Blogs

Entradas con etiqueta ‘jose mourinho’

A esperar

Viernes, 3 Junio 2011

Mourinho, hombre siglo XXI, no se siente feliz por la desaparición de Jorge Valdano, sino por la innovación o puesta al día de la estructura del Real Madrid, que era estructura arcaica siglo XX.

-Yo quiero lo mejor para el Real Madrid, porque lo mejor para el Real Madrid es lo mejor para mí.

Mou es, además, un ejecutivo moderno

-¿Qué es un ejecutivo moderno?

-Un señor que influye, manda, gana mucho dinero y antes de los 50 años sienta plaza en la lista de los más millonarios de la revista Forbes

Florentino Pérez es también, como Mou, un ejecutivo moderno. Y ansioso; la ansiedad es sencillamente el quiero más, cada vez más y así hasta el infinito del cada vez más.

Lo de ZP era el cheque-bebé hasta que la crisis le dijo, “eh, presidente, hay que ahorrar, que usted sí puede pero la España parturienta con esto de la deuda que no cesa y su gemelo el crack que tampoco cesa, no puede. Lo suprimió, a ver qué vida. Y es que ZP es un ejecutivo de pitiminí al lado de Mourinho y  Florentino, el hombre del cheque-crack.

-Florentino, a la chita callando, su táctica de siempre, al final, con el poder atómico de su chequera, vestirá de blanco a Agüero y tal vez incluso a Cesc -me dice quien sabe y especula, que el fútbol es también, como se sabe, rumor y especulación.

Florentino no es gafe, pero lleva tiempo en que, pese a sus ansiedades, nada le sale bien. En fútbol, ¿acaso por culpa del Barça? ¿Acaso por culpa del poderoso caballero, que a veces ni es caballero ni poderoso? En baloncesto, idem.

Florentino ama al Real Madrid como se ama a sí mismo, y su amor sin calabazas en la temporada 2011-2012 será el Real Madrid otra vez “imperator”. Eso se autodice, eso se autodesea y eso logrará con su atómico cheque-crack.

-El mundo lo mueven dos cosas: el amor y el dinero. Florentino es un hombre-caudal en amor y en dinero. Sólo que la suerte y las inversiones, hasta ahora, no le han correspondido.

Agüero, Cesc, Mou, Florentino, rumor, especulación, ambición: esto es el fútbol. A esperar.

Todo el color…

Viernes, 6 Mayo 2011

La UEFA no se casa con nadie y la UEFA es organismo al que no le gusta, ni poco ni mucho ni nada, que le rocen los cataplines. Del “aquí mando yo, señor Valdano” de Mourinho al “¡aquí no manda usted, señor Mourinho!” de la UEFA de Platini, otro yoista.

Mourinho, afortunadamente, es rico. La UEFA, por lo del otro día, ya saben, no voy a contarlo otra vez, le ha cascado 50.000 euros de multa, amén de cinco partidos. Sumados estos 50.000 a los 40.000 que le impuso por ordenar a Sergio Ramos y a Xabi Alonso que se autoexpulsasen (contra el Ajax), Mourinho se ha convertido probablemente en el mejor “mercado de pesca” de la UEFA.

-Sigue, hijo, sigue, que aquí mandamos nosotros y aquí hay muchos gastos, debe de pensar Platini.

Analizar la verdad con la lente de la pulcra y exquisita objetividad, lo sé, es peligroso: en política, en fútbol, en todo. Para los madridistas, ha quedado que en el partido de vuelta en el Camp Nou, el árbitro, anulando el gol de Higuáin, les “robó” también, a lo mejor, la eliminatoria.

-¡Es que fue un robo!- vocifera.

El barcelonismo, como en la poesía de Campoamor en la que se rima que “todo es según el color del cristal con que se mire”, opina que el árbitro fue madridista, en cuanto que debió expulsar a Lass, Marcelo, Adebayor y Carvalho.

No voy a alegrar los oídos al madridismo ni al barcelonismo. El fútbol es, como se sabe, un juego de balón, de árbitro y de montescos mourinhistas y capuletos guardiolistas. Lo que sí voy a decir, hoy algo sesagadamente -otro día a lo mejor no- es que el señor Mourinho es, a la vez que un gran entrenador, un gran camorrista. Y que tiene el talento, también esto, de ver las cosas no como son exactamente sino del color que le conviene, y que esto empieza en la UEFA y en Europa y en el madridismo sensato a no gustar.

