Blogs

Entradas con etiqueta ‘Mourinho’

Pregunta clave

Jueves, 20 Septiembre 2012

La lepra de la crisis (política y financiera, o financiera y política, a elegir) está haciendo estragos en esta España  cada día que pasa, ay, más sombras  que  luces (así, en muchos medios, se ha definido-retratado-visto a Santiago Carrillo, político de sombras y luces: linda y sutil  manera de sacarse el muerto de en medio).

Brilla, sin embargo, oh milagro, oh  paradoja, con miles de watios, el fútbol de La Roja, el Barcelona y el Real Madrid. Respalndece en España y deslumbra en el mundo. Jorge Valdano, por cierto, en un  periódico hispanoamericano ha dicho  que Guardiola es el mejor del mundo: un artista, un creador, un innovador.

-Que no lo lea Mourinho. Si lo lee, sobre escenificar otro de sus ataques de celo, se va a entristecer más que “Tristiano”.

A lo que voy. El Barça y el Real Madrid en la Champions, como La Roja hace poco, en partidos que se presumían en principio fáciles, lo han pasado como no cesa de pasarlo  Mariano  Rajoy en su podio de la Moncloa: con sustazo y acollonamiento. A los tres, a La Roja, al Barça y al Real Madrid, les han cogido el tranquillo. En boxeo, ¿qué haría en el cuadrilatero un peso medio contra un peso pesado? .

- Danzar, huir, defenderse como gato panza arriba o liebre en pico  de águila real..

Pues eso es lo que hacen los pesos medios del fútbol contra los pesos pesados La Roja, Barça y Real Madrid. Casi todos les  juegan con el  aritmético y arredrado  sistema 1-4-5-1. Fútbol de barricada para taponar agujeros y vías de acceso  y fútbol de ballestería (empujones, peligrosas entradas por detrás o por los laterales, codazos, agarrones…).

A partir de ahora, ese va a ser el fútbol de dolor de cabeza con que se van a encontrar  los tres.

- ¿Y cómo se lucha contra eso?

He ahí la pregunta clave. Dice Julio Iglesias en “El Mundo”  que sigue “aprendiendo a aprender”. Como uno. A lo mejor habría que pasarle  la clave de la pregunta a Guardiola por lo que de él dice Valdano, o sea, que es un artista creando e innvovando.

Del Bosque, Tito, Mourinho: hala, a pensar, a calentaros la sesera.

“Tristiano”, Mourinho y Florentino

Martes, 11 Septiembre 2012

Las frases y los gestos quedan. A veces para siempre. “La calle es mía” (Fraga). Otra: “Con 10 jugadores se juega mejor” (Helenio Herrera). Otra”Fútbol es fútbol” (Boskov).

- ¿Quién es Boskov?

Me preguntaba   recientemente  un jovenzuelo vivaz y pizpireta  (unos l5 años) en un colegio. Ha quedado la frase, o Boskov gracias a la frase.

El dedo (Mourinho)  en el ojo del prójimo (Tito) parece que también ha quedado para siempre

- Mourinho, el del dedo -que oigo en la calle.

La gente es así. O la gente somos así.

Cristiano es ya, para mucha gente, “Tristiano”. “Tristiano” es ya, para los forofos no madridistas, el celoso, el narcisista, el descastado.

- ¿Por qué descastado?

- Cuando llegó al Real Madrid esculpió la frase que  mimeticamente repiten como papagayos todos: “Quiero morirme, profesionalmente, en el Real Madrid”. Más o menos” -me recuerda un madriodista de toda la vida.

Mentira, claro.

Florentino Pérez, en parte, tiene culpa en algunas de estas cosas. “Mourinho defiende los valores del Real Madtrid”, proclamó  FP un día. Otra mentira. Mourinho y “Tristiano” aman del Real Madrid  sólo dos cosas nada líricas: su dinero y su reputación, pero sobre todo (creo) el dinero. El “valor” Real Madrid, para ellos, es el “valor “dinero. O sea: te quiero, Real Madrid, por tu dinero. ¿Exagero?.

Lo de “Tristiano” va a quedar y lo de Real Mourinho FP, también.

Algunos colegas, según leo, empiezan a mimar  a “Tristiano”. ¿Por qué? ¿Por qué mimar a quien tan bien mimado es por el Real Madrid?. “Tristiano” es un ególatra y un yoista, ambas cosas.

