Blogs

Entradas con etiqueta ‘Florentino Pérez’

Cristiano y la felicidad

Mircoles, 4 Noviembre 2015

Ser feliz: qué cosa tan difícil. El mítico John Rockefeller era y no era feliz.

-Soy feliz –decía- en cuanto que se me da bien el mundo del dinero. No soy feliz por las preocupaciones que me da el mundo del dinero.

¿Es feliz Cristiano Ronaldo en el Real Madrid de Florentino? Remacho: Real Madrid de Florentino. Cristiano es, si se me permite decirlo así, el actual Rockefeller del balón.

-Hay otro Rockefeller, oiga: Messi.

-Bueno, sí, pero no es tan guapo ni tan alto como Cristiano.

Viendo el físico de Cristiano y viendo el talento que tiene para hacer goles, lo lógico es que exclamemos:

-¡Qué feliz tiene que ser, hay que ver como lo miman los dioses del dinero, del balón y de la belleza física!

Pero felicidad es como el fútbol. Pues si “fútbol es fútbol”, “felicidad es felicidad”. O sea: lo de Rockefeller. La felicidad produce insomnio.

-¿También a Cristiano?

Intuyo que sí. La naturaleza humana es tan versátil, pijotera e inconsecuente como el fútbol y la felicidad.

Cristiano, fuera de España, declara lo que luego, dentro de España, desmiente. “Yo no he dicho eso”. No es la primera vez que se excusa con el “yo no he dicho eso”. Es muy de Cristiano, y esto no puedo desmentirlo, que cuando le preguntan fuera de España por su futuro contesta que “por el momento juego aquí (en el Real Madrid), pero nunca se sabe”.

-Eso es lo que le incomoda y enfurece, a Florentino.

Con razón. Florentino, como empresario y como presidente del Real Madrid, quiere lo mejor para el “talento” del Real Madrid.

-Quiero un equipo con talento- es, más o menos, uno de sus lemas.

O sea: quiere un Real Madrid con los mejores para que el Real Madrid sea el mejor. Su objetivo de esta temporada es la Undécima (Champions) , de igual modo que el objetivo del ‘manchado’ Valentino Rossi es su Décima (en motociclismo).

Leo, observo, escucho e hilo. Cristiano, ya treintañero, gana un fortunón en el Real Madrid, pero eso no le basta. Cristiano –lo escribí aquí hace algún tiempo- es freudianamente celoso… de cariño

-No me siento querido-ha dicho más de una vez

¿Lo recuerdan? No sólo necesita dinero, necesita –casi en exclusiva- cariño. Le quemó el corazón a Cristiano el interés de Florentino por Bale, hace algo más de dos meses.

-¡Si es peor que yo!- parece que barruntó–. No entiendo a este presidente.

De todo lo cual infiero que, a lo mejor, pues “nunca se sabe”, un día Cristiano, a pesar de la clausula de rescisión -¿mil millones?- y a pesar de que dice que está feliz en el Real Madrid, toma la decisión de cambiar de felicidad. Fútbol es fútbol, autoestima es autoestima y felicidad… nunca se sabe que es felicidad.

Humus

Viernes, 4 Septiembre 2015

El humus del fútbol es la polémica. La vida, para el ser humano adicto al fútbol ,es alma, cuerpo y polémica.

-Ya no voy a la tertulia. Todos piensan como yo. Nada más aburrida que una tertulia en la que no disiente nadie –le oí una vez a un forofo.

Florentino Pérez ha estado en la Ser, en el programa de las brujas (las doce de la noche es la hora de las meigas, de la hechiceras, de los insomnes). Florentino Pérez, que fue político antes que ACS y Real Madrid, es ser hecho a la medida de sus conveniencias. Lo dijo otro que no era Ortega:

-El hombre es él y sus conveniencias.

Se le nota que ha ido político. La política enseña a ser político.

-Político – me precisó en cierta ocasión un político- es el que posee el don de disfrazar de verdad lo que no es verdad.

-¿Siempre?

-Siempre no, claro.

