Blogs

Entradas con etiqueta ‘Pedro Sánchez’

Empacho de fútbol

Jueves, 27 Septiembre 2018

Vivir para ver, y ver para vivir (refrán). Vivir para ver como el Barça, por primera vez en su centenaria historia, perdía con el colista.

-El cocodrilo derrotado por la lagartija.

Y ver, para vivir la sonrisa del Atlético ante la derrota de los dos ‘jeques’ de la Liga, el Real Madrid y el Barça.

-Ya sólo estamos a dos puntas de ellos- celebra, con lógica competitiva, la familia rojiblanca.

Jornada negra por lo tanto de los ‘jeques’

-El poderoso no dinero, el poderoso e intenso afán competitivo, ha podido con ellos.

El fútbol es eso. Sin embargo, como los españoles somos exagerados…

-…Y extremistas, oiga.

También extremistas, sí.

-¿Cree usted de verdad que somos extremistas?

-No es que lo crea, vivir para verlo.

Veo, en los periódicos, a los que tanto amo, que las derrotas de los ‘jeques’ (los poderosos en dinero, vaya) han sentado a los fanáticos del madridismo y del barcelonismo como las tóxicas y constantes rectificaciones de Pedro Sánchez a Albert Rivera y a Pablo Casado.

-Se olvida usted de Pablo Iglesias.

-Pablo Iglesias es el ratoncito listo y sagaz del grupo. Está con todos, según, y no está con nadie, según, y sin según está sólo con él. “Yo soy yo y lo que me conviene”, podría decir.

¿Crisis, bajón, qué, del Barça y del Real Madrid? Yo no lo veo así.

-El fútbol es como el tiempo, a veces, de pronto, sin haber sido previsto por los Messi y CR7 de la meteorología, llueve y truena.

Eso es verdad. El fútbol, tal como lo veo ahora mismo, es un jaleo de partidos distribuidos sin ton ni son a lo largo de la semana, de competiciones, de viajes, de aviones, de horarios.

-Los aviones y los viajes agotan tanto como un partido –he oído a muchos futbolistas.

Yo mismo, ayer, me tragué en la tele tres partidos. Eso más que un espectáculo de fútbol es un empacho de balón y piernas.

-¿Se aburrió?

-A ratos, sí.

La gallina de los huevos de oro y el fútbol de las piernas de oro. Eso.

Cien días y un día

Lunes, 10 Septiembre 2018

Los cien días de Pedro Sánchez en la Moncloa y el primer día de Luis Enrique en la Selección. El deporte de la política y la política del fútbol. Mariano Rajoy, de quien ya apenas se habla y escribe (¿se lo ha tragado la política, se lo ha tragado el fútbol?) me dijo una vez:

-El fútbol me entretiene y me gusta, la política me gusta y me entretiene.

Chanza, también confesión, en ese juego de palabras.

-¿Por qué es usted político? – se me ocurrió de pronto.

Ironizó la mirada y contestó:

-Como el fútbol, también la política es un juego atractivo. Me gusta jugar.

Pedro Sánchez está contento, como Luis Enrique.

-¿Quién más contento de los dos?

-Yo juraría que Luis Enrique, pero no se debe jurar en vano ni con ignorancia.

Como se sabe, los políticos “prometen porque pueden prometer” (Adolfo Suárez) y “no cumplen porque no pueden cumplir” (mío).

-Estamos cambiando España –dijo ayer en la televisión Pedro Sánchez.

¿A mal, a peor, a mejor, a qué?

-A no se sabe qué, posiblemente ni él lo sabe: de ahí que hoy diga amarillo (lo digo por Quim Torra) y al día siguiente diga rojo (lo digo por Pablo Iglesias). El político es un señor bastante mentiroso (no todos, claro es) que sueña también mucho.

No sueña, por ejemplo, como un deportista, macho o hembra. Pero como España es como es, cachonda, cabreada, divertida, cambiante, gritadora, genial, soñadora, también a veces por arte de birlibirloque pare deportistas galácticas como, por ejemplo, la galáctica Carolina Marín, oro olímpico, tricampeona mundial y cuatro veces campeona de Europa.

Y eso en un país, España, que ignoraba y casi sigue ignorando el bádminton.

