Blogs

Entradas con etiqueta ‘James Rodríguez’

Reflexión

Lunes, 27 Octubre 2014

Es mejor ser jugador del Real Madrid que político y es mejor ser político que licenciado universitario en el paro. Esto no es mío, esto lo oí el otro día en la calle.
-La masa cerebral del político –tengo apuntado también- tiene razones que la razón de la masa votante no siempre comprende.
La política y el fútbol son así. Acabado el partido del 3-1 en el Bernabéu, un directivo del Real Madrid, eufórico, exclamó:
-En este Clásico ha empezado a ganar la Liga el Real Madrid.
Pues tal vez sí y tal vez nosotros. Lo que realmente traigo hoy aquí, a esta columna, no es mi opinión, sino la sorprendente opinión de los periódicos catalanes, habitualmente tan subjetivamente poco objetivos.
Ancelotti ha conjuntado un gran equipo”, “Isco tenía reputación técnica pero corría poco. Ya no es así. Ancelotti le ha enseñado a correr”, “Excelente el centro de campo del Real Madrid con Modric, Kroos, James e Isco”, “Como en los viejos tiempos, la adversidad del 0-1 del Barça, apenas comenzado el partido, resucitó al Real Madrid”, “Lucho tiene ante sí bastante trabajo, y bastantes dudas”.
-Qué dulce para el Real Madrid leer tanto derroche de elogio y reconocimiento.
Es lo que me ha llamado la atención. Ciertamente, el Barcelona, como resaltan también los analizadores azulgranas desprovistos – si quiera por una vez- de su subjetividad azulgrana, no es lo titánico que parecía. ¿Cómo han llegado a esta conclusión de inquietud? Se la pegó en la Champions contra el PSG y se la ha pegado en el Bernabéu contra el Real Madrid. “Señal –dice uno- de que hay cosas que retocar, afinar y arreglar, querido Luis Enrique, en el equipo”.

Luego es mejor, también esto, ser jugador del Real Madrid que del Barça. Hay que leer la Historia, con mayúscula, de las cosas, de los hechos, de los caracteres y de los pensadores.
-Yo quiero que el Real Madrid gane siempre, hasta sin razón; lo que no quiero, una vez conseguida la victoria sin razón, es que se ignore la sinrazón de esa victoria. En el campo, pasión; en el despacho, la pasión del análisis.
¿Qué de quién es ésta reflexión? De un señor que jamás fue político, de un señor que tan sólo fue presidente del Real Madrid.
-Ya sé, de don Santiago Bernabéu.
-Pues no, esta vez no. Esta reflexión se le ocurrió a un presidente hoy casi olvidado. Se llamaba Ramón Mendoza. El Real Madrid, con él, fue importante también.

Opinar en contra

Viernes, 19 Septiembre 2014

El español es un animal opinante, como testifican las redes sociales. Rara vez opina a favor, casi siempre opina en contra. Como Cayo Lara. Cada vez que sale en la televisión, en la que sea, es para arrear leña.
-¿Fue leñador antes que político?

A lo mejor. Quién sabe. Su arma, de todos modos, es el hacha de la hostilidad. A mí me divierte.
-A ver a quien atiza hoy, a ver a quien desgaja – digo, me digo, en cuanto le televeo.

Luis Enrique va a hacer historia en el Barça, a favor y en contra. Luis Enrique es, por genes, y asturiano bien nacido, imperativo, categórico.
-¿Le gusta a usted Luis Enrique? –me preguntan a veces.
-Tiene carácter, y los hombres de carácter calan socialmente a favor y en contra.

De momento, Luis Enrique, como el cardenal Cisneros, puede exclamar:
-Estos son mis poderes.

Exclamar y presumir. La suerte, en efecto, le sonríe tanto en la Liga como en la Champions: cuatro partidos y cuatro victorias, con siete goles a favor y ninguno en contra.

Se le reprocha sin embargo que en la Champions, el otro día, de entrada, alineó siete canteranos.
-Qué osado, Luis Enrique.