Florentino habló de Casillas casi con lágrimas (buen actor político) en los ojos.

-Un san Francisco de Asís, como quiere al hermano Casillas – me comentó otro insomne como yo.

A Casillas, como se sabe, lo trituraron moralmente Mourinho y Florentino Pérez.

-Casillas –deploró también con angustia Florentino- ha vivido dos años de mucha presión.

Le faltó agregar:

-Pobrecito.

Uno, aunque insomne, no tenía desveladas todas las neuronas. Una de ellas, no sé cuál, que seguía con atención y pasmo el franciscano discurso de Florentino, me susurró:

-Dos años. Qué barbaridad. ¿Por qué no le socorrió anímicamente este señor?

-El fútbol, tan poliédrico, tiene razones que no siempre comprende la racionalidad, y el señor Pérez, en su racionalidad, es tan poliédrico como el fútbol.

Comprendo que el presidente del Real Madrid se prodigue poco. Rara vez convence, rara vez resulta creíble, rara vez es socráticamente racional.

-Rara vez estoy de acuerdo con los periodistas, oiga, pero esta vez concuerdo con usted.

FP es maquiavélicamente listo. Y aprovechó la ocasión radiofónica, cómo no, para quejarse de los periodistas cuyo único objetivo es hacer sistemáticamente, maniacamente, daño al Real Madrid y a él, Avisó que en la Asamblea de socios compromisarios del próximo día 19 pedirá “más unidad –unidad más acendrada y prieta- al madridismo”.

-¿Para qué?

-Para echarle más humus polémico al fútbol.

Dijo alguien, no sé quién, que lo prioritario en el fútbol es el gol con o sin polémica, y que lo secundario es la polémica con o sin gol injusto. El humus, vaya.

Casillas, la cruz de Florentino Pérez

Domingo, 12 Julio 2015

El adiós, con nudo en la garganta, de Casillas. Dijo antes de empezar a leer lo que llevaba escrito:

-Me he comprometido a que tengo que leer esto.

Se delató. Soy así de malicioso o así de psicológicamente malicioso. ¿Con quién se ha comprometido? ¿Con su conciencia? Lo dudo. ¿Con el Real Madrid? No lo dudo.

Un diplomático, hace años, en un acto diplomático falaz, dijo:

-Un señor cabreado, que no es diplomático, es más sincero que un señor cabreado que es diplomático.

Un señor cabreado, el padre de Casillas; una señora cabreada, la madre de Casillas. Como no son diplomáticos, son sinceros. O más sinceros. Leo sus declaraciones a “El Mundo”, reproducidas en “As”. Basálticamente duras. Culpable de todo que ha sufrido Casillas en los dos últimos años, para ellos, sintetizando, Florentino Pérez. La “lata” de los sinsabores la abrió Mourinho, personaje entre raro y narcisista. Su lema era totalmente fraguista. Fraga dijo – dijo o se lo atribuyeron- que la calle era suya. Para Mourinho, el vestuario era suyo, era él.

-Convivir con él no es fácil. Hay que estar incondicionalmente con él, tenga o no tenga razón.

Quien esto me confesó un día sigue en el Real Madrid, y no es precisamente Casillas, con quien nunca he hablado. Ni por teléfono.

El calvario de Casillas, como digo, empezó con Mourinho. Con Mourinho, Casillas era ya el Casillas que hoy destaca pomposa e imperialmente en su comunicado oficial, con emoción hipócrita, el Real Madrid.

El otro día, en los desayunos deportivos de Europa Press, Joan Laporta, a quien le preguntaron por el “caso” Casillas, argumentó:

-Pitar a Iker en el Bernabéu es como pitar a Puyol en el Camp Nou.

O sea, inconcebible.

¿Por qué no hizo ningún comunicado de enérgica y madridista reprobación el Real Madrid de Florentino Pérez cuando empezaron a silbar r a Casillas? ¿Por qué , con su pasividad consentidora, no “saltó” FP para defender la imagen de quien “ha sido el mejor portero del Real Madrid de todos los tiempos”.

