Blogs

Entradas con etiqueta ‘Nadal’

Abdicación y reivindicación

Mircoles, 11 Junio 2014

España, políticamente, en la calle huele a abdicación y “a ver, ojalá, si con Felipe VI, tan alto, tan majo, decrece la lacra del paro y paramos en un país más cordial y sosegado”. España, en la calle, deportivamente huele intensamente a fútbol.
-¿A qué huele más, a Felipe VI o a Del Bosque?
Está claro que a Del Bosque, al Mundial de Brasil y a la esperanza de que España reivindique su título.
-Jugar, vamos a jugar como siempre, con el estilo con que ganamos el Mundial: posesión del balón, agresividad ofensiva, fe.
Del Bosque en fútbol, como ven, es conservador e ignaciano: cambios, los justos.
-Físicamente, era lo que más me preocupaba, los jugadores están “sanos”, en forma, y “sanos”, también, de ánimo -destaca con sonrisa extensivamente optimista.
Contra Holanda, de todos modos, tocará sufrir. “Lo noble se consigue con sufrimiento”. Lo rubrica Nadal con su admirable conducta: “Yo soy yo –dice- con mis dolores, con los que me he habituado a convivir, y con mis sufrimientos, que últimamente sufro mucho”. La Selección ha aprendido también a sufrir. Ella juega a ganar y sus adversarios, apretadamente parapetados atrás y al contraataque, a no dejarse ganar.
-Pienso que casi todos nos va a jugar así.
Pienso como Del Bosque. Van Gaal, el Del Bosque de Holanda, no oculta su respeto “no miedoso” a la Selección de España.
-El fútbol, como el boxeo, es el arte de pegar y de que no te peguen. Es el arte- dice sobrado de razón- de no creerte lo que no eres y no tienes. Es el arte de conocerte y de conocer al contrario. España –analiza- es un gran equipo con “rendijas”: por ahí es por donde intentaremos hacerle daño.
Van Gaal, como Del Bosque, es también, por experiencia y sabiduría, un conservador que destella precisamente por su sabiduría y su experiencia.
Pelé ha hablado también. Pelé, en blanco y negro, es el David Niven del fútbol. Como aquel actor tan encantadoramente británico diplomático, jamás queda mal con nadie. Sus opiniones son casi siempre templadas y sutilmente despinadas. Como futbolista arriesgaba sin sesgos intrépidos; tampoco sus opiniones son intrépidas. “Vivir en paz – es su máxima- es llevarse en paz con todo el mundo”. Le gusta España: “Es un equipo bien hecho, con arte”. Mas advierte: “Chile puede ser la sorpresa”.

Despolitice el Toisón, Majestad

Mircoles, 27 Noviembre 2013

Dice el Papa Francisco que la crisis  que nos pisa los juanetes de la paz y el sosiego es una crisis antropológica. El Papa, en su “Evangelii Gaudium” (La alegría de vivir)  le mete caña a la crisis fiunanciera, culpable principal, entre otros principales  culpables, de que las estemos pasando canutas y de que los salarios apenas cubran la básica exigencia de una sopa de pan y ajos (casi).

-Es el hombre -viene a decir sin decirlo como lo voy a decir pero con idéntica   intención- con sus plurales narcisísmos ( gula de dinero insaciable, consumismo a lo bestia,egos desmesurados… ) el que ha estropeado y sigue estropeando el bienestar antropológico de los descendientes de Adán, con la excepción, naturalmente, de quienes  con sus ávidos  dedos pulsan  la guitarra de las finanzas.

Hay también, sin embargo,  seres  divinamente humanos como Rafa Nadal ,ya “Leyenda de Marca”. ¿Por qué Leyenda? Nadie, en la Historia del Deporte Español, desde que a Dios se le ocurrió la  idea de  inventar a Adán y a Eva, que tanto monta, nadie, repito, como Rafa Nadal. Icono universalmente admirado y querido  por su humildasd, por  su solidaridad, por su amor  a todos, por su sencillez.

-La vida -dijo una vez- me ha enseñado que, cuando pierdo, es porque quien me ha ganado es mejor o lo ha hecho mejor que yo.

-¿Y no te enfada, no te enoja, no te acibara  el  ánimo el perder?.

