Blogs

Entradas con etiqueta ‘Carlo Ancelotti’

El entrenador pródigo

Mircoles, 3 Junio 2015

Rafael Benítez, el entrenador pródigo del Real Madrid, como la evangélica parábola de Jesús. Retorna a la casa de la que se fue en 2005. Pero regresa de su peregrinaje internacional con un baúl preñado de éxitos sobresaliente, no con una mano delante y otra detrás

-Es que es un entrenador sobresaliente.

Lo es. Sin discusión. A sus 55 años, calvo, trilingüe y entrado en carnes, no es joven, no es viejo.

-A partir de los cincuenta años, se sabe mucho y se duda también mucho.

El pensamiento, casi nadie, es de Voltaire.

Viene a sustituir a un “gran señor”, Carlo Ancelotti, de quien Berlusconi, al que ha dado calabazas, pues no entrenará al Milán, ha dicho: “Carlo es un fuera de serie en lo suyo, como entrenador y como señor. Señor siempre, señor en todo”. Al parecer, Berlusconi no entiende las “calabazas” del Real Madrid a Carlo Ancelotti. “Ancelotti – opina- es sabio en fútbol y es sabio en el ‘arte’ de la convivencia. Convivir –matiza- con los egos de un vestuario exige un carácter como el de Carlo”.

Ancelotti, agua pasada para el Real Madrid. El Real Madrid, no se olvide, es también el ego de Florentino Pérez, cuya máxima repite una y otra vez desde hace años:

-La exigencia es máxima (en el Real Madrid).

Exigencia, hay que interpretar, de títulos. Si la medida de todas las cosas es el hombre, para Florentino al hombre entrenador de fútbol se le mide, y evalúa, por su capacidad para ganar títulos. En economía se habla de la relación calidad/precio. Florentino, en fútbol, se atiene a la ecuación calidad/ títulos.

-El fútbol sin títulos es como el sexo sin amor.

Para FP, sí.

Rafael Benítez tiene tres amores: el trabajo, la pasión (por el fútbol) y la disciplina.

-Somos lo que somos capaces de hacer - sostiene

Su máxima es parienta de la de FP.

Hay quien duda del éxito de Rafa Benítez en el Real Madrid. Y hay quien le considera, también, que es un entrenador más de vuelta que de ida. Discrepo con dudas. Su éxito en el Real Madrid lo medirá, como digo, su talento para ganar títulos.

-¿A qué aspira Florentino con Benítez?

-A que acabe con eso de que el Barça, además de ser más que un club, sea el club que más títulos gana últimamente.

Ya lo sabe Benítez. El contrato que ha firmado por tres años con el Real Madrid lo blinda contra todo, menos con la sequía de títulos.

Gustar y gustarse

Jueves, 21 Mayo 2015

La vida es debate plural y diverso, como España y el fútbol.

-Como el fútbol siempre y como España en estos días por la cosa de las elecciones. Sin el debate del fútbol y el debate de las promesas que rara vez cumplen de los partidos políticos, la vida, ciertamente, sería soporífera –que dijo de otra manera y con otras palabras Sócrates.

En fútbol, ahora mismo, la vida es el probable triplete del Barça y el cero patatero del Real Madrid en títulos.

-Florentino –que le recuerdan insistentemente los memoriones-, que en los últimos siete años, el Barcelona ha agavillado doce títulos y tu equipo, Florentino, la mitad, sólo seis. Florentino, así no podemos seguir

La vida es que sería divertido, según los profesionales del runruneo, que el Barça fichase a Ancelotti y el Real Madrid a Luis Enrique.

-¿Y por qué no? El trueque le echaría sal, pimienta y orégano a la eterna rivalidad entre el Real Madrid y el Barça. De todos modos, ese trueque es imposible. Luis Enrique va a seguir en el Barça. Dalo por hecho aunque nadie, todavía, lo dé por hecho.

La vida es que los tres equipos europeos que más dinero invierten últimamente en jugadores, City, PSG y Real Madrid, no brillan como debieran brillar.

-Ya lo dice hoy Cruyff. En fútbol, el dinero no lo es todo. El fútbol, amén de dinero, por descontado, es un proyecto sólido y una gestión con mucha sesera.

La vida es que en el Real Madrid, en este momento, hay nerviosismo, discrepancias y rabia.

-Uno de los problemas del Real Madrid es que así como “yo soy el líder” (Luis Enrique), Florentino Pérez, como gestor, no es “líder que destile empatía”. De FP no fluye carisma, y de ahí que Cristiano vuelva a estar disgustado. En el Real Madrid eso de estar disgustado, en el vestuario, es gripe no erradicada..