-Callo, luego consiento.

Esa es la puta realidad. A Cela le encantaba la palabra puta. “Tiene música, es eufónica, llena como una buena comida”, sostenía.

Casillas, a sus 34 años, intoxicados encima por dos años de malos tratos por parte del Real Madrid FP, es obvio que no es el que fue. El talento del portero, que decía el gran don Ricardo Zamora, es el instinto. El instinto es la primera arruga –no bella- del portero de cualquier deporte que se juegas con portero .

Nunca, que yo recuerde, ha tenido el Real Madrid un presidente con tan poca inteligencia emocional como Florentino Pérez. Detesto el fariseísmo y detesto el fariseo juramento de los políticos que juran o prometen “por imperativo legal”.

-A la porra esos políticos. O juran y prometen como Dios manda o, repito, a la porra. ¡Cuántos valores honorables han caducado y siguen caducando en España!

¿Casillas la cruz de Florentino Pérez, a partir de ahora?

Humanismo y dinero

Viernes, 10 Julio 2015

Florentino Pérez es dual: en ACS gana dinero y en el Real Madrid gana popularidad. En ACS hace ganar dinero a miles de trabajadores (artesanos del ladrillo y de la ingeniería) y en el Real Madrid hace ganar títulos al mejor club del siglo XX.

-Un sol de hombre.

Casi sí o sí. Destella talento y acierta mucho.

-Pero no siempre.

A eso voy. Me lo he preguntado algunas veces: ¿hay que ser duro de corazón para ganar y hacer ganar? He tratado en mi vida de periodista a muchas personas notables y sobresalientes. Alfonso Escámez, que de la nada -botones en un banco de Águilas- llegó a la presidencia del Banco Central, era, amén de fervoroso banquero, fervoroso humanista.

-Trabajo con gozo para el dinero – pregonaba-. El dinero, bien manejado, es un valor plural, un valor con alma. Cuánta gente, gracias a él, sale de la pobreza, monta negocios y prospera.

Un día le gasté una broma de mal gusto:

-Alfonso: me voy a morir con dos frustraciones: no haber aprendido a tocar la guitarra y no haber atracado un banco.

Brincó en el sillón:

-¡Chiquillo! – se enfadó-. No seas comunista, no seas ateo. Cree en el dinero y piensa que con él se hacen buenas obras.

¿Es humanista Florentino Pérez? Nunca me lo ha parecido (cabe que yo esté equivocado: lo digo para que no se me encrespen sus forofos). Asunto Casillas. A Casillas empezó a hacerle la vida imposible Mourinho (otro personaje anómalo a la vez que listo en su oficio: nunca me gustó). De no haber sido por él, quizá la vida de Casillas no hubiera sido la que ha sido últimamente desde que lo entrecejó el portugués.

-El presidente – me consta que se ha preguntado lógicamente desconcertado muchas veces- parece que está totalmente con él y nada conmigo. ¿Qué le he hecho?

Ahora mismo, es penoso que Casillas se haya ido del Real Madrid como se ha ido, sin quererse ir, porque se ha ido sin querer.

-¡Un pesetero! – se le ha escupido.

Qué mezquino y miserable es estigmatizar a quien tan ingentemente ha contribuido a ganar títulos y felicidad al Real Madrid. Que lance la primera piedra envuelta en billetes de quinientas pesetas quien, a la hora de defender sus intereses, no los ha defendido. El primero FP.

-Raúl, Hierro, Del Bosque y ahora, entre otros, Casillas: así salen del legendario Real Madrid FP sus figuras de borceguí y blasones. Casi de espaldas al club.

Asiento. Porque es verdad.

Comentario de un compañero portugués:

-Qué retorcida es la vida. Un portugués, Mourinho, es el causante del origen de la “caída” de Casillas, y un equipo portugués, el Oporto, lo acoge como su mejor fichaje en muchos años.

Ser y estar

Domingo, 28 Junio 2015

Hay que estar y ser. Estar a gusto y ser considerado.

-Y ser querido.

