Blogs

Entradas con etiqueta ‘Pablo Iglesias’

Empacho de fútbol

Jueves, 27 Septiembre 2018

Vivir para ver, y ver para vivir (refrán). Vivir para ver como el Barça, por primera vez en su centenaria historia, perdía con el colista.

-El cocodrilo derrotado por la lagartija.

Y ver, para vivir la sonrisa del Atlético ante la derrota de los dos ‘jeques’ de la Liga, el Real Madrid y el Barça.

-Ya sólo estamos a dos puntas de ellos- celebra, con lógica competitiva, la familia rojiblanca.

Jornada negra por lo tanto de los ‘jeques’

-El poderoso no dinero, el poderoso e intenso afán competitivo, ha podido con ellos.

El fútbol es eso. Sin embargo, como los españoles somos exagerados…

-…Y extremistas, oiga.

También extremistas, sí.

-¿Cree usted de verdad que somos extremistas?

-No es que lo crea, vivir para verlo.

Veo, en los periódicos, a los que tanto amo, que las derrotas de los ‘jeques’ (los poderosos en dinero, vaya) han sentado a los fanáticos del madridismo y del barcelonismo como las tóxicas y constantes rectificaciones de Pedro Sánchez a Albert Rivera y a Pablo Casado.

-Se olvida usted de Pablo Iglesias.

-Pablo Iglesias es el ratoncito listo y sagaz del grupo. Está con todos, según, y no está con nadie, según, y sin según está sólo con él. “Yo soy yo y lo que me conviene”, podría decir.

¿Crisis, bajón, qué, del Barça y del Real Madrid? Yo no lo veo así.

-El fútbol es como el tiempo, a veces, de pronto, sin haber sido previsto por los Messi y CR7 de la meteorología, llueve y truena.

Eso es verdad. El fútbol, tal como lo veo ahora mismo, es un jaleo de partidos distribuidos sin ton ni son a lo largo de la semana, de competiciones, de viajes, de aviones, de horarios.

-Los aviones y los viajes agotan tanto como un partido –he oído a muchos futbolistas.

Yo mismo, ayer, me tragué en la tele tres partidos. Eso más que un espectáculo de fútbol es un empacho de balón y piernas.

-¿Se aburrió?

-A ratos, sí.

La gallina de los huevos de oro y el fútbol de las piernas de oro. Eso.

Cien días y un día

Lunes, 10 Septiembre 2018

Los cien días de Pedro Sánchez en la Moncloa y el primer día de Luis Enrique en la Selección. El deporte de la política y la política del fútbol. Mariano Rajoy, de quien ya apenas se habla y escribe (¿se lo ha tragado la política, se lo ha tragado el fútbol?) me dijo una vez:

-El fútbol me entretiene y me gusta, la política me gusta y me entretiene.

Chanza, también confesión, en ese juego de palabras.

-¿Por qué es usted político? – se me ocurrió de pronto.

Ironizó la mirada y contestó:

-Como el fútbol, también la política es un juego atractivo. Me gusta jugar.

Pedro Sánchez está contento, como Luis Enrique.

-¿Quién más contento de los dos?

-Yo juraría que Luis Enrique, pero no se debe jurar en vano ni con ignorancia.

Como se sabe, los políticos “prometen porque pueden prometer” (Adolfo Suárez) y “no cumplen porque no pueden cumplir” (mío).

-Estamos cambiando España –dijo ayer en la televisión Pedro Sánchez.

¿A mal, a peor, a mejor, a qué?

-A no se sabe qué, posiblemente ni él lo sabe: de ahí que hoy diga amarillo (lo digo por Quim Torra) y al día siguiente diga rojo (lo digo por Pablo Iglesias). El político es un señor bastante mentiroso (no todos, claro es) que sueña también mucho.

No sueña, por ejemplo, como un deportista, macho o hembra. Pero como España es como es, cachonda, cabreada, divertida, cambiante, gritadora, genial, soñadora, también a veces por arte de birlibirloque pare deportistas galácticas como, por ejemplo, la galáctica Carolina Marín, oro olímpico, tricampeona mundial y cuatro veces campeona de Europa.

