Blogs

Entradas con etiqueta ‘Granero’

No pincha y golea

Lunes, 1 Marzo 2010

El Barça “Caviar” y el Real Madrid “Martillo Pilón”. Es lo que se escribe de ellos. El Real Madrid es cada vez más goleador y el Barça sigue ganando con fútbol “caviar”. Guardiola no ha perdido la fe en su gente, a pesar de las lesiones, y, como dijo el otro día,”estamos en la recta final y ya no hay margen para el error”.

El Real Madrid tiene un cañonero, “el cañón de Navarón”, o sea a Cristiano Ronaldo; y a Higuain, la “ametralladora” del equipo, y a un Kaká cada día más encarnado en el Real Madrid, “con el que acabaré fusionado”, y a un Arbeloa y a un Marcelo y a un Granero en “fase creciente”.
-Me gusta como se gustan, y es que cada vez están más a gusto.
El chileno habla poco y escueto. Algún día, quizá, abra la esclusa del corazón para desahogarlo del caudal de presión que,silentemente,tanto le hace sufrir.
El Real Madrid ha mejorado, esto es cierto. Y eso empieza a sentirlo el Barça, cuya gente ve, rumia y calla. Que el Barça es “caviar”, nadie lo niega .Pero que no es el de la temporada pasada, también. Le falta aquel brío, fulgor y fosforecencia que le permitió la gesta de su historia, el aúreo y titánico hatillo de los séis títulos.
De fútbol, como se sabe, sabemos todos y a veces no saben ni hasta los que viven profesionalmente de él.
-¡Hombre, yo sé…!
-Usted,como todos, sabe y no sabe.
Guardiola no es mesiánico y reconoce que “crece la tensión” cada semana . Pellegrini, también cauteloso, opina sin embargo “que aún no somos el equipo perfecto.
La opinión extendida es que la “equis” del ganador de la Liga es probable que la despeje el “bicefálico” partido del Bernabéu.
Repasando los periódicos de Barcelona se infiere que, en efecto, al Barça empieza a transpirar “sudor de respetro y miedo“. La crítica catalana,sin dejar de admirar y gloriar al Barça,constriñe el optimismo, “y es que este Real Madrid no sólo no pincha,sino que encima golea” Golea con frescura, con gracia y con arte,mientras que el Barça, puro caviar, suda y suda y suda cada vez más el triunfo. Brotes verdes de un Real Madrid cada semana más acollonador.