Blogs

Entradas con etiqueta ‘árbitro’

Tiro libre indirecto

Lunes, 20 Enero 2014

La emoción del gol es al fútbol lo que una nota alta al estudiante. Alegría, qué bien:

-¡Ahí va, notable! -exclama el estudiante que rumiaba el suspenso.

La rúbrica del notable o el sobresaliente genera chorros de emoción. Donde hay emoción, hay vida, ganas de vivir.

-Mi vida son 24 horas de emoción -tiene escrito Woody Allen.

Gracias a la aproximación del Real Madrid, la Liga es ya, desde ayer, algo así como tres “lobos” en busca de título. El Real Madrid, con Modric al lado de Xabi Alonso y la incrustación de Di María entre ellos, pienso que ha mejorado o puede mejorar el funcionamiento orgánico del equipo. Lo cual que la Liga, a partir de ahora, será, ojalá, el emocionante recital de un trío.

- Viva la emoción, diga usted que sí.

Lo que no se entiende es la desaparición, en el arbitraje, del tiro libre indirecto. Ya no se pitan tiros libres indirectos dentro del área. ¿Por qué? El señor H.H (Hernández, Hernández), árbitro del empate a uno, ayer, entre el Atlético- Sevilla, castigó con penalti el agarrón de Juanfran a Bacca: éste, sin embargo, no estaba en posición de tiro de gol. Eso, antes, hace años, se penaba con tiro libre indirecto.

-Una cosa es robar, otra hurtar –comparó en su día, luego hace años, Pérez Payá, siendo jugador del Atlético de Madrid -. Yo no robo, yo no hago penaltis; yo hurto, yo hago faltas de tiros indirectos.

Pérez Payá era licenciado en Derecho.

En las áreas, en la actualidad, los jugadores se agarran, se dan puñetazos, se empujan, pero como si nada. Los árbitros, ni caso. Ciegos. Ojos que no ven, corazón que no siente, que se dice o dice el refrán. Podría ser éste el lema en vigor de los árbitros, con el matiz de que sí ven lo que no pitan. ¿Para qué sirve, pues, que haya un capítulo dedicado al tiro libre indirecto en el Reglamento? Un capítulo de penas completamente extinto o cadavérico. Si se resucitase, el fútbol, que es emoción, ganaría considerablemente en “intensidad emocional.

Honor y sufrimiento

Jueves, 26 Septiembre 2013

Cuando se ponía didactico, don Santiago Bernabéu hacía frases: “El fútbol vive de los goles de los jugadores y de los errores de los árbitros. Con los goles, disfrutamos el domingo (en sus años de gloria, el fútbol, como la misa de doce, era una cosa dominical); con los errores de los árbitros, ustedes, los periodistas, llenan páginas toda la semana”.

A su modo y con sus maneras almanseñas, don Santiago era muy senequista.Tenía razón casi siempre. En Elche, el árbitro le escacharró el empate a los ilicitanos en el último minuto con un penalti -a favor del Real Madrid-, “¡cómo no!”, que leo que convirtió en gol CR7, ¡cómo no!. El árbitro se llama, como ya sabrán ustedes -el error es camino que también conduce a la Roma de la popularidad- , Muñiz Fernández, de profesión equivocarse mucho como árbitro.

-¿Es tan malo como dicen algunos ? -me preguntan.

-En fútbol, la maldad o la bondad del árbitro la dictamina el color del cristal del forofismo de cada uno.

No quiero entrar en eso. Sí en esto otro, que es más “bello”. El entrenador del Elche, Fran Escribá, acabado el partido, ante los periodistas, con timidez contenida, esculpió esta frase: “El Elche es un club de honor…modesto”. Delicioso. Se ve que pensaba: “¿ Tienen honor los clubes modestos? ¿Lo suelto, me reprimo?”. Lo dijo.

Lo dijo, eso sí, con temeroso pudor. Y se negó a poner de chupa de dómine al árbitro.

-Ustedes lo han visto todo. En mis diez años de entrenador profesional, es la primera vez que un árbitro me expulsa.

Juzguen ustedes. Ancelotti esquivó también la pregunta sobre el penalti. “Según me ha dicho Pepe, fue penalti”, dijo. Pero Pepe es “parte interesada”.

- ¿Fue penalti para ti? -me conminan los amigos.

-La verdad: las telerepeticiones que he visto son confusas. No lo sé.

Lo que comentó al final del partido Ancelotti es también para mí más importante que la bizantina discusión del penalti. Dijo:” No estoy contento. Hermos sufrido. Ganar no es bastante. Tenemos que jugar mejor”. El Real Madrid de Ancelotti está todavía sin cuajar. Es obvio. Ancelotti, en el centro del campo, tiene un nublado con Modric, Di María, Illarramendi, Khedira, Isco… En cuanto a Benzema, éste no hace sino darme la razón. Cuando FP traspasó a Higuaín, escribí: “Yo, presidente, hubiera traspasado a Benzema. Benzema, es innegable, hace encaje de bolillos con el balón y la mente, pero me recuerda mucho a Reyes, otro amanuense del bolillo”. ¿Dónde está Reyes?

Culpable mayúsculo Mourinho

Jueves, 22 Marzo 2012

La finalidad del fútbol es la emoción por la acción del gol y el gol -ojo a esto- del control de las emociones. Mourinho es un divo .El divo, a veces, cae en la desaforada patalogía de los excesos.
-¿Como Mourinho?
-Exacto.
Contra el Villarreal, al margen de errores tácticos o estratégicos, que los hubo ,el megaerror del partido fue Mourinho. Si la cara es el espejo del alma (el refrán es filosofía pura), el equipo es el espejo de su entrenador. Mourinho es un espejo malo, un mal espejo. De ahí los desquiciamientos -ayer- de algunos de sus jugadores.
-Sigue cayéndole mal Mourinho.
Acepto el reproche .Cuando la cultura del yo,”yo, yo, yo, como yo nadie, yo soy el Solón del fútbol”, nubla el sentido inteligente (digo “sentido inteligente”, no digo “sentido común”), hay que preocuparse. Hay que empezar a pensar que “aquí pasa algo o algo está pasando “.
Mourinho, en los partidos, en la banda, es aguijón y escarabajo verde de los árbitros. Se levanta, pasea, los mira con descaro, se encara con ellos, excita al público.
-¿Era así en Inglaterra,cuando estaba en el Chelsea? -he indagado.
-Como es ahora en el Real Madrid, no.
En Villarreal,el árbitro cometió errores. Cierto.Pero a favor y en contra de los dos equipos, y más en contra del “submarino” (dos penaltis:lo fueron con el Reglamento en la mano) que del “acorazado” blanco.Contra el Villarreal no empató el Real Madrid por culpa del árbitro,el Real Madrid empató en Villarreal por culpa de Mourinho.En Villarreal,Mourinho acrecentó el patológico cuadro de sus vicios e inseguridades,y,acabado el partido,cometió el error,inmenso error ,de despreciar antiseñorialmente,antideportivamente a los periodistas (no es de recibo el pretexto de que estaba nervioso y tenía miedo a no poder contenerse).
Culpable mayúsculo,Mourinho.
Coletilla: séis puntos es muro espeso y alto entre el Real Madrid y el Barcelona. Un magnífico dividendo para ganar la Liga. Si no la gana el Real Madrid, culpable otra vez Mourinho.