Blogs

Entradas con etiqueta ‘Juegos Olímpicos’

Lección para el futuro

Domingo, 8 Septiembre 2013

Dios escribe recto con renglones torcidos. EL COI, no. El COI  es  siempre un ente de decisiones tan  inescrutables como retorcidas. Lo cual no debe sorprender. Lo tengo escrito.
- Los “cois”, como los políticos, prometen para no cumplir.
El profesor Tierno Galvan, de vivir, lo diría así.
¿Ha fallado el COI o ha fallado España? Los dos: a) Como  ha vuelto a demostrarse  una vez más, las “evaluciones de los técnicos”  son humo. ¿De qué le ha valido a España conseguir la mejor puntuación técnica, con media superior a las de Estambul y Tokio? ¿Por qué  y para qué la pantomima de la evaluación de la comisión técnica de “expertos” del COI  si luego, a la hora de pulsar el botón, es referencia que no evalúa? b) Hay quien sigue sin enterarse de que el deporte es otra forma de hacer política. El deporte, guste o no ,es también  política. Política sesudamente dura y maquiavélica.
Juan Antonio Samaranch, padre del actual J.A. Samaranch del COI, me lo dijo una vez -¿cuántas veces lo habré escrito? -: “Si no eres fuerte, no te consideran”. Eso va a misa, esa es la misa canónica de los “cardenales” del COI. La imagen de España -marca que se dice-  no vive tampoco momento de luces Paro, crisis económica y financiera, endeudamiento (el Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, “colecciona” una deuda de más de siete millones y medios de euros para mortificación impositiva  de los madrileños  ), insolidaridad territorial, pelea constante y desleal, y cansina, entre los  galletes de los partidos políticos, corrupción, imputaciones por aquí y por allá, licenciados universitarios que tienen que emigrar… Todo eso,se crea o no, pesa. Todo eso deteriora y degrada la imagen  de nuestra democracia . Todo eso influye, sí, influye, en las cábalas de los miembros del COI a la hora de votar; c) “Es la era  de las neuronas y no de los dólares”,ha repetido con ingenuidad de nene lactante estos días en Buenos Aires el hijo de Juan Antonio Samaranch “El Grande”. Pues no, nene, no. Parece mentira que sea usted uno de los cardenales del COI. El COI es un ente que,a la hora de  dar su voto,se fija en  en la “seriedad democrática” del país, en su credibilidad financiera y en “su prestigio y poder intetrnacional”; d) Le falló también esta vez a la delegación española la “sensibilidad psicológica” .”Necesitamos los Juegos”, insistieron algunos de los parlantes. ¿Y qué? Eso es ,casi, mendicidad. El único que estuvo realmente bien, casi seductor,  fúe el Príncipe. Elegante, con carisma,fluido, espontáneo, interpretanto con la mirada y el gesto lo que decía: nunca lo había visto así. Me dije: “El Príncipe va a ser el Iniesta del gol de la victoria a Holanda en el Mundial  de este partido de España  “contra” el CIO” .
¿Mazazo, decepción, tristeza, rabia?… Tampoco yo había calibrado la posibilidad de un K.O. tan madrugador como brutal en el primer asalto. Mi gozo de “La ciudad de… Madrid” en el pozo del COI. Lección para el futuro.

El COI y las manifestaciones

Sbado, 16 Marzo 2013

De Madrid al cielo, sí. “Madrid, qué cielo de ciudad”. Claro que sí. Otra cosa es si el cielo de los Juegos Olímpicos a que aspira por tercera vez Madrid  es un cielo que ama o no ama a Madrid.
-Roma, ciudad eterna, y Madrid, ciudad terca.
Como debe ser. La terquedad es fe. La fe de la voluntad. Soy un convencido del inmenso  bien que le haría a Madrid y a España, o a España y a Madrid, que el “Gordo” de los Juegos Olímpicos de 2020 cayese en Madrid. Le cayese a Madrid. Alegría, imagen, dinero, puestos de trabajo: todo eso es  sínóminos de Juegos Olímpicos. Antes de Juan Antonio Samaranch, los Juegos eran un lujo. Costaban dinero, y mucho, a las ciudades organizadoras. Gracias al “invento” Samaranch, por lo que a España respecta, y gracias a la teleglobalización, los Juegos, hoy, son a la vez lujo, negocio y marca.
-Cuando hablo de Juegos Olímpicos, yo cito siempre al barón de Coubertin, que los resucitó, y a Samaranch, que los convirtió en lo que Amancio Ortega ha convertido urbi et orbi a Zara: en un negocio-espectáculo global. Globalmente go. ¿Quién no  disfruta con ellos?
Piropo  de un miembro del COI de apellidos enrevesados amigo de España.

