Blogs

Entradas con etiqueta ‘’

Woody Allen y la ley

Lunes, 1 Diciembre 2014

Con permiso –perdón por la insolencia- de “la masa cerebral”, que dijo de Ortega y Gasset no recuerdo ahora quién, el hombre es él y sus gustos, el hombre es él y sus veleidades, el hombre es como es.
-¿Y cómo es?
-Como lo hizo su padre Y su madre.
He visto ya la película París-Manhattan, que es un delicioso homenaje a Woody Allen. Woody Allen, en esta película, no es el director, no es el guionista, no es el protagonista, no es el productor.
-¿Qué es entonces?
-Sin ser nada de eso, la película es Woody Allen. Es un póster que habla con Alice Taglioni, la protagonista. Alice es delgada, atractiva, fina, guapa y verla da tanto gusto como escuchar las máximas de Allen, se discrepe o no de ellas.
Yo, por consiguiente, que diría Felipe González, soy yo y mi gusto por todo lo que tiene estilo, belleza, educación, cultura , gracia y “legalidad”.
-Me fío de usted, he indagado sobre usted y usted es un hombre legal, así que acepto que me entreviste usted –me dijo hace años el insigne don José María Ruiz Mateos.
Pasados los años, qué chasco, la vida me demostró que el que no tenía buenas relaciones con la legalidad era él.
Woody Allen, que sí es un cineasta legal (jamás me ha defraudado), en París-Manhattan (donde es un póster que habla) en un momento determinado le dice a la bella Alice que cuando no se cumplen las leyes, todo es oscuridad.
-Estoy de acuerdo contigo – exclamé en voz alta sin darme cuenta de que estaba en el cine.
La gente que me circundaba me miró. Y una señora, viuda o así, más bien así (gruñona, vieja), me recriminó:
-Ande, cállese. La ley es como es y se acabó.
Me callé. A las señoras que son así, jamás les llevo la contraria. Tampoco, por supuesto, a las que son como Alice: a éstas incluso les doy la razón.
Creo que muchos españoles piensan como esa señora. O son como ella. Yo creo, sin embargo, en la ley, me fastidie o no. “Las instituciones democráticas de nada valen cuando no cuentan con el apoyo de la autoridad de la ley” (Aristóteles, casi nadie). Si Rajoy, desde el primer momento, hubiera puesto firmes al “delincuente” Mas con la autoridad de la Carta Magna, la ley de leyes, no tendríamos actualmente, ni se dude, marimorena del independentismo de un sector (minoritario, dicho sea al paso) mal informado y formidablemente intoxicado de la población catalana.
-Usted es catalán
-A mucha honra. Y tal vez, también, visigodo, árabe y hasta judío y vasco. No en balde luzco, entre otros, los apellidos Ors, Candela, Brotóns, Zumalacárregui, Labarrieta…
Hay que respetar y cumplir la ley. Y aplicarla como predicaba Aristóteles: con autoridad, sin melindres, sin vacilaciones.
-¿También a los prehistóricos del zafarrancho, con un muerto y heridos, de los ultras del Atlético y del Deportivo de la Coruña?
-A esos, además, les condenaría a ver el fútbol en la televisión, por siempre y para siempre, en casa, ni siquiera en una cafetería.
Hágase la luz, que dijo Dios. Hágase la Ley, que dice Woody Allen. Luz, siempre luz, y siempre lejos de nosotros, naturalmente, el pecado de la oscuridad.