-¡Qué sueño de deportista, eh, Carolina!

-A todo lo maravilloso o extraordinario se le llama sueño, pero lo que yo soy se lo debo todo al sacrificio del trabajo. Soñar es trabajar –opina, sabiamente contundente, Carolina.

Suerte a los dos: a Pedro Sánchez, al que le sugiero que sueñe como Carolina, y a Luis Enrique, cuyo sueño es el trabajo, no prometer y cumplir.

El insensato Rubiales

Lunes, 2 Julio 2018

Emilio Romero, aquel director de aquel periódico que en ‘vida’ (murió a los pocos años de ser enterrado Franco en el Valle de los Caídos, de donde quiere echarlo ahora Pedro Sánchez, cuya manía es echar a la gente que no le cae bien o de la Moncloa o del Valle de los Caídos o de TVE), repito, Emilio Romero, director de aquel periódico, Pueblo, tenía dos máximas

-Hay que hacer todos los días –exigía, nos exigía- un periódico que sorprenda a los lectores y desazone a la competencia.

-Sí, director –asentíamos como corderos.

-Y –continuaba- no adjetivéis, argumentar.

-Sí, director –obedecíamos como canes leales.

A la selección de España le atizan hoy sin piedad con el látigo del adjetivo por el ridículo bochornoso de su fútbol H2O (símbolo químico del agua), esto es, incoloro, inodoro e insípido que ha hecho en el Mundial de Rusia.

-Putin – me dicen- - pensaba asistir al partido pero le dijeron que España era un equipo poderoso y que lo casi seguro es que ganaría.

Putin, acostumbrado a ganar siempre en las urnas, se acollonó:

-No me gusta perder y ver perder -dijo o pensó.

Y se sentó en su butacón favorito, delante de la televisión. Erró.

Errar: he aquí lo que, a menudo, hace el hombre.

-El hombre es él y sus errores.

Con lupa y sin lupa, se buscan culpables del ridículo bochornoso. Unos culpan a Florentino Pérez, otros a Rubiales, otros a Hierro, otros a los jugadores.

-O sea, que no se ponen de acuerdo los analistas.

-Es lógico, son españoles.

Cuando escucho a los jugadores –y a todo el mundo-, leo en lo que dicen sin decir. Dijo Hierro, tras el ridículo bochornoso:

-Éste no era el plan.

Y se enredó en elogios a los jugadores, de quienes estaba orgulloso. Bueno.

Koke, en lugar de adjetivar, argumentó:

-Con Lopetegui se fue nuestro líder.

Al margen de varios errores, hubo, pues, un error, inmenso error (el más inmenso de todos): el cese de Lopetegui. Señor Rubiales, gobernar es pensar. Creo que le vendría muy bien a la Federación Española de Fútbol que usted, a lo Rajoy, desapareciese.

-¿Cómo va a desaparecer? Menudo chollo es el chollo de la presidencia de la FEF.

No había caído en ello. Me gustaría saber, por curiosidad, cómo lo pasó Felipe VI en el palco de la presidencia lado de insensato (perdón) señor Rubiales .

Mujeres

Mircoles, 6 Junio 2018

Si las ciencias avanzan que es una barbaridad, el feminismo también. El siglo XXI, amén del siglo de la globalidad y del internet y de los robots, es el siglo de la mujer. Cuando la mujer empezó a sustituir la falda por el pantalón, una compañera, riendo, me vaticinó:

-Dentro de nada seguirán mandando los pantalones, pero no los vuestros, sino los nuestros.

Durante siglos, ¿qué fue la mujer? El descanso del guerrero y la guerrera de la casa. Ya no, ya no. La mujer, hoy, es tanto o más, cerebralmente, que el hombre.

-Si se nos deja, el hombre acabará haciendo las labores del hogar –me dijo también, para chincharme, la misma compañera.

No me chinchó. Yo creo en la mujer. He creído en ella siempre. Sin ella, tengo escrito, la vida sería un asco.

-La vida, en efecto, no sería vida.

Sería peor que un asco. Pedro Sánchez, con el hacha de la moción de la censura, se ha cargado a Mariano Rajoy. Pedro Sánchez no es progresista: se afeita y anuda corbata. Es, sencillamente, un socialista con estilo.