La vida es que Ancelotti, del que curiosa y unánimemente todos los entendidos hablan bien, tiene disgustado a Florentino Pérez.

-¿Lo ven? El disgusto es pez que nada en el del Real Madrid como si el Real Madrid fuese el Mediterráneo del fútbol . Los “sensatos” consideran que Ancelotti debe de continuar. Ancelotti, sin embargo, no cree que ganen los sensatos. ¿Otro entrenador y otra vez volver a empezar?

La vida es que el Atlético de Madrid, esta temporada, no ha sido el de las temporadas anteriores .

-Simeone y Cerezo y Gil deben reaccionar lo antes posible y resolver algunos problemas (hablaremos de ellos próximamente).

La vida, en fin, es estar a gusto. Hacer las cosas con gusto. Gustar y gustarse.

Hacer política, hacer fútbol

Mircoles, 15 Abril 2015

“Hacer política”, leo. “Hay que hacer política”, reiteran los que ansían entrar en la Moncloa, o sea la leal oposición. “Rajoy no hace política”, insisten. La frase, claro es, por ambigua para mí, me ha llamado la atención, lo cual que he telefoneado a un político amigo, del PP hace años y ahora votante del PSOE.

-Oye –le digo- , qué es hacer política.

-Hacer política es frase evangélica. Dar trabajo a quien no lo tienen, subir el tono adquisitivo de de los sueldos, impedir que los ricos guarden sus riquezas en paraísos fiscales y que los que más tienen paguen a Hacienda lo que ahora no pagan.

-Eso – le corto- es lo que predican los socialistas, pero los socialistas creo que no son nada evangelistas, son más bien laicos o incrédulos. Algo así.

-Hacer política es igual -se me enfada y compara- que hacer fútbol.

-Un momento: ¿qué es hacer fútbol?.

-Lo que hizo ayer el Real Madrid contra el Atlético en la primera parte. Jugar bien. Jugar bonito. Jugar con velocidad. Jugar con talento. Y no hacer gol.

-Eso es verdad– convengo-. Pero si hace bien todo eso y no haces gol, ¿de qué le sirve hacer bien todo eso?

-Ese es el problema del fútbol y ese es el problema de la política.

-Explícate.

- Es obvio que Rajoy ha evitado el rescate económico de España y que con él ha empezado a crecer la economía del país. Pero ¿de qué le sirve todo eso, electoralmente, si hay todavía más de cuatro millones de parados (y eso son votos), los sueldos son flácidos y los licenciados y doctores tienen que emigrar en busca de trabajo al extranjero?

Respira dos segundos y prosigue:

-El Real Madrid, en efecto, tiene más dinero que el Atlético, jugó mejor que el Atlético ayer, pero no hizo gol. El gol del político es el voto, y el voto, en fútbol, es que el balón entre en la urna de la portería. Esta es la cuestión. El Real Madrid sabe hacer fútbol, pero si en el partido de vuelta en el Bernabéu el Atlético hace gol antes que él y él, el Real Madrid, no hace gol, a la porra la undécima Champions, la obsesión de Ancelotti y de Florentino.

-Vaya. El fútbol como la política y la política, como el fútbol, ¿no?

- Exacto. Para vivir bien, hay que hacer bien todas las cosas. Parece que Rajoy y el Real Madrid no acaban de hacerlas bien. A los dos, sin embargo, les queda todavía tiempo para rectificar.

Ciertamente; conviene recordar también que es de sabios rectificar, pues si los sabios no rectifican, la gente cambia de sabios.

Fascina el Barça

Jueves, 19 Febrero 2015

El fútbol oscila entre el gol y la estética. El Barça, hoy, es las dos cosas: gol y estética. Para Luis Aragonés, el fútbol era “ganar, ganar y ganar”, pero también estética, si bien lo más relevante que ha quedado de él es lo de “ganar, ganar, ganar”.

-Para un banquero – decía Alfonso Escámez, ya en el más allá-, lo primero es hacer dinero; lo segundo, ayudar a la sociedad. Se retroalimentan sociedad y dinero.

La Champions es, en Europa, la competición de competiciones. “Hay que ganar la Décima, antes la Décima que la Liga”, exigía la pasada temporada Florentino Pérez. Fuera de la Copa del Rey y sintiendo el incómodo aliento del Barça en la Liga esta temporada, es lógico que Florentino vuelva a pensar en la Champions.

