Blogs

Archivo de la categoría ‘villa’

La incertidumbre de los minutos

Mircoles, 10 Julio 2013

La frase maldita de algunos jugadores, frase que ninguno  quieren oir, es la de “minutos  en el banquillo” .
- Hoy le  voy a dar a usted minutos. Mientras,usted ahí en el banquillo,tranquilo.
La oyen  y huyen de ella como el gato del agua o el ciudadano IRPF  del ministro Montoro.
-Cada vez que veo a Montoro en la televisión, se me aceleran las pulsaciones y a veces hasta tengo  que ir a Urgencias.
Cariño y minutos.Cristiano Ronaldo ,hace meses -¿lo recuerdan?-  se quejaba de la falta de cariño. Gana millones a tutiplén  pero se sentía pobre en cariño. Kubala, en su etapa de seleccionador nacional, decía:
-Dinero importante, siempre  importante dinero, pero  también cariño. Yo darles cariño, dinero no. Yo no tener dinero.
El problema de Cristiano ,pues, es -o era-  el cariño, de igual modo que el problema de otros jugadores es “huir del banquillo”.
-El pupitre de la vejez es la cama -que dijo no sé quien-, el pupitre no deseado del futbolista, el banquillo.
Así es. Yo no sé si Higuaín se irá o no del Real Madrid, tampoco sé si su deseo real es irse:
-Jugar sólo minutos ,o ser titular de vez en cuando, o no saber si vas a hacer minutos en el banquillo o vas a jugar desde el principio, hiere la moral.
Si  Higuaín no es más de lo que es, no es culpa suya; es culpa de una de las peores “enfermedades” del alma, del corazón y de la mente, la enfermedad de la incertidumbre: “¿ Me pondrán, no me pondrán, me pondrán y me quitarán?”
Horrible.
-Sin continuidad, no hay sostenibilidad.
Exacto. Benzema, como Higuaín, es otro paciente  de la “incertidumbre de los minutos”. Ambos, cada uno en su estilo, son muy  valorados, pero ambos son víctimas -qué chocante paradoja-  de estar en un gran equipo y de tener que competir entre sí.
Villa,a sus 31 años, se ha ido del Barça y ha ingresado en el Atlético harto de la “incertidumbre de los minutos”.
-Y de Messi, oiga, y de Messi.
Eso no lo sé. Lo que sí sé es que a Oscar Wilde le gustaban las mujeres con un pasado y los hombres con un futuro. Me recuerda la frase Villa; Villa, manipulando la frase,es un honmbre con un gran pasado  y un futuro que ya veremos .

No olvidaremos nunca este Mundial

Lunes, 12 Julio 2010

Viva España hasta la final y en la final, viva España. Objetivo cumplido. El camino no ha sido fácil. Y la final, como se ha visto, tampoco. Agonía, sufrimiento y lágrimas.
Agonía por dos razones: los holandeses han sido huesos de taba.
-Sucios, oiga, sucios, hable con propiedad.
Precisamente por sucios, huesos de taba. El otro hueso de taba, el árbitro. El señor Howard Webb es narcisista, y la FIFA lo sabe. Al señor Webb le gusta, por ego, que lo exhibe voluminoso, hacerse notar, cuando la primera norma de un buen árbitro es ser y estar y que nadie se entere de que es y de que está. El señor Webb rompió más de lo debido el ritmo del partido, que era español, y eso, mayormente en la primera parte, desnortó y perjudicó seriamente a España. Fue también condescendiente hasta la condenable benevolencia con Van Bommel. Sin este árbitro, tal vez el partido hubiese sido menos agónico para España.
En un Mundial se sufre siempre. Cada partido es una final. Ahora todo es humor y alegría. Pero hasta vencer a Holanda, España ha tenido que vaciarse en cuerpo, alma y corazón en los siete partidos, cinco de los cuales los ha ganado sólo por uno a cero. Cuando se perdió con Suiza, los memoriones recordaron que ningún equipo campeón del mundo había perdido su primer partido. Del Bosque, entonces, pidió calma: “No creo en esas cosas. Cada Mundial es distinto”. Lo es.
Este Mundial ha sido el Mundial de la estética. Lo ha ganado la estética, o sea España. La estética “full time”. Sin cambios de rumbo, sin concesiones a la crítica impaciente. Del Bosque ha demostrado tres cualidades excelsas: fe en su estilo de juego, fe en sus jugadores y fe en su criterio. Es además un señor. Un señor también con mucho estilo. Lo he escrito algunas  veces: ¿por qué lo echó como lo echó el Real Madrid? Sigo sin comprenderlo.
Las lágrimas de Casillas, justificadas. La tensión del portero es tremenda. Decía un gran portero, Arconada, que los errores de los árbitros y de los porteros rara vez se perdonan. Casillas, por tener una novia guapa y periodista, ha tenido que aguantar, oir y leer necedades de periodistas (¿?) estólidos, claro. Casillas no sabe odiar, pero la verdad es que ha debido pasarlo mal. De ahí que anoche, consumada la victoria sobre Holanda, reventara en llanto aliviador y humano.
Al mal tiempo de la crisis económica, la buena cara de este  título del mundo. El primero de España.
Y la España despolitizada, la España de a pie y voto cada cuatro años, la España que lo único que quiere es paz, trabajo, convivencia en armonía y unidad, se ha sentido gracias al Mundial de Africa solidariamente feliz. Solidariamente española. Española como nunca. Más española que el toro de Osborne. No olvidaremos nunca este Mundial

