Blogs

Entradas con etiqueta ‘FC Barcelona’

Conciencia

Domingo, 21 Febrero 2016

El Barça es un crisol de amor, talento y sentido común. Amor: de los jugadores entre los jugadores y de los jugadores al Barça, cuyo escudo (símbolo) lucen y empapan de sudor.

-Jamás me había sentido tan a gusto y dichoso en un equipo. Aquí –en el Barça- todo es alegría –dijo recientemente Neymar.

Talento: como futbolistas, ejecutan muy bien con las piernas lo que piensan.

-Son imprevisibles: de ahí que cuanto se prevea para anularlos sea tan difícil de conseguir.

Otra verdad.

Valdano, que entiende y piensa el fútbol, pondera el amor, el talento y el sentido común del Barça:

-También esta temporada vuelve a estar cerca del triplete..

En el fútbol, a lo sumo, hay errores o mala suerte. En la política, no. El crisol de la política a día de hoy es el desamor, es la Moncloa (símbolo del máximo poder) y la desunión.

-¡Qué pena que sea así!

-Es que es así.

Desamor: no hay manera de que los políticos se quieran entre sí como entre sí se quieren los jugadores del Barça. Cada uno va a lo suyo, y a España, que le den.

-¡Hombre!

-Es que es así también.

Ahora, mofarse de Padrenuestro o de la Religión o de la fiesta de los Reyes Magos, no es falta de respeto, no es ni delito.

-¿Qué es?

-Libertad de expresión

Vuelvo al deporte. El TAD (Tribunal Administrativo del Deporte), compuesto por “siete hombres justos”, ha pospuesto la apertura de expediente a Ángel María Villar. ¿Qué es lo que realmente quiere Miguel Cardenal? Qué se castigue a Villar por “agravio comparativo” o “menosprecio del principio de igualdad”. Quiere inhabilitarlo. Echarlo. Lo que ha demostrado el TAD al demorar su “resolución” es que tiene “conciencia”. La conciencia es el espíritu de la Ley, con mayúscula.

-¿Defiendes a Villar?

-Sí y no. Si realmente ha incurrido en “delito grave”, que lo dudo, que lo inhabiliten. Lo chocante, la paradoja, al comparar fútbol y política, es que en política el delito o la falta grave (pitar el Himno, pitar al Rey, mofarse de los valores o de la tradición) ) es libertad de expresión: ni es delito ni es falta. En el mundo del fútbol, en cambio, el “agravio comparativo” es delito, ¡nada menos!, que de inhabilitación.

Barça y PSOE

Domingo, 14 Diciembre 2014

Luis Enrique y Pedro Sánchez. Paralelismo. Sí.

-¿Está usted seguro?

Lo va a ver usted en seguida.

Luis Enrique, juega y vive del fútbol, y Pedro Sánchez, juega y vive de la política.

-¿Y qué es mejor?

Las dos cosas son estupendas para hacerle un seguro de bienestar –dinerario- a la vida. Se lo oí el otro día a una señora:

-Las carreras más seguras y de más porvenir en España de hoy en día son el fútbol y la política. Se lo repito a mi hijo: “Si no se te da el fútbol, la política, hijo, a la política”.

Ocurre, sin embargo, que tanto para el fútbol como para la política hay que valer.

El “batacazo” del empate a cero del Barça en Getafe ha caído en la ciudad condal como esos chaparrones de lluvia de ahora (¿cambio climático?): haciendo daño salvajemente. Hay daños físicos y hay daños morales; y los morales, según en qué cosas y para qué cosas, a veces desgarran tan brutalmente como los físicos. .

-Pues yo no estoy descontento- ha declarado Luis Enrique.

¿Qué va a decir?

Uno, como periodista, tiene el vicio o la virtud de dejarse engatusar por el instinto. El instinto, en mi caso, creo que es experiencia; pero el instinto es –también- el mejor guía de la razón, que dejó escrito el doctor Marañón. Y yo, de siempre, rindo culto de admiración y obediencia a los sabios como el doctor Marañón.

Lo que es la experiencia matrimoniada con el instinto. Cuando llegó Luis Enrique al Barça, al poco tiempo, dije, escribí: “Mucho equipo para tan “poco técnico, todavía”

-Lo leí –me recuerda ahora un lector- y no me gustó.

El fútbol, a pesar de ser un juego veleidoso, tiene sus reglas. “Hay dos clases de técnicos –tengo archivado en la memoria- .Para dirigir equipos como el Real Madrid o el Barça son fundamentales la madurez (experiencia dilatada), talento psicológico, sagacidad estratégica, y no dudar mucho durante mucho tiempo. Y hablar sólo lo justo y necesario, que se reza en misa Los otros técnicos son los que jamás llegarán a entrenar al Real Madrid o al Barça (el sabio Javier Clemente, de quien tanto aprendí en sus años de luz, lucidez y cortocircuitos).

-Era un muy listo.

-Sigue siéndolo. Si hubiese dio menos fanfarrón…

El Barça tiene, en efecto, el tridente (Neymar, Messi, Suárez) que nunca pudo tener ni siquiera Neptuno, con todo lo dios que fue. Pero Luis Enrique no ha dado todavía con el “once ideal”, y la Liga va ya por la jornada quince. Y, para colmo de fatales circunstancias, Luis Suarez (coste: más de 80 millones), sólo ha marcado, desde que cumplió el castigo FIFA , dos goles, ambos en la Champions: en la Liga, nada de nada: cero goles.

-Y el Real Madrid, cada vez más chulapón.

Esa es la otra fatalidad de Luis Enrique.

¡Ah! Pedro Sánchez. Le pasa en su PSOE, al parecer (leo, escuho,deduzco) lo que a Luis Enrique en su Barça: tampoco traspasa “las bambalinas”, que se dice en teatro. Pedro es majo, pero “no tiene pinta de “pesoe” por mucho vaquero que se ponga y por mucha corbata que se quite. No es tipo PSOE, no da el tipo PSOE. Alto, majo, guapo, fino, como muy tipo de derechas, más bien. Y encima, diciendo más cosas de las justas y necesarias, que diría Clemente. En fin: el Barça, tal vez, de verdad, es mucho equipo para Luis Enrique, y el PSOE , también, tal vez, mucho partido para Pedro Sánchez. Perdón por el paralelismo.