- ¿Le cae a usted mal “Tristiano”?

- Como futbolista es “plusimportante”, qué duda cabe. Sus cañonazos de gol, sobre todo cuando acaban  en gol, también. Pero no, por supuesto, su modo de ser: falaz, artero, engañoso. No hay que dejarse atrapar en la mentirosa red de que “Tristiano” y Mourinho son rendidos Romeos de la Julieta que preside FP.

Si estoy equivocado, pido perdón. Pero es que la hipocresía me encocora tanto como la crisis que no cesa, ni ceja. Los gestos y las palabras nos definen.

Sí a la medida de gracia

Martes, 10 Julio 2012

Angel María Villar es él y su sentimiento de perdón cada vez que es reelegido (elegido por primera vez fue hace casi un cuarto de siglo). A Villar la presidencia de la Federación Española de Fútbol se de da de turrón de Alicante y de Jijona.

- Qué rica es esta presidencia -se dice cada vez que le ratifican en la presidencia de la FEF los votantes.

El aspecto físico de Villar no es bello precisamente. Cuando habla, tampoco su hablar es bello.

- Villar es un ser de maneras adustas pero listo, y buena persona. Así lo suelen definir  sus amigos. Y listo, aclaro, según el dicho sabio, es el que sabe hacer lo que el inteligente sabe decir pero no sabe hacer.

Sandro Rosell es él y su sed de venganza. A Rosell le hubiera gustado que Villar no hubiera hecho uso de su  medida de “gracia” de amnistiar y perdonar.

- El dedo de Mourinho en el ojo de Tito Vilanova no debe quedar impune -dice, declara, exclama.

Esto del perdón y la venganza, en el fútbol, es una cosa cíclica y subjetiva. Rosell ha olvidado (a sabiendas, claro es) la gambrerrada de la cabeza de cochinillo lanzada por un gamberro, claro es, en el Camp Nou. La Federación demoró “la causa” y al final no hubo sanción.

- ¿Es así o no es así, señor Rosell?

No sabe, no contesta, como es natural. Eso de “no sabe, no contesta” es algo así como salirse de la tanjente, a veces.

Decía el sabio Ramón y Cajal que hay que ser indulgente con la pobre bestia humana (Mourinho, en el caso que nos ocupa). Creo  que sí, porque el perdón o la amnistia nos coloca por encima de la bestia humana.

Sí, por lo tanto, una vez más, a la medida de gracia de Villar. No, por lo tanto, al odioso sentimiento de venganza. Y no, también por supuesto, al caracter ontimidador, agresivo y feo de Mourinho.

Por el tafanario

Jueves, 3 Mayo 2012

El fútbol es una religión. Sus pecadores,los jugadores que fallan goles,los árbitros que se equivocan “a favor del otro”, el entrenador que anda a ciegas en el vestuario y el presidente a veces.

El Real Mourinho FP, que se me ocurrió un día,ha ganado la Liga número 32 gracias a FP, esto es, a Florentino Pérez. El señor Pérez, hace daños, dijo que le gustaría pasar a la historia del Real Madrid como el segundo mejor presidente, detrás de don Santiago Bernabéu. En ello está. Yo diría más, yo diría que ya lo es, casi. Florentino, como empresario, tiene un coco “muy bien amueblado” (Emilio Romero). Yo admiro a quienes desde la nada pisan la cima del Everest de la excelsitud. Amancio Ortega, el señor de Zara y otras Zaras, luce cabeza portentosa, y así como España,haces siglos, podía presumir de que el sol no se ponía en sus dominios, Amancio Ortega, con sus Zaras, también. Sus tiendas brillan en los cinco continentes, de día donde es de noche y de noche donde es de día.

-Yo sólo sé trabajar, no se me confunda, no soy ningún super.

Modesto encima.

El Real Madrid de Florentino Pérez es obra de Florentino Pérez. Con otro presidente, ¿hubiera el Real Madrid podido construir el patrimonio de Valdbebas, y fichar “gemas” (por el coste) como Cristiano, Benzema y Mourinho, entre otros? Mourinho, tal jaleado hoy por la consecución de la Liga 2011-12, ¿hubiera podido atraparla sin Cristiano Ronaldo especialmente? Lo dudo. Florentino no es mediático. Habla poco. Se exhibe poco. Y cuando se exhibe y habla, no magnetiza, no convulsiona, más bien aburre.