¡Gracias fútbol!

Jueves, 8 Julio 2010

Acción de oro. Gol de oro. Puyol, con su titánica acción física viniendo desde atrás y elevándose por encima de todas las cabeza, ha sido el gol de oro de España en esta dificílisima semifinal contra Alemania. Dificilísima, sí. Contra Argentina, Alemania apabulló por poder, por velocidad, por su avasalladora forma de llegar al área.
-¡Qué tsunami de selección!- se comentó, se jaleó, se títuló.
Nadie, absolutamente nadie, estaba seguro del triunfo de España ante conjunto tan acollonador y arborescente. A toro pasado, ahora, claro, qué fácil es cacarear y gloriar. España, en efecto, tenía y tiene un  prodigioso haz de jugadores. Y Xavi, sin discusión, es su masa encefálica ¿Quién es el aconsonantado Schsweinsteiger a su lado, a quién sólo hace horas se le señalaba como “El Mejor jugador” del Mundial de Africa? ¡Qué poco creemos en lo nuestro, en los nuestros, en nuestra gente! Del Bosque, para uno, es la otra masa gris de España. Circuinspectos, prudente, sosegado y ¡valiente! Muy valiente por haber desoido a los analistas de pitiminí, tan abundantes. Muy valiente por haber creido “en su selección” antes, mientras y después. Muy valiente por su fe en sí mismo y en su gente. Y muy señor y muy elegante, también esto, por haber cantos necios.
-¡Y ahora,a seguir soñando!- dijo Del Bosque, inmutable e inmutado por varias cadenas de televisión. Sin euforia, sin engolamiento, sabiéndo que el sueño no ha sido realizado todavía.
Es curioso esto del fútbol. “Es un juego brutal”, escribió Borges ¿Por qué? El fútbol, hoy, sociológicamente, es el otro “fenómeno social y cultural” del que emergen brotes verdes de alegría y alegrías centenarias. Olivos verdes, siempre alegres, alegres en vuestra majestad centenaria (de no sé quién,de un poeta, claro es). Cien años ha tardado España en llegar a la final de un mundial de fútbol ¡Aleluya!
-Y ahora, el domingo,nos las veremos con la Holanda de los repudiados  madridistas Sneijder y Robben ¡Toma morbo!
Es curioso el fútbol.Ya lo creo.Como creo que es fantástico también,y mucho,que en esta selección de Del Bosque  contra Alemania figuraran siete jugadores del Barcelona, ¡nada menos! El fútbol, admirado Borges que estás en el cielo con Gary Cooper y Santiago Bernabéu, une lo que los políticos hieren, criaspan y tratan de desgajar: la unidad de España.
Hacía años que no veía a España tan entrañablemente una y unida en toda la piel de toro, Cataluña incluida ¡Gracias fútbol, gracias Del Bosque, gracias a los 23 jugadores de la selección!