Y eso en un país, España, que ignoraba y casi sigue ignorando el bádminton.

-¡Qué sueño de deportista, eh, Carolina!

-A todo lo maravilloso o extraordinario se le llama sueño, pero lo que yo soy se lo debo todo al sacrificio del trabajo. Soñar es trabajar –opina, sabiamente contundente, Carolina.

Suerte a los dos: a Pedro Sánchez, al que le sugiero que sueñe como Carolina, y a Luis Enrique, cuyo sueño es el trabajo, no prometer y cumplir.

Autoridad

Viernes, 20 Abril 2018

La vida es una cosa de creer y no creer, de ser y no ser, de pensar y no pensar

-Yo, sin embargo, creo y no creo. Creo en la ley y no creo en los que se ciscan en la ley, como el prófugo/cobarde Puigdemont y su cortejo de españoles por partida de nacimiento, les jeringue o no.

-Ser o no ser.

-Soy, hasta las cachas, español de las diecisiete autonomías; no soy, hasta las cachas, de los que reniegan de su partida de nacimiento.

-¿En qué piensas, en qué no piensas?

-Pienso que Españas, por culpa de las ideologías, es una tortilla maltrecha de ‘no es no’ (Pedro Sánchez) de ‘cuando gobernemos nosotros’ (Pablo Iglesias) y de ‘dejar hacer, dejar pasar’ (Rajoy). El demócrata español, por naturaleza y esencia, es un mitómano de la Moncloa.

-¿Mitómano?

-El mitómano engrandece lo que le hace feliz a él. El político mitómano es un enfermo crónico de su yo. Yo, yo, yo.

-¿En qué no piensas?

-En lo que piensan casi todos los políticos españoles: en la desestabilización de España. “Oye, Rajoy, le dice el político vasco, si no te cargas el 155, no te apruebo los presupuestos”. O: “No, no voy a la final del Sevilla-Barcelona“, dice insólitamente la alcaldesa de Madrid. O: “Yo tampoco voy”, presume la ordinaria alcaldesa de Barcelona (no se tome como insulto la palabra ordinaria, es que es así por definición, zafia).

-Recuerdo ahora que hace años un político que ponía reparos a la división de España en autonomía sostenía que el rito del ‘demócrata’ español es hacer caer al ‘demócrata’ español que es más demócrata que él (por cargo o jerarquía).

-No me sorprende.

-¿Crees o no crees en la ley?

-El corazón de la ley es la autoridad.

-¿Y qué es para ti la autoridad

-Suspender, por ejemplo, el partido entre el Sevilla y el Barcelona, en el Metropolitano, si se mofan del Rey y el Himno y vitorean a los que rompen España. Es es lo que harían en Francia, Inglaterra y Estados Unidos, entre otros países.

Kikiriki

Mircoles, 8 Noviembre 2017

España, políticamente, es país de kikirikis. El kikiriki de esta semana es en torno a la nueva camiseta de la selección española de fútbol.

-Es republicana, esa franja de diamantes con ese morado, matrimoniado con el rojo y el amarillo, es un brindis a la república – rezongan unos.

-Es azul, azul petróleo –matizan otros.

Todo depende del color político del opinante.

A Pablo Iglesias le gusta el color morado.

-Claro, es republicano.

Garzón, otro republicano, subraya:

-Me agrada más la tricolor que la rojigualda.

El ministro Méndez de Vigo, sutil, tenue, para no quemarse:

-Ha habido camisetas más bonitas.

Adidas, acollonada:

-Que hemos repartido ya, para su venta, millones de camisetas.

Qué más da el color de la franja. Lo importante es que quienes la vistan ‘cacen’ goles. O sea, lo del gato blanco o negro de Felipe González al regreso de un viaje suyo por Oriente (era joven, y las mujeres le gritaban: “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”).

Sobre colores hay que respetar todos los colores y todos los gustos. El morado, color de Podemos por cierto, es el color de la constancia y la penitencia.

-¿Opinión tuya?

-Lo he leído en un manual sobre colores. El azul es color de buena suerte. Por eso, las novias, el día de su boda, deben lucir algo azul.