-También.

Ya dijo alguien que la felicidad consiste en estar y ser, y si no lo dijo alguien, lo digo yo ahora.

Unai Emery, por ejemplo, es feliz en el Sevilla. Está a gusto: por eso no se ha ido, a pesar de las sustanciosas ofertas a un equipo extranjero (eso se dice). Y su manera de ser en el trabajo convence a los ejecutivos y a los jugadores del Sevilla.

-Es honesto y sabio en su trabajo.

Olé. Los hechos lo corroboran.

El cariño. Sentirse querido es también, a veces, tan importante como el delicioso “vicio” del dinero. O más.

-No exagere. Dinero es dinero. No hay que pasarse.

Yo no sé quién de los precandidatos a la presidencia del Barcelona ganará: ¿Bartomeu, Laporta?

-¿Descarta usted a los otros?

-Pues sí. Soy así de atrevido. Claro que mi atrevimiento tiene el aval de la información que me llega, fiable para mí.

Bartomeu, al margen de los ciscos judiciales que le producen insomnio, “es” menos atractivo para el votante (el votante, como se sabe, es un ser más emocional que razonador). Bartomeu no arrebata.

-La inteligencia emocional” –me adoctrina un sociólogo-político- psicólogo- catedrático de filosofía- es un imperial poder.

-¿De qué es imperial poder?

-De seducción. España, en democracia, ha tenido seis presidentes. El más guapo, Adolfo Suárez (si bien, hay que agregar, eso va en gustos). El tenorio, el seductor por antonomasia, Felipe González. Por eso las mujeres le gritaban: “¡Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo!”.

Laporta, en bajito y ancho de espaldas, cintura y nalgas (hay que cuidarse), amén de puñetero independentista, es el Felipe González, de los cinco, seis o siete precandidatos ( he perdido la cuenta) a la presidencia del Barcelona.

-Lo sabe él –me informan- y lo sabemos todos por sondeos recientes. Laporta cae bien, no es H2O, agua. O sea, que no es incoloro, inodoro e insípido. A eso hay que sumar su carácter populista, efusivo, desembarazado.

Es pues, Laporta, ser que gusta y atrae. Por eso está en el puesto número uno –hoy, mañana no se sabe- de los precandidatos a la presidencia del Barça. Ser y estar: he aquí la cuestión. Otro día escribiré de FP, el H2O del Real Madrid.

Sergio Ramos

Mircoles, 24 Junio 2015

La arrogancia de creerse el que más casi siempre es causa de combate, de discrepancia y de polémica (no sólo en el fútbol, también en otros oficios).

-Siendo mucho- me dice mi amigo el pensador-, uno no es nadie sin los otros, de igual modo que los otros no son nadie sin uno que sea mucho.

Cristiano Ronaldo, siendo mucho, no sería el arrogante que es sin los otros. ¿Acaso no?

Sergio Ramos no es Cristiano, pues si ‘fútbol es fútbol’, sin gol ‘fútbol no es fútbol’. A su manera manchega, hace decena de años, don Santiago Bernabéu, sin embargo, se refirió a este asunto de esta otra singular y racional manera:

-En el ataque quiero delanteros casados con el gol por la Iglesia para que no sientan la tentación de divorciarse, y en la defensa quiero gente brava y ruda, como Marquitos, para que los delanteros del adversario no puedan hacer gol.

Conclusión. ‘Fútbol es fútbol’ con gente como Cristiano y gente como Sergio Ramos. Importantes los dos. Sigo la polémica, o el pulso, o el tira y afloja, entre Sergio Ramos y Florentino Pérez. Sergio, al parecer, para seguir en el Real Madrid, quiere más dinero.

-Conmigo, el Real Madrid –piensa- es más fortín contra el ansia goleadora del adversario. Yo soy a la vez el antigol en mi área y el gol milagroso en el área del adversario. Soy, pues, el fútbol en su versión defensiva y ofensiva.

Yo no sé exactamente lo que gana Sergio en el Real Madrid. Los que saben de esto, escriben que Cristiano gana al año diecisiete millones.

