrid y Cristiano contra Messi. Dos pugnacidades, no una.

-Y el Atlético de Simeone, oh, a siete puntos del Real Madrid.

Lo cual que la Liga, mayormente, vuelve a ser, otra vez, una cosa de dos.

-Y eso, deportivamente, no es higiénico para la Liga.

Claro que no. Las mayorías absolutas restan sabor a las porfías.

-Me he equivocado en la alineación – ha tenido Simeone la nobleza de reconocer.

Pedir perdón, como el emérito Don Juan Carlos, y confesarse en voz alta, a lo laico, es cívicamente plausible.

La duda, ahora, es si el Atlético, pese al distanciamiento de los divos Real Madrid y Barça, seguirá peleando con el mismo ahínco. La otra duda es si Ronaldo se recuperará pronto de lo que le ocurre.

-¿Exactamente qué le ocurre? –he querido saber.

-Hay que preguntárselo a él, para saberlo. ¿Alifafe sentimental, dolor físico, sencillamente mal de ojo del año 2015?

Lo dicho: en fútbol no son sanas las mayorías absolutas. Hieren la salud de la competición.

Hat-trick contra hat-trick

Mircoles, 21 Enero 2015

La estadística es la memoria del pasado. Sólo eso. En el fútbol, sin embargo, raro es el día que no se leen o se publican estadísticas.

-¿Cree usted en las estadísticas?

-Las leo.

La moda es la estadística del “hat trick” o triplete. El “hat trick” peso pesado Ronaldo contra el “hat trick” pero ligero Messi. O el “hat trick” Messi, estilista del gol, contra el “hat trick” Ronaldo, zambombazo del gol.

-Ha nacido el juego del “hat trick”.

Entre dos. Qué pena. Qué pena que, además de la Liga BBVA, no haya una Liga de “hat tricks”.

-¿La Liga “hat trick” Banco Santander?

Sería estupendo: tres ligas en una: Real Madrid contra Barcelona, Ronaldo contra Messi y BBV contra Santander.

No es de extrañar, tampoco de sorprender, que la Liga española sea la más atractiva de todas las ligas del planeta azul: calidad, cracks, “hat tricks”, arte.

-¿Arte?

-Arte, sí. Donde hay creatividad y talento, hay arte.

El Real Madrid ha cruzado el ecuador de la Liga con dos títulos: el del equipo, campeón de invierno, y el de Ronaldo, campeón de invierno en “hat tricks”.

A veces lo pienso. Arturo Mas es un insensato. ¿Qué va a hacer Cataluña con el Barcelona sin la Liga BBA y la liga del “hat trick”. Cada vez creo menos en los políticos. Soy ateo en política.

-¿Por qué?

-Van a lo suyo. Unos prometen y no cumplen y otros, como ahora Podemos, prometen quimeras también imposibles de cumplir. No creo en ellos. El “hat trick” de ellos (PP y PSOE, de momento) es hacerse goles entre ellos.

-Y a sus forofos los españoles, ¿qué?

-Que les den. Que les den urna y papeleta cada cuatro años.

-Largo lo fiáis. En cuatro años pueden hacerse y deshacerse muchas cosas.

Se le reprocha a Ronaldo, desde Barcelona, que, si no fuese por los penaltis que “le conceden generosamente” los árbitros, el campeón de invierno en “hat tricks sería Messi.

-Y ¿qué culpa tiene Ronaldo de convertir en goles los “favores” de los árbitros?

En la ciudad condal, en esto del fútbol, todavía no han aprendido a separar la viga de la paja. No tienen espejos.

Dijo una vez no sé quién:

-Alabado sea cuanto contribuye a mantener encendida, y hasta incandescente, la llama de la pasión del fútbol.

Viva la llama del “hat triclk”. ¿Messi, Ronaldo? El peso pesado contra el fino estilista.