-Qué chorrada.

Qué chorrada, en efecto. Pero es que la casta política española es así: puntillosa, chinchorrera, chocarrera y cascarrabias.

-Se lo pasa bomba cacareando la casta política –me comentaba anteayer en Barcelona un catalán/ español –. ¿No te has caído en ello? Muchos de nuestros políticos razonan poco y cacarean mucho; y para gallo cacareador y descrestado de seny, por cierto, el tal Puigdemont. Cada vez que cloquea huyen de Cataluña cien empresas, como huye él – qué cobarde- de Cataluña. “¡Política, esa vieja puta!”, que dijo un escritor alemán.

En fin, morada o azul - coincido con Felipe González- lo importante es que, con la nueva camiseta Adidas, los chavales del invicto Lopetegui hagan goles hasta ganar el Mundial ruso 2018.

Hacer fútbol, hacer política

Lunes, 16 Octubre 2017

Hacer fútbol es hacer goles y hacer política es resolver las cosas

-El gol, es cierto, se nos resiste últimamente.

Así es, admirado y admirable Cholo. El Atlético, en la Liga, en ocho partidos, ha coleccionado sólo trece goles; el Barça, veinticuatro; el Valencia –segundo en la clasificación- veintiuno; el Real Madrid, quince: cifra también parca, tal vez.

-Y sin tal vez.

El Atlético es equipo ponderado por su estructura defensiva. Incómoda para el rival por su solidez con escasas fisuras. En ocho partidos, sólo le han hecho cinco. Al Valencia, diez; al Real Madrid, siete; el Barça, únicamente tres.

-El Barça del ‘pro referéndum Puigdemont‘, está refrendando, de momento, poder, estética y talento –me recuerda un compañero catalán no secesionista.

Como vivir es ‘vivir el ahora’ (no cuentan el pasado por pasado y el futuro porque no ha llegado) lo que cuenta, aritméticamente, es por lo tanto ‘el ahora’.

-La Liga -decía don Santiago, uno de mis siete sabios en fútbol- la gana al final el que menos partidos ha perdido al principio.

Eso, se me dirá, es discutible. Por supuesto. Pero el Barça tiene ya la ventaja de cinco puntos sobre el Real Madrid y seis sobre el Atlético.

-Antes o después, no hay Liga sin baches y socavones. No hay equipo que se libre de ellos.

Otra obviedad. Que el fútbol, como se sabe, es una cosa de goles y obviedades. La obviedad, sin embargo, a veces, es también aviso. El Atlético tiene un Robinson colosal, Griezmann

-¿Por qué Robinsón?

Por su soledad. Está pero, como Crusoe, más solo que náufrago en una isla deshabitada. Ése es uno de los puntos débiles del Atlético, otro punto sensible es que avanza poco por las alas. La virtud esplendente del Barça, en cambio, es que juega con arte e inteligencia a lo largo y a lo ancho del campo.

-Estás crítico con el Atlético,eh.

Criticar sin adjetivar es razonar. “Escribir con adjetivos –decía Azorín- es hacer trampa”.

-¿Estás seguro de que lo dijo Azorín?

-Yo rara vez estoy seguro de nada. Vivir ‘el ahora’ es dudar, también.

Hacer política, por cierto. ¿Qué es hacer política? ¿Dialogar con un señor cuya política es evacuar su vejiga sobre la Constitución? Ha dicho otra vez Pablo Iglesias que hay que dialogar y ha dicho también, dicho sea al paso -esto me hizo gracia- que “no tengo hijos, pero me gustaría tenerlos”.

-Eso, Pablo –pensé-, se soluciona haciendo el amor. Ella es muy mona. La política del amor, además, es la mejor política del mundo.

Bueno, Cholo, como a ti se te da la política del fútbol mejor que el fútbol de la política a los políticos, mejora los defectos del Atlético. Tú puedes, pues tú vales.

Mentes pragmáticas

Jueves, 13 Julio 2017

Guardiola se ha enfadado con Alves y el Sevilla, con Vitolo. Curiosa coincidencia: Alves le dio su sí al Manchester City de Guardiola, pero ha fichado por el PSG.