El ‘quid divinus’ de Villa

Jueves, 1 Julio 2010

Villa es la figura, el crack, de la selección nacional. Es imagen y efigie en España y en todo el mundo. Hasta la BBC, tan oxfordiana y tacaña en lisonjas con lo foráneo, admira el “genio” del neoazulgrana. “Está dotado para el gol”, destaca.
Villa, en efecto, posee “quid divinus”, o sea talento divino. Magia celestial. Hay quien nace príncipe por la gracia de Dios, como “nuestro” Felipe, y hay quien nace bienaventurado para el gol como Villa.
-El gol “se tiene o no se tiene”.
Se lo oí por primera vez a Di Stefano. Molowny, otro sabio, lo decía de este otro modo:
-Hugo Sánchez y el gol nacieron el uno para el otro.
¿Estaría España en los cuartos de final sin el “quid divinus” de Villa? Enigma ¿Por qué se les ha “grifado” el “quid divinus” al venerado  Cristiano Ronaldo y al idolotarado Rooney? Si fútbol es fútbolo, también fútbol es más que fútbol: luego más enigma.
El fútbol es enigmático, sí. El Real Madrid fichó y desechó a Robinho, a Robben y a Sneijder. Los tres pasaron por el glorioso Real Madrid sin gloria ¿Fracasaron? Si hay que evaluarlos por el dividendo del rendimiento, sí. Los tres, sin embargo, están haciéndolo de cine 3D en el Mundial de África. En cuanto a Cristiano Ronaldo, ciertamente ha sido un  impensado  e impensable fiasco para Portugal: gris, poco diligente y sólo un gol de “churrete” ¿Ha fracasado Cristiano? Para los portugueses, sí; no así para el Real Madrid, donde hace goles y a veces hasta  hace atléticamente el Batman, sobre todo cuando resopla y abre ceremoniosa majestuosamente en compas las piernas para ejecutar una falta.
Villa, en fin, es el fichaje estrella, para uno, de la temporada. El Barça, sencillamente, se lo ha pisado al Real Madrid, cuyos nada divinos técnicos en fichajes -insisto en esto- postergaron a Villa en beneficio del carisímo, neditísimo y “reserva” Benzema.
-Y menos mal que nos quedamos con Higuaín -me susurra un compañero de junta directiva de Florentino Pérez-, que hubo un momento en que casi se le colgó el cartel de “se vende”.
Con Villa, Xavi e Iniesta, el Barça, sencillamente, tiene una trinidad divina.

Quejicoso y gemebundos

Martes, 22 Junio 2010

En España, cada ser humano es una autonomía, una nación, una Selección. País de biológicos inconformistas ¿Del Bosque sí o Del Bosque no? ¿Podría hacerlo mejor la España de Vicente Del Bosque y de Villa ,”¡Villa España!”, que leo? Podría. Lo que  tal vez olvidamos con frecuencia es que uno de los acordes del fútbol es su tronante y chirriante ilógica: de ahí que excite el júbilo o el derrotismo en función del resultado. ContraHonduras había que ganar: ese era el “sine qua non” del partido, luego ese era el ser o el dejar de ser de España. Objetivo logrado.
-El fútbol -decía Santiago Bernabéu, uno de mis Sócrates-  no es preciso ¿Cómo puede exigirse precisión a una cosa que se juega con los pies?
¿De acuerdo?
Exceso de toque, otra vez, y escasez de goles. Sí. No hubo precisión: Fernando Torres erró “goles hechos”: sí. Todo eso es cierto, pero todo eso, más los dos penaltis que no vió o no quiso ver el árbitro japonés, forma parte de los pliegues, pulgos y arrugas del fútbol.
-Es que el fútbol es todo eso, oiga.
Hombre, gracias: una cabeza pensante.
Caras de disgusto al acabar el partido. Lo ví. Xavi se fue sin ganas de irse. La bilis del disgusto no pudo o no supo disimularla Torres. La cara de Del Bosque expresaba también descontento. Y los jugadores, salvo excepciones (Busquets, el nuevo Senna de la selección, y Villa), no ocultaban la rabia de lo que habiendo podido ser no fue: una goleada de padre y muy señor mío a la vez dura y tierna Honduras.
Voy a repetirme. España, a pesar de los pesares de los  inmortales quejicosos y gemebundos, muy respetables, claro, porque en la viña del fútbol del Señor tiene que haber de todo, España, digo, saldrá de ésta. Y si no sale, será porque Chile, el último Tourmalet para pasar a los octavos de final, es mejor aunque ninguno de sus jugadores sean “cracks” y ganen lo que ganan los nuestros. Porque el fútbol, a ver si nos enteramos de una vez, es arrebatadoramente paradójico. O puñetero. O lacerador. O mortificador.