Blogs

Entradas con etiqueta ‘Dios’

Satánica vejez

Mircoles, 7 Junio 2017

Yo lo veo así: Dios creó el mundo y Satanás, la vejez.

-¿Eres cristiano?

-Desde que nací. Cuando nací me dije: voy a ser del Atlético, voy a ser cristiano y voy a intentar no ser viejo.

Lo más difícil es intentar no ser viejo. La vejez, como l el escalafón militar, tiene estrellas. ¿Es viejo Pepe, el jugador del Real Madrid?

-Qué va a ser viejo. Tiene 34 años.

Es viejo. Cuando llegó al Real Madrid tenía, más o menos, 24 años. Era una fiera corrupia. Veloz, ubicuo, bravo.

-¡Cuidad con el lobo feroz Pepe, que este es más peligroso que el de Caperucita!- alertaban los entrenadores a sus delanteros.

Ya no. Lesiones y 34 años. Ya no interesa al Real Madrid. Pepe, por ello, está triste. Y porque piensa que el Real Madrid no se ha portado bien con él, sentimentalmente.

-El fútbol ha dejado de ser una cosa de camiseta sentida y sudada, Pepe –le recordaré si le veo.

Florentino Pérez, ante todo, es un empresario, y los empresarios de rango y enjundia anteponen el ‘tictac’ de las neuronas al ‘tictac’ del corazón. Zidane, hace pocos días, dijo:

-Si funcionas, duras; si no, a la calle.

Me dije: tan novicio y ya sabes lo que es realmente el fútbol de hoy.

¿Por qué se ha ido del Barça Luis Enrique, por qué se fue en su día Guardiola?

-Necesito un año sabático – argumentó Guardiola.

Alega Luis Enrique:

-Las emociones y las tensiones del fútbol menguan la salud.

Y de qué manera. Hay profesiones en las que, en efecto, se envejece una barbaridad, esto es, a la misma bárbara velocidad que avanzan las ciencias.

Pepe. No te enfades. El madridismo te recordará siempre con cariño. Nunca el Real Madrid tuvo de defensa a un lobo de tantas melenas (huevos) como tú.

Satánica vejez

Mircoles, 7 Junio 2017

Yo lo veo así: Dios creó el mundo y Satanás, la vejez.

-¿Eres cristiano?

-Desde que nací. Cuando nací me dije: voy a ser del Atlético, voy a ser cristiano y voy a intentar no ser viejo.

Lo más difícil es intentar no ser viejo. La vejez, como l el escalafón militar, tiene estrellas. ¿Es viejo Pepe, el jugador del Real Madrid?

-Qué va a ser viejo. Tiene 34 años.

Es viejo. Cuando llegó al Real Madrid tenía, más o menos, 24 años. Era una fiera corrupia. Veloz, ubicuo, bravo.

-¡Cuidad con el lobo feroz Pepe, que este es más peligroso que el de Caperucita!- alertaban los entrenadores a sus delanteros.

Ya no. Lesiones y 34 años. Ya no interesa al Real Madrid. Pepe, por ello, está triste. Y porque piensa que el Real Madrid no se ha portado bien con él, sentimentalmente.

-El fútbol ha dejado de ser una cosa de camiseta sentida y sudada, Pepe –le recordaré si le veo.

Florentino Pérez, ante todo, es un empresario, y los empresarios de rango y enjundia anteponen el ‘tictac’ de las neuronas al ‘tictac’ del corazón. Zidane, hace pocos días, dijo:

-Si funcionas, duras; si no, a la calle.

Me dije: tan novicio y ya sabes lo que es realmente el fútbol de hoy.

¿Por qué se ha ido del Barça Luis Enrique, por qué se fue en su día Guardiola?

-Necesito un año sabático – argumentó Guardiola.

Alega Luis Enrique:

-Las emociones y las tensiones del fútbol menguan la salud.

Y de qué manera. Hay profesiones en las que, en efecto, se envejece una barbaridad, esto es, a la misma bárbara velocidad que avanzan las ciencias.

Pepe. No te enfades. El madridismo te recordará siempre con cariño. Nunca el Real Madrid tuvo de defensa a un lobo de tantas melenas (huevos) como tú.

Keylor y Monchi

Martes, 6 Octubre 2015

Vivir es creer en Él, exista o no, y tener fe. Él, exista o no, es siempre sinónimo de consuelo y esperanza: véanlo también así, si les place y no son excesivamente extremistas, los agnósticos.

-Está usted hoy de un religioso cursi…

El profesor Tierno Galván, una noche, cenando, salió el tema de Él. Tras escucharme, me dijo:

-Me gustaría tener las tremendas dudas que usted tiene y, sin embargo, como usted, no dejar de creer en Él. Es usted, intelectualmente, un cristiano muy curioso.

Vivir es también conocer a gente tan extraordinariamente socialista y empática como el profesor Tierno Galván.

-Si yo no fuese apolítico del Atlético de Madrid, escuchándole, me haría socialista-le halagué con pimienta farisea.