-Pero Alves, ¿por qué me haces eso?

-Yo soy yo y mi conveniencia; y París es París, una gran ciudad, que me gusta mucho, y el PSG me da mucho más dinero.

Duda: ¿qué le gusta más a Alves, la ciudad de París o el dinero de PSG?

El hombre, cuando Ortega, era él y sus circunstancias abstractas. Ahora el hombre es él y su pragmatismo mental.

-El hombre de hoy ya no es exactamente cuerpo y alma, sino cuerpo y mente terrícolamente pragmática.

Así se piensa hoy. El Barça es él y Messi. Bartomeu, el presidente azulgrana, hace unos días, en voz baja:

- Messi es carísimo, pero Messi ‘hace’ dinero.

El Real Madrid es él y CR7.

-Sigue cabreado –me aseguran en el entorno blanco- por los pitos en el estadio y por la flauta fiscal; y desde ayer, además, por lo del yate. “La han tomado conmigo –deplora-. ¿Qué he hecho yo a los españoles para que me traten tan desconsideradamente?”.

Pero como es pragmático, deglutirá el cabreo.

-Los goles de Ronaldo son caros, pero dan títulos.

Pragmático CR7 y pragmático también, pues, el Real Madrid. A lo mejor es verdad el pensamiento griego de de que el hombre es moral por sus temores e inmoral por sus deseos.

Temor de Alves, con 34 años: que a su edad ganar lo que le va a darle el PSG es casi imposible, y piensa:

-Lo inmoral para mí bolsillo y mi futuro sería dar gusto a Guardiola. No.

Vitolo, sencillamente, ha hecho un cálculo similar al de Alves

-Si el Atlético me da más dinero, ¿por qué desdeñar tan sustancioso manjar?

El romanticismo es sentimiento arcaico. Lo fructuoso hoy es una mente aritmética y terrícolamente práctica. El valor de los valores tradicionales, éticos y estéticos, ya no se llevan. ¿Qué es Pablo Iglesias? Él y su coleta, mayormente. ¿Qué pretende con su crin y su facha de obrero? Impresionar y seducir bolivarianamente a los incautos. ¿Qué es Pedro Sánchez? Un ser complejamente plurinacional y asimétrico con más sed de Moncloa que un cocodrilo en los desiertos del Sahara. ¿Qué es Mariano Rajoy? Un gallego genéticamente pachorro que lo fía todo al paso del tiempo.

Fraude, ideología, deporte

Mircoles, 28 Junio 2017

El sablazo era el arte del siglo XIX, que dijo quien lo dijera. El artístico fraude es el sablazo del siglo XXI. Coge uno y pone la televisión, la que sea, y raro es el día sin noticias relacionadas con el sablazo/arte del fraude.

Un ingenioso, el otro día, en una tertulia radiofónica:

-Fraude, impuestos, unos muchos y otros poco o casi nada: estos son los verdaderos enemigos del hombre/ciudadano de hoy

Gritó a continuación con énfasis:

-¿Dónde viven Cristiano y Messi? En España. ¿Dónde se forran? En España. Pues que paguen sus impuestos, lo laborales y los de imagen, a eso que con zumba decimos que es de todos los españoles, o sea Hacienda. ¡Ya está bien el cachondeo de los países fiscales y de las sociedades pantallas y el cachondeo de cachondearse de todos nosotros, los parias de nómina controlada!

Rifirrafe.

-Oye, oye, deja en paz el fútbol -se queja otro tertuliano- . El balón de oxigeno del ocio es el fútbol. Messi y Cristiano por lo menos divierten. ¿Por qué no te metes nominalmente, empezando por los Pujol , con todo ese enjambre, con toda esa turba, de españoles investigados, presuntos, imputados y no sé cuántas cosas más que o no entran en la cárcel o entran para salir al poco tiempo.

Mientras eso se comenta, se oye y se ve, los políticos, como también se ve a diario en los telediarios, se llevan unos contra otros como hambrientos hienas por el sustancioso – y poderoso- solomillo de la Moncloa.

