Blogs

Entradas con etiqueta ‘final’

Soñar

Jueves, 28 Abril 2016

Hay que soñar. El sueño es maravilloso.

-Sueño que la final de la Champions de este año la van va a jugar el Atlético contra el Real Madrid.

¿Por qué no? Un futbolista legendario, gran extremo, Enrique Collar -¿qué es de él?- soñó el sueño de la titularidad en el Atlético de Madrid

-Yo no duermo, sueño.

Convirtió en realidad su sueño: él y Gento o Gento y él, durante años, fueron los mejores extremos de España.

-Gento corre más que yo – elogiaba Collar.

-Collar tiene mucha clase- ponderaba Gento.

Adversarios, pero elegantes.

-¿Por qué los políticos de ahora, me refiero especialmente a Iglesias y Sánchez, no serán entre ellos como Collar y Gento: adversarios gentiles.

Difícil eso: lo repito aquí con desconsuelo un artículo sí y otro no. Creen que ser adversarios es insultarse y ponerse a parir. El fútbol es más pedagógico que la política. Y más y más honesto, y más fiable.

El Atlético de Madrid, que “¡juega formidablemente a no dejar jugar!”, es hoy cátedra de valores, de optimismo y de sueño. Su gente, sus “votantes”, animan a los jugadores con pancartas y mensajes como éstos: “Nunca dejes de creer”, “Juntos hacia la victoria”, “Atleti, yo te amo, juntos hasta la final”. Soñar y creer.

-No es fácil jugar a este Atleti. Con poco, hacen mucho. Son pegajosos. Incómodos…Nos queda Munich , a ver si…- reflexiona ya preocupado, desde ayer, Guardiola.

El secreto del Atlético, uno de sus secretos, es que sabe competir, como dice Clemente Villaverde.

-¿Y qué es saber competir?

-Saber hacer lo que hay que hacer. El Atlético no tiene los carísimos jugadores del Barça, del Real o del Bayern, pero tiene jugadores que no son se menos que ellos.

Lo de Simeone, pues, es lo del sabio griego: “Conócete a ti mismo”. Y conoce como debes jugar con tus jugadores.

Como hacerle un gol al Atlético es casi tan difícil como que se amen cortésmente Iglesias, Sánchez y Rajoy, soñemos en el gozo de una final Champions 2016 entre los dos equipos de Madrid. ¿Por qué no?

Rugido contra coraje

Lunes, 7 Mayo 2012

El futbol es un estado de ánimo, dicen, se dice. No. El fútbol es la erección del gol y el extasis de la ilusión.

-La ilusión es su alma, sin el alma de la ilusión el fútbol sería ceniza.

El sacerdote de mi parroquia es muy poeta, muy futbolero y muy biblíco.

El miercoles, en Bucarest, su Atlético, el Atlético nuestro de cada día, se enfrentará nada menos que al otro Atlético, al Athletic de ese curioso personaje mitad místico y mitad sabio de sabidurias varias en fútbol, Bielsa. El Athletic es el punto cenital de la carrera de Bielsa.

-O ahora o nunca -piensa, sueña, acaricia.

¿Lo ven? Ilusión. Pero si ilusión es para Bielsa la capital de Rumanía, ilusión es también  Bucarest para Simeone.

-O ahora o nunca -rumia también “El Cholete”.

En la final se esgrimen muchas ilusiones: la de la victoria, la primera de todas. Eso de poder alinear  otro trofeo en la vitrina de los recuerdos  es tan sensual como la erección del gol.

-Hay que ganar- me dice un directivo rojiblanco del rojiblanco Atlético de Madrid-. Ganar es conseguir otro título y asegurarse, si no conseguimos plaza para la Champions, la participación en la Europa League de la próxima temporada, luego 20 ó 25 millones más de ingresos. Que nos vendrán de maravilla para “retener” jugadores o “pescar” algún otro por ahí.

Una final por consiguiente  con extasis de emoción y la emoción de dos ilusiones:la del título y la de la pasta.

-¿Quien cree usted que ganará? -me preguntan, ni que uno fuese adivinador (una de las “gracias” del fútbol es que con frecuencia ridiculiza a los adivinadores)

Soy objetivamente  sincero como Bielsa:

-No lo sé, pero si Bielsa quiere que ganen los suyos, uno tiene el sentimiento del querer entrañados con el  Atlético de Madrid.

El Athletic, de todos modos, como equipo, está más “encuadrado”. El Atletico, en cambio, lo que más encuadrado  tiene es el coraje.

-Tal vez -me recuerdan-. Pero el emblema del Athletic es el leon, su rugido.

Quede así: rugido contra coraje. Una formidable final.