-Qué presidente tan soso y qué gran presidente sin embargo.

Mourinho, en cambio, es populista y cerril (perdón por el adjetivo). Los compañeros que hacen la información política se quejan de que Rajoy les huye. Mourinho, como Rajoy. Sólo que el fútbol no es como la política. El fútbol, como digo, es una religión de feligreses y forofos; la política, en cambio, es un juego de papeletas y urnas cada cuatro años para cambiar o ratificar al inquilino de la Moncloa, el cual, antes o despues, cualquiera que sea su color ideológia, logra que hasta los que creían en él farfullen entre decepcionados y coléricos “¿y en qué estaría yo pensando para votarle?”.

Mou, ayer, volvió a darles por el tafanario a mis compañeros, en Bilbao. Hoy, sin embargo, mis compañeros lo loan. ¿Por qué? La Liga de este año es la Liga de Florentino…y Cristiano.

Mayo florido y rumoroso

Martes, 1 Mayo 2012

Ya estamos en el mes florido y hermoso, mayo. Florecen, cómo no, los rumores. El rumor es al fútbol lo que las flores a mayo. El rumor es necesario. Rumor, que algo queda. También el rumor, a veces, es la antesala de la noticia. Lo de que Ibrahimovic, por ejemplo, interesa a Mourinho, según “El Confidencial”, ha saltado a Italia. Telefoneo a Milán, a mi colega y amigo (apócrifo) de hace años, amigo a su vez de Silvio Berlusconi.

-Oye -le digo-, que Mou quiere a Ibra, al parecer ya ha hablado con él.

-Lo sé, y no digo que no. Cabe incluso que lo consiga.

-¿No se opondrá Berlusconi?.

-Claro que no. Berlusconi, ni lo dudes, le dirá al Real Madrid: “De acuerdo, Ibra para tí y Ronaldo para mí. De por medio, ni un euro. Berlusconi, estas cosas, se las toma muy bien.  Mayo, florido, hermoso y rumoroso, pues.

Como muy bien se ha tomado el barcelonismo lo del barón Tito. Tito Vilanova por Guardiola. Perfecto. Pero ¿tiene rodaje -empiezan a preguntarse algunos-, personalidad  y conchas de experiencia para suplir  nada menos que al mejor de los mejores entrenadores del mundo, Mourinho incluido?.

- Tito, como Bielsa, ama el fútbol -me cuentan-. Dice Bielsa que el fútbol es su “pasión intelectual”. Tito, como Bielsa, también piensa y rumia mucho los entresijos  del  fútbol  las 24 horas del día. Y tal vez capte, intuya o vea  en él aspectos  o repliegues no fáciles de percibir, y de ahí, a lo mejor, la devoción de  Guardiola por él.

La inevitabilidad del sino de Tito, a partir de la próxima temporada, será la inevitable comparación. ¿Remedará poco o mucho Tito a Guardiola?. Remedando, se aprende y se mejora; y todo el mundo, en cualquier profesión u oficio, empieza imitando o tratando de ser como  aquél al que se admira. Azorin llegó a confesar que leía mucho a Varela para aprender a escribir. Tito, ciertamente, ha aprendido mucho de Guardiola, pero también Guardiola de Tito.

-El Barça de la próxima temporada, por lo tanto, un calco del de Guardiola, ¿no?

Me matiza:

-En cuanto a estetica, sí. Pero a lo mejor lo hace  todavía más ofensivo. Sostiene Tito que la belleza del fútbol reside en un ataque esplendido sin interrupción.

La vida, ciertamente, es ataque.

Mourinho, como Carlos Marx

Viernes, 13 Abril 2012

El hombre es él y sus frases y también él y sus silencios.

Por sus frases, han quedado en la historia o en la memoria o en la memoria histórica Fraga, el de “la calle es mía”, y  Trillo, el de “manda huevos”, y Helenio Herrera, el de “con diez se juega mejor  que con once”, y Rexach, el de “correr es de cobardes”, y Bernabeu, el de “qué bonita sería Cataluña si no tuvieses catalanes”, y San Agustin, el de “Señor,no me hagas casto todavía”, y Mourinho, el de “mi ideología política es el 4-3-3″.

