Blogs

Entradas con etiqueta ‘del bosque’

Agoreros

Viernes, 7 Octubre 2016

Está de moda el agorero. Noticia, como sabemos todos los periodistas, es que el hombre muerda al perro; no es noticia, naturalmente, que el perro muerda al hombre. En Turín, España le ha dado un mordisco en forma de empate a Italia. España, durante una hora, hizo eso que hemos dado en llamar fútbol primoroso, fútbol bonito.

-Primorosamente bonito. Maticemos con generosidad.

Italia, en la primera parte, en su campo y ante su parroquia, más que jugar al fútbol, vio jugar espléndidamente al fútbol. Casi no existió; y Silva e Iniesta brillaron por el luminoso arte de su talento.

-¿Es arte el fútbol?

-Arte es todo lo que emociona por bello e insólito.

Con Del Bosque, el fútbol español, durante cuatro años, fue bello e insólito. Ha sucedido a Del Bosque Lopetegui.

-Un enchufado de Ángel María Villar- se llegó a escuchar por una emisora de radio.

Los españoles –me incluyo- somos así. El vicio de pensar torcido y con retorcimiento es vicio muy común en este país de las autonomías y de los demócratas autónomos y de los autónomos democráticamente torcidos.

-¿Anticonstitucionales?

-Exacto.

Antes del partido con Italia, los agoreros dudaron de todo: de la posibilidades de la selección y de la solvencia del sucesor de Del Bosque. Pesimismo: “Lo vamos a pasar muy mal en Turín. Italia es una gran selección, como se vio en el Europeo de Francia”, se escribió. Me dije nada más leer tal presagio: ¿Por qué seremos tan catastrofistas?

La Prensa de Italia, hoy, sin embargo, reconoce la superioridad del fútbol español. “Hay que seguir aprendiendo de la belleza del fútbol de España. Sólo le falta la guinda del gol”.

Crítica a la vez elogiosa y admonitoria. El gol. Exacto, el gol. Yo creo que Lopetegui ha empezado bien, y creo que los jugadores creen en él y creo que hay dos cosas que hay que tratar de enmendar. Una: el miedo a tirar de gol; hay que chutar con más majeza y fe; hay que tirar con fiereza y atrevimiento. El miedo encoge el ánimo; el miedo nos limita; el miedo nos achica. La otra cosa que también hay que corregi: el coraje. Italia, tras el gol, metió la marcha del coraje. España, ante el coraje italiano, perdió el ‘oremus’ (Acacia 38) de la iniciativa y del “coraje”.

-Contra el vicio del coraje del adversario, la virtud de nuestro coraje.

Pues eso, Lopetegui. Yo no soy agorero. No lo he sido jamás. Has empezado bien, Lopetegui y, como es natural, tropezarás más de una vez. ¿Quién está limpio de tropiezos? Que lace el primer pedrusco de crítica agorera quien esté limpio de tropiezos críticos agoreros.

Pena

Lunes, 27 Junio 2016

Qué gran verdad es la verdad de que querer es poder. Italia quiso y pudo.

-Y nos sorprendió.

He ahí, en esa declaración de no menos gran Iniesta, parte de la clave del 0-1. Agregó objetivo:

- En el primer tiempo, jugamos más pendiente de ellos que de nosotros.

Exacto. Ya la víspera del partido, el joven, todavía, y cuco, psicológicamente, seleccionador italiano, Antonio Conte:

-Tenemos mucho respeto a España. Pero no estamos aquí como comparsas. Mi equipo no tiene las individualidades de España, pero mi equipo es un conjunto aguerrido.

Ya lo creo. Borró del campo a España. Suyo, por los cuatro puntos cardinales, fue el primer tiempo. Gritaba e italiano:

-¡A por ellos, a por ellos! ¡Somos mejores!