-¿Qué es el estilo para ti?

-Buen gusto y no lucir barba fea y sucia de varios días

Kierkegaard relacionaba el declinar de los valores (patria, familia, hogar…) con la pérdida de Dios y el declinar del estilo con el declinar de la educación y el buen gusto.

-¿Estás seguro?

-Lo diré una vez más: yo nunca estoy seguro de nada.

Sí estoy seguro, en cambio, de lo que me hace feliz. Me hace feliz el tenis de Garbiñe Muguruza cuando juega con fe y cree en su mente.

-¿Hay que creer en la mente?

- Como en la fe. Lo dijo el doctor Marañón: el hombre es cuerpo, espíritu y mente, y la mente es más que el cuerpo y el espíritu.

Es verdad. Y lo demuestra Garbiñe cuando juega como lo ha hecho esta vez contra Maria Sharapova.

-Yo –confesó en cierta ocasión Garbiea - quisiera tener la mente de Rafa Nadal.

La mente es una cuestión de voluntad.

-La voluntad es la joya de la conducta.

Retorno a Pedro Sánchez. Me encanta su Gobierno de mujeres: pocos hombres y muchas mujeres.

-Qué valiente, qué feminista.

-Más bien qué mujerista, que no qué mujeriego.

¿Ha habido alguna vez en Europa un Gobierno tan amujerado como el de Pedro Sánchez? En fin, creo en Dios por si acaso y creo en la Tierra en la belleza (mental y física) de la mujer. Es lo único en que coincido con Pedro Sánchez.

Autoridad

Viernes, 20 Abril 2018

La vida es una cosa de creer y no creer, de ser y no ser, de pensar y no pensar

-Yo, sin embargo, creo y no creo. Creo en la ley y no creo en los que se ciscan en la ley, como el prófugo/cobarde Puigdemont y su cortejo de españoles por partida de nacimiento, les jeringue o no.

-Ser o no ser.

-Soy, hasta las cachas, español de las diecisiete autonomías; no soy, hasta las cachas, de los que reniegan de su partida de nacimiento.

-¿En qué piensas, en qué no piensas?

-Pienso que Españas, por culpa de las ideologías, es una tortilla maltrecha de ‘no es no’ (Pedro Sánchez) de ‘cuando gobernemos nosotros’ (Pablo Iglesias) y de ‘dejar hacer, dejar pasar’ (Rajoy). El demócrata español, por naturaleza y esencia, es un mitómano de la Moncloa.

-¿Mitómano?

-El mitómano engrandece lo que le hace feliz a él. El político mitómano es un enfermo crónico de su yo. Yo, yo, yo.

-¿En qué no piensas?

-En lo que piensan casi todos los políticos españoles: en la desestabilización de España. “Oye, Rajoy, le dice el político vasco, si no te cargas el 155, no te apruebo los presupuestos”. O: “No, no voy a la final del Sevilla-Barcelona“, dice insólitamente la alcaldesa de Madrid. O: “Yo tampoco voy”, presume la ordinaria alcaldesa de Barcelona (no se tome como insulto la palabra ordinaria, es que es así por definición, zafia).

-Recuerdo ahora que hace años un político que ponía reparos a la división de España en autonomía sostenía que el rito del ‘demócrata’ español es hacer caer al ‘demócrata’ español que es más demócrata que él (por cargo o jerarquía).

-No me sorprende.

-¿Crees o no crees en la ley?

-El corazón de la ley es la autoridad.

-¿Y qué es para ti la autoridad

-Suspender, por ejemplo, el partido entre el Sevilla y el Barcelona, en el Metropolitano, si se mofan del Rey y el Himno y vitorean a los que rompen España. Es es lo que harían en Francia, Inglaterra y Estados Unidos, entre otros países.

Pekín y Barcelona

Domingo, 8 Octubre 2017

Domingo pegado a la televisión, zapeando: de Pekín a Barcelona y de Barcelona a Pekín para ver a Rafa Nadal (“ese oro español”) y ver y escuchar a Vargas Llosa y a Borrell. Deporte y política.

-No hay que mezclar política y deporte –piensan algunos puritanos.

El deporte, como tengo dicho, es otra manera de hacer política.