Oyó el reproche pero se hizo el sordo.
Luis Enrique tiene una plantilla mixta de figuras y jóvenes, y cree en el divino tesoro de los canteranos. No en balde “se ha hecho globalmente” en el Barça, del que una vez dijo
-Es un equipo, es más que un club y es un gozo jugar en él.
Le dolía en el recuerdo, se ve, el Real Madrid, del que, por lo que fuere, acabó “yéndose”. Como se ha ido también, sin querer, Di María. Y es que si el Barça es más que un club, el Real Madrid, desde que lo preside Florentino, es además una empresa.
-¿Más romántico el Barça que el Real Madrid?
Tal vez. El Barça cree en su cantera. Hoy, Mundo Deportivo, a toda plana, destaca con orgullo en su primera página: “Cosecha del 95: Samper, Munir, Sandro“.
Al Real Madrid FP, en cambio, le gustan jugadores manufacturados, y cuanto más caros, mejor. Es su muy honorable manera de “hacer” equipo.
Luis Enrique, por lo que se ve, tiene un sentimiento más democrática del fútbol. “Tengo una plantilla magnífica, opina, y mi trabajo es tratar de tener contentos a todos”.
Ancelotti, en el Real Madrid, opina lo que opina FP. No dispone, según parece, de la libertad de Luis Enrique. O sea, “James, lo haga regular o mal, ha costado un huevazo de dinero y hay que alinearlo”. Ancelotti, obedece. “Quien bien quiere (el puesto de trabajo que tiene), obedece” (refrán o frase de alguien).
Cayo Lara, Luis Enrique, Florentino, Ancelotti. Seres opinantes, españoles o no, si bien el español , insisto en ello es el ser más opinante del mundo, por lo tanto el más Don Contreras del mundo: viene a ser igual.

Podemos

Viernes, 12 Septiembre 2014

El verbo poder es un verbo política y deportivamente agresivo. Podemos, el partido del exótico Pablo Iglesias, ¿qué es? Un proyecto de reto, un deseo de “poder”.
-Podemos hacer lo que los demás no pueden ni saben hacer
Bueno: eso es la política.
-En la oposición –decía el ‘viejo’ profesor Tierno Galván, a quien admiré en vida-, si no prometes “delicias”, hay que dedicarse a otra cosa.
Política y deporte, en común, tiene muchas cosas. Simeone , como Pablo Iglesias, es vitalista. Su última exótica frase: “El Atlético es el equipo del pueblo”. La demagogia es hierba que cree tanto en la política como en el deporte. A Simeone, es su talante, no le asusta el partido del Bernabéu. La fe, virtud también humanamente laica y atea, le acompaña desde que se levanta hasta que se acuesta. La plantilla del Atlético, esta temporada, es otra: se han ido jugadores y han venido otros.

¿Ha sido, para él, inconveniente para rehacer y ajustar el equipo?.
-Lo importante –sostiene desde su filosofía - no son tanto los jugadores como el sistema. Los jugadores claro que son importantes –sigue razonando-, pero tan importante como ellos es tener definido el sistema.
El sistema atlético es el del año pasado. Hace unos días, tras la goleada a Macedonia, Silva comentaba: “El estilo no se toca”.
Ciertamente, no se debe tocar, o cambiar, lo que funciona. A Del Bosque le funciona su estilo o sistema. Y a Simeone, también el suyo.
En teoría, por dinero, salarios y “calidad”, el Real Madrid es mejor que el Atlético. Lo reconoce hasta Enrique Cerezo, otro vitalista:
-Ellos, sobre el papel, valen más. El Atlético, sobre el terreno de juego, vale como el que más.
Optimismo, vitalismo, fe: he aquí el Atlético que se va a ver, que vamos a ver, en el Bernabéu. ¿Qué opone a ese Atlético el

Real Madrid de Ancelotti?
-Dudas; su tormento –me dicen- es el centro del campo.

Ancelotti es más razón que corazón. Creo. Y a pesar de que ha dicho que dio su visto bueno a Florentino para que se “deshiciera” de Di María y Xabi, uno, o sea yo, sigue sin creérselo.
-¿Por qué?

Florentino, contra lo que opinan otros, es un ser, amén de superior (Butragueño), difuso y autoritarista. Me lo dice quien sabe:
-La salida de Xabi y Di María, especialmente la de éste, le ha sentado a Ancelotti a aceite de ricino (purga que nos daban a los niños del siglo pasado para “amargarnos” el paladar y hacernos llorar).
¿Conseguirán James, Kroos, Modric, e Illarramendi borrar la memoria de Xabi y Di María? Interesante, mucho, este nuevo “reencuentro” entre el equipo del pueblo de Simeone y el equipo diesel de Ancelotti .