Balance Mourinho

Jueves, 28 Abril 2011

Interpreta, que algo queda. Interpreto: discutible, si se quiere, la tarjeta roja a Pepe. Intolerable, sin discusión, la rueda de prensa de Mourinho.

-Esto de Mourinho nos sonroja.

El Real Madrid es señorío. El señorío en todo momento. El señorío, su señorío, es su blasón. Hay, dentro del Real Madrid, hoy, ahora mismo, rubor e indignación por el estilo zahareño de Mourinho.

Bien: hablemos de Mourinho, de su “futuro”, de lo que ha conseguido y de lo que probablemente no conseguirá con él el Real Madrid:

a) con Mourinho, ante un “grande”, el Real Madrid juega a no dejar jugar, “como un equipo colista”, que decía el otro día el escritor Luis Racionero. Es el estilo Mourinho. ¿Es también el estilo que quiere el Real Madrid?

b) el Barça transmite calidad; el Real Madrid, poder económico: otra meditación

c) con Mourinho, el Real Madrid, pese a la alta calidad de la mayoría de sus jugadores, teje fútbol de  jornaleros

d) hechos: si la plantilla del Real Madrid es la mejor plantilla del mundo, que dicen, ¿por qué no hace el mejor el fútbol del mundo

e) el paradójico Mourinho: ¿para qué quiere tres arietes o delanteros centros, Higuaín, Benzema y Adebayor, si no cuenta con ellos  y los sienta en el banquillo en los partidos de máximo compromiso y exigencia?

f) tal vez, como se proclama, Mourinho sea, con Guardiola, ex aequo, el mejor entrenador del mundo, pero su sentido estético del fútbol es mezquino, ramplón, chato

g) Dios escribe recto con renglones torcidos; Mourinho, que cada vez que se mira en el espejo se dice: “Dios, qué bueno soy”, escribe, concluyentemente, un fútbol que no “cuadra” con el fútbol histórico del Real Madrid;

h) Zafias, casi rufianescas, sus declaraciones de anoche sobre Guardiola y el Barça. ¿Cómo puede decir que pesará sobre ellos ”el escándalo del Bernabeu” si ganan la Champions?

Interpretable, naturalmente, cuanto aquí explayo. Pero no quiero acabar sin referirme a la tarjeta roja de Pepe. Para mí justa. Tolerancia cero con el dopaje y tolerancia cero con los “entradones”. Se trate de Pepe o de Pepe Lemoko.

Levantado el telón de las especulaciones: ¿seguirá o no seguirá Mourinho en el Real Madrid?

Dudan, luego se temen

Lunes, 25 Abril 2011

Dudan, luego se temen. Claro que se temen. Y eso es humanamente lógico. Guardiola y Mourinho se pasan o se quitan el balón del “favoritismo” en función de muchos factores. Antes de la Copa del Rey, ¿quién era el favorito para ganarla?

-El Barça, coño.

Mas como el fútbol es también, afortunadamente, una mezcla de fe, favoritismo y azar, a veces pasa lo que pasa. Y lo que pasó hace unos días es que el Real Madrid del pelma de Mou, según mi admirado Luis Racionero, le pasó la calabaza del suspenso al estilista Barça. El jugador jamás debe perder la fe, aunque él sólo pese 65 kilos y su marcador más de 85.

-Vaya pedazo de tiarrón que me ha tocado esta vez -se lamentó  en cierta ocasión Collar.

Collar, aquel día, sin embargo, estuvo de almendra garrapiñada y miel de la Alcarria.

-¿Lo ves, Enrique? Lo que cuenta, siempre, es el talento y la fe -le felicitó, acabado el partido, Daucik, a la sazón el entrenador del Atlético.

El forofo, como se sabe, es un leal e insobornable subdito de los dictados de su corazón, y el corazón no piensa, ¡siente!

El azar es una sustancia que nadie sabe lo que es, pero que existe y “no es fiable” (Woody Allen). Y decide, claro que decide, y no siempre a favor del que más méritos teje. Pero el azar, como existe y es incontrolable racionalmente, también intangible e invisible, hace  soberanamente lo que le da la gana. Los entrenadores, no; los entrenadores tienen el deber profesional de pensar y filosofar, que se dice ahora.

