Blogs

Entradas con etiqueta ‘Keylor Navas’

Ladran siempre

Sbado, 17 Octubre 2015

El Real Madrid de Rafa Benítez tiene un portero araña soberbio, Navas, y pegada de gol.

-Pero su fútbol – se quejan los eternos quejicas- no es bello.

Belleza sin gol o gol sin belleza. He aquí una de las plurales dicotomías del fútbol. En filosofía, Aristóteles no ha muerto. Sigue vivo. Para uno, Santiago Bernabéu sigue también vivo por lo que dijo en vida. Bernabéu, socarrón y cínico, según la circunstancias, tenía epílogo para todas las polémicas.

-Cuando ganamos, los críticos de “siempre” nos reprochan la poca belleza del juego; cuando lo hacemos bonito pero perdemos, los críticos de “siempre” ladran también.

Lo de ladrar era muy suyo. Los periodistas de “siempre”, para él, eran los que no querían al Real Madrid.

-Don Santiago –le objetaba yo-, no es que no quieran al Real Madrid, es que son objetivamente exigentes.

Don Santiago, “siempre” dogmáticamente forofo del Real Madrid:

- El fútbol es un “suceso” social intermitente, imperfecto. Lo sé. La crítica, no: no creo en la crítica objetivamente exigente.

Y sanseacabó. Era así.

El Real Madrid de Benítez, superada la octava jornada, no es todavía ni más ni menos que el Barça (su directísimo Satán). A Navas, en la Liga, no hay modo de golearlo. Sólo le han hecho dos goles. Salta, vuela, frustra, repta, hace que sus “disparadores” se desesperen hasta el paroxismo.

-Casillas –me recuerdan un veterano abonado del estadio Bernabéu-, cuando exasperaba a los delanteros, era como Navas.

O sea: Navas, el “nuevo” Casillas. Celebro la comparación por los dos.

-Este chico –por Navas- ha nacido con “don”.

-¿Don?

-Claro –me explica- . Hay quien nace, como Felipe VI, hijo de rey: eso es suerte, eso es un don, un regalo de Dios; hay quien nace pintor, como Picasso, otro don del cielo. Y hay quien nace portero por merced, también, de Dios. Es el caso de Casillas y de Navas. La excelencia, es verdad, hay que trabajarla, pero si naces con la mitad de ella concedida divinamente, mejor que mejor.

Pegada: con fútbol bonito o no, el Real Madrid tiene ese don gracias a sus luminarias.

-Incuestionable.

El cuestionado sigue siendo Benítez. Yo creo que a quien vale y tiene revalidado el talento en equipos-Harvard y Oxford, hay que otorgarle la humana merced de “un poco de paciencia”. Eso de llegar, ver y vencer no va con el fútbol. Es máxima bélica, no es máxima aplicable al fútbol. Benítez es su estilo (ni mejor ni peor), como Mourinho es el suyo (ni peor ni mejor) y Ancelotti es el suyo (ni mejor ni peor, sólo añorado por algunos jugadores, dicen)

Keylor y Monchi

Martes, 6 Octubre 2015

Vivir es creer en Él, exista o no, y tener fe. Él, exista o no, es siempre sinónimo de consuelo y esperanza: véanlo también así, si les place y no son excesivamente extremistas, los agnósticos.

-Está usted hoy de un religioso cursi…

El profesor Tierno Galván, una noche, cenando, salió el tema de Él. Tras escucharme, me dijo:

-Me gustaría tener las tremendas dudas que usted tiene y, sin embargo, como usted, no dejar de creer en Él. Es usted, intelectualmente, un cristiano muy curioso.

Vivir es también conocer a gente tan extraordinariamente socialista y empática como el profesor Tierno Galván.

-Si yo no fuese apolítico del Atlético de Madrid, escuchándole, me haría socialista-le halagué con pimienta farisea.

Ironizó:

-Ser del Atlético es casi ser socialista.

¿Qué a cuento de qué traigo hoy aquí este trial vida-política- fútbol? A cuento de lo que vivo, leo y escucho. El Real Madrid quería a De Gea y –un pastón de millones- y no valoraba la “suerte divina” de Keylor Navas.

-Paré el penalti gracias a Dios –ha proclamado

Un futbolista que dice eso, que atribuye su mérito a Él, es un ser humano con fe. No niega su fe:

-Fe –dice- es trabajar. Yo trabajo mucho.

Fe, trabajo, suerte: todo esto existe.

No conocía a Ramón Rodríguez Verdejo, alias Monchi. Este señor es el director deportivo del Sevilla y de él se dice lo que antes se resaltaba de los médicos notorios.

-¿Qué se resaltaba?

-El ojo clínico.

Monchi, al parecer, con su privilegiado ojo clínico descubre futbolistas. Le he conocido hoy en los Desayunos Deportivos de Europa Press. Es, en efecto, amén de ex futbolista y ex abogado (no ejerce), un ser atractivamente listo.

-El fútbol –opina- es un juego con componentes de azar, de suerte. El azar hay que controlarlo. Existe, pero no siempre se manifiesta favorablemente. Hay que controlarlo.

Le gustaba la política

-Sin embargo, he acabado, ya lo ven, en el fútbol- confiesa sonriendo.

Conoce muy bien la naturaleza de los aficionados al fútbol.

-La gente –expone- no valora la gestión económica de los clubes, quiere títulos, sólo títulos. El fútbol, sin embargo, es gestión también económica.

Comprendo la fama de Monchi. Es, en efecto, carismáticamente listo. Y sabe que el fútbol es azar, gestión, fe y “la mano o ayuda de Dios”, que decía Maradona y sostiene Keylor Navas.