Contestó sonriendo:

-¿Por qué? Cuando pierdo, reflexiono sobre las causas de mi derrota. El tenis es un deporte. Cuando pierdo, a lo sumo, me enfado un poco, no mucho, pero  conmigo mismo. Yo compito mucho conmigo mismo. El tenis, a la postre, es competir contra uno y contra el otro.

Rafa Nadal, desde hace años, es quien más  formidablemente españolizado la marca España.

-¿España? -le preguntaron una vez.

Y Nadal, le explicó, siempre con la sonrisa de la mistad en los ojos, la situación geográfica de España.

Ha enseñado, pues, a jugar al tenis y ha enseñado Geografía. El Papa Francisco- me consta- ve sus partidos en la telecaja mágica. Al Papa le encanta el deporte: por esdo es tan humanamente  formidable, también.

-¿Le encanta Nadal al Rey Juan Carlos?

Si hay alguien en España, desde la muerte de Franco, que ha hecho méritos para ser distinguido con  el Toisón de Oro es Nadal. El que más,y el Rey es reaqlmente consciente de ello.

-¿Qué premia el Toison de Oro? -me preguntan a veces.

-Sencillamente, los servicios sublimemente notorios, insignes y de matrícula de honor a España.

El Rey Juan Carlos debe despolitizar el Toison de Oro. El Rey Juan Carlos,como dice el Papa Ferancisco, debe “crecer por atracción”. Y despolitizar el Toisón. La política, antropológicamente, es farisea y cínica.  El Rey debe bajar de su “trono político” a la antropológica realidad.

-Si será mala la política, que a la suegra se le llama mamá política - humorizó  Jardiel Poncela.

Exhumo el humor de ese pensamiento -que comparto en parte- de vez en cuando.

Encierra inmensa verdad.

Sol y Marca

Viernes, 14 Junio 2013

España es la industria del sol y la Marca España es Rafa Nadal. El tenista balear es ahora la figura más notoria y brillante de España. Nadie la iguala. Cae bien a todo el mundo, hasta a  Djokovic. “Lo reconozco: me ha disgustado perder. Roland Garros es el único reto que me puede -y precisa-. Bueno, Roland Garros no, Nadal. Rafa, a quien admiro, es el único sin embargo que me saca de quicio. Cuando parece herido, se levanta y te atiza, “qué tío”, que decís los españoles”. Nadal, un sol de jugador” .

- Como  tú pides -me dicen-, Nadal  se merece el Toisón  de Oro.

Pienso que sí. A Nadal se le ha dado ya todo. Lo ha conquistado ya todo. Y si la pierna izquierda resiste -su talón de Aquiles- quizá supere o alcance o frise el baúl de títulos  de Gran Slams  de Federer.

-Federer -decía hace dos días Nadal- sigue siendo el mejor de todos nosotros,de todos modos.

Un sol de hombre también por ese formidable  valor que es la humildad. Ser humilde, cuando se es tan cimero, no es corriente. “Imitad a Jesús y a Socrates”, decía Benjamin Franklin. Recompongo la frase: “Imitad a Jesús, a Sócrates y a Nadal”.

- Y el Rey que le dé el Toison.

Con el Toison  se distingue  a quienes prestan servicios excepcionales a su país. ¿Es o no es excepcional lo que hace y consigue Nadal con su mente de basalto no obstante la fragilidad de su pierna izquierda? ¿Hay en España ahora mismo quien  universalice el nombre de España como él? No.  El otro día,en un foro sobre el deporte, el formidable jinete  Cayetano Martinez de Irujo exaltaba el valor del deporte.

Así: “La educación y el deporte son las hercúleas  columnas de la sociedad, más hercúleas que la religión y la cultura, y que me perdonen la cultura y la religión”. En España, sin embargo, agrego yo, el deporte sigue siendo “una María” (recibe  pocas ayudas), y es un milagro que  no deje de parir y alumbrar   “soles” y “marcas” como Nadal, o como ese  coro de pilotos sobre dos o cuatro ruedas, o como esos futbolistas llamados  Xavi, Iniesta y Casillas ,o…. 

España, ciertamente, es un milagro de país, a pesar de la casta política. 