- Qué ingeniosos, tío.

Lo bueno, o lo malo, o lo malo y lo bueno a la vez, de la historia es que nunca nos da el perfil real, exacto, fidedigno de los personajes. Mourinho es él y el Otro.

- A ver, explíquese.

Sólo conocemos, en la calle, entre nosotros la  gente de  fútbol, al Mourinho que o habla, y se pasa, o al que le ordena a Karanka, “hoy rajas tú con esa gente” (esa gente, naturalmente, somos los periodistas, raza cainita para él). El Otro, según cuentan aquienes  con él conviven, reza, cree en Dios además de creer en el dinero del fútbol, ama a los niños, es hogareño, padrazo y hasta tiene  singulares atisbos de humor.

- Mourinho es como Carlos Marx -me decía el otro día un amigo.

- Cuando Carlos Marx vivía no se había inventado la Premier todavía, o sea el fútbol -le recuerdo.

Ya digo que la Historia cuenta las historias de la gente con recortes (esta palabra hace que ahora mismo piense en Rajoy) y ocultaciones. A Marx no le gustaban las “masas”. Las detestaba. A Marx lo que realmente le gustaba no era “El Capital” que había escrito, sino el capital, la pela, el parné, el buen comer, el buen vivir y la pereza, “tan necesaria -decía- para pensar”. Hablar, pues, poco. Lo justo.

- Como a Mouruinho.

- Exacto.

A Mourinho, del fútbol, le fascinan tres cosas: que le gusta, tan obvio como que Rubalcaba sigue sin querer entenderse con Rajoy, que le encanta  por el  sustanciosisimo dinero que le renta y que le permite abrir y desplegar las alas de su narcisismo. Se extasuia  en el espejo y, como la madrastra de Blancanieves, se dice: “Qué guapo soy, soy el mejor y a la Prensa que le den por cofa (Cela)”. Si no así exactamente, casi exactamente así.

Mourinho como Marx: antes el silencio que hablar con  las “masas” y con la especie cainita. A las masas, como a los periodistas, que le den también por cofa.

La paloma de Alberti

Lunes, 26 Marzo 2012

No soy de Mourinho ni de Guardiola. Repito: no soy mourinhista.

Guardiola, hoy, ahora mismo, es el entrenador más deseado en el “rectangular globo” del balón. El deseado, sí, pero no como “El Deseado” Fernando VII, claro es. Sir Ferguson: “La posmodernidad es el Barcelona del “señor” Guardiola”. Palabra de Sir.

El Barcelona es el equipo que estéticamente, también técnicamente, más seduce en el mundo. Hay estadísticas al respecto. Lo que ocurre es que el Barcelona es  un conjunto de elementos y circunstancias (Ortega) especialísimas. El Barcelona no sólo es Guardiola. El Barcelona es Messi -¿cuántos como él hay en el mundo?-, Xavi, Iniesta y Cesc - ¿cómo se manufacturan  esas joyas?- y quienes con ellos conforman el conjunto más admirado  del mundo.

-Guardiola -me susurra  un gurú blaugrana-, que de tonto no tiene un pelo -por eso se lo ha afeitado a ras del craneo-, no es como Mourinho. Para éste, el Real Madrid es él y solamente él, y sin él, el Real Madrid no estaría en la Liga donde está. Su  patológico yoismo. Guardiola, como la paloma de Alberti, no quiere equivocarse. La  paloma de Alberti, como se sabe,  “por ir al Norte, fue al Sur. Creyó que el trigo era agua. Se equivocaba”. Guardiola, en su día, sin equivocarse, dirá “lo que le conviene a él y al Barcelona”.

¡A él y al Barcelona!. Sesudo Guardiola. Y la feligresía  azulgrana, mientras sufriendo: ¿se irá, se quedará?.

Su Tyson -Guardiola, en boxeo, seria Cassiua Clay: arte-, esto es, Mourinho, ha empezado a colmar el caliz de la santísima  y empresarial paciencia de Florentino Pérez .

- Presidente -le  machacan ya, día tras día, los “Sires” del Real Madrid-, este hombre -por Mourinho- va a conseguir indisponernos radicalmente del todo con todos, con Rajoy, con Rubalcaba, con Toxo, con Méndez, con los forofos de izquierdas y derechas, con los árbitros y linieres y, lo que es peor, también con nuestra leal y adicta prensa.

