Blogs

Entradas con etiqueta ‘Jorge Lorenzo’

Marc Márquez

Lunes, 2 Junio 2014

Hacer un gol más que el adversario y pisar la línea de meta el primero. Sergio Ramos, para algunos “Domingo de Ramos”, hizo el gol de la Décima. El gol del empate. El gol de la prórroga. Gol glorioso para el Real Madrid, gol cruel para el Atlético. Hasta el casi último minuto, la Décima era a la vez laurel rojiblanco y otro fiasco para Florentino Pérez. Pero allí estaba “Domingo de Ramos” para con su mesiánico cabezazo regalarle a Florentino el “gran capricho” de su vida.
-Qué malvado es el destino.
Pues sí y pues no. Malvado para el Atlético y miel de la Alcarria para el Real Madrid.
-Qué carrera, qué emoción nos han ofrecido en Moto GP Márquez y Lorenzo, como la final de la Champions entre el Real Madrid y el Atlético. Hasta el mismísimo último instante, suspense a raudales –me comenta un amigo, viendo el Gran Premio de Italia.

Sergio Ramos, “Domingo de Ramos”. Marc Márquez, “Domingo de champán” domingo tras domingo. Y van seis domingos. Puede, por lo tanto, quien cree que puede, y no puede quien no puede con quien tan ciegamente cree que puede.
-He sufrido y me he divertido – declara encima Márquez acabado el carrerón.

Lo de Marc es sensacional. Compatibiliza siempre con una sonrisa los antagónicos, en teoría, sufrimiento y diversión.
-Hoy, ¿a qué ha sido emocionante?

Así de sencillo e infantil es Marc, a quien Valentino Rossi, que sigue sin creerse lo que ve, no hace más que colmarle de zalemas.
-Con su mente hace lo que quiere con la moto.
Ya no sabe Rossi si la moto es su mente o si la mente es su moto.
Qué bello es el deporte con el orégano de la emoción y el ajo del suspense. Y con el laurel del señorío.

Cabezas de oro

Domingo, 10 Octubre 2010

El ariete es un ser de goles, si no, no, o sea Llorente. El piloto de motos es un ser que siente el placer de la velocidad sin que se le achiquen los cojones , o sea Jorge Lorenzo.

Hace unos días, en un bar, escuché este trabalenguas o juego de palabras:
- Qué pena que el color “rojo” sólo se “nos” dé bien en el deporte. En la economía, en cambio, “los rojos” no funcionamos. ¿Por qué será?

Eso quisiéramos saber todos,”rojos” o no “rojos. Llorente es alto y guapo, un Cristiano Ronaldo a lo vasco. A Cristiano se le dan los pies como a Llorente la cabeza. “España de cabeza al Europeo”, titula jacarandosamente , un colega de Barcelona tras el 3-1 a Lituania. En la Selección “roja” hay , en efecto, muchas cabezas formidables. La primera, la del silente Vicente Del Bosque, que no hace ruido ni en la victoria ni en la derrota. Hacen ruido gozoso, sin embargo, sus alineaciones. Sin Xavi, hace unos días, lo confieso, no oculté esta pesimista y  dubitativa reflexión : “¿Cómo será la Selección de Del Bosque sin Xavi?”

-Ya lo ha visto usted, formidable también.

Sin  desmerecer al catalán, que cuanto más dure y dure y dure vistiendo “la roja”, mucho mejor para la Selección, hay que encomiar  con fruición  el talento de los sustitutos, pues Del Bosque hubo de improvisar no sólo para hacer olvidar a Xavi sino también para que no nos acordásemos de Torres y  Xabi Alonso; y, la verdad, ni Del Bosque se autodesmereció, ni los Cazorla, Silva y compañía bajaron el hambruno nivel de coraje y ansias de “la roja”. Bien, bien, bien.

-Se les puede dejar solos.

Lo que más seduce de la Selección es la calidez de unión y convivencia que destila.
Acabo de ver la carrera de Jorge Lorenzo. Campeón del mundo de MotoGP. Digamos que “no necesitaba jugársela” contra Rossi. Era lo juicioso y juicioso fue. Jorge es ya otro oro en el “rojo” color de oros del deporte español. Jorge es otra cabeza de oro, como la de Llorente. España: cabezas “rojas” de oro del deporte mundial.

A las 12 y 36 minutos en punto

Lunes, 6 Septiembre 2010

Pienso en el poema de Lorca. A las 12 y 36 minutos en punto…A esa hora, el piloto Shoya Tomizawa, 19 años, perdió el control de su máquina, cayó y fue destrozado físicamente por la moto de un compañero. Eran las 12 y 36 minutos en punto y los pilotos “navegaban” a más de 200 kilómetros por hora.

Las motos, cada vez más,al menos así me lo parece, corren como navegan los veleros en esas bravas ceñidas de escoramientos desafiantes a las fuerza del viento y a la ley de la gravedad.
-¡Qué tíos,qué valientes! ¡Y no se caen! -pienso a veces viendo la oblicuidad de los conductores de motos en las curvas.
Para el clásico Esquilo, morir gloriosamente es una bendición de los dioses. Tal vez. Pero morir a los l9 años es más bien una putada, y que los dioses griegos me perdonen. Jorge Lorenzo, tan divino sobre la moto y con una sesera tan geométricamente brillante como pragmaticamente antilírica ( así exige ls testas este deporte), ha hecho este comentario: “En este deporte tan compertitivo, tienes que ir al límite y jugártela”.
Es la cruda y letal verdad.
Cuando Angel Nieto era lo que hoy son Jorge Lorenzo y Pedrosa,o sea genio (sigue siéndolo,ojo), recuerdo que le pregunté -¿Pensáis en la muerte? Es que -me justifiqué- la desafiáis sin ningún respeto y eso -exprimí gotas de humor- a la señora de la guadaña tiene que jeringarle.
Angel, otra masa cerebral envidiable, me puso una mano sobre el hombro y me susurró:
-A mi edad (tenía 22 ó 23 años,quizá alguno menos),se piensa en ganar, en ser el mejor y en disfrutar de “la vida como riesgo”.Sólo en todo eso se piensa.¿La muerte? ¿Qué es eso?.Chaval:que soy un piopiolo.Que estoy en lo mejor de mi vida.
La vida, ciertamente, es riesgo, bravura y competitividad.