-Dicen que el favorito es el Real Madrid -ha declarado con migaja de ironía Guardiola.

¿Miedo de Guardiola al Real Madrid? Más bien prudencia. “Buena almohada el miedo para una cabeza equilibrada” (Montaigne). De donde se se infiere: “Tengo miedo, luego reflexiono”. Y Guardiola reflexiona porque, ciertamente, al Real Madrid se le ha erizado cachondamente  la fe y la alegría, y a enemigo con fe y alegría, como contra, la virtud  del respeto y la estrategia.

Mou, por su parte, euforiza a los suyos con su “buena suerte” (un don: que le dure) y sus hábiles y desconcertadoras estrategias. Hace unas semanas, ¿lo recuerdan?, lloraba que le hacía falta imperiosamente otro ariete. Le trajeron a Adebayor. De entrada, sin embargo, en la final de la Copa del Rey, no contó ni con Adebayor ni con Benzema ni con Higuaín.

Mi opinión: creo que el match a dos partidos entre estos dos geniales Mou y Guardiola nos va a poner a más de 120 pulsaciones el corazón del forofismo.

Como un ‘chute’

Mircoles, 6 Abril 2011

Una chispa incendia un boque y una goleada pone en erupción el volcán de la moral. Ya lo dijo Clemente, cuyos análisis leo siempre con avidez de escolar hambriento de aprendizaje: “El fútbol es un juego y el alma del juego es la moral”.

Mourinho y Guardiola. Los dos mejores del mundo, acollonados o como acollonados. Los dos, como San Pedro, han dudado. Mourinho, contra su costumbre, pues es gallo de cresta y cacareo, no las tenía todas consigo la víspera del 4-0 al Tottenham al deslizar que un empate a cero no sería mal resultado. “Oh, no, Mou, ¿cómo puede usted tener tan chusca y amurriada la moral?”. Guardiola, el otro “number one ex aequo con Mou”, por su parte, ha caido igualmente en pavor al decir, comentando la visita del Shakhtar, que se ve más fuera que dentro de la eliminatoria. Esta vez, Messi, en plan Cid, ha subido el mercurio del termómetro del coraje  a su  ensalzado “capitán” opinando “que no, mister, que vamos a ganar”.

Dudar es de hombres, y de napoleones, y de santos. Llama la atención, sin embargo, que un entrenador, un mister, un “number one”, que tiene la obligación sin fisuras de saber comerse sus miedos, los libere a la rosa de los vientos de los incisivos  medios informativos.

Al Real Madrid, de todos modos, le ha venido la inyección del 4-0 como un “chute” de “¡a mí el balón, que me los como”. Dentro de unos días, el telelele de la final de la Copa del Rey entre el Real Madrid y el Barça será mucho más que un pulso. El Real Madrid, ese día, volverá a ser el hazañoso Real Madrid que conquistó el siglo pasado el título de mejor equipo del mundo, gracias al “chute”. Ni se dude. Lo intuyo. Para eso ha servido  formidablemente la casi manita al Tottenham, de cuyo fútbol pálido y vacío de dinamita se quejan hoy todos los periódicos ingleses.

Semana Santa, también Semana de pasión para el fútbol, pues.

-Y que gane el mejor, oiga.

-Eso, el Real Madrid del encogido. Mou… o el Barcelona del Guardiola de las malas sensaciones. Uno, como ven, siempre neutral, ese estado del alma tan fofo y tan aburrido, ¿es que acaso  no es aburrida y fofa la neutralidad…en todo?

Messina y Mourinho, los malditos síndromes

Sbado, 5 Marzo 2011

Los malditos síndromes.

-¿Es que existen?

-Existen. Y a veces se hacen insoportablemente crónicos.

Dos son los síndrome del Real Madrid FP: los entrenadores y el Barça, o tal vez el Barça y los entrenadores.
Ettore Messina, como saben, le ha dado puerta al Real Madrid FP de baloncesto con su “no aguanto más”. El Solón del baloncesto de esta casa -lo es-, Mariano de Pablos, ni lo duden, hará la disección técnica, que será perfecta, como todas las suyas, de la dimisión, del portazo de Messina.