Amistad: he aquí una palabra clave. Ojo a ella. Los próximos días vamos a tener en Madrid al Comité Evaluador del COI. Señores que se fijan en todo: en lo bello y simpático y en lo estólido y feo. Ojo con esos señores. Máxime porque -se sabe ya- Tokio les ha impresionado.
Madrid, últimamente, es “poco pan (lo digo por el paro) y mucho fútbol”. Es la huelga nuestra de cada día. Huelgas o manifestaciones a gogó. Yo, conste, lo declaro en seguida para que nadie piense lo que no es, considero la huelga, a efectos laborales, como el fútbol, a efectos lúdicos, socialmente necesarios.
-Celebro la matización. Ya iba yo a pensar mal de usted.
Pero. Y aquí el pero y la meditación. Como vemos también casi todos los días, raro es el día en que los políticos y los sindicatos se llevan como dulces y líricas  abejitas de panal. La miel de la solidaridad y la armonía no existe entre ellos. Si uno dice “yo soy del Barça”, el otro, por incordiar, dice “pues yo soy del Real Madrid”, aunque ni el uno ni el otro sean del Madrid o del Barça. El caso es discrepar, el caso es no colaborar,el caso es fastidiar.Sugieron tímidamente: ¿sería posible que durante los días que el el Comité Evaluador del COI van a “estudiarnos,evaluarnos y estirmarnos” fuese  Madrid un cielo de ciudad sin manifestaciones, sin protestas callejeras, sin huelgas? Lo indico  para que los “evaluadores” no vean lo que no deben ver y no nos juzguen o evalúen  por circunstancias más o menos “coyunturales”.
Por unos días, seamos todos unos cielos de ciudadanos.

Sir Coe, discípulo de Samaranch

Martes, 5 Marzo 2013

No me gustan los curas, los políticos y los conferenciantes que leen.

-¿Por qué?

-No son ellos: son lo que leen en el papel y la mayoría, además, leen mal: sin ritmo, sin pausas, sin gracia. Acaban aburriendo.

Sebastián Coe ha estado en los Desayunos Deportivos de Europa Press. El señor Coe es también Sir, como Sir Ferguson. Inglaterra, como se sabe, ennoblece a quienes glorifican y engrandecen la “marca Inglaterra”, que se dice ahora: seguro que esto de la “marca” ,tan sosaina, es invento de algún economista. Sir Coe, en sus años de atleta (800 y 1.500 metros, entre otras distancias) batió una docena de marcas mundiales, y posteriormente, cuando le concedieron a Lóndres los Juegos del pasado año, le pusieron en la presidencia del Comité Organizador. Y la verdad: lo hizo de cine o como Merkel para Alemania, que no tanto para España. Sir Coe no lee y se expresa en un inglés sintácticamente sosegado y armonioso.

-Qué buen inglés, y qué bien dice lo que dice  -elogió uno de los desayunantes.

De todos modos, Sir Coe no nos dió la clave de lo que hay que hacer para conseguir la organización de unos Juegos Olímpicos: los de Madrid 2020, vaya, que son los que nos conciernen.

-Hay que trabajar duro -dijo sibila y diplomáticamente- y saber transmitir lo que se quiere conseguir con ellos.

Oído eso, comenté a quienes desayunaban a mi lado:

-Qué raro que no se haya quedado calvo. ¡Vaya descubrimiento!. Obviamente, no quiere mojarse. Británico y discreto.

Y me acordé ,ipso facto, de Juan Antonio Samaranch.

-Para conseguir los Juegos de Barcelona 92, es por lo que estoy aquí en Moscú de embajador de España -nos confesó a Juan José Castillo, en el cielo con Samaranch, y a mí dos o tres días antes de conseguir su objetivo. 

Samaranch tenía una máxima que cumplió a rajatabla: “Hay que comunicar, convencer y seducir”. Todo lo cual hizo maravillosamente. De Moscú no le interesaba la embajada; la embajada no era sino su trampolin para “amarrar los votos del bloque soviético”, que naturalmente consiguió. Sanmaranch era un genio en el arte de la seducción, cuyos bastidores son la simpatía, la mano izquierda y también la derecha, y la generosidad.

-El CIO (el Jurado que da o quita los Juegos) -decía- es complejo, pluriétnico y yoista. Luego una imprevisible caja de sorpresas.

Lo que sí hizo muy bien Sebastian Coe, esto es, Sir Coe, para conseguir los Juegos de Lóndres es “comunicar, convencer y seducir ”. Debió de ser discípulo de Samaranch.

¡Hola, Barcelona!, ¡Bienvenida, Madrid!

Viernes, 1 Febrero 2013

Excelente la  idea  del foro Marca-Coe para calentar y abrigar la candidatura  olímpica de Madrid 2020. La traje el otro día aquí, me refiero a la frase de Lincoln: “La fuerza  invisible de la democracia es la unión”. Barcelona 92, en efecto, unió intensamente a las Españas. Así lo han reconocido en el foro Marca-Coe Javier Gómez Navarro, José Miguel Abad, José Luis Vilaseca y el actual alcalde de Barcelona, Xavier Trías.