-Las dos cosas, la Liga y la Champions, Ancelotti, pero sobre todo la Champions.

Ancelotti hace lo que puede. Ancelotti lo está pasándolo mal, últimamente.

-El signo externo –me cuentan- que más diáfana y sinceramente delata su estado de ánimo es la forma de masticar chicle. Cuando lo mastica abriendo mucho la boca y sin parar, con prisa, es que algo le desazona mucho.

¿Será verdad?

La Champions. El Real Madrid, tras el 0-2 al Schalke 04, está ya virtualmente en los cuartos de final. Gran zancada. Pero el Real Madrid, a pesar de que “ha vuelto Cristiano” (Ancelotti), no es el Real Madrid de la Décima. ¿Volverá ese Real Madrid, como ha vuelto Cristiano?

-Cuando recupere a todos los lesionados, cambiará la cosa –sostiene Ancelotti.

En Europa, sin embargo, hoy, el equipo que realmente fascina otra vez es el Barça. Fascina la belleza de su juego: alegre, incisivo, creador; fascina la imaginación del goleador y vicegoleador (sus pases de gol) Messi, y fascina su excelente buen momento.

Por lo que leo y me llega, toda Europa destaca, desde hace unas semanas, que el Barça, en efecto, es estética y gol. Lo primero en fútbol, pragmáticamente, es hacer gol; lo segundo, artísticamente, impresionar “a la sociedad del fútbol”. Escámez lo diría así.

A ver si despierta pronto el Real Madrid de la Décima

El custodio de la alegría

Martes, 10 Febrero 2015

No es fácil ser el mejor, aun siendo el mejor, cuando el rival juega mejor. El Real Madrid, sobre el papel, es el mejor, pero el Atlético, el otro día, fue el mejor. “Lo importante no es ser el mejor, sino ganar al mejor”.

Florentino Pérez, en efecto, ha hablado a Ancelotti y a los jugadores. Poco ha trascendido de lo que dijo y de cómo lo dijo. Florentino no es mitinero. No es lo suyo. Florentino es empresario; y el empresario, al margen de las excepciones, que las hay, no grita, no se enoja, no expele altisonancias.

-Les ha dicho con serena gravedad –me cuentan- que se acabaron las “representaciones” de Atocha y el Calderón. “Esto es el Real Madrid”.

Es su eslogan. Santiago Bernabéu, espejo en el que se mira FP, cuando se le cargaban las pilas de la ira, exigía destempladamente como le exigió en cierta ocasión a un notorio e histórico futbolista que vive aún:

-Mire usted –le dijo-, usted tiene dos opciones: o deja a esa vedette (ciertamente era tan guapa como erótica; tal vez, más bien eróticamente guapa) o deja el Real Madrid. Le doy 24 horas, ni una más. No, no me replique. Visita acabada.

Naturalmente, con todo el dolor de su biología sexual, eligió el sexo del balón, que para él, en aquel entonces, era también gozoso y placentero. A los compañeros les dijo:

-He dejado de ser bígamo. Luego dicen que el fútbol no es sacrificado.

Ancelotti tiene también un papelón. Hace nada iba a ser el sir Alex Ferguson del Real Madrid. Ya no.

-Hay que conquistar los dos títulos, la Liga y la Champions. Si no es así, hablaremos al final de la temporada. Si obras son amores –así de claro se lo han expuesto al italiano-, el amor del fútbol es la obra del título.

Avisado queda. Florentino, como empresario no se casa con nadie. Puro pedernal. Como presidente del Real Madrid, tampoco. Le atribuyen esta frase: “La vida es una cosa de dividendos”. Razón no le falta.

-¿Es verdad que el vestuario, por culpa de la fiesta treintañera de Cristiano, está dividida?

He hecho, cómo no, averiguaciones. He aquí lo que se me ha dicho:

-Rotundamente, no. Caras foscas, guiños, alguna palabra más alta que otra, pero nada más. Se juegan mucho. Ellos lo saben. Florentino, cuando tiene que sajar, saja. El corazón no le tiembla. Dura su mirada, duro su carácter, duras sus neuronas, duro su tic-tac, que diría el “antimadridista” Pablo Iglesias.

-Casillas, y no sólo él, podría impartir conferencia al respecto.

Florentino ni es empático ni es el Real Madrid. El Real Madrid, según él, son los socios. Él es, sencillamente, el custodio de “la alegría de sus socios”.