El fútbol como Prozac

Viernes, 8 Junio 2012

El fútbol como Prozac o antidepresivo o euforizante  o consuelo contra la crisis  de la prima de riesgo, el recorte de salarios, “los hombres de negro”  (Montoro) y  las agencias de calificación que nos crujen la fe con sus descalificaciones.

-Es lo que hay, y como es eso lo que hay, pues eso.

Prozac y fe. La fe es también prozac.

-La fe, sin goles, es fe muerta.

- ¿Quién dijo eso?

- No me acuerdo. Me gustó y todavía no se me ha caido del estante de la memoria.

Xavi no es Balón de Oro. Pasa con el Balón de Oro lo que con el  preciado Oscar del cine. No siempre “se entrega” al mejor o a la mejor. Pero Xavi brilla  también por el oro de su fe. “Se nos debe exigir que lleguemos a la final”, dijo hace unos días. Ha completado la frase: “Y nosotros nos debemos exigir ganarla”.

La fe es creer en uno y no ablandarse  jamás ni moral ni mentalmente. Fe, mente, moral. Ferrer, nuestra tenista Ferrer, es roca dificil de rascar o roer. “Yo no sé si es mejor o peor que  yo; lo que sí sé es que para vencerle hay que tener la fe de un santo”. (Murray). Ferrer, sin embargo, contra Nadal, se derritió. Lo veía y no me lo creía, pues Ferrer es de los que “muere” de pie  zurrándole reciamente  a la pelota con la inquebrantable fe de su raqueta. A Federer, por impaciente (tal vez su talón de Aquiles), le pasó lo mismo contra Djakovic.

La Selección de Del Bosque las va a pasar  más que canutas en esta Eurocopa. Contra el mejor, pelean todos como tigres, y tigres van a ser todas las selecciones contra España. Yo creo que ahora mismo no hay  nadie en el mundo que juegue al fútbol como pintaba Velázaquez.

- Las “Meninas” y el Real Madrid.

Le oí recientemente a un turista en el Museo del Prado.

Repito: fe, moral y mente fuerte contra todos “los hombres negros” (árbitros) y tigres de la Eurocopa. El talento, se os supone, admirados Xavi y compañía.

La moda

Lunes, 14 Mayo 2012

El azul es el nuevo color del buen empresario y buen vividor Ion Tirac, ex tenista entre otras equis. Admiro a los emprendedores.

-América -decían el malogrado Kennedy- necesita hombres emprendedores.

Tirac, el “amo” del Másters 1000 de Madrid, lo tiene claro. Le gusta el tenis en azul, como a los franceses les gusta la vida en rosa y a los japoneses el flamenco.

-Yo venir a España todos los años, por ver y oir flamenco, ¡olé! -me confesaba hace unas noches un japonés de Tokio en el “tablao” de Torres Bermejas.

-Vendrá tambien -le repliqué-  por ver el Prado y el  estadio Bernabéu .

-Bueno, sí, de paso, pues nos los meten  en el programa, de visitas, pero nada como el flamenco.

Tirac, como el japonés, también flamenco.

-El año que viende, la pista será otra vez azul- dice tozudo, y es que él es tozudo según él.

Antaño, muy antaño, el color del tenis era blanco. Manolo Santana, en Wimbledon, cuando ganó el torneo, lucía  un pantalon tan blanco y con la raya tan bien trazada geométricamente, que hasta el “Times” ponderó  su elegancia. El tenis ya no es así. Federer es quizá el más elegante. En el tenis, ahora, hay quien presume incluso de indumentaria cutre.

-¿Por qué visten tan zarrapastrosamente, algunos?- he preguntado a gurús del tenis.

-Es la moda, y la moda ni es bonita ni es fea, es moda. De igual manera que las adolescentes de piernas largas y esbeltas las cubren  con horribles  “polainas” militares, casi, de montar a caballo. La moda, amigo, la moda. Vivimos la cultura de Belén Esteban y la devaluación de lo bello. La moda, amigo, la moda.

Yo lo que quiero decir, en fin, es que Nadal y Djokovic, por citar lumbreras, repudian el tenis en azul, y pienso que con razón. Lo que ocurre es que donde manda el dinero y el tirano, o sea Tirac, no mandan quienes, precisamente por lumbreras, dan luz y brillo al tenis. ¡La moda!

