Blogs

Entradas con etiqueta ‘Marc Márquez’

El K.O de Pedro Sánchez

Lunes, 26 Septiembre 2016

Con su ‘padrenuestro’ de ‘partido a partido’, Simeone lleva ganados en el Atlético cinco títulos. Con su ‘credo’ de ‘elección a elección’, Pedro Sánchez, en menos de un año, ha cosechado ya tres derrotas.

-¡Qué pena! – se lamenta una señora- ¡Con lo guapo que es!

-Guapo, sí, señora –le contesto-Pero también guapo con mala suerte. Lo más feo y mastuerzo que hay en política es el rígido e inflexible “no es no”. Eso, más bien, es síntoma de grave avería neuronal, políticamente. Pío Cabanillas, político gallego, en vísperas de unas elecciones, preguntó: “¿Quiénes vamos a ganar esta vez?” Maquiavelo lo habría condecorado.

Política y deporte, como sostengo olímpicamente desde que me emancipé, son artes o maneras de vivir y entretener la vida. Fraga, que era como era, abrupto, me dijo una vez:

-Si no existiera la religión, habría que inventarla. Verdad de Voltaire. Si no existiera el fútbol, habría que inventarlo. Verdad de Fraga.

Cuando los políticos son como Nadal o Marc Márquez -no puedo citarlos a todos-, los países funcionan bien. ¿Quién no votaría a Nadal o a Marc Marquez sin fuesen políticos e hicieran en la cancha o en el circuito de la política lo que hacen con la raqueta o con la moto?

-Algún zoquete. En España, además de gente como Nadal y Marc, hay también zoquetes.

¿Es un zoquete, políticamente, Pedro Sánchez? Pienso, con todo el respeto que me merece el zoquete y “solo guapo” Pedro Sánchez, que sí.

En no recuerdo qué Juegos Olímpicos (he asistido a siete), un boxeador español (vive) perdió por K.O. su pelea.

-¡Qué sorpresa! ¡No puede ser! – exclamamos sorprendimos los periodistas- Si es un genio.

El otro, que no era un genio, el otro que era más bien un zopenco de pezuñas borriqueras, le arreó un par de castañazos de padre, muy señor mío y espíritu satánico y lo envío irremisiblemente a la lona.

-¡Dios, y pensar que iba a ser medalla de oro en su categoría! – deploramos compungidos.

Lo bajaron del cuadrilátero con esfuerzo.

-¡Paso, paso! –gritaban sus ayudantes.

Entré en el vestuario para hacerle una entrevista para TVE. Pedí permiso, claro está, a su entrenador.

-¡Entra, entra, Miguel! Está ‘rehaciéndose’.

Le puse el micrófono delante de la cara. Me miró y dibujo en su todavía sangrantes labios una sonrisa leve, tenue, ida.

-¿Qué tal he estado? – me preguntó él.

-¿Estás bien? – le repliqué.

-¡Claro! He ganado por K.O.

Aborté la entrevista. No la emití . Me lo reprocharon:

-¡Has debido emitirla! –me riñeron.

-Quizá, sí –me justifiqué-. Pero me horroriza la crueldad.

Pedro Sánchez, tres derrotas en menos de un año. ¿Pretende acaso conseguir la cuarta por K.O.?

Marc Márquez

Lunes, 2 Junio 2014

Hacer un gol más que el adversario y pisar la línea de meta el primero. Sergio Ramos, para algunos “Domingo de Ramos”, hizo el gol de la Décima. El gol del empate. El gol de la prórroga. Gol glorioso para el Real Madrid, gol cruel para el Atlético. Hasta el casi último minuto, la Décima era a la vez laurel rojiblanco y otro fiasco para Florentino Pérez. Pero allí estaba “Domingo de Ramos” para con su mesiánico cabezazo regalarle a Florentino el “gran capricho” de su vida.
-Qué malvado es el destino.
Pues sí y pues no. Malvado para el Atlético y miel de la Alcarria para el Real Madrid.
-Qué carrera, qué emoción nos han ofrecido en Moto GP Márquez y Lorenzo, como la final de la Champions entre el Real Madrid y el Atlético. Hasta el mismísimo último instante, suspense a raudales –me comenta un amigo, viendo el Gran Premio de Italia.

Sergio Ramos, “Domingo de Ramos”. Marc Márquez, “Domingo de champán” domingo tras domingo. Y van seis domingos. Puede, por lo tanto, quien cree que puede, y no puede quien no puede con quien tan ciegamente cree que puede.
-He sufrido y me he divertido – declara encima Márquez acabado el carrerón.

Lo de Marc es sensacional. Compatibiliza siempre con una sonrisa los antagónicos, en teoría, sufrimiento y diversión.
-Hoy, ¿a qué ha sido emocionante?

Así de sencillo e infantil es Marc, a quien Valentino Rossi, que sigue sin creerse lo que ve, no hace más que colmarle de zalemas.
-Con su mente hace lo que quiere con la moto.
Ya no sabe Rossi si la moto es su mente o si la mente es su moto.
Qué bello es el deporte con el orégano de la emoción y el ajo del suspense. Y con el laurel del señorío.