Reflexión

Lunes, 27 Octubre 2014

Es mejor ser jugador del Real Madrid que político y es mejor ser político que licenciado universitario en el paro. Esto no es mío, esto lo oí el otro día en la calle.
-La masa cerebral del político –tengo apuntado también- tiene razones que la razón de la masa votante no siempre comprende.
La política y el fútbol son así. Acabado el partido del 3-1 en el Bernabéu, un directivo del Real Madrid, eufórico, exclamó:
-En este Clásico ha empezado a ganar la Liga el Real Madrid.
Pues tal vez sí y tal vez nosotros. Lo que realmente traigo hoy aquí, a esta columna, no es mi opinión, sino la sorprendente opinión de los periódicos catalanes, habitualmente tan subjetivamente poco objetivos.
Ancelotti ha conjuntado un gran equipo”, “Isco tenía reputación técnica pero corría poco. Ya no es así. Ancelotti le ha enseñado a correr”, “Excelente el centro de campo del Real Madrid con Modric, Kroos, James e Isco”, “Como en los viejos tiempos, la adversidad del 0-1 del Barça, apenas comenzado el partido, resucitó al Real Madrid”, “Lucho tiene ante sí bastante trabajo, y bastantes dudas”.
-Qué dulce para el Real Madrid leer tanto derroche de elogio y reconocimiento.
Es lo que me ha llamado la atención. Ciertamente, el Barcelona, como resaltan también los analizadores azulgranas desprovistos – si quiera por una vez- de su subjetividad azulgrana, no es lo titánico que parecía. ¿Cómo han llegado a esta conclusión de inquietud? Se la pegó en la Champions contra el PSG y se la ha pegado en el Bernabéu contra el Real Madrid. “Señal –dice uno- de que hay cosas que retocar, afinar y arreglar, querido Luis Enrique, en el equipo”.

Luego es mejor, también esto, ser jugador del Real Madrid que del Barça. Hay que leer la Historia, con mayúscula, de las cosas, de los hechos, de los caracteres y de los pensadores.
-Yo quiero que el Real Madrid gane siempre, hasta sin razón; lo que no quiero, una vez conseguida la victoria sin razón, es que se ignore la sinrazón de esa victoria. En el campo, pasión; en el despacho, la pasión del análisis.
¿Qué de quién es ésta reflexión? De un señor que jamás fue político, de un señor que tan sólo fue presidente del Real Madrid.
-Ya sé, de don Santiago Bernabéu.
-Pues no, esta vez no. Esta reflexión se le ocurrió a un presidente hoy casi olvidado. Se llamaba Ramón Mendoza. El Real Madrid, con él, fue importante también.

Opinar en contra

Viernes, 19 Septiembre 2014

El español es un animal opinante, como testifican las redes sociales. Rara vez opina a favor, casi siempre opina en contra. Como Cayo Lara. Cada vez que sale en la televisión, en la que sea, es para arrear leña.
-¿Fue leñador antes que político?

A lo mejor. Quién sabe. Su arma, de todos modos, es el hacha de la hostilidad. A mí me divierte.
-A ver a quien atiza hoy, a ver a quien desgaja – digo, me digo, en cuanto le televeo.

Luis Enrique va a hacer historia en el Barça, a favor y en contra. Luis Enrique es, por genes, y asturiano bien nacido, imperativo, categórico.
-¿Le gusta a usted Luis Enrique? –me preguntan a veces.
-Tiene carácter, y los hombres de carácter calan socialmente a favor y en contra.

De momento, Luis Enrique, como el cardenal Cisneros, puede exclamar:
-Estos son mis poderes.

Exclamar y presumir. La suerte, en efecto, le sonríe tanto en la Liga como en la Champions: cuatro partidos y cuatro victorias, con siete goles a favor y ninguno en contra.

Se le reprocha sin embargo que en la Champions, el otro día, de entrada, alineó siete canteranos.
-Qué osado, Luis Enrique.