La Moda

Lunes, 14 Mayo 2012

El azul es el nuevo color del buen empresario y buen vividor Ion Tirac,ex tenista entre otras equis.Admiro a los emprendedores.
-América -decían el malogrado Kennedy- necesita hombres emprendedores.
Tirac,el “amo” del Másters 1000 de Madrid,lo tiene claro.Le gusta el tenis en azul,como a los franceses les gusta la vida en rosa y a los japoneses el flamenco.
-Yo venir a España todos los años,por ver y oir flamenco,¡olé! -me confesaba hace unas noches un japonés de Tokio en el “tablao” de Torres Bermejas.
-Vendrá tambien -le repliqué- por ver el Prado y el estadio Bernabéu .
-Bueno,sí,de paso,pues nos los meten en el programa, de visitas,pero nada como el flamenco.
Tirac,como el japonés,también flamenco.
-El año que viende,la pista será otra vez azul- dice tozudo,y es que él es tozudo según él.
Antaño,muy antaño,el color del tenis era blanco. Manolo Santana en Wimbledon,cuando ganó el torneo,lucía un pantalon tan blanco y con la raya tan bien trazada geométricamente,que hasta el “Times” ponderó su elegancia.Elo tenis ya no es así.Federer es quizá el más elegante.En el tenis,ahora,hay quien presume incluso de indumentaria cutre.
-¿Por qué visten tan zarrapastrosamente,algunos?-he preguntado a gurús del tenis.
-Es la moda,y la moda ni es bonita ni es fea, es moda.De igual manera que las adolescentes de piernas largas y esbeltas las cubren con hoerribles “polainas” militares,casi,de montar a caballo.La moda,amigo,la moda.Vivimos la cultura de Belén Esteban y la devaluación de lo bello.La moda,amigo,la moda.
Yo lo que quiero decir ,en fin,es que Nadal y Djokovic,por citar lumbreras,repudian el tenis en azul,y pienso que con razón.Lo que ocurre es que donde manda el dinero y el tirano,o sea Tirac,no mandan quienes,precisamente por lumbreras,dan luz y brillo al tenis.¡La moda!

Toison para Nadal

Lunes, 30 Enero 2012

Si no vieron ustedes la feroz sesión continua de raquetazos entre Nadal y Djokovic,peor para ustedes.Aguantaron hasta el final,casi séis horas de tensión y angustia, de sudar, de invocar la ayuda de Dios,”¡Señor,ayúdame”, que suplicaba el serbio. Ganó éste pero también pudo ganar Nadal. Cerca ya del final, Nadal olió la repujada y pesada plata del trofeo,”ya es mío”,seguro que pensó .Pero no fue suyo;en el doliente cara y cruz de los “jabs” o golpes de los tres últimos juegos del set decisivo, el quinto, al final se impuso “el malo” ,o sea Djokovic, y a Nadal, el “bueno”, le tocó la cruz.
-Señor,¿por qué,además de omnipotente,resulta que eres forofo? ¡Eso no es divinamente justo,Señor!-le reproché de pronto,espontaneamente,en triste silencio,mirando al desolado Nadal.
No obstante haberle invocado y rezado,Djokovic,acabado el extenuante e interminable partido,se dió cuenta de la injusticia del resultado y dijo algo tan hermoso cómo que los dos,por igual,eran merecedores de la victoria.
-Es que hay cosas que deberían acabar así,en empate,en salomónico empate:ni para tí ni para mí,para los dos.
Pero dicho está que el deporte es otra manera de hacer la guerra. El hombre necesita combatir,competir,pelear.El hombre no es una pasión inútil,admirado Sartre.El hombre es un animal biológicamente fogoso, agresivo, emulador.
-Si no peleo,no soy feliz.Si peleo y pierdo,tampoco soy feliz.
Lo dijo Cassius Clay cuando todavía era Cassius Clay,a las pocas horas de ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma.
Como todos los buenos deportistas,Nadal es feliz con la raqueta en la mano,pero mucho más cuando la alza en señal de victoria .Ayer le ví abatido,como no le había visto nunca;se había preparado como nunca para este Open;y quería empezar el 2012 con el gozoso grito de año nuevo,vida nueva.
-La suerte y Dios no estuvieropn con él.
No lo sé,ni me importa.Me importa,hoy,otra cosa.Si ahora,en España,todo es marca:la marca Real Madrid,la marca Zara,la marca España,la marca de las marcas es Rafa Nadal.Ni el Real Madrid ni el Barcelona,siendo como son marcas de oro y diamente,que lo son.La “supermarca” es Nadal.
-¿Por qué?
Lo reune todo.Si el hombre es racionalidad,civismo máximo,humanidad a dilatados extremos,caballerosidad azul (sangre azul,signo de aristocracia y elegancia) y sencillez,pocos como “marca humana universal” Nadal.
-Por donde pisaba el caballo de Atila -me dice un amigo- no crecía la hierba.Por donde pisa Nadal,crece la admiración,el respeto,el cariño,la simpatía.¿Quién murmura mal de Nadal? .Nadie.Yo creo que Nadal se merece también el Toison de Oro,como Sarkozy,como Solana,como…
Nadal es el Toison de Oro hecho cuerpo y alma.También él sirve “globalmente” a España maravillosamente y maravillando.¿Por qué el Toison,como distinción,es tan clasista y política?.