-Más, gana más –me corrigen.

Mejor para Cristiano. El gol, en el fútbol, se cotiza ahora a lo bestia, sobre todo desde que jeques y chinos han gustado el pirulí del balón.

-¿Y qué gana Sergio?

-Alrededor de seis millones.

-¡Qué poco!

Comprada su cifra con la de Cristiano, sí; pero es que Sergio no pretende igualarse en euros a Cristiano, sólo aproximársele.

El fútbol, desde hace años, sobre todo desde que estrenamos el siglo XXI, es a la vez juego y dinero. Sobre todo, si se es como Cristiano y Sergio, más dinero que juego. La medida de todas las cosas jamás ha sido el hombre, ha sido el dinero.

-Y el poder.

Exacto.Ocurre además, como epílogo, que la relación de “cariño” y “amor a la camiseta” parece que han dejado de ser “valores” de convivencia y respeto en el Real Madrid. Florentino va a lo suyo sin mojigangas sentimentales. Ama Florentino en función de la rentabilidad del amado. No desmintiéndome, ahí está, como caso reciente, el caso Casillas.

‘Fútbol sigue siendo fútbol’ de todos modos pero de otra manera.

¿Entendido, Rafa?

Mircoles, 10 Junio 2015

La Liga BBVA es sólo BBVA referida al Barça y al Real Madrid, los dos equipos millonarios de la Liga BBVA. El fútbol en España, casi siempre, últimamente, es cosa de dos. Digo casi siempre, porque de vez en cuando salta la liebre de un Atlético de Madrid y asusta a los leones de la BBVA.

-Somos la envidia de todos-

Dice bien, dice verdad el señor Bartomeu, en cuanto que con él el Barça ha vuelto a tener trillizos (Liga, Copa del Rey, Champions), ha crecido el activo de la caja de caudales (dispone de 600 millones para la próxima temporada), ha mejorado el contrato de Luis Enrique y el Barça con él, repito, es, amén de más que un club, un club ciertamente paradisíaco.

-Donde hay unión y armonía, hay fuerza.

Otra verdad del señor Bartomeu. Que se va, por imperativo de las elecciones, para volver, “si me eligen, si me votan”, que dice. Lo tiene todo de dulce, electoralmente.

-Lo lógico es que le voten; mejor de lo que él lo ha hecho, imposible. Sólo que…a lo mejor se presenta Joan Laporta.

Hay otros candidatos a la presidencia azulgrana, pero el “demonio” a batir, es Joan Laporta.

-Es que Joan –me dicen- es mucho adversario, políticamente.

Políticamente, sí. El señor Laporta es más catalanista que español, es por lo tanto el candidato preferido por la “casta secesionista”.

-Con Bartomeu, el Barça seguirá dando guerra, por descontado, pero sólo futbolística. Con Laporta, el Barça atenderá dos guerras: la futbolística y la política.

Así está el panorama azulgrana. ¿Cómo está el paisaje blanco?

-De envidia, claro es, y de rabia. En la última década el Barça ha agavillado 23 títulos; el Real Madrid, menos de la mitad, diez. Y esto tiene herido el corazón de la envidia de Florentino Pérez.

-Rafa, ni una temporada más sin títulos. No lo soporto.

Benítez lo sabe, lo sabe bien, y bien claro que se lo ha advertido además el buenazo de Zidane: “Si no hay títulos, hay puerta”. Con títulos, también del Real Madrid al cielo.

Cuando no hay fútbol, crece la otra hierba, la hierba del runruneo. Pero, madridistas, tranquilos. Cristiano no se va a ir, ni ahora ni tal vez nunca; y como Rafa es astuto y listo, ha regresado para ponerle a su carrera el “colofón de otra vez el Real Madrid, también en el XXI, es el mejor equipo del siglo”.

-Ha llegado el momento de acabar con la década prodigiosa del Barça e inaugurar la década portentosa del Real Madrid. ¿Entendido, Rafa?