Oyó el reproche pero se hizo el sordo.
Luis Enrique tiene una plantilla mixta de figuras y jóvenes, y cree en el divino tesoro de los canteranos. No en balde “se ha hecho globalmente” en el Barça, del que una vez dijo
-Es un equipo, es más que un club y es un gozo jugar en él.
Le dolía en el recuerdo, se ve, el Real Madrid, del que, por lo que fuere, acabó “yéndose”. Como se ha ido también, sin querer, Di María. Y es que si el Barça es más que un club, el Real Madrid, desde que lo preside Florentino, es además una empresa.
-¿Más romántico el Barça que el Real Madrid?
Tal vez. El Barça cree en su cantera. Hoy, Mundo Deportivo, a toda plana, destaca con orgullo en su primera página: “Cosecha del 95: Samper, Munir, Sandro“.
Al Real Madrid FP, en cambio, le gustan jugadores manufacturados, y cuanto más caros, mejor. Es su muy honorable manera de “hacer” equipo.
Luis Enrique, por lo que se ve, tiene un sentimiento más democrática del fútbol. “Tengo una plantilla magnífica, opina, y mi trabajo es tratar de tener contentos a todos”.
Ancelotti, en el Real Madrid, opina lo que opina FP. No dispone, según parece, de la libertad de Luis Enrique. O sea, “James, lo haga regular o mal, ha costado un huevazo de dinero y hay que alinearlo”. Ancelotti, obedece. “Quien bien quiere (el puesto de trabajo que tiene), obedece” (refrán o frase de alguien).
Cayo Lara, Luis Enrique, Florentino, Ancelotti. Seres opinantes, españoles o no, si bien el español , insisto en ello es el ser más opinante del mundo, por lo tanto el más Don Contreras del mundo: viene a ser igual.

Querido presidente

Lunes, 24 Junio 2013

España es país de memoriones, tal vez por aquello que dijo Cicerón de que “recordar es sufrir”.  Sea por lo que dijo Cicerón o por otras causas, la gente tira con gusto de la memoria. Dos memoriones han escarbado en  baúl de la memoria para recordanos que ayer  hizo diez años que Florentino Pérez echó a Vicente Del Bosque.

- Hombre, Florentino, ¿cómo es que echas a un entrenador que tiene imán con los títulos. Con Del Bosque, mi querido presidente Florentino, el Real Madrid ha conquistado dos Champions, dos Ligas, una Supercopa de España, una Supercopa de Europa y una Intercontinental. ¡Querido presidente, agavillando títulos Del Bosque es un chollo!

El querido presidente, ni caso. Del Bosque, a lo mejor por ser tan alto, no le caía bien al presidente. El querido presidente veía en el bigote de Del Bosque un señor de otra época.

- El Real Madrid -dijo  hace diez años el querido presidente a los medios informativos - necesita  un entrenador con un librillo  más al día, más sofisticado.

Si sobre gustos no hay nada escrito, tampoco hay gustos homogeneizados sobre entrenadores. Del Bosque, guapo, lo que se dice guapo, no es. En cuanto a su “sofisticado librillo”, con  ese anticuado librillo  sigue haciendo historia y dorando su currículum: “Fifa Balón de Oro al Mejor Entrenador de 2012″  sencillamente por haber ganado un Mundial y una Copa de Europa.

- ¿Cuál es su secreto, Del Bosque, qué tiene su “sofisticado librillo” para que, como entrenador, el fútbol siga prodigándole  besos y flores?

Dijo una vez Del Bosque  algo que tiene mucha molla y mucho jugo: “El fútbol es a la vez simple  y complicado: hay que cogerle el aire, el tono, el intríngulis, ese no sé qué que tiene”.

Pues ese no sé qué que tiene es  lo que al parecer no se le da a Florentino Pérez por lo que respecta  a la elección de entrenadores. Con Florentino,han pasado,sin pena ni gloria por el Real Madrid, en sus dos etapa de pugna por la Décimas, siete entrenadores: Queiroz, Camacho, García Remón, Luxemburgo, López Caro, Pelleghrini y Mourinho.

- Con Mourinho, se hirió al Barcelona, se ganó una Liga, una Copa del Rey y una Supercopa  -me recuerda el memorión-.

Cierto. Pero, dado el coste de propio  Mourinho y el coste de los fichajes, caros todos, ese racimo de títulos es bagaje precario, a lo sumo solamente consolador  consolador.  No hay relación entre lo invertido y lo recibido.

Ancelotti llegará esta semana por al fin y al fin. Con coste de millones, que Florentino tiene un récord que  nadie posee  en la historia del fútbol: que los entrenadores, todos, sobre todo los últimos, le salen carísimos, pues todos se van sin ganar la Décima.

- Con Ancelotti, se va  a romper esa maldición.

Ancelotti, de momento, está en la lista de los cinco mejores entrenadores del mundo (eso se dice y se escribe). Lo que sí es verdad al parecer  es que sabe vivir y convivir con los jugadores .”Sabe reñir”, he leído. “Sabe estimular”, he leído también.

Y tiene una inteligencia elástica y flexible.Su lema:”El fútbol  no es el entrenador, el fútbol son los jugadores” .

Bienvenido, Ancelotti. Suerte, querido presidente .