Y lo fueron. Italia, antes del descanso, fue, sencillamente, un equipo más pugnaz, más rápido, más veloz, más decidido, más armónico, más conjuntado. Así, con esa actitud de búfalo desaforado, sorprendió Italia a la parsimoniosa España. El fútbol de España, ya contra Croacia, asomó la oreja de su exasperante lentitud. Y en esta Copa de Europa, como se está viendo, el fútbol estético –digámoslo así, en nostálgico elogio, merecido, de la selección española- está siendo “sobrepasado” por el fútbol de fuerza física y velocidad.

-Y ahora, ¿qué?

-Ellos, los jugadores a casa o a veranear, más bien a veranear.

-¿Y Del Bosque?

-A veranear, y luego, probablemente, a casa, a no ser que le pidan en siga ejerciendo “en funciones interinas”, cual Rajoy, hasta que Villar le encuentre sustituto.

Yo sé que en política y en fútbol, se olvida y se borra en seguida el pasado. Cuenta, sólo, el instante del presente.

-Hay que vivir el presente, no torturarse con el pasado y no pensar en el futuro.

Pensamiento muy epicúreo.

Del Bosque, de todos modos, ha sido -ya sí, en pasado-, un seleccionador con talento. Y dos títulos áureos: una Copa de Europa y un Mundial.

-Se le recordará también por el desastre del último Mundial y esta frustrada copa de Europa.

-Cierto: de igual modo que a Rajoy, en política, no se le reconoce ya que libró a España de caer en la sima económica y financiera en que cayó Grecia.

Siento la eliminación de España. Como todos. Me ha entristecido su eliminación, como a todos. Pero remover ácidamente lo que pudo ser y no ha podido ser, no me va. ¿Para qué? Hay un hecho indubitable: Italia ha sido mejor y “más”, en todo, que España, y De Gea ha sido el mejor de todos.

-Y cuando el portero es el mejor de todos, es que todos, salvo él, no han estado como él.

Pena, penita, pena.

Semana Grande

Lunes, 20 Junio 2016

Semana Grande, con mayúsculas, de emociones.

-Una vida sin emociones y sin sueños, no es vida.

Hay que leer a los poetas. Filosofan mejor que los filósofos.

Semana Grande, digo: Brexit, fútbol, elecciones.

El Brexit, como saben, es que a ciudadanos del Reino Unido les ha atacado el virus de la desunión de la Unión Europea.

-Y eso, ¿es bueno o es malo?

-Para España, y también para los desunistas, según los cerebritos en economía, no es bueno. Desunir lo que el sentido común une acertadamente, nunca es aconsejable.

Allá, pues, ellos; allá, pues, los ciudadanos del Reino Unido con sus sensuales apetencias de divorcio.

Fútbol. Que yo recuerde, y al respecto, en esta ocasión, no me falla la memoria, nunca en la Selección se había vivido un clima de unión, fraternidad y convivencia tan memorable como el de los jugadores de Del Bosque en esta Eurocopa de la verde y bella Francia.

-Piqué es encantador, cara a cara.

-Vivimos un buen rollo.

-Del Bosque es un gran señor.

-No hay celos, ni envidias. Todos con todos.

-A lo mejor, con suerte, ganamos la Eurocopa.

Podría espigar más frases como éstas. Todos con todos, nadie contra nadie. A mí estas cosas, amén de gustarme, me emocionan.

¿Qué tiene de ensalmador Del Bosque, que ha hecho del “vergel” de la Selección un edén de compañerismo, amistad y sentido común? Hasta Casillas acepta con franciscana alegría su nuevo “estado· de “reserva” de De Gea.

-La vida –opina- es llegar, disfrutar y aceptar que la vida es también relevo

Algo así ha dicho en la radio.

Nadie sabe, como es natural, si España, ya gran favorita –de momento- en las apuestas, logrará o no el triplete en esta Eurocopa. El fútbol es tan raro como esos británicos que quieren separarse de la UE; pero, raro o no, es así: químicamente raro. Lo importante, hoy, es que España, en fútbol, maravilla, y que el Barcelona, dicho sea al paso, está de enhorabuena: Iniesta es el mago de magos del fútbol en la vieja Europa y Messi, en el Nuevo Continente, es el mejor entre los mejores.