El entrenador pródigo

Mircoles, 3 Junio 2015

Rafael Benítez, el entrenador pródigo del Real Madrid, como la evangélica parábola de Jesús. Retorna a la casa de la que se fue en 2005. Pero regresa de su peregrinaje internacional con un baúl preñado de éxitos sobresaliente, no con una mano delante y otra detrás

-Es que es un entrenador sobresaliente.

Lo es. Sin discusión. A sus 55 años, calvo, trilingüe y entrado en carnes, no es joven, no es viejo.

-A partir de los cincuenta años, se sabe mucho y se duda también mucho.

El pensamiento, casi nadie, es de Voltaire.

Viene a sustituir a un “gran señor”, Carlo Ancelotti, de quien Berlusconi, al que ha dado calabazas, pues no entrenará al Milán, ha dicho: “Carlo es un fuera de serie en lo suyo, como entrenador y como señor. Señor siempre, señor en todo”. Al parecer, Berlusconi no entiende las “calabazas” del Real Madrid a Carlo Ancelotti. “Ancelotti – opina- es sabio en fútbol y es sabio en el ‘arte’ de la convivencia. Convivir –matiza- con los egos de un vestuario exige un carácter como el de Carlo”.

Ancelotti, agua pasada para el Real Madrid. El Real Madrid, no se olvide, es también el ego de Florentino Pérez, cuya máxima repite una y otra vez desde hace años:

-La exigencia es máxima (en el Real Madrid).

Exigencia, hay que interpretar, de títulos. Si la medida de todas las cosas es el hombre, para Florentino al hombre entrenador de fútbol se le mide, y evalúa, por su capacidad para ganar títulos. En economía se habla de la relación calidad/precio. Florentino, en fútbol, se atiene a la ecuación calidad/ títulos.

-El fútbol sin títulos es como el sexo sin amor.

Para FP, sí.

Rafael Benítez tiene tres amores: el trabajo, la pasión (por el fútbol) y la disciplina.

-Somos lo que somos capaces de hacer - sostiene

Su máxima es parienta de la de FP.

Hay quien duda del éxito de Rafa Benítez en el Real Madrid. Y hay quien le considera, también, que es un entrenador más de vuelta que de ida. Discrepo con dudas. Su éxito en el Real Madrid lo medirá, como digo, su talento para ganar títulos.

-¿A qué aspira Florentino con Benítez?

-A que acabe con eso de que el Barça, además de ser más que un club, sea el club que más títulos gana últimamente.

Ya lo sabe Benítez. El contrato que ha firmado por tres años con el Real Madrid lo blinda contra todo, menos con la sequía de títulos.

Gustar y gustarse

Jueves, 21 Mayo 2015

La vida es debate plural y diverso, como España y el fútbol.

-Como el fútbol siempre y como España en estos días por la cosa de las elecciones. Sin el debate del fútbol y el debate de las promesas que rara vez cumplen de los partidos políticos, la vida, ciertamente, sería soporífera –que dijo de otra manera y con otras palabras Sócrates.

En fútbol, ahora mismo, la vida es el probable triplete del Barça y el cero patatero del Real Madrid en títulos.

-Florentino –que le recuerdan insistentemente los memoriones-, que en los últimos siete años, el Barcelona ha agavillado doce títulos y tu equipo, Florentino, la mitad, sólo seis. Florentino, así no podemos seguir

La vida es que sería divertido, según los profesionales del runruneo, que el Barça fichase a Ancelotti y el Real Madrid a Luis Enrique.

-¿Y por qué no? El trueque le echaría sal, pimienta y orégano a la eterna rivalidad entre el Real Madrid y el Barça. De todos modos, ese trueque es imposible. Luis Enrique va a seguir en el Barça. Dalo por hecho aunque nadie, todavía, lo dé por hecho.

La vida es que los tres equipos europeos que más dinero invierten últimamente en jugadores, City, PSG y Real Madrid, no brillan como debieran brillar.

-Ya lo dice hoy Cruyff. En fútbol, el dinero no lo es todo. El fútbol, amén de dinero, por descontado, es un proyecto sólido y una gestión con mucha sesera.

