Blogs

Entradas con etiqueta ‘José Luis Sáez’

Confesión de rencor

Lunes, 5 Octubre 2009

La venganza es una confesión de rencor. José Luis Sáez, presidente de la Federación Española de Baloncesto, hace hoy una confesión de rencor.Cutres y zafias sus declaraciones de hoy en “Marca” contra el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco. Y falaces. Alejandro Blanco no tiene culpa alguna de la votación del CIO a favor de Río de Janeiro. Se sabía, desde casi siempre, que Madrid 2016 no tenía opción alguna a los Juegos de 2016 por una sóla razón:la política. El CIO, como tengo escrito, es política; el CIO es un cónclave político de políticos, presidido por el papa Jacques Rogge, sucesor del no menos papa Juan Antionio Samaranch. Así de claro.

Y el que trate de amañar esta verdad, miente, es un maniqueo. Rogge quería ser el primer presidente del CIO que llevara los Juegos Olímpicos al continente suramericano.¡Bingo!¡Logrado”. De la misma manera que Samaranch ha pasado a la Historia del Olimpismo por haber sido el primer presidente del CIO que hizo olímpica a China con el dedo de “su poder”,del poder que en su día le dió su largo y modernizador papado olímpico:veintíún años.

-¿Tan seguro está usted de lo que dice!

-Es que lo he vivido.Y vivir es ver, fijarse, aprender y acumular enseñanza.

Río de Janeiro, y dejémonos de fantasías y especulaciones, era el deseo de Rogge. Y en el cónclave olímpico, la voluntad de su papa es “palabra de papa”, como en su día, gracias a la volunad de Samaranch, Barcelona fue ciudad olímpica.

¿Por qué no cuenta Saéz la sinrazón de su rencor en “Marca” (el rencor jamás lo pare la razón) contra Alejandro Blanco?.

¡Ah! El señor Blanco y yo sólo somos conocidos. Nuestra relación ni tan siquiera ha alcanzado la hermosa categoría de la amistad. Lo que ocurre es que el señor Sáez trata ahora de “ajustarle” una vieja cuenta al señor Blanco, y todo porque el señor Blanco no accedió, en su día, y de esto hace años, a algo que, reglamentariamente, no era olímpicamente limpio.

Limpiemos de musarañas, en la medida de lo posible, el deporte.