Blogs

Entradas con etiqueta ‘Iturralde González’

La púdica honrradez de Iturralde

Mircoles, 10 Febrero 2010

Recientemente, hablando de fútbol con un diputado del PSOE, honesto e inteligente él, me dijo:

-Admiro el decoro y la honradez de los árbitros, a quienes tan duramente zurráis a veces sin razón.

Sonrió,hizo una pausa e ironizó:

-Si todos los políticos fuésemos como los árbitros, otra sería nuestra reputación.

El árbitro vasco Eduardo González Iturralde será el “ojo de halcón de la ley” el domingo en el Vicente Calderón. Partido tan complicado para el Atlético por sus mareas de irregularidad como para el Barça por sus numerosas bajas (cuatro o cinco: unas por sanción, otras por lesión). Iturralde es un gran árbitro.Por todo; de él, Juan Manuel Osorio, me decía una vez:

-Me gusta por su objetividad.Es tan objetivo,que a veces se equivoca poco “a favor” del Real Madrid.

Soy, por experiencia y también porque no me gusta la demagogia de “la culpa ha sido del árbitro”, hostíl a traspolar a los árbitros, aunque a veces yerran, las culpas de los jugadores (el otro día,Raúl tuvo tres ocasiones de gol: falló un pelín,las otras dos se las malogró el portero españolista Kameli).

Ya ha empezado la “megacampaña” de desprestigio de Iturralde. “Cuidado con Iturralde. Se equivoca más a favor del Barça que del Real Madrid”.Fijense que el partido es en el Vicente Calderón,contra el Atlético. Pero tantos los forofos del “villarato” o “villarazo”, según, como los del “florinato”, pasan del Atlético. El Barça necesita ganar para mantener los cinco puntos de ventaja sobre el Real Madrid y los del “florinato” necesitan que pierda el Barça para no decir tan pronto adiós a la Liga.

Afortunadamente, Iturralde tiene la púdica terquedad de la pulcra honradez a carta cabal.

-Pero ,¿y si se equivoca?

-Más se equivoca,en cuantro a terquedad, ZP y ahí está: impasible y cabezón como una mula de Rojales. España va bien. Aquí no pasa nada. Son el Atlético y el Barça los que tienen que jugar-estar bien.Y el Real Madrid,mientras,a esperar y no desesperar.