La vida es que en el Real Madrid, en este momento, hay nerviosismo, discrepancias y rabia.

-Uno de los problemas del Real Madrid es que así como “yo soy el líder” (Luis Enrique), Florentino Pérez, como gestor, no es “líder que destile empatía”. De FP no fluye carisma, y de ahí que Cristiano vuelva a estar disgustado. En el Real Madrid eso de estar disgustado, en el vestuario, es gripe no erradicada..

La vida es que Ancelotti, del que curiosa y unánimemente todos los entendidos hablan bien, tiene disgustado a Florentino Pérez.

-¿Lo ven? El disgusto es pez que nada en el del Real Madrid como si el Real Madrid fuese el Mediterráneo del fútbol . Los “sensatos” consideran que Ancelotti debe de continuar. Ancelotti, sin embargo, no cree que ganen los sensatos. ¿Otro entrenador y otra vez volver a empezar?

La vida es que el Atlético de Madrid, esta temporada, no ha sido el de las temporadas anteriores .

-Simeone y Cerezo y Gil deben reaccionar lo antes posible y resolver algunos problemas (hablaremos de ellos próximamente).

La vida, en fin, es estar a gusto. Hacer las cosas con gusto. Gustar y gustarse.

Hacer política, hacer fútbol

Mircoles, 15 Abril 2015

“Hacer política”, leo. “Hay que hacer política”, reiteran los que ansían entrar en la Moncloa, o sea la leal oposición. “Rajoy no hace política”, insisten. La frase, claro es, por ambigua para mí, me ha llamado la atención, lo cual que he telefoneado a un político amigo, del PP hace años y ahora votante del PSOE.

-Oye –le digo- , qué es hacer política.

-Hacer política es frase evangélica. Dar trabajo a quien no lo tienen, subir el tono adquisitivo de de los sueldos, impedir que los ricos guarden sus riquezas en paraísos fiscales y que los que más tienen paguen a Hacienda lo que ahora no pagan.

-Eso – le corto- es lo que predican los socialistas, pero los socialistas creo que no son nada evangelistas, son más bien laicos o incrédulos. Algo así.

-Hacer política es igual -se me enfada y compara- que hacer fútbol.

-Un momento: ¿qué es hacer fútbol?.

-Lo que hizo ayer el Real Madrid contra el Atlético en la primera parte. Jugar bien. Jugar bonito. Jugar con velocidad. Jugar con talento. Y no hacer gol.

-Eso es verdad– convengo-. Pero si hace bien todo eso y no haces gol, ¿de qué le sirve hacer bien todo eso?

-Ese es el problema del fútbol y ese es el problema de la política.

-Explícate.

- Es obvio que Rajoy ha evitado el rescate económico de España y que con él ha empezado a crecer la economía del país. Pero ¿de qué le sirve todo eso, electoralmente, si hay todavía más de cuatro millones de parados (y eso son votos), los sueldos son flácidos y los licenciados y doctores tienen que emigrar en busca de trabajo al extranjero?

Respira dos segundos y prosigue:

-El Real Madrid, en efecto, tiene más dinero que el Atlético, jugó mejor que el Atlético ayer, pero no hizo gol. El gol del político es el voto, y el voto, en fútbol, es que el balón entre en la urna de la portería. Esta es la cuestión. El Real Madrid sabe hacer fútbol, pero si en el partido de vuelta en el Bernabéu el Atlético hace gol antes que él y él, el Real Madrid, no hace gol, a la porra la undécima Champions, la obsesión de Ancelotti y de Florentino.

-Vaya. El fútbol como la política y la política, como el fútbol, ¿no?

- Exacto. Para vivir bien, hay que hacer bien todas las cosas. Parece que Rajoy y el Real Madrid no acaban de hacerlas bien. A los dos, sin embargo, les queda todavía tiempo para rectificar.

Ciertamente; conviene recordar también que es de sabios rectificar, pues si los sabios no rectifican, la gente cambia de sabios.