-¡Qué verdad incuestionable, oiga!

“¡Rumbo a la Moncloa”, exclamó el apóstol Pedro Sánchez tras ‘conquistar’ la secretaría del PSOE. “Cuando lleguemos a la Moncloa…”, suspira el apóstol Pablo Iglesias entre diente, a lo zorrón. ¡Qué dos pájaros tan poco fiables como peligrosos , querida España!

Consuelo: el deporte. Como siempre. De ellos y de ellas. Qué gozo, qué ilusión, qué alegría ver como ennoblecen el nombre de España, la España –no lo duden- que los apóstoles desmembrarían con la asesina sierra de la pluralidad y la asimetría si algún día llegasen a la Moncloa.

-¡Oh, no!

La única ideología democrática que realmente funciona España es la democrática ideología del Deporte.

Boxeo

Martes, 13 Junio 2017

A ver qué vida. Vi el combate dialectico entre Mariano Rajoy y Pablo Iglesias. Excesivamente largo. ¿Aburrido? A veces sí. Antes de que subieran al podio o cuadrilátero del Congreso de los Diputados los “pesos pesados” Rajoy e Iglesias, intervino como telonera, para calentar el clima, el peso femenino Irene Montero.

¿Qué te pareció?

-Goyesca. Lo suyo es el color negro. Verlo todo de color negro, como las pinturas negras de Goya: garrotera, saturninamente devoradora, muy amiga de las parcas.

-¿Te defraudó?

Es gritadora. ¿Por qué vociferan sus razones, en lugar de exponerlas en tono sereno y lozano? ¿Por qué trufan sus gritos con insultos? El insulto, usualmente, es la razón de quienes dudan de sus razones.

-¿Es verdad que se metió con Florentino?

-Sin nombrarlo. Se refirió a los palcos de fútbol. Dio a entender que en ellos se hacen amistades peligrosas y negocios económicamente pecaminosos.

Es monilla, menos mal. Pero su estilo como oradora, en la actualidad, es estilo desfasado. Estilo Dolores Ibárruri, estilo ‘Pasionaria’. Arcaico.

-La verdad es que sí, pienso como tú. Pero pienso también que la gente joven en el paro, cabreada o frustrada, que es mucha, seguro que está encantada con el peso femenino Irene, que, ciertamente, como bien dices, es monilla.

-Callada, sentada en el escaño, gana mucho.

Iglesias contra Rajoy. Lo de siempre: monocorde y reiterativo el “gancho” de Pablo (se le notaba por cierto el consciente lavado del pelo; ahora, en vez de coleta, se ha dejado melena. ¿Qué hay, psicológicamente, de feminoide en ese gusto?). Sin darse cuenta, se le escapó una frase leninista: “Estar al lado del pueblo es estar al lado de España”. Sustitúyase España por la ‘patria’ rusa. Lo suyo es la sobreactuación, como ya nadie ignora. Y su ‘programa’ como estadista es menos fiable que un gato salvaje en una jaula con canarios. Pobres pajaritos.

Rajoy, también como casi siempre, ingeniosamente galaico y, esta vez, contra Pablo, repentino, chocarrero, guasón, divertido.

-La seda de la ironía contra el esparto de lo vulgar.

Algo así. Le dijo a Pablo que siembra la división entre los españoles y que España no se merece el castigo de que la gobierne. Mi impresión, como resumen, es que Pablo Iglesias, como estadista, no está todavía a la altura de sus ambiciones. Hala, a hacer banco, como los futbolistas reservas.

TAS

Jueves, 1 Junio 2017

El TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) pretende que la Liga Santander 1, 2, 3 de la próxima temporada vuelva a ser otra vez la Liga Santander 1, 2 del Real Madrid y el Barcelona. Por eso el TAS ha decidido vetar (en plan castigo por fichaje de menores de edad) el mercado de adquisiciones de verano al Atlético.