El currante

Lunes, 7 Junio 2010

EL CURRANTE

La Zarzuela de Rafa Nadal es Roland Garrós:ahí el rey es él, ahí la raqueta de Nadal hace pasamanería real. Soderling,la raqueta de hielo, ha sido licuado por un Nadal otrra vez seguro de sí mismo. Pentacampeón. Verlo y creerlo. Soderling,tan seco y distante, esta vez elogió con alteza a Nadal:  “Si sigues jugando así ganarás lo que quieras”. El lenguaje del cuerpo del sueco hablaba sin palabras: resoplidos, andar lento, mirada turbia.”Quiero pero no puedo y eso que estaba seguro,antes de salir a la pista, que iba a volver a poder”. Nadal, siempre Nadal. Nadal es la magia del corazón. Es la energía psicológica. Es el vedetismo de la humildad. Es el milord de la arcilla. Ya lo dijo Federer hace dos años: “En la arcilla, Nadal es arcilla también; la arcilla está enamorada de Nadal”.

El credo de Nadal es espartano: competir para “intentar” ganar; “intentar ganar” para “mejorar” la reputación y no caer en la frívola confianza para “intentar” ganar y no perder reputación. Siempre el modesto “intentar”. “Voy a intentarlo, creo que puedo intentarlo, me he preparado para intentarlo”.

El vedetismo no es lo suyo. Cristiano Ronaldo dijo el otro día que quiere ser eterno. Infatuado y narcisista CR9. Nadal, que vuelve a ser oficialmente el número 1 del mundo, va y dice: “Bueno, sí, eso es bonito, claro, pero no, no me entusiasma, no; hoy soy el número 1 y mañana dejo de serlo; lo que yo quiero es…  bueno, no dejar de ser un “buen currante” del tenis”.

Roland Garros, amen de haberle hecho pentacampeón y devolverle el número 1 del mundo, le ha dado un cheque de un millón y pico de euros por su triunfo sobre Soderlin y un reloj de 360.000 euros. Nadal, además, ha mutado en simpatía la antipatía de una parte del público galo.

- ¿Cómo vas a celebrar este triunfo?

- Empezando a entrenarme mañana mismo para Wimbledon

Rafa Nadal, el más “grande” de España

Domingo, 19 Abril 2009

Religión, tenis, Rafa Nadal. La fe, para los católicos, es vida, alegría, felicidad y victoria. Rafa Nadal, para los españoles, es fe, alegría, felicidad y victoria, pero tambíén sufrimiento.

-Tengo la suerte, o la desgracia, no lo sé -me decía una vez Salvador Santos, que fue vicepresidente del Atlético de Madrid con Vicente Calderón-, de ser fanático del Atlético y de Nadal. Los dos me hacen sufrir. ¿Es que me gusta sufrir? Me lo he preguntado muchas veces.

