Blogs

Entradas con etiqueta ‘Lissavetzky’

No, señor Zp, no

Jueves, 12 Agosto 2010

Esperanza Aguirre y Alberto Ruis-Gallardón son a la Comunidad de Madrid lo que el Barcelona y el Real Madrid a la Liga de Fútbol: dos titanes poco menos que imbatibles, a lo mejor sobra el “poco menos”.

-¿Y por qué está usted tan seguro?
-Yo nunca presumo de seguridad en nada, sólo que leo a los analistas, medito los sondeos y vivo la calle. La calle, o sea el mal llamado pueblo soberano,rara vez miente o disimula lo que piensa. La “casta” más sana -a lo mejor la única sana- de la democracia es la infantería de la papeleta y el voto cada cuatro años.

-¿Tiene usted algo contra la casta política?

-No exactamente. Así como para ser católico hay que tener fe,para creer en la casta política hay que tener ‘hiperfe’. Y yo no la tengo. ¡Ponen tanta distancia entre lo que prometen cuando aspiran a gobernar y lo que hacen cuando están gobernando!

ZP, a dedo, a lo Franco, o sea a lo no democrático, ha señalado al prosódico Jaime Lissavetzky para que le dispute al titán Ruiz Gallardón la plaza en mando de la alcaldía de Madrid. Error, inmenso error, otro error, otros inmenso error, que diría el salomón Ortega y Gasset.

El prosódico Lissavetzeky, químico de profesión, ha hecho la magia de hacer coincidir su caudillaje como jefe supremo del deporte con el caudillaje de oro del deporte español. ¿Qué ha hechol Lissavetzky por el deporte, o que ha hecho el deporte por Lissavetzky? ¿Es el caprichoso azar el que los ha unido? ¿Es que Lissavtzky es un talento, o es que son los talentos de los Nadal, Del Bosque, Alonso y Gasol, entre otros muchos talentos de también otros deportes de talentos los que han magnificado el talento de Lissavetzy? Sólo sé lo que sé , y lo que sé es que con Lissavetzky en la Moncloa del Deporte, en lo único que España ha ido y sigue yendo requetebien es en el deporte. Únicamente en el deporter: aclaro.

-¿Y eso, por qué?

-Verá. Tales de Mileto, el que definió a Dios como “aquello que comienza y no acaba” y el que dijo que hay que vivir alejado de la política y el que proclamó que lo único que le hacía olvidar -gozosamente- la política era el deporte (murió viejísimo durante una competición de atletismo), dijo también esto tan archisabido y tan archirepetido: “Al hombre le digo que debe aprender a conocerse a sí mismo”. Contra Gllardón,perderá Lissavetzky (premonición fácil) . ¿Por qué, pues ,romper el matrimonio de Lissavetzky con el Deporte, señor ZP? ¿Por qué, pues, deshacer lo que tan bellamente ha unido el azar o Aquél que comienza y no acaba?

ZP es que no da una ni a izquierdas, ni a derechas, ni al balón.

Haz deporte y haz el amor

Viernes, 11 Diciembre 2009

Jaime Lissavetzky es el secretario de Estado para el Deporte. Y yo no sé todavía sin el señor Lissavetzky es un político que hace deporte o un deportista que hace política. No, no lo sé. Sí sé, en cambio, que lo que hace como político o como deportista lo hace entre bien y mejor que bien.

-A ti, Jaime, el presidente del Gobierno te madrugó injustamente el ministerio de Deportes.

Se lo dijo ayer como piropo Pedro Ferrándiz en su Foro, el Foro Ferrándiz-As, ágora siempre interesante. El ministro de Deportes, del que depende el señor con más consonantes que ha habido en el deporte español,es el señor Rodriguez Zapatero.

En el foro, a ver qué vida, hubo sus cachondeos. Tras el elogio de Pedro Ferrándiz, se oyó:

-Qué pena que Lissavetzky no le madrugara a ZP la Moncloa. Otra sería ahora la suerte para bien, claro, de España.

Lissavetzky es hombre de temperamento:

- ¡Yo no miento nunca! -le espetó a un preguntador “impertinente”.

Otra vez la voz del zumbón:

- ¿Lo véis? ZP miente, éste no.

Lissavetzky, de quien hablé con admiración hace poco aquí, vale, ya lo creo que vale. Y trabajando es, ciertamente, un estajanovista lúcido.

Dijo muchas cosas, que hoy no he visto publicadas, tal vez porque el morbo de la droga y otros morbos -el fútbol- venden más. Sin embargo, a mí me congratula saber que cada español se gasta al año 600 euros haciendo deporte o comprando material deportivo o asistiendo a espectáculos deportivos o viendo deportes en la televisión. Que tres de cada cuatro españoles, por lo tanto, están vinculados al deporte. Que somos la novena potencia mundial olímpica. Que en este año 2009 que languidece “hemos” ganado 24 medallas en campeonatos del mundo. Y que España es cada vez más polideportiva.

Conclusión, que, como repito, el deporte une lo que los políticos separan; y que los españoles, amando el deporte, somos mejores. Lo dijo también Jardiel Poncela: “Haz deporte y haz el amor siempre que puedas y si no puedes, también”.

Felicidades, Lissavetzky

Jueves, 19 Noviembre 2009

Algo sobre Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte.
La suerte existe. Pero, ¿qué es la suerte,cómo es la suerte? Hace años, un jesuita que me enseñó mucho (sobre todo a amar el estudio) y que luego colgó el bonete y la sotana, me dió la siguiente explicación sobre la esencia de la suerte:
-No soy irreverente y sigo y seguiré siendo católico, pero la suerte es como Dios. Existe, pero ¿cómo es Dios? ¿Lo sabes tú?…Hay que creer,sin embargo,en la suerte y en Dios -sentenció.

Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, es hombre de suerte. ¿Es creyente,no lo es? Es,sin más, hombre de suerte. Con él, gracias a él o gracias al halo de su suerte, que no sabría desentrañar el dilema, el deporte español funciona como “Si la cosa funciona”, la película de Woody Allen, que no para de funcionar.

-La suerte -tiene escrito Woody Allen- siempre me ha acompañado. A la suerte deben de gustarle los feos y bajitos como yo. España, a pesar de los cuatro millones de parados, es la décimo país industrial del mundo, de donde se infiere que hecha la excepción de pocos países, el mundo es bastante puro zurullo.

-Y usted que lo diga.Yo llevo ya en el paro un año y tres meses.No me cabe en la cabeza,por lo tanto,que España sea potencia. En efecto, hay cosas difíciles de explicar. Con Lissavetzky, sin embargo, lo crean o no, el deporte español es vigor, salud, fulgor, riqueza: la novena potencia olímpica. Lo certifica la aritmética de los títulos y los diplomas.
-Hemos pasado -presume con toda la razón del mundo Lissavetzky- del puesto 13 al 10 en hombres y del puesto 14 al 9 en mujeres. Como creo en Dios y en la mágica química de la suerte, por el bien de la España deportiva no sólo hay que felicitar a Jaime Lissavetzky (químico de profesión) sino desearle larga vida en el cargo que ocupa.
-Oiga, que el suyo es cargo político
Es lo malo de la política: cada vez que cambia el señor de la Moncloa, cambian a los señores que, como Lissavetzky, lo hacen bien por estúpida “exigencia del guión ideológico”, Camilo José Cela tenía razón:”Los críticos nos valoran más por la ideología que por lo que valemos,fíjate qué poco de fíar son los críticos”.