-No es justo lo del TAS, que sanciona con más severidad al Atlético que al Real Madrid –se quejan los atléticos probablemente con razón.
El TAS, como se sabe, es un tribunal de justicia, y la justicia es como es.
-¿Cómo es?
-Como no ha ido nunca al oftalmólogo y tiene, todavía, los ojos vendados, ve defectuosamente. O ve lo que le dicen que debe ver. Ya dijo hace un porrón de siglos Aristóteles que el juzgador juzga según sus gustos y sus pareceres
-¿Eso dijo Aristóteles?
-Casi todo lo que dijo Aristóteles no ha caducado todavía. Se adelantó otro porrón de siglos a su época. Por eso está siempre de moda.
Una Liga de dos, una Liga que es siempre, casi constitucionalmente, la Liga de los plutócratas Real Madrid y Barça es una Liga con el ritmo de la emoción limitado.
-Una Liga descoletada competitivamente, que diría un podemita.
Pues sí. Las coletas para los toreros, para las niñas de Jesús y María y para Pablo Iglesias.
-¿No te gusta la coleta de Pablo Iglesias? Parece que la tiene más espesa y crecida.
Y opaca. No brilla, está como seca. Opaco y seco, por cierto, en punto a fichajes -no hay derecho- ha dejado al Atlético el susodicho TAS. Simeone, que también sabe de economía, sostiene, a lo Rajoy, que el Atlético tiene que crecer para que el Santander sea 1, 2, 3, y no el Santander 1 (Real Madrid) 2 (el Barcelona)
A quien va a beneficiar muy ricamente el TAS es a Griezmann.
-¿Por qué?
-Griezmann es verdad que quiere títulos, pero también más dinero, lo cual que el Atlético, para retenerlo, tendrá que mejorarle considerablemente el contrato. Pues un Atlético sin él y sin poder fichar a nadie más o menos como él, desmerecerían también considerablemente su pode.
Maldito TAS.

Tramabús

Martes, 18 Abril 2017

Con “pan y circo” calmaba a la “plebe” la Roma Republicana. La frase ha sobrevolado sobre los siglos. Y ahí sigue, ahí está. A la plebe, al pueblo, al ciudadano de papeleta y urna ,hay que amansarlo con trigo y circo.

-Hay cosas que poco han cambiado.

Del “pan y circo”, desde hace cuarenta y ocho horas, al “Tramabús y Pablo Iglesias“.

-¿Qué es eso?

Otra manera de divertir a la gente, al pueblo; otra manera de jugar al fútbol; otra manera de hacer “política con trampa”.

-El “Tramabús” es como jugar al fútbol con patadas y codazos, y un árbitro (la alcaldesa Carmena) que lo tolera.

-Pues al autobús Hazte Oír le metía caña en forma de multas nada benignas..

Es lo perverso de las ideologías “ardientes”, dogmáticas, cerriles. La frase es de don Manuel Azaña: “Tengo la soberbia de ser ardientemente sectario”.

-Como la alcaldesa Carmela, pues.

Y como don Santiago Bernabéu:

-Como presidente del Real Madrid –decía-, no soy imparcial. Soy del Real Madrid en todo lo que le beneficia, sea justo o injusto, y me irrita todo lo que le perjudica, aunque sea justo.

El ser humano es así: ardiente, ardorosamente arbitrario.

-Usted presume de imparcial.

-Para ver las cosas con imparcialidad hay que cruzar, biológicamente, la línea antipáticamente roja Ebro de los sesenta o setenta años.

Yo, inocente de mí, he creído siempre que la política es el arte de construir, de instruir, de educar, de beneficiar, no de destruir o de acusar. O de amargar. O de vengarse.

-Yo acuso.

Eso es “Tramabús”, una acusación zafiamente circense. “Cuidado –viene a decir, viene a ‘imputar’- con las caras de estos señores que hemos estampados en los laterales del autobús (Felipe González, Rajoj, Cebrián y otros ‘malhechores’) , que estos señores son la exterminadora carcoma de la democracia”.

No sé. Pero me parece que esta manera de hacer “circo político” no es juego limpio. Como tampoco es “juego limpio” que todavía nadie del “honorable clan” Pujol haya pisado una “celda a cuadraditos” (expresión chilena de mazmorra).

“No es no”, por lo tanto, al juego sucio en el fútbol y en la política.