-Si no fuese por el deporte –me dicen con frecuencia turistas extranjeros-, España no sería tan admirada y ponderada en el planeta Tierra.

-Rehacen los deportistas -me comenta un compañero veterano como uno- lo que a veces tratan de escachifollar lo que hacen los políticos.

Qué formidable verdad, mal que les pese a esos demócratas (¿?) que, intentando sajar la piel de toro, se destruyen, afortunadamente, ellos (Fernando e Isabel, gracias). Vargas Llosa, con el flequillo al viento-¡cómo se lo tremolaba el viento barcelonés!-, reverberó;

-Se necesita mucho más que una conjura (Puigdemont y Junqueras, los “presuntos” dinamiteros de España) para destruir lo que han unido cinco siglos.

A Pekín. Nadal, el “inmortal” Nadal, soberbio. Su tono vital y mental, de nuevo en horas sobresalientes:

-Este chico tiene un gen especial. ¿Por qué no estudian los científicos?

Deben hacerlo. Ya, hace años, su íntimo amigo y rival, Federer lo definió, competitivamente, así:

-No es invencible, pero ¡qué difícil y complicado es vencerle!

Me digo qué bien va, qué bien está jugando.

A Barcelona. Si ser patriota y sentir a España como la siento yo es ser rancio, yo soy rancio.

-Yo no soy como usted, oiga –me objetan a veces los oponentes, especialmente sin son hinchas del infiable Podemos-. Yo no soy rancio. Eso del patriotismo es cosa antañona.

-Lo siento por usted. No me incomoda su mal gusto.

Borrell. Socialista. Y muchas cosas más: muy inteligente y cabeza luminosamente estructurada (donde pone sus manos y sus neuronas, crece la hierba del éxito y el bienestar: me consta. En CEPSA dejó huella). Hachazo a los golpistas:

-Ustedes se creen sus mentiras. ¡Dejen de engañar a los catalanes!

Ovación cerrada de los miles de abanderados.

-La política – sostiene también- es el arte de la sensatez.

Colosal. Digo, me digo:

-Si en vez de Pedro Sánchez (otro ambiguo nada fiable) estuviese Borrell en su lugar, a lo mejor votaba al PSOE.

No juzgo a los políticos por sus ideologías, los juzgo por su sensatez y su patriotismo.

Vuelta a Nadal. Colosal también. Le ha zurrado bien zurrada la badana, y con qué arte adolescente y talento genético, al australiano Nick Kyrgios, 22 años, y “promesa estancada”.

Ojalá todos los domingos fueran como éste

Mentes pragmáticas

Jueves, 13 Julio 2017

Guardiola se ha enfadado con Alves y el Sevilla, con Vitolo. Curiosa coincidencia: Alves le dio su sí al Manchester City de Guardiola, pero ha fichado por el PSG.

-Pero Alves, ¿por qué me haces eso?

-Yo soy yo y mi conveniencia; y París es París, una gran ciudad, que me gusta mucho, y el PSG me da mucho más dinero.

Duda: ¿qué le gusta más a Alves, la ciudad de París o el dinero de PSG?

El hombre, cuando Ortega, era él y sus circunstancias abstractas. Ahora el hombre es él y su pragmatismo mental.

-El hombre de hoy ya no es exactamente cuerpo y alma, sino cuerpo y mente terrícolamente pragmática.

Así se piensa hoy. El Barça es él y Messi. Bartomeu, el presidente azulgrana, hace unos días, en voz baja:

- Messi es carísimo, pero Messi ‘hace’ dinero.

El Real Madrid es él y CR7.

-Sigue cabreado –me aseguran en el entorno blanco- por los pitos en el estadio y por la flauta fiscal; y desde ayer, además, por lo del yate. “La han tomado conmigo –deplora-. ¿Qué he hecho yo a los españoles para que me traten tan desconsideradamente?”.

Pero como es pragmático, deglutirá el cabreo.

-Los goles de Ronaldo son caros, pero dan títulos.

Pragmático CR7 y pragmático también, pues, el Real Madrid. A lo mejor es verdad el pensamiento griego de de que el hombre es moral por sus temores e inmoral por sus deseos.