Ironizó:

-Ser del Atlético es casi ser socialista.

¿Qué a cuento de qué traigo hoy aquí este trial vida-política- fútbol? A cuento de lo que vivo, leo y escucho. El Real Madrid quería a De Gea y –un pastón de millones- y no valoraba la “suerte divina” de Keylor Navas.

-Paré el penalti gracias a Dios –ha proclamado

Un futbolista que dice eso, que atribuye su mérito a Él, es un ser humano con fe. No niega su fe:

-Fe –dice- es trabajar. Yo trabajo mucho.

Fe, trabajo, suerte: todo esto existe.

No conocía a Ramón Rodríguez Verdejo, alias Monchi. Este señor es el director deportivo del Sevilla y de él se dice lo que antes se resaltaba de los médicos notorios.

-¿Qué se resaltaba?

-El ojo clínico.

Monchi, al parecer, con su privilegiado ojo clínico descubre futbolistas. Le he conocido hoy en los Desayunos Deportivos de Europa Press. Es, en efecto, amén de ex futbolista y ex abogado (no ejerce), un ser atractivamente listo.

-El fútbol –opina- es un juego con componentes de azar, de suerte. El azar hay que controlarlo. Existe, pero no siempre se manifiesta favorablemente. Hay que controlarlo.

Le gustaba la política

-Sin embargo, he acabado, ya lo ven, en el fútbol- confiesa sonriendo.

Conoce muy bien la naturaleza de los aficionados al fútbol.

-La gente –expone- no valora la gestión económica de los clubes, quiere títulos, sólo títulos. El fútbol, sin embargo, es gestión también económica.

Comprendo la fama de Monchi. Es, en efecto, carismáticamente listo. Y sabe que el fútbol es azar, gestión, fe y “la mano o ayuda de Dios”, que decía Maradona y sostiene Keylor Navas.

Dios y Casillas

Lunes, 22 Septiembre 2014

Los ’sabios’ la tienen tomada con Dios y algunos madridistas, con Casillas. “Dios ha muerto”, escribió el filósofo Nietzsche; “Dios no existe”, proclama el científico Stephen Hawking.
-¿Qué opina usted al respecto?.
-Más o menos, lo que hace años le escuché, en una cena, al profesor Tierno Galván, sabio deliciosamente cínico: “Hay que desconfiar de los filósofos, de los intelectuales y muy especialmente de los políticos . ¿Dios? Soy agnóstico. Tal vez exista”.
O sea: por si acaso existe, se abstenía de cruzar la línea roja, a pesar de que él era rojo, del ateísmo.
-Ser ateo es algo muy contundente. Yo no soy hombre contundente – matizaba.
Casillas. ¿Ha muerto, existe, hay que seguir creyendo en él por si acaso?
Casillas, como saben hasta los niños que empiezan a hablar y a ver la televisión, es un dios del fútbol. Sin embargo, últimamente, en plan agnóstico o ateo, hay madridistas que reniegan de él. Por si acaso, a éstos que empiezan a dudar de él, hay que decirles que las protestas no deben ser contundentes. Casillas, al margen de un pasado de película norteamericana oscarizada, pienso que vale todavía.
-Lo que pasa –que me dijo una vez un sabio en fútbol; aclaro que yo sólo sé lo que aprendo de los sabios- es que desde que el ‘brujo’ Mourinho, en plan San Pedro, empezó a negarle, le descalabró el ánimo, la seguridad en sí mismo.
-¿Brujo Mourinho?
-Algo de brujo ya tiene; ahora, desde el Reino Unido gracias a la sensatez de los escoceses sensatos, dice que volvería al Real Madrid. Un brujo, lo que yo le digo. En un equipo de fútbol, la psique que más hay que cuidar es la del portero. Es la única “pieza”, además, que no se debe rotar. Si vale, vale para todos los partidos, para los de la Liga, los de la Champions y los de la selección. Falla un gol un delantero o un penalti (Messi, por ejemplo, ayer, contra el Levante) y no pasa nada. Se duda del talento o de los reflejos del portero y, psicológicamente, se le hace añicos la moral –me adoctrina uno de mis sabios, sesentón y ex portero del Real Madrid.
Florentino Pérez ha defendido serenamente a Casillas. “No se merece –ha dicho en la asamblea de las cuentas casi unánimemente aprobadas-los pitos recibidos. Lleva 15 años en el club y es el mejor portero de la historia del Real Madrid”. Bien, Florentino. Y es que a mí los cerebros prepotentes y negativos como Nietzsche y Hawking, por muy cerebros sonados que sean, no me seducen.
-¿Qué le seduce, pues?.
-Que los socios “negativos” del Real Madrid no sean tan agnósticos y ateos con Casillas. Casillas existe, Casillas no ha muerto, Casillas necesita que sea crea en él.
-¿Por si acaso?
-Exactamente. Hay que ser positivos, que se repite tanto ahora. Más positivos y menos descreídos. Los seres negativos se cargan de alifafes antes: demostrado científicamente.