El líder es el jugador

Lunes, 12 Enero 2015

El líder es siempre el jugador. El Real Madrid de Di Stefano, o el Santos de Pelé, o el Barça de Kubala, o el Nápoles de Maradona. ¿Sigo?

-No, no. Es suficiente.

Entrenador líder, líder, sólo he conocido uno: Helenio Herrera. Para Helenio Herrera, el fútbol era juego, filosofía, yoga.

-Las botas son las carretillas del pensamiento –sostenía- El fútbol hay que pensarlo, eso de que el fútbol es un juego que se hace con los pies no es cierto. Antes de hacerlo con los pies, hay que moldearlo en el mortero de la cabeza.

Se comparaba con Dalí:

-Dalí es un pintor muy serio, formidable Un trabajador obseso, nato. Si tienes la suerte de nacer con talento, como Dalí, y trabajas el talento con tesón, entonces, como Dalí, llegas a genio.

Le divertía el bigote de Dalí:

-En efecto, son sus antenas. El show de las antenas de Dalí. Yo, para ser como soy, pienso y pienso y trabajo y trabajo lo que pienso. Pero, claro es, no llego a Dalí. Me he quedado en H.H.

Presumía, como psicólogo que era, pues también leía a Freud, de no haber tenido jamás roces o fricciones con ningún jugador.

-El fútbol –tenía diáfanas todas las ideas- son ellos, los jugadores. La gente no va al fútbol para verme a mí, va al fútbol para ver a los jugadores.

Su ídolo, como futbolista, era Di Stefano:

-Nadie como él, nadie. Ni Pelé. Pelé era un violín; Di Stefano, toda una orquesta completa. Tocaba todos los instrumentos. Y qué bien los tocaba.

Leía mucho.

-Leer es también pensar. Yo leo mucho y despacio – se vanagloriaba- Hay que rumiar lo que se lee. Yo me hago chuletas con lo que leo.

El líder actual del Barça es, ni se discute, Messi; y el del Real Madrid, tampoco se discute, es Cristiano Ronaldo. Se hablará con fruición ,en el futuro, del Real Madrid de Cristiano y del Barça de Messi.

-A los talentos se les entiende, no se les discute. A lo sumo, se dialoga con ellos. Para aprender. Si sé algo de fútbol, es gracias a ellos. Yo –reconocía sin pedantería Helenio Herrera- como futbolista no fui una calamidad, pero casi. Como entrenador, en cambio, hago todo lo posible para que se siga escribiendo que soy el mejor del mundo.

-¿Acaso no lo eres?

- Lo soy, lo soy; pero hay todavía quien lo duda. Bueno: el mundo es también de los que dudan –zanjaba,

Si fuese árbol, a Luis Enrique habría que podarle ramas: la de su ego, obviamente torpe, y la de creerse que es el que no es, entre otras ramas. . Messi, en cambio, sí es el que es.

Al Atlético de Madrid lo ha tumbado Messi: participó en los tres goles.

Que lo gane…

Lunes, 24 Noviembre 2014

A Maradona le ayudó la mano de Dios, a Federer le socorrió la raqueta de Dios. Messi y Cristiano Ronaldo han empezado a disputarse con ahínco, este año, el Balón de Oro de Dios.

¿Quién lo ganará? ¿A quién favorecerá Dios?

Quizá lo sepa Dios, si bien Dios sólo es un voto. Madrid, que no es Barcelona, no lo duda: esta vez no hay discusión: el Balón de Oro es cosa de CR7.

-¿Está usted segura, ciudad de Madrid?

Barcelona, que no es Madrid, debate esa “seguridad” de Madrid. Y enumera a favor de Messi , como votos de peso, que el azulgrana ha batido la marca de Zarra en la Liga (253 goles, dos más que el vasco) y que ha conseguido igualar a Raúl en la Champions (los dos con 71 goles), entre otras marcas más o menos domésticas.

-Messi es más que Cristiano.

Leo. Messi, en efecto, es un hurón del regate. Driblando, en plan chotis, jugadores en un ladrillo, nadie como él.

