Blogs

Entradas con etiqueta ‘Ley Beckham’

La Liga de Fútbol Profesional contra el pueblo soberano

Sbado, 7 Noviembre 2009

Cine y fútbol. Hollywood, en su adolescencia, era arte. El cine era el Séptimo Arte. Ya no: ahora el cine es industria, y Hollywood la industria del cine.

-Qué razón tenía el filósofo: nada muere, todo se transforma.
Como el fútbol. ¿Es deporte el fútbol, es industria? El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, al referirse al fútbol, no dice “el deporte del fútbol, sino la industria del fútbol”. El fútbol, pues, como el cine.

El fútbol, en España, está empeñado hasta las arrugas del entrecejo.
-Globalmente, sin señalar a ningún club, ¿a cuánto asciende su deuda?
-Más o menos, más bien más que menos, a unos siete mil millones de euros.

La derogación de la Ley Beckham, tan injusta, afecta sólo a unos cincuenta futbolistas, pero la LFP ha puesto en belicosa y briosa erección su disgusto.Y ha decido que el Gobierno, a cambio de la abolición de la Ley Beckham, debe ser generoso con el fútbol. ¿Con el fútbol o con los clubes?

Pide la LFP varias cosas: menos IVA (creo que tiene razón), más dinero de las Quinielas (ahora, de ese juego, las Diputaciones reciben el 10%, el fútbol el 7%: creo que tiene razón también y nada de fútbol gratis en las cadenas de televisión, incluso pretende -al parecer- cobrar de los resúmenes de tres minutos. ¡A esto no! ¡No y no! El fútbol es el “ocio del pueblo, y sin pueblo, no hay fútbol.

-¿Está usted haciéndo demagogia?
Si se quiere ver así, sí; pero sin demagogia, a veces, no hay equidad ni justicia ni sentido común. Convertir el fútbol (lo que pretende la LFP) en una  máquina o industria de fabricar dinero para despilfarrarlo haciendo millonarios a cincuenta o cien fútbolistas a costa del “pueblo soberano”¡no y no!.

Más creíble eso de que “Hacienda somos todos”

Jueves, 5 Noviembre 2009

El eslógan político dice que “Hacienda somos todos”. Yo digo que no, que Hacienda es un cebo, una verdad a medias, un sí es no es lo que es y no es, o sea que allá usted, que usted quiere picar como los peces, pues pique. La única verdad de los eslóganes sin excepción, es su inanidad. Sugieren, ofrecen, tientan, pero nada más. Irritan a lo sumo.
Los padres de la patria, el otro día, en el paternal caserón de los leones, se cargaron la Ley Beckham, una ley discriminatoria (hay varias, dicho sea al paso: leán “La Casta”, de Daniel Montero,si no me creen) que corroboraba la cuestionabilidad de que Hacienda seamos todos : “Hala, jugadores estrellas de fútbol que venís del extranjero, se os acabó el chollo de la Ley del bello Beckham -han sentenciado nuestros papaítos políticos-,así que a partir del año que viene, a efectos tributarios, seréis como los españolitos de papeleta y voto cada cuatro años estén o no estén en el paro”.
-¿Justo o injusto ese “chutazo” o “puntapie” de los padres de la patria al celtíbero mundo del fútbol?
Justo. Ni se dude. Razono: a) La lógica es lo que está siempre más cerca de la justicia. No era lógica, se mire como se mire, una ley que hacía más ricos a los ricos. Lo de Cristiano Ronaldo, que gana mil euros cada hora que pasa, es sencillamente “indecente”(Platini) no tanto por lo que gana (vivimos en una economía de oferta y demanda) como por lo que deja de pagar a Hacienda (sólo un 24% en vez de un 43%). ¡Indecenta!; b) Se me dirá: el perjudicado es el club, que es que que paga a Hacienda por los jugadores. Contesto: mal hecho por parte del club; c) De aurora boreal la “chorrada” del presidente de la Liga de Fútbol Profesional, señor Astiazarán, que afirma que la revocación de la Ley del bello Beckham es “un perjuicio irreparable para el fútbol español”. Falso. Demostración: ahí están el Barça y el Real Madrid pasándolas canutas en la la Copa de Europa, cuando se esperaba que pasarían por ella como arrolladores sansones; el Barça, a lo peor, ni se clasifica; d) El fútbol español era -es- “un exceso en todo”, hasta en los precios de los abonos, y, derogada la Ley del bello Beckham, lo que ahora ocurrirá es que desaparecerán esos “directores deportivos” con sueldos igualmente indecentes (no todos) por no hacer nada. ¿Para qué quiere el Real Madrid un Valdano o un Pardeza? ¿Para fichar a Cristiano Ronaldo,a Kaká o a Benzemá? ¡Venga,seamos serios!, y e). Muerta la rabia de la desigualdad, la Liga dejará de ser una competición de dos (Barçá y Real Madrid) y volverá a ser una Liga de veinte. Igualdad y fraternidad En el fútbol,a partir de hoy, será algo más creíble eso de que “Hacienda somos todos”.