Y el domingo que viene, elecciones. A votar. Lo tengo escrito: la papeleta y la urna son el gol y la portería del “fútbol” democrático. Que ustedes lo voten bien, o sea con la neurona del sentido común.

Históricos y bajitos

Jueves, 21 Enero 2016

El Barça sigue siendo el Sansón, el Alejandro Magno y el Obama del fútbol. Puede con todos, puede con todo. Con ellos (el tridente) y con el tridente mellado.

-El Barça es la geometría hecha fútbol. Ha robotizado su juego: ese es su otro éxito. Si el hombre es él y sus circunstancias, el fútbol del Barça es él y su sistema.

El sistema, ciertamente, simplifica y facilita el trabajo de los operarios y si los operarios se llaman Suárez, Neymar y Messi, entonces se roza casi la perfección.

-Y si además se quieren sin celos ni envidias…

Que se quieren. Querer es más poderoso y más difícil que hacer. Messi, a quien le han suspendido siempre en prepotencia y soberbia, lo dijo una vez:

-Sin ellos, yo no sería yo.

Como es bajito, es humilde.

- Si fuese alto –ironizó también Messi en otra ocasión-, a lo mejor no sería lo que soy.

Como Napoleón, que también presumía de bajito:

-La estatura la llevo en la mochila del cerebro.

Los bajitos, web efecto, ligan con la estatura del cerebro. La mayoría de los grandes genios de la especie humana, salvo excepciones, han sido, son, bajitos.

-Mi suerte –reconoció un “alto” Del Bosque, tras ganar el Mundial de fútbol- es que tengo unos “bajitos” inimitables.

Sistema, cariño, talentos, bajitos. El Barça es un conglomerado de todo eso. La crítica vasca, por cierto, hoy, pondera también caballerescamente, sin rencor, a este Barça tan poco misericordioso con el Athletic. “¿Quién va a poderle?” Eso, ¿quién?

-En España, ahora mismo, tal vez nadie.

En teoría, en la Copa, el Atlético, que es tan férreo.

-Hay que ver lo que cuesta hacerle un gol al Atlético y lo que le cuesta al Atlético hacer un gol.

Así lo ve y define un amigo mío. Pero, suponiendo que llegase a la final, ¿podría el Atlético hincarle el pie al admirable conglomerado de bajitos, cariño y talento que es el Barça? Negativa la impresión, de momento.. Pero, que lo había olvidado, es verdad, “fútbol es fútbol”, y ahí están en la Copa, también, los históricos Valencia y Sevilla.

