Blogs

Entradas con etiqueta ‘Diego Costa’

Viva el ‘arte’ del fútbol

Domingo, 8 Junio 2014

El capitalismo es el arte de hacer dinero, la política es el arte de gobernar y el fútbol es el arte de olvidarse, al menos durante noventa minutos, de los capitalistas y de los políticos.

-Y, oye, qué gozo y qué ilusión, que diría el poeta. Viva el fútbol.

Viva la Selección de España. Gusta a todos: a los jugadores que la integran y a los críticos, a los que hay que leer.

-¿Para qué hay que leer a los críticos?

-Para discrepar, para contrastar o para no hacerles caso.

Diego Costa. ¿Cuajará, no cuajará en la Selección? Diego Costa, para uno, tiene la poco corriente cualidad de la sinceridad. Algunos consideran que no ha debido decir que es y se siente brasileño. Discrepo. Quien ama a su patria y se siente orgullosa de ella, es un buen nacido. Lo que debe importar de Diego Costa es que en la Selección se sienta tan a gusto como en el Atlético de Madrid. Diego Costa es un profesional del balón no como la copa de un pino, sino como un apretado pinar de pinos.

-Amo a mi patria y amo el fútbol.

Ése es Diego Costa. Estamos en el siglo de la Globalidad. Di Stefano, que vino al Real Madrid cuando estaba a medio siglo, casi, de este siglo XXI, dijo una vez algo tan hermoso como esto:

-Tengo tres patrias, Argentina, mi cuna de nacimiento; España, que me ha acogido como si fuese español, y mi “gran patria”, el Real Madrid. Soy lo que soy gracias al fútbol.

¿Por qué no pensar como Di Stefano? ¿Por qué no pensar como Diego Costa? Ya dijo no sé quién, pero alguien admirado por su macizo peso cerebral, que su patria era la patria que le daba trabajo y comida.

El problema de Diego Costa es otro.¿ Conseguirá, sin apenas tiempo, adaptarse al estilo de juego de la Selección? Profesionalmente, se sabe, va a hacer cuánto pueda para no defraudar. Sé más. La cara, en el caso de Diego Costa, no es el espejo del alma o del corazón. La cara de Diego Costa ciertamente intimida: como fosca, como cara de pocos amigos. El corazón, en cambio, es apostólico.

-Si no fuese futbolista, sería misionero. Tiene más corazón que corpachón.

Así lo retrata un amigo suyo, amigo a su vez de Enrique Cerezo.

Pienso que si Diego consigue encajar en el engranaje de la Selección, será glorioso en ella como lo ha sido en la Selección. Y otra alegría, alegría de esperanza: Del Bosque tiene buenas sensaciones. Y yo, qué caramba. Viva el fútbol.

El “caramelo envenenado” Diego Costa

Mircoles, 16 Octubre 2013

Cuidado con Diego Costa. ¿Un caramelo envenenado Diego Costa? Diego ha eclosionado en el Atlético de Madrid de Simeone. Fuerte físicamente, talento con irisaciones deslumbrantes, instinto goleador y gladiador jaquetón. Costa, de pronto, se ha convertido en  objeto de deseo  de Scolari y de Vicente Del Bosque.

- A Del Bosque le gusta. Ha hablado con él. Diego, hace unos días, fue explícito. Se ha formado en España, donde se siente feliz, y ha salido del cascarón , como futbolista,  para, en poco tiempo, gallear.

Acontece, sin embargo, que  Diego es brasileño y que Scolari, que “casi” no contaba con él, dice ahora que sí, que lo tiene incluido en su lista de elegidos.

-¿Problema pues?

Lo hay, sí. Y lo hay por el hecho, sobre todo por este hecho, de que la sede del Mundial del año que viene es  Brasil.

- Las ideologías son a la política lo que el forofismo al fútbol.

Tanto los ideólogos forofos como los forofos ideólogos son peligrosos.  Pensamiento de un político muy aficionado al fútbol que se ha retirado de la política. ¿Causa de su abdicación?

-Soy ideólogo del PSOE -me explica-. Pero un ideólogo liberal, nada forofo. Estaba aburrido de las necias  pugnas dialécticas entre el PSOE y el PP.

Pugnas negativas para España, pugnas en las que España es sólo el cuadrilatero en que  dirimen  prioritariamente  sus intereses de partido. Eso no es hacer política, eso es aprovecharse de la política para hacer daño a España. Y a su unidad. El fútbol, como suelo reiterar, es también política. Y  el forofo brasileño es más forofo que el forofo español.

-¿Qué vais a hacer con Costa? ¿Le vais a presionar para que “fiche” por la selección española?

En la Federación Española  de Fútbol, a Dios gracias, hay cacumen.

- Si Costa quiere jugar el Mundial con España o con Brasil -me dicen- es algo que debe decidir él. Sólo él. Que sopese él las consecuencias de su decisión.  Brasil  le haría imposible la vida a España en el Mundial si sospechase que le hemos “robado la voluntad de decisión” a Costa.

Costa, por lo tanto, no será un “caramelo envenenado” para las relaciones deportivas y políticas entre España y Brasil.