 

Gómez Navarro, ateo en deportes, ha sido sin embargo  el mejor secretario de Estado que ha tenido el Deporte. Cabeza formidablemente bien esculpida. “Barcelona 92 -ha recordado- creó afectos y solidaridad en todo el país. Ensanchó nuestra autoestima. Barcelona 92 fue mucho más que unos Juegos. Gracias a ella, España alcanzó como por ensalmo una reputación internacional que, la verdad, aún no tenía”. Con él, nacieron el ADO y los Centros de Alto Rendimiento: ahí están, produciendo atletas.

 

José Luis Vilaseca, ex secretario de Deportes de la Generalitat para los Juegos de 1992, opina que Tokio y Estambul serán adversarias peligrosas y potentes. Las dos. “Hay que luchar, no dejar de luchar, no confiarse. Nosotros -dijo también- tuvimos la suerte de contar con Juan Antonio Samaranch y su sombra alargada”. Sombra alargada, esto es, inteligencia, diplomacia, empatía, política, saber moverse por los meandros y recovecos del CIO.

 

Barcelona 92 tuvo en José Miguel Abad un consejero delegado eficiente y político. “Duermo -recuerdo que publicó La Vanguardia- cuatro horas al día, ni una más, pero nunca mi salud se sintió mejor. Abad no ha olvidado el apoyo de Madrid: “Por eso esto hoy aquí: por gratitud a Madrid”. La voz de su canosa experiencia: “Hay que crear un ambiente mágico y convencer - insistió en esto - a los que tienen que votar”, en clara referencia a los peculiares miembros del Comité Olímpico Internacional. “Se sufre -dijo también - organizando unos Juegos, pero si todo sale bien, el orgullo del éxito es inmenso, y ese orgullo no se borra jamás.

 

El actual alcalde de Barcelona, Xavier Trías, ofreció cifras: “Antes de los Juegos del 92, la masa de turistas extranjeros que visitaba Barcelona era de un millón y medio. Hemos pasado, desde entonces, a  los siete millones y medio.Y Barcelona, gracias a los Juegos, es desde entonces otra ciudad: más europea, más cosmopolita, más admirada y más querida. “Madrid se merece el premio de organizar los Juegos de 2020″, deseó.

“No hay que arrojar la toalla”

Viernes, 2 Octubre 2009

Sopresón y decepción. Las dos cosas. El sorpresón, el sopapón del CIO a Chicago, o sea al todo poderoso Barack Obama.
-Pero ¿por qué? ¿Qué tiene el CIO contra Obama o Chicago? Ahí hay gato encerrado.
Es la pregunta que ahora mismo se hacen en el mundo  todos los analistas. Tokio era ciudad perdedora hasta en Tokio. Pero es que Chicago cayó, contra pronóstico, nada menos que en el primer asalto del combate. Chicago, K.O., o sea Obama fuera de combate ¿Había acaso presentido  tan colosal “gancho”  al menton del prestigio del presidente de los Estados Unidos?
-Para Obama, casi un Pearl Harbor. Hay que reconocerlo.
-Políticamente, sí.
Decepción. La de España. También estaba  escrito  -yo lo escribí aquí- que España no tenía nada que hacer en Copenhague ni con el Rey. La regla no escrita de la rotación entre contientes es, de momento, ley de honor para el CIO. Y por  cumplirla, ha “sacrificado” o “segado” el mejor de los cuatro proyectos presentados en la “competición” de Copehague.
El primero,como se sabe, gana; el segundo, pierde, y los demás compiten. La perdedora España, sin embargo, esta vez ha presentado -protocolo, videos, discursos, elegancia, imaginación- el proyecto más sugestivo  y hermoso. El mejor, sin discusión posible.
-¡La maldita rotación!.
-Sí. La maldita rotación.
Y ahora dos preguntas:¿es justo que la regla no escrita de la rotación,para ser cumplida, haya de ser injusta con el mejor?. Se dice que Dios escribe recto con renglones torcidos. Pero la caligrafía del CIO, como no es Dios, es tan inextricable como la de los médicos cuando recetan fármacos.
Río de Janeiro no le “ha ganado” a España, a Río de Janeiro le ha ganado los Juegos una ley.Y  ley es ley. Lo sé. Qué rabia,qué pena y qué injusticia La otra pregunta:¿debe arrojar Madrid la toalla? No. Barcelona solicitó los Juegos séis o siete veces, si no me traiciona la memoria (a veces me traiciona,que conste). Madrid ha dempostrado al CIO su envergadura, su talento, su pasión olímpica. No, no debe arrojar la toalla. ¿A por los Juegos de 2020?