Creo en Del Bosque

Lunes, 13 Octubre 2014

Sabio Del Bosque, pues sabe rectificar. Elegante Del Bosque, pues su transición en la portería la está haciendo con “respeto y dulzura”. Nada de café para todos (marca Adolfo Suárez, así nos va, así le va a España). Casillas es un pasado áureo de 33 años (es lo malo de tener un pasado), De Gea es el lozano presente (21 años: es lo bueno de no tener un pasado).
-Vicente, Del Bosque, eres humanamente un bosque de dulzura señorío inteligente.
Hace unos días, a raíz del batacazo contra Eslovaquia, hubo quien, en plan crítico acerbo, escribió la palabra dimisión: “Si hubiera dimitido Del Bosque tras lo de Brasil…”. Me dije: “La crítica qué injusta e impaciente es a veces”. Aquí, en esta España del nefasto café para todos (ay, Adolfito, Adolfito), en cuanto alguien deja caer un papel en la acera, en seguida aparece un Cayo Lara o ser similar y pide su dimisión.
-Que dimita.
Hay, en efecto, en el cafetal organigrama político-autonómico mucho enchufado e incompetente.
-No lo sabe usted bien.
Como no lo sé, no lo sé. Yo simplemente escucho. Y veo. Y apunto.
Del Bosque no es un Cayo Lara. Saber de lo suyo, sabe. No perdió el comedimiento tras lo de Eslovaquia. Detesta la demagogia . Sabe encajar con serenidad los golpes de la adversidad, también moldearlos en el mortero de la reflexión.
-Tengo que arreglar esto, Grande, esto tiene arreglo. Vamos a reflexionar, Grande.
Grande es su amigo, su confesor, su consejero. Cuatro ojos ven más que dos, que se dice, y los ojos de Grande son ojos para ver mejor, como en el cuento del lobo y Caperucita.
Luxemburgo –país de medio millón de habitantes- es natural que en fútbol tenga una selección inferior a la de España (46 ó 47 millones de habitantes). Lo no natural sería lo contrario.
-De acuerdo con usted.
Uno también tiene sus fans. Me gusta la transición de Del Bosque, me gusta el futuro que entreveo en algunos (Rodrigo, tan ratón y listo; Alcácer, ¿otro Villa?; De Gea, que efluye seguridad; Iniesta, aún “joven”…), me gusta su talante elegante, intuyo que va a hacerlo bien.
-¿Cree usted que la Selección de los títulos europeos y del mundial volverá a ser lo que ha sido?
No, eso no lo creo. Las excelencias, también las eminencias, son cíclicas: cuando se van, tarden en volver si es que vuelven.

A veces incluso no vuelven. Inglaterra ganó el Mundial de su casa y desde entonces, y de eso hace casi medio siglo (1966),¿qué ha hecho?
Lo importante es saber trabajar bien. Trabajar, a la postre, es menos aburrido que divertirse. Creo en Del Bosque.

Löw y Del Bosque

Viernes, 11 Julio 2014

Como sobre gustos no hay códigos, mi gusto es éste: el Mundial de Brasil, de los que llevo vistos, ha sido el más aburrido de los muchos que llevo vistos.
-Claro, tú eres español y a España se la cepillaron en el abrir y cerrar de ojos de la fase de grupo.

No es eso, esencialmente. El fútbol de jugar a no perder, es feo. Siempre lo ha sido. Van Gaal dijo hace años que la defensa te puede hacer invencible, pero la victoria te la da el ataque, la alegría del ataque. El fútbol, cuando es rima y ritmo, velocidad, agresividad, es bello.
-A Del Bosque –me cuentan- le gusta también Alemania.
Del Bosque, por cierto, va a seguir. En realidad no es que vaya a seguir, es que va a cumplir el contrato de dos años más que tiene firmados.
-El criterio de Villar es que Del Bosque sigue siendo el mejor. El Real Madrid trajo a Mourinho, “0h Mourinho, el mejor, FP ha fichado al mejor”, se cantó, y con Mourinho el fútbol colectivo del Real Madrid irritaba a los gatos del Bernabéu y a los aficionados con sensibilidad estética. Hubo de irse. ¿A quién traer que pueda epatar a Del Bosque?
-Benítez – digo por decir un nombre.
-Es caro. Benítez, con él, arrastra siempre una cohorte de gente. Carísimo, amén de que tiene contrato con su club y su fútbol supondría una revolución “aburrida” en el estilo de la selección.
Alemania está triunfando en Brasil, en parte, con el estilo “más o menos plagiado” a la selección española. Y su técnico,

