Blogs

Entradas con etiqueta ‘Final de Copa’

Acatamiento

Sbado, 21 Mayo 2016

Acatar. ¿Por qué hay que acatar con albedrío borreguilmente sumiso aquello con lo que no se está de acuerdo? Se lo comenté una vez a un juez, pariente y amigo.

-Acatar es una cursilada, casi una hipocresía.

-Hombre –me replicó- , la ley es la ley, y las sentencias de los jueces son siempre decisiones muy reflexionadas y ajustadas al texto de la ley.

Discrepé:

-Sí y no. Pues no todos los jueces, en sus reflexiones, paren sentencias iguales.

España, como se sabe, es plural, diversa y complicada.

-Sobre todo, complicada.

Un juez ha decidido que la exhibición de la bandera independentista catalana (mañana, en el Calderón) es “una mera manifestación de la libertad de expresión y de la libertad ideológica”.

-Oiga –le he preguntado por simple curiosidad en la calle a un ciudadano madrileño-, ¿qué opina usted de la bandera independentista catalana?

-Que es una bandera que “peca” contra la Constitución. Si España es una e indivisible, ¿por qué hemos de tragarnos mañana, en el Calderón, en la final de la Copa del Rey, que se exhiba una enseña que simboliza desunión y división?

Las democracias que no unen, y desarmonizan y enfrentan, son nocivas por muy plurales y diverso s que sea los países (España, por ejemplo).

Decía Tomás de Aquino, según la biografía de Chesterton, que Dios era una sensación.

-Yo lo siento, sintiéndolo siento paz y felicidad.

Eso debe de ser, también, la democracia, una sensación de paz. No es el caso, lamentablemente, de la democracia española, E En nuestra variopinta democracia, el fiscal opina una cosa, el Ejecutivo otra, la Constitución otra , la Ley del Deporte otra y el juez Jesús Torres Martínez, otra.

-¿A quién dar la razón?

Al “ilustre” y respetado juez señor Torres Martínez, más bien no: bueno, no. Hago uso, opinando así, de mi derecho fundamental a la libertad de pensamiento y de expresión.

La casta política, la casta judicial, la casta ejecutiva, la casta constitucional, la casta deportiva…¡Qué país de castas, Miquelarena!

¿Pitarán mañana, en el Calderón, al Rey y al Himno de España? Y si les pitan, ¿a qué casta culparán y multarán?

Comparto la cachonda opinión de un amigo mío (apócrifo), ésta:

-El fútbol es incertidumbre: ¿quién ganará, quien perderá? Por eso seduce. La política es también incertidumbre: por eso asusta. 

Uno de los tres

Sbado, 18 Mayo 2013

Ni la Liga, ni la Décima, ni la Copa del Rey. Ni uno de los tres títulos. ¿Fracaso? Lo es.
-Esta es la peor temporada de mi carrera -clamó Mourinho sin subterfugios, con sinceridad, su mea culpa acabado el partido.
Recrearse en el fracaso, en lo que pudiendo haber sido no ha sido, es caer en melancolía. Mourinho, para triunfar y seguir siendo el mejor entrenador del mundo, al margen de que lo sea o no lo sea (yo nunca lo he creido) Florentino Pérez le dio todo: caviar ,ostras, lo mejor de lo mejor del mercado.
-Menos Messi, oiga.
Recordaremos una vez más la frase de Florentino: “La diferencia entre el Real Madrid y el Barcelona es Messi”.
Esa, tal vez, pueda ser una de las diferencias, en cuanto que las diferencias son muchas. Si el Barcelona tiene a Messi, el Real Madrid cuenta con el mejor cañonero del mundo, Cristiano Ronaldo. El oro del podio de los tres mejores jugadores del mundo siguen disputándoselo Messi y Cristiano.
Hay otra diferencia: Mourinho, precisamente él. Ayer mismo, nada más comparecer ante los periodistas, habló en primera persona. El plural, en el fútbol, no existe para él. El fútbol, para él, es él. Esa manera de ser, que no va a cambiar (despues de los 20 años, nadie cambia su carácter, a lo sumo lo retoca, que dijo más o menos así Freud), le hace daño a él en primer lugar y a todo lo que gira en su entorno, luego. El Real Madrid más rico del mundo, con el presupuesto también más opulento del mundo (más de quinientos millones de euros) y con la plantilla de jugadores de oro y plata, que diría un crítico taurino, más envidiable y envidiada del mundo se la ha pegado. Un batacazo majestiosamente soberano.
-No creo que el Atlético sea un justo campeón - dijo también, anicaballerosamente desdeñoso, a los pocos minutos de ganar el Atlético la Copa del Rey.
Lo sea o no, eso es tan injustamente arrogante que da hasta grima. ¿Vamos a tener que recordarle acaso  una vez más a Mourinho que el fútbol es así y que el fútbol no tiene corazón? “Fútbol es fútbol” (Boskov). Ciertamente, hubo tres balones repelidos por los maderos, y Juanfran despejó debajo de los palos un balón de gol, y Courtois estuvo colosal (intuitivamente y de reflejos). Verdad todo eso. Tan innegable como que parece que ha venido otra vez el invierno.
-Mourinho, tan católico, sigue sin verse la viga en su propio ojo.
Otra verdad. Habla en singular, exagera o desmerece los méritos de los demás, ignora cardinalmente los suyos. Mourinho, esta temporada, ha cometido muchos errores, y lo peor no es que haya fracasado él, es que ha  llevado al fracaso -por su desagradable modo de ser- al Real Madrid. El Real Madrid es la gran víctima de sus “pecados”. Que no llore. El equipo del Real Madrid, anímicamente, estaba “herido” por él, y esa, quizá,sea también la culpa de que “el Atlético sea un campeón injusto”.
Abajo el telón de la temporada 2012-2013. Ni uno de los tres títulos.