Nadal, ciertamente, hace sufrir; y Nadal, también ciertamente, se crece con el sufrimiento. Arquímedes dijo aquello de “dadme un punto de apoyo y moveré la Tierra”. El punto de apoyo de Nadal es el sufrimiento, punto de apoyo que a él le estímula y a nosotros, sus seguidores, nos pone al borde de la angina de pecho, exagerando, claro, a veces hay que exagerar.

Se lo peregunté el año pasado:

- Nadal, ¿sufres jugando como nosotros sufrimos viéndote jugar?

Nadal, como se sabe, es la humildad suma y sumamente elegante. Me miró a los ojos sonriendo:

- Mi sufrimiento no es sufrimiento, es fe, o tal vez mi fe es lo que vosotros llamáis sufrimiento.

No sé ustedes, pero yo sufro mucho con los partidos de Nadal. ¿Falta de fe en él? ¿Es mi sufrimiento, sencillamente, falta de fe?. Complicado contestar a eso.

Contra Novak Djokovic, hoy,sufrí. “No, no va ganarle”, pensé, agónico, en varios momentos. Ganó, sin embargo, y sufrí, sí,y creo que él también. ¿Fe,sufrimiento?.

Nadal sí es, querido Butragueño, un “ser superior”. O un ser “increible”, que así lo consideran todos sus compañeros de raqueta y pista, desde Federer, el primero que le llamó “increible”, hasta Djiokovic hoy.

“Nadal, orgullo de España”, leímos en una pancarta en Montecarlo. Lo es. Es orgullo, alegría, felicidad, victoria, fe y sufrimiento.

Ya, pentacampeón de Montecarlo, hito-récord para la historia del tenis (nadie ha sido pentacampeón en Montecarlo) de quien es ya el “Más Grande”, o sea Nadal, de la Historia del Deporte español. Pentacampeón europeo de una tacada el Real Madrid (con Santiago Bernabéu, claro) y pentacampeón de Montecarlo de una tacada Rafa Nadal. Dos “Grandes”.

¡Qué grande es Nadal!

Domingo, 1 Febrero 2009

Cae nieve, hay bienes. Algo así. Día de gloria nevada para el deporte español. Rafa Nadal, aun derrengado por su partido del viernes contra  el formidable Fernando Verdasco, ha hecho llorar a Roger Federer. Nunca, que yo recuerde, había visto visto a Federer bañar en lágrimas ninguna de sus derrotas. Susurró en el podio “Me ahogo, no puedo”.

Final memorable ésta del Open de Australia. Pudo ganar Federer y ganó Nadal, pudo perder Nadal y perdió Federer.
-Perdón- se disculpó Nadal con el  sollozante suizo.

¿Cuándo, delante de micrófonos y cámaras de televisión, se ha oido a un vencedor pedir perdón a su vencido?.
Nadal, no obstante, lo pasó mal. Con Nadal me pasa que sufro. No me pasa con nadie. Sólo con él. Se lo dije una vez:

-Cuando te veo sufrir,sufro.

Me contestó:
-Sufrir es humano,me lo dice mi tío (es también su entrenador):”Cuando se tiene corazón,se sufre,y cuando se tiene tu voluntad,se sufre más”.
España, toda España, por lo que estoy viendo en la televisión, celebra, autonomía por autonomía, el agónico triunfo de Rafa Nadal. Me digo: “Une el deporte lo que separan los políticos, menos mal”.

El otro día, un periodista suizo me regaló esta reflexión:
-Suiza, como sabes, es un país de italianos, franceses y alemanes, pero ¿sabes qué es lo que quieren ser todos? Suizos. Sólo suizos. “Nosotros somos suizos”, presumen. Vosotros, que sois venturosamente un país unido y grande desde  hace siglos, ¿por qué, ahora, al cabo de los siglos, unos queréis  ser catalanes y otros vascos o gallegos o baleares? No os entiendo; máxime ahora en que, en el deporte, donde hace pocos años eráis poca cosa, sois fuertes, hidalgos, campeones del mundo en tantas especialidades… No os entiendo.

Se me ocurrió como réplica:
-Aquí,al parecer,se consideran sinónimos,todavía,los términos libertad  y desintegración.

¡Qué grande es el unificador Nadal!.