Joachim Löw, en cuanto se le pregunta, loa “el toque de balón de España, su talento y su gusto”.
-Desde que tengo uso de razón - ha declarado-, a nadie he visto tocar y mover el balón como a los jugadores de la selección española.
A Brasil, como se vio, le dio una lección de “arte”. ¡Qué artístico guantazo! Alemania, ahora mismo, es poderosa por “parecerse a España”, a la España, hay que precisar, que asombró en el continente africano.
-¿Cree usted –me preguntan- que Alemania ganará a Argentina?
Es que ni lo dudo. Argentina ha ganado la mayoría de sus partidos con sangre, sudor y lágrimas. Con resuello. Sin gracia.
La Alemania de Löw es lozana, atrevida, descarada, y es “un patrón” de juego.
Conclusión: Löw va a seguir gobernando la selección germana, acabada la fiesta de Brasil, y Del Bosque va a cumplir su contrato con Villar. Me lo aseguran.
-Veréis como reconstruye la selección mejor que Sánchez, Madina o Tapias la “selección” del PSOE –me ironiza no una garganta profunda, , sino una garganta con excelentes cuerdas vocales.
¿Por qué no?

Dimitir y gritar

Mircoles, 25 Junio 2014

Cesare Prandelli ni se lo ha pensando. Derrotada y eliminada Italia del Mundial de Brasil, dimitió como técnico de la selección de su país a los pocos minutos. Ipso facto, que se dice.

-La culpa de lo que ha pasado aquí, es sólo mía – declara a un periódico italiano.
Así de expeditivo. Pulsión emocional. Prandelli es personaje singular. Se casó enamoradísimo de Manuela Caffi.
-Yo, más que yo, soy ella, pues mucho de lo que soy, a ella se lo debo.

Cáncer. Viudedad. Dos hijos. Prandelli sigue sin olvidarla.
-Antes de ella ,yo era un ser corriente, poco aficionado a la lectura y a la meditación. Ahora, leer, para mí, es un placer.

Sus tres placeres: el recuerdo de ella, el fútbol y los libros. Otra vez hay que recurrir al eterno tópico (los tópicos, como los refranes, son tópica y eternamente sabios): detrás de un gran hombre o de un hombre como Prandelli, casi siempre hay una mujer maravillosa.
Parece que Prandelli también aprendió de ella la estética de la dimisión. ¿Qué es la dimisión? ¿Cobardía, miedo, impotencia, elegancia? Eso y tal vez más cosas.
-Yo no dimito ni me rindo jamás.
Hay quien es así. Pero ¿hay que ser siempre así? Prandelli empezó bien en Brasil, con un partido preñado de promesas positivas. Ganó por dos a uno a Inglaterra y la crítica ponderó el fútbol fluido y agresivo de Italia: “Italia, otra vez favorita”, se escribió. Qué falaz es el fútbol.
-¡Hombre!
-Lo es.
¿Qué es lo que le ha fallado en Brasil a Prandelli y a Del Bosque y a otros colegas suyos, eliminados poco menos que por KO en los primeros asaltos? Mayormente, en mi opinión, la condición física. El fútbol está empachado de fútbol. Ligas, competiciones europeas, copas y supercopas, partidos amistosos…Luego está la “cosa” del clima. El de Brasil, por el calor y la humedad, extenúa, muchísimo más a quienes han llegado a su Mundial agotados. La FIFA y la UEFA y las federaciones deberían “consensuar”, a partir de ahora, se me ocurre, competiciones menos opresoras los años de Mundial.
-Pierde usted el tiempo. No le harán caso. El fútbol es maná de dinero y de muchas más cosas. El fútbol es marca, es política, es poder de influencia…
Le corto:
-Y también lo que de él dijo, hace años, no recuerdo quién ahora y que era esto: el estadio ha sustituido a los casinos y a las tertulias de café. La gente ahora se desahoga en los estadios gritando. Gritar es una magnífica terapia para las gentes y una formidable coartada para los gobernantes:” Juegan al fútbol, ven fútbol, luego nos olvidan”.
Gritar y dimitir.

Muchas cuestiones

Sbado, 21 Junio 2014

La cuestión no es si Del Bosque se va a ir o se va a quedar. La cuestión es si Del Bosque se debe quedar o se debe ir.

-Quiero que se quede.

Ángel María Villar es así: rotundo, leal, amigo de sus amigos hasta la muerte.

-Le ha sobrado siempre calidad humana. La amistad para él es un mandamiento.