-¿Cuál es el otro síndrome?

-Obvio: el Barça. El Barça de fútbol, el Barça de baloncesto y el Barça canterano. El Barça, hoy, es la reoca y el póquer del superlativismo: desparrama ases, reyes, caballos como los jeques sacan petróleo de las resecas arenas. El destino que baraja las cartas y las reparte, está con el Barça.

Dicho lo cual, retorno a Messina. Messina, si se me permite decirlo así, es al baloncesto lo que Mourinho al fútbol: el no va más. Los dos, respaldados por sus doctorados “cum laude”, son personalidades especiales. Casi galácticas.

-Los genios son divinamente insumisos a los convencionalismos. Es más: los detestan -tengo oido a muchos genios.
Mourinho, lo recuerdo, en un momento determinado puso encima de la mesa su laureada gónada: “Entre el presidente y yo, nadie”. Teléfono rojo, directísimamente rojo, con el presidente. Olé por Mourinho, al que no le gusta, y asi lo dijo -donde hay sinceridad, no hay equívocos, ni charcos, ni ranas-, la hiperdimensionada estructura funcional y orgánica del Real Madrid”.

-¡Qué tío!

Un tío como debe ser. Valdano era la puerta de barrotes entre FP y Mourinho. Y Mourinho la derribó. La plantilla de jugadores -me consta- está encantada con Mourinho. “Es duro -me dice el James Bond que tengo en el vestuario- pero lo sus éxitos no son casuales”.

Lo que no hará Mourinho es cambiar,dejar de ser el que es:le encanta hablar,”en un principio fue la palabra” ,y él es católico y muy creyente, y al César lo que es del César y a él que le dejen trabajar y no le amordecen con arreglo a su criterio,aunque no sea “El Criterio” de Balmes,sino el Balmes de su criterio.

-El día que no pueda trabajar a gusto y y con cortapisas en mi libertad, no seguiré. Me iré -lo dice con palabras muy parabólicas.

Creo que Messina se va por haber sido “débil”.

-Si hubiera puesto su gónada encima de la mesa como Mourinho….-me “transfieren” esta misma mañana ,que se dice ahora, por teléfono-, otra sería su suerte personal y la del equipo de baloncesto. De todos modos, deja gente jóven, de valía y con mucho futuro a corto plazo.

El otro sindrome del Real Madrid FP, el azulgrana, es un síndrome de “fuerza mayor”, y derribar ese “muro de Berlin”, hoy, es ciertamente dificil. Lo que no hay que hacer es desmoralizarse o perder la paciencia.

Querido y admirado compañero Manuel de Pablos: ansío leer tu diagnóstico.

El dandi Mourinho

Sbado, 29 Enero 2011

Ser correcto políticamente es vulgar. Ser políticamente correcto, también. El dandi no es correcto.

-Yo no me someto a las leyes del mercado, ni a los convencionalismos sociales y profesionales.

Mourinho es así. ¿Rebelde? No. ¿Incorrecto? No. ¿Pelota como Valdano con su presidente? ¡No, no, no! El dandi prefiere sorprender a agradar. Y llamar al pan, pan, y al vino, vino; y en el Real Madrid, a juicio de Mourinho, el vino de su organización o estructura está picado: de ahí que esté tan sumamente picado con Valdano, creo que con alguna razón.

-¿No traga usted a Valdano?

La cuestión, por lo que a Valdano se refiere, no es cosa de tragarlo o no tragarlo. La cuestion es si Valdano, en su trabajo, es eficiente. Mourinho no ve su eficiencia.

-¿Y usted?

-Sin tomar partido, pienso como Mourinho.

-Eso es tomar partido.

-Rectifico. Y pregunto: ¿qué ha hecho de eficiente o majestuoso Valdano en el Real Madrid? Fichar con la chequera de Florentino, “eficiencia” que hace cualquiera con  tres arrugas de experiencia en la  frente. Y oponerse “por escrito” (en “Marca”) al “estilo” Mourinho, obvio y humano origen del actual y cotidiano horror hidrófobo que se profresan mutuamente. Mourinho, con la sinceridad del dandi; Valdano, con la hipocresía del cursi.