-No ha habido nadie que hiciera en el área lo que Messi, que bailará en el área como él.

Otra verdad, ésta de Pelé. Pero Pelé ha dicho también esto otro:

- Nadie ha tirado con tanta puntería a gol, desde todas las distancias, como Cristiano.

Cito a Pelé por su maestría y prestigio. La verdad es que yo, como simple degustador del caliente helado del fútbol, admiro a los dos, a Messi y a Ronaldo..

-¿A quién votaría usted para el Balón de Oro de este año?

Me preguntaron el otro día, en un foro. Unos doscientos espectadores. Antes de contestar, inquirí:

-A ver, que levanten la mano los forofos de Messi.

La mitad, más o menos.

-Que alcen la mano ahora los que creen que debe ganarlo Ronaldo.

Más o menos, la otra mitad. Me dije: “Empate. Voy a ser salomónico”.

-Si yo fuese el que no soy y tuviese la capacidad de decidir que no tengo –contesté-, se lo daría a los dos.

Granizada de pitos. Como nunca, jamás, me han pitado. Pensé: “El fútbol, a Dios Gracias, no es juego divino, a pesar de que Dios, a veces, nos desconcierte con sus favores: un día a Maradona, otro día a Federer”.

Si algo no es el ser humano, especialmente en fútbol, es salomónico. Que lo gane…

¡Luchar, luchar, luchar!

Martes, 1 Abril 2014

El Atlético de Madrid y “su” realidad. El Atlético es la realidad de su liderazgo en la Liga y la realidad de que no ha perdido ningún partido en la Champions. Además ha ganado en San Mamés, honor que no consiguieron ni el Barcelona ni el Real Madrid.

Me observa un amigo:

-Ya nadie habla del Atlético como “el pupa”. ¿Habías caído en ello?

Sutil observación: la verdad, no. El Atlético, ciertamente, no ha pinchado, lo cual es como otro milagro.” Físicamente, pinchará”, “Es imposible que vaciándose como se vacía en todos los partidos, aguante mucho tiempo”.

Ahí sigue, en efecto : lozano erecto, desafiador. Sorprendiendo en España y en Europa. ¿Es el Atlético lo que es gracias a Simeone, o es Simeone lo que es gracias a los jugadores?

Me cuentan que a Guardiola le gustaría conocer la naturaleza del elixir de Simeone. Y a uno. Hablo a veces con dos jugadores del Atlético (apócrifos: hay que ser discreto con los informantes amigos).

-Es un conversador y seductor plural –me dice uno.

-¿Plural?

-Sí. Se lleva bien con todos y todos, nos alinie o nos siente en el banquillo, nos llevamos bien con él. ¿Sabes qué tiene? Que cuando tú te crees que lo sabes todo, va él y te demuestra que eres lego o que él sabe mucho más que tú. Ve lo que no vemos los demás. Ve muy largo -y sonriendo- .Si el presidente del Real Madrid es “un ser especial, Simeone también. O más especial todavía, que dicen que el presidente del Real Madrid cuando se enfada, se enfada mucho. Simeone, no. Simeone te mira a los ojos, como dicen que miraba Luis Aragonés, y se explica, sencillamente te explica lo que no le gusta. Sin más. Es muy especial, de verdad.

El otro jugador me pondera su carácter:

-Es exigente. Mucho. Si el grito de guerra de Luis Aragonés era “¡Ganar, ganar y ganar”, el de Simeone es “¡Luchar, luchar, luchar!”.

En mi sentir, a día de hoy, el Atlético es el espejo del alma de Simeone.

-Con otro entrenador y la misma plantilla, el Atlético –sentencian los dos- probablemente no sería lo que es ni estaría en la Liga y en la Champions donde está.

Dure, cuanto más mejor desde el punto de vista competitivo, este Atlético que incluso despierta la curiosidad de Guardiola. No sólo de Guardiola.