Lo sé. No sería buen político Villar, pues la política, en esto de la amistad, a veces es cruel como aguijonazo del alacrán. La cuestión –hay muchas cuestiones en esta cuestión de Del Bosque- es que, también a veces, es imposible hermanar amistad y deber.

-¿Por qué?

El deber es frío; el deber carece de sentimientos: el deber es eso que, sin querer, en ocasiones no hay más remedio que hacer. Del Bosque, a sus 63 años, como entrenador, lo ha conseguido todo. Ha coronado todos los picos de la cordillera del fútbol: en el Real Madrid y en la Selección.

-Así como se habla del Real Madrid de Di Stefano o del Real Madrid de Bernabéu, con el tiempo se hablará con idéntica fruición de la Selección de Del Bosque.

Comparto ese aleluya. La cuestión es que, como se dice, todo lo que sube, baja, y nada es permanente e inmutable, o la gloria es esa “cosa” que se amustia o te da la espalda sencillamente porque sí o porque la naturaleza es así.

-La vida es nacer, pedalear, ganar el Tour y que te elogien por tu pasado, o por lo que has sido, que es otra forma de llamarte viejo.

El octogenario Federico Martin Bahamontes, otro entrañable histórico, dice verdad cuando eso dice.

Algunos críticos le reprochan a Del Bosque su conservadurismo.”Creía, leo, que con los jugadores de siempre, como siempre, iba a ganar también el Mundial de Brasil: craso error”. Es hábito muy español, desde Quevedo, criticar a toro pasado o “el ya lo dije yo”.

-¿Dónde lo dijo usted, cuándo lo dijo usted?

La cuestión de hoy, sin embargo, es el partido con Australia: horrible si se pierde también ese encuentro. “Eso, Vicente”, no debe suceder”. Y si sucede, ¿qué pasa? ¡Un “hat trick” de derrotas: de desastre! ¡No quieren ni pensarlo! Pero lo piensan.

¿Ven como hay muchas cuestiones? Del Bosque sabe que su futuro, si sigue, será amargo. A su edad, el ser humano roza eso que Azorín llamaba “el agobio de la perfección”. Se lo dijo un día a Marino Gómez Santos: “Marino, se me ocurrió leerme anoche y, Marino, qué mal escribo!”…¿Por qué, Del Bosque, a su edad, tentar el incierto futuro de la renovación de la Selección? Mucho e intenso trabajo. A su edad, Del Bosque…

No a la apocalipsis

Sbado, 14 Junio 2014

La frase la leí hace años. Se me quedó, por chocante, en uno de los cajones de la memoria. Dice, más o menos, así: “Un conservador es un señor demasiado cobarde para luchar, demasiado gordo para huir y demasiado comodón para dramatizar”. Me dije: “Yo lucho, yo no huyo, yo no dramatizo, luego ¿soy conservador? Me contesté: “No, porque no soy gordo”.

Cinco a uno, con letras, de Van Gaal a Del Bosque. Según Del Bosque, el peor partido de su vida: para Van Gaal, el mejor partido de su vida. ¿Qué es la vida? Percepción y relativismo.

No huyo, digo. Miento. Huyo, sí: huyo del pesimismo y huyo de las tempestades apocalípticas. “Prefiero pensar a sentir” (Montaigne).

Pensemos. ¿Está concluyentemente eliminada del Mundial de Brasil la Selección de España? Aritméticamente no. ¿Sabrá sobreponerse al fustazo de Holanda? Respuesta entre interrogantes: ¿Por qué no? ¿Es tan malo Casillas? Hasta el 5-1, era el mejor portero del mundo. ¿Por qué no ha sido Casillas el mitificado Casillas contra Holanda? A lo mejor la culpa no es toda de él; Piqué y Sergio Ramos, iconos también, tampoco parecían ellos

-Ha fallado, pues, del Bosque.

