Blogs

Entradas con etiqueta ‘felicidad’

Cristiano y la felicidad

Mircoles, 4 Noviembre 2015

Ser feliz: qué cosa tan difícil. El mítico John Rockefeller era y no era feliz.

-Soy feliz –decía- en cuanto que se me da bien el mundo del dinero. No soy feliz por las preocupaciones que me da el mundo del dinero.

¿Es feliz Cristiano Ronaldo en el Real Madrid de Florentino? Remacho: Real Madrid de Florentino. Cristiano es, si se me permite decirlo así, el actual Rockefeller del balón.

-Hay otro Rockefeller, oiga: Messi.

-Bueno, sí, pero no es tan guapo ni tan alto como Cristiano.

Viendo el físico de Cristiano y viendo el talento que tiene para hacer goles, lo lógico es que exclamemos:

-¡Qué feliz tiene que ser, hay que ver como lo miman los dioses del dinero, del balón y de la belleza física!

Pero felicidad es como el fútbol. Pues si “fútbol es fútbol”, “felicidad es felicidad”. O sea: lo de Rockefeller. La felicidad produce insomnio.

-¿También a Cristiano?

Intuyo que sí. La naturaleza humana es tan versátil, pijotera e inconsecuente como el fútbol y la felicidad.

Cristiano, fuera de España, declara lo que luego, dentro de España, desmiente. “Yo no he dicho eso”. No es la primera vez que se excusa con el “yo no he dicho eso”. Es muy de Cristiano, y esto no puedo desmentirlo, que cuando le preguntan fuera de España por su futuro contesta que “por el momento juego aquí (en el Real Madrid), pero nunca se sabe”.

-Eso es lo que le incomoda y enfurece, a Florentino.

Con razón. Florentino, como empresario y como presidente del Real Madrid, quiere lo mejor para el “talento” del Real Madrid.

-Quiero un equipo con talento- es, más o menos, uno de sus lemas.

O sea: quiere un Real Madrid con los mejores para que el Real Madrid sea el mejor. Su objetivo de esta temporada es la Undécima (Champions) , de igual modo que el objetivo del ‘manchado’ Valentino Rossi es su Décima (en motociclismo).

Leo, observo, escucho e hilo. Cristiano, ya treintañero, gana un fortunón en el Real Madrid, pero eso no le basta. Cristiano –lo escribí aquí hace algún tiempo- es freudianamente celoso… de cariño

-No me siento querido-ha dicho más de una vez

¿Lo recuerdan? No sólo necesita dinero, necesita –casi en exclusiva- cariño. Le quemó el corazón a Cristiano el interés de Florentino por Bale, hace algo más de dos meses.

-¡Si es peor que yo!- parece que barruntó–. No entiendo a este presidente.

De todo lo cual infiero que, a lo mejor, pues “nunca se sabe”, un día Cristiano, a pesar de la clausula de rescisión -¿mil millones?- y a pesar de que dice que está feliz en el Real Madrid, toma la decisión de cambiar de felicidad. Fútbol es fútbol, autoestima es autoestima y felicidad… nunca se sabe que es felicidad.