Florentino es puro hielo. Rara vez toma decisiones sin meditarlas y rezarlas mucho previamente. Un cristiano, empresarialmente, tomista. Por eso triunfa

- De todos modos, no disimula que le preocupa cada vez más el irracionalismo efervescente del portugués. Dudo mucho, casi me atrevería a afirmarlo, que siga en España si sigue equivocándose como la paloma de Alberti, aunque gane la Liga.

Que se equivoque,pero con rumbo  al oeste. Su última indecencia social con el Real Madrid, con el madridismo y con los medios: la higa a los medios informativos.

Culpable mayúsculo Mourinho

Jueves, 22 Marzo 2012

La finalidad del fútbol es la emoción por la acción del gol y el gol -ojo a esto- del control de las emociones. Mourinho es un divo .El divo, a veces, cae en la desaforada patalogía de los excesos.
-¿Como Mourinho?
-Exacto.
Contra el Villarreal, al margen de errores tácticos o estratégicos, que los hubo ,el megaerror del partido fue Mourinho. Si la cara es el espejo del alma (el refrán es filosofía pura), el equipo es el espejo de su entrenador. Mourinho es un espejo malo, un mal espejo. De ahí los desquiciamientos -ayer- de algunos de sus jugadores.
-Sigue cayéndole mal Mourinho.
Acepto el reproche .Cuando la cultura del yo,”yo, yo, yo, como yo nadie, yo soy el Solón del fútbol”, nubla el sentido inteligente (digo “sentido inteligente”, no digo “sentido común”), hay que preocuparse. Hay que empezar a pensar que “aquí pasa algo o algo está pasando “.
Mourinho, en los partidos, en la banda, es aguijón y escarabajo verde de los árbitros. Se levanta, pasea, los mira con descaro, se encara con ellos, excita al público.
-¿Era así en Inglaterra,cuando estaba en el Chelsea? -he indagado.
-Como es ahora en el Real Madrid, no.
En Villarreal,el árbitro cometió errores. Cierto.Pero a favor y en contra de los dos equipos, y más en contra del “submarino” (dos penaltis:lo fueron con el Reglamento en la mano) que del “acorazado” blanco.Contra el Villarreal no empató el Real Madrid por culpa del árbitro,el Real Madrid empató en Villarreal por culpa de Mourinho.En Villarreal,Mourinho acrecentó el patológico cuadro de sus vicios e inseguridades,y,acabado el partido,cometió el error,inmenso error ,de despreciar antiseñorialmente,antideportivamente a los periodistas (no es de recibo el pretexto de que estaba nervioso y tenía miedo a no poder contenerse).
Culpable mayúsculo,Mourinho.
Coletilla: séis puntos es muro espeso y alto entre el Real Madrid y el Barcelona. Un magnífico dividendo para ganar la Liga. Si no la gana el Real Madrid, culpable otra vez Mourinho.

Con clase y fieros

Lunes, 19 Marzo 2012

Fichar es a veces un azar de cara o cruz. Del Nido, el presidente del Sevilla, creía que Reyes vigorizaría el talento y el poder del Sevilla. Parece que no es así. El fútbol da muchas especies de jugadores. Marquitos, muerto recientemente, pertenecía a la especie de los estajanovistas. Gustaba a Bernabéu y gustaba a Di Stefano.

-Me gustan los equipos -sostenía Bernabéu- en los que los divos juegan como obreros y los obreros  como divos.

Marquitos, técnicamente, era un obrero divino.

-Reside su poder, atrás -argumentaba Di Stefano-, en que desbarata y acojona como nadie.

Reyes es un divo de cuenta gotas que cuenta poco como obrero. Ese es su fracaso. Ahí está su biografía corroborándolo. Di Stefano fue fabuloso por su talento de divo y su talante de obrero. Talento y talante. Las dos cosas. Y lo repetiré una vez más: como él, tan completo como él, no ha habido nadie: ni Pelé, ni Cruyff, ni Maradona.

- ¿Ni Messi?

-Ni Messi. Messi es otra especie, otra cosa. De Messi sí digo, visto lo que llevo visto, que nadie ha perforado las defensas como él. Messi es un berbiquí con talento creativo y técnico.