El dandi no comulga con la jerarquía que detesta. “Yo soy la jerarquía en mi área de trabajo, el “status quo”, dice sin eses y meandros filisteos.

Mourinho, en fin, ha expulsado de su pescante al viceauriga Valdano. “¡Fuera -ha exclamado-, no lo quiero a mi lado!”.

El dandi es bravo, garboso y cuando se la juega, se la juega.

Valdano, a partir de ahora, rezará todas las noches -¡ah, no, que es ateo-marxista!- para ver cumplido el proverbio árabe.

-¿Qué proverbio?

-Ese que aconseja  que hay que sentarse mansamente a la puerta de casa para ver pasar el cadaver de tu enemigo.

Florentino, mientras, en medio de varios fuegos. Como casi siempre. Su única salvación es que que pinche o reviente el Barça, brotes verdes que de momento nadie ve.

Megalómano Florentino Pérez

Domingo, 24 Mayo 2009

Decía Ortega que el teólogo razona a Dios y el místico lo siente. Lo cual me lleva a pensar  que los que saben de fútbol suelen razonar bien  las cosas del fútbol , mientras que  los ricos,influidos por la mística del sentimiento, no siempre aciertan con lo que es mas razonable para el fútbol.

-¿Está usted pensando en Florentino Pérez?.
-Pues sí.

Saber de fútbol, sabemos todos, sólo que los que lo han pateado, peloteado y vivido, son más peritos en fútbol que quienes lo vivimos y lo vemos desde el graderío. Guardiola, esta temporada, ha grabado, para idoctos y legos y también para  presuntuosos y listos, una frase de oro que no me cansaré de repetir: “Mi talento es el talento de mis jugadores”.

Imposible más sabiduría. El Barcelona ha perdido sus dos últimos partidos por la elemental razón, querido Watson, de que  Guardiola sentó en el banquillo, para darles descanso, a los talentos que han elevado su talento a la estratosfera.
-En la Ciudad Condal -me contaba el otro día un compañero- no se habla más que de Guardiola. Lo veneran más que  a la “Mureneta”.
El futbol, psicológicamente, es así: más extremoso que las extremosas  extremas de la derecha y de la izquierda en política.
-Lo comparto, amigo.
Es que es la verdad. Florentino Pérez es un talento como ingeniero y empresario. Como empresario e ingeniero del Real Madrid, se duda.. Aquí, en el Real Madrid, es megalónamo hasta la soberbia del error y hasta el error de la soberbia. Cree que Juande Ramos,como no es “marca internacional”,vale meno que Wenger o Mourinho .

Ya dijo Oscar Wilde que la gente sabe el precio de todo y el valor de casi nada. Mourinho, puesto que vuelve a hablarse de él, no es precisamente el “modelo estético” de entrenador  que añora el Real Madrid, pero Mourinho vale en euros los huevos de oro de cientos y miles de avestruces.
-Vale mucho, luego es bueno -socratiza  Florentino Pérez.

Error, inmenso error. A  uno le importa un comino que Florentino fiche al gruñón y malencarado Mourinho, o al elegante y esbelto “David Niven” que es Wenger. Un día, hay que recordarlo, se cargó a  Del Bosque. No le llenaba esteticamente, tampoco profesionalmente no obstante sus triunfos y su bien hacer psicológico en el vestuario.

“El Real Madrid -se escribió más o menos  en los periódicos- necesita , según Florentino, un entrenador más “Loewe”, más “Armani”. Florentino es así. Casi todos los ricos  que se hacen a sí  mismo son megalómanos. Aires de grandeza.

Juande, y me importa también un comino que siga o se marche, obligada la aclaración, pues ni le conozco, tiene un mérito  “muy meritorio y valioso”: hizo gesta con un vestuario de cuyo talento incluso se ha quejado Sergio Ramos.

Pero, amigos, Juande no es marca “Loewe”. Juande no cobra lo que  Mourinho, lo que no quita, a lo mejor, para que con jugadores “galácticos” pueda hacerlo mejor que Mourinho o el malogrado Wenger.

Florentino Pérez,igual a aires de grandeza. Aires de grandeza que le están poniendo en rídiculo en  toda Europa -no por aquí,no por allá-  por sus aires tan megalómanos. Concede más importancia al precio que al valor, o determina el valor por el precio.