Blogs

Entradas con etiqueta ‘Alfonso Guerra’

Fútbol y símbolos

Jueves, 28 Mayo 2015

Miguel Cardenal es el secretario de Estado para el Deporte. Miguel Cardenal es catedrático y doctor. Y más cosas. En España, desde Franco (salvo alguna excepción que no recuerdo ahora), el secretario de Estado para el Deporte rara vez ha sido parido por el deporte.

-¿A usted le gusta el deporte? ¿Usted ha hecho deporte? –le pregunté una vez a un secretario de Estado para el Deporte sin consanguinidad deportiva.

-No. Lo mío es otra cosa. Pero –me advirtió- verá cómo lo hago bien.

Y lo hizo bien. Ya lo creo. Se llamaba, se llama, pues vive todavía, Javier Gómez Navarro. Javier era liberal, abierto. Cuando no sabía algo, en lugar de disimular su ignorancia, preguntaba.

Miguel Cardenal, político y culto (el secretario de Estado para el Deporte es siempre o un político o un parapolítico), cree en la libertad de expresión (como todo humanista liberal) y sufrirá, como humanista y liberal bien educado, si en la final de la Copa del Rey entre el Barça y el Athletic, el sábado, hay efusión de silbidos contra el Rey y el himno nacional.

-¿Acaso lo duda usted? ¿Usted es tonto?

No, no lo dudo. Tonto, en efecto, quien espere clima de respeto para ambos símbolos. Desde que Alfonso Guerra dijera que la bandera es un trapo, y de eso hace una espesa suma de años, el himno nacional y el Rey son, constantemente, símbolos o silbados o vejados.

-O ambas cosas a la vez.

Uno, de mojigato, nada. Nada de nada. Uno, sin embargo -quizá culpa de mi “mala y liberal” educación- aprendió casi de niño tres cosas: a ser beligerante con los principios y las ideas de los demás, a respetar los principios y las ideas de los demás y a no desearle ningún mal al Real Madrid. Uno, durante sus años de joven y liberal universitario, fue incluso socio del Atlético.

-¡Qué horror! ¡Qué mal gusto!

-Usted perdone, pero es que si todo el mundo fuese del Real Madrid…

Silbar al Rey y abuchear el himno nacional, en fútbol, me parece una real chorrada, una solemne memez. En fútbol, en todo caso, hay que silbar al adversario cuando pegue patadas o se pase de brutal, pero no a los símbolos que, gusten o no, nos simbolizan. Al menos de momento.

Lo desagradable de todo este asunto, en fin, y esto sí es lamentable, es que ni el Barça ni el Athletic se hayan dirigido todavía a sus aficiones pidiéndoles “por favor” que respeten democráticamente los símbolos constitucionales.

Miguel Cardenal dice que si hay violencia, habrá consecuencias. ¿A qué no?