Reyes, aun reconociendo, su genialidad indiscutible “a veces, de vez en cuando o de cuando en vez”, no es sino una especie que habiendo podido ser tiburón se ha quedado en gacelilla. Bonito, chic, elegante, pero frágil de voluntad.

El Atlético de Madrid  hizo bien en “dárselo” a Del Nido, de igual modo que el Real Madrid  acertó, en su día, “deshaciéndose” de él.

Mourinho, al igual que Bernabéu y Di Stefano, los quiere “con clase y fieros”. El fútbol es competición  que se juega con melenas de león, garras de águila  y tacos en las botas y en la gónada.

Una pena la levedad energética de Reyes.

Los enemigos del alma

Sbado, 25 Febrero 2012

Mourinho, homófobo. ¡Toma! El otro día, en Moscú, soltó una frase hecha, de uso cotidiano, algo así como “y esos maricones, ¿no dicen con qué balones vamos a jugar?”. Cerca, una cámara oportuna e indiscreta, le grabó la ‘espontaneidad’. En España, como se sabe, cuando queremos mucho a alguien, si hace tiempo que no le vemos, a veces, en el reencuentro, exclamamos:

¡Hijo puta, qué bien estás! -esto es muy celtíbero: ¿acaso no?

Pero Mourinho, en cuanto a popularidad global, es como la señora Merkel y el señor de la bella Carla Bruni, o sea, el señor Sarkozy.

Por expresión tan chorra e inane, sin embargo, la Federación Europea de Gays y Lesbianas ha enviado un comunicado a la UEFA pidiendo que se sancione a Mourinho por homófobo.

Cuando yo era niño, en el colegio nos enseñaban que los enemigos del alma son el mundo, el demonio y la carne. En el siglo XXI, por lo que se está viendo, los enemigos del alma, sobre todo de alma famosa, son las telecámaras, las redes sociales y los teléfonos móviles con camara y sonido, y naturalmente, las instituciones tiquismiquis.

¡Ojo, Mou! Ahora todos ’somos’ agentes 007. Siglo XXI, siglo James Bond. A veces no es tan bueno que avancen tantos las ciencias y las tecnologías: traen consigo una barbaridad de complicaciones.

CHAMPIONS. Opino, sí, que hoy en Europa, en política, sólo mandan dos, Markel y Sarkozy, y en fútbol, también otros dos: el Real Madrid y el Barcelona. La lógica, se sabe, no es forofa del fútbol, y de ahí que a veces pierda el mejor y gane el peor, lo cual ha pasado, pasa y seguirá pasando. Hecha esta matización, y visto lo visto, la Champions de esta temporada,de todos modos, debe de ser o del Real Madrid o del Barcelona. En Europa, ahora mismo, no hay equipos del poder, del arte y de la ciencia técnica de elllos.

RED BULL. De F-1 sólo sé que no sé nada, salvo lo que leo y deduzco de lo que leo. Lo tengo escrito: a los menores de 20 años, según encuestas, la velocidad sobre cuatro ruedas (F-1) y sobre dos ruedas (motos), les fascina más, o igual, menos no, que el fútbol. Vettel, para lo que saben, es un Messi del volante, pero no tan Messi como Fernando Alonso, lo cual nos halaga. Pero Red Bull, al parecer, esta próxima temporada, volverá a ‘golear’ al Ferrari de Alonso. Oh. ¿Acertarán tales sabios o agoreros?

GUARDIOLA. No se dice, pero lo digo yo. Ahí va: el plesbicito de “todos con Guardiola y Guardiola quédate y tú eres el único, Guardiola, y tú no le puedes hacer esto a Cataluña”, tiene “fuera de sí, incluso con preocupante insomnio muy insomne, a Guardiola”. Tiene también Guardiola, dicho sea al paso, dos formidables ofertas que le quitan también el sueño. El oro y el laurel asedian hasta el atolodramiento cerebral al deseado y codiciado y admirado Guardiola. Y eso, en plena crisis de casi trodo.

Ah. Oído ayer en el Vicente Calderón:

-¿Sabéis lo que os digo? -le dice un amigo a varios amigos-. En las urnas, el PP nos ha ganado por mayoría absoluta; en la calle, y también por mayoría absoluta, vamos a ganar nosotros. Así que alegraos, y el Atlético, de cine. Alegraos, alegraos.

Ignoro el color ideológico del personaje que asi se manifestaba.