Tampoco es eso. Analizar las “causas” de un “fenómeno” inesperado e impensado (5-1) no es fácil. La Selección alinea jugadores de mucho talento. ¿Acaso no lo es Silva, por citar uno? Claro que Silva es un jugador sobresaliente. Esta vez, sin embargo, no lo fue. ¿Por qué? No tuvo su día. Esto fue, resumiendo, lo que posiblemente le pasó a todo el equipo. Y aquí la pregunta genérica y global: ¿Por qué? ¿Debilidad física? Quizá. El “grupo”, salvo alguna excepción, ha llegado al Mundial “pasado y gastado” de partidos. Liga, Champions…El clima de Brasil: lo sé por experiencia: extenúa, agota.

-¿Está usted justificando lo injustificable?

Estoy tratando de no ser horrendo. Qué fácil es destruir a quienes ganaron una Copa de Europa y un Mundial. Ayer, santos y honorables; hoy, “pura miseria”. Ni justifico, ni acuso. Pienso. Y pienso que sí, que a todos nos ha afectado dolorosamente la derrota –inmensa, si se prefiere este vocablo-, pero como es mejor ser optimista que pesimista, de igual manera que es mejor presumir de creer en Dios que de ateo, vamos a esperar a ver qué pasa contra Chile y Australia. La derrota, es verdad, desalienta a los cobardes. La Selección de España, a Dios gracias y a los ateos sabios, no es cobarde.

Abdicación y reivindicación

Mircoles, 11 Junio 2014

España, políticamente, en la calle huele a abdicación y “a ver, ojalá, si con Felipe VI, tan alto, tan majo, decrece la lacra del paro y paramos en un país más cordial y sosegado”. España, en la calle, deportivamente huele intensamente a fútbol.
-¿A qué huele más, a Felipe VI o a Del Bosque?
Está claro que a Del Bosque, al Mundial de Brasil y a la esperanza de que España reivindique su título.
-Jugar, vamos a jugar como siempre, con el estilo con que ganamos el Mundial: posesión del balón, agresividad ofensiva, fe.
Del Bosque en fútbol, como ven, es conservador e ignaciano: cambios, los justos.
-Físicamente, era lo que más me preocupaba, los jugadores están “sanos”, en forma, y “sanos”, también, de ánimo -destaca con sonrisa extensivamente optimista.
Contra Holanda, de todos modos, tocará sufrir. “Lo noble se consigue con sufrimiento”. Lo rubrica Nadal con su admirable conducta: “Yo soy yo –dice- con mis dolores, con los que me he habituado a convivir, y con mis sufrimientos, que últimamente sufro mucho”. La Selección ha aprendido también a sufrir. Ella juega a ganar y sus adversarios, apretadamente parapetados atrás y al contraataque, a no dejarse ganar.
-Pienso que casi todos nos va a jugar así.
Pienso como Del Bosque. Van Gaal, el Del Bosque de Holanda, no oculta su respeto “no miedoso” a la Selección de España.
-El fútbol, como el boxeo, es el arte de pegar y de que no te peguen. Es el arte- dice sobrado de razón- de no creerte lo que no eres y no tienes. Es el arte de conocerte y de conocer al contrario. España –analiza- es un gran equipo con “rendijas”: por ahí es por donde intentaremos hacerle daño.
Van Gaal, como Del Bosque, es también, por experiencia y sabiduría, un conservador que destella precisamente por su sabiduría y su experiencia.
Pelé ha hablado también. Pelé, en blanco y negro, es el David Niven del fútbol. Como aquel actor tan encantadoramente británico diplomático, jamás queda mal con nadie. Sus opiniones son casi siempre templadas y sutilmente despinadas. Como futbolista arriesgaba sin sesgos intrépidos; tampoco sus opiniones son intrépidas. “Vivir en paz – es su máxima- es llevarse en paz con todo el mundo”. Le gusta España: “Es un equipo bien hecho, con arte”. Mas advierte: “Chile puede ser la sorpresa”.