Temor de Alves, con 34 años: que a su edad ganar lo que le va a darle el PSG es casi imposible, y piensa:

-Lo inmoral para mí bolsillo y mi futuro sería dar gusto a Guardiola. No.

Vitolo, sencillamente, ha hecho un cálculo similar al de Alves

-Si el Atlético me da más dinero, ¿por qué desdeñar tan sustancioso manjar?

El romanticismo es sentimiento arcaico. Lo fructuoso hoy es una mente aritmética y terrícolamente práctica. El valor de los valores tradicionales, éticos y estéticos, ya no se llevan. ¿Qué es Pablo Iglesias? Él y su coleta, mayormente. ¿Qué pretende con su crin y su facha de obrero? Impresionar y seducir bolivarianamente a los incautos. ¿Qué es Pedro Sánchez? Un ser complejamente plurinacional y asimétrico con más sed de Moncloa que un cocodrilo en los desiertos del Sahara. ¿Qué es Mariano Rajoy? Un gallego genéticamente pachorro que lo fía todo al paso del tiempo.

Fraude, ideología, deporte

Mircoles, 28 Junio 2017

El sablazo era el arte del siglo XIX, que dijo quien lo dijera. El artístico fraude es el sablazo del siglo XXI. Coge uno y pone la televisión, la que sea, y raro es el día sin noticias relacionadas con el sablazo/arte del fraude.

Un ingenioso, el otro día, en una tertulia radiofónica:

-Fraude, impuestos, unos muchos y otros poco o casi nada: estos son los verdaderos enemigos del hombre/ciudadano de hoy

Gritó a continuación con énfasis:

-¿Dónde viven Cristiano y Messi? En España. ¿Dónde se forran? En España. Pues que paguen sus impuestos, lo laborales y los de imagen, a eso que con zumba decimos que es de todos los españoles, o sea Hacienda. ¡Ya está bien el cachondeo de los países fiscales y de las sociedades pantallas y el cachondeo de cachondearse de todos nosotros, los parias de nómina controlada!

Rifirrafe.

-Oye, oye, deja en paz el fútbol -se queja otro tertuliano- . El balón de oxigeno del ocio es el fútbol. Messi y Cristiano por lo menos divierten. ¿Por qué no te metes nominalmente, empezando por los Pujol , con todo ese enjambre, con toda esa turba, de españoles investigados, presuntos, imputados y no sé cuántas cosas más que o no entran en la cárcel o entran para salir al poco tiempo.

Mientras eso se comenta, se oye y se ve, los políticos, como también se ve a diario en los telediarios, se llevan unos contra otros como hambrientos hienas por el sustancioso – y poderoso- solomillo de la Moncloa.

-¡Qué verdad incuestionable, oiga!

“¡Rumbo a la Moncloa”, exclamó el apóstol Pedro Sánchez tras ‘conquistar’ la secretaría del PSOE. “Cuando lleguemos a la Moncloa…”, suspira el apóstol Pablo Iglesias entre diente, a lo zorrón. ¡Qué dos pájaros tan poco fiables como peligrosos , querida España!

Consuelo: el deporte. Como siempre. De ellos y de ellas. Qué gozo, qué ilusión, qué alegría ver como ennoblecen el nombre de España, la España –no lo duden- que los apóstoles desmembrarían con la asesina sierra de la pluralidad y la asimetría si algún día llegasen a la Moncloa.

-¡Oh, no!

La única ideología democrática que realmente funciona España es la democrática ideología del Deporte.

Ligas

Lunes, 22 Mayo 2017

LaLiga Santander la ha ganado el Real Madrid y la Liga PSOE 1 (Sánchez), 2 (Díaz), 3 (López) la ha ganado Sánchez.

-Un PSOE unido, rumbo a la Moncloa - subrayó eufórico anoche Sánchez con una sonrisa morena y joven de oreja a oreja.

O sea: por el imperio de la unidad hacia la Moncloa.

Dijo Henry Ford que el éxito es siempre una cuestión de probar y perseverar, y que el gran éxito es el resultado de la suma de fracasos varios.

Pedro Sánchez, experto en fracasos, en lugar de decir “me voy, a la porra todo”, perseveró y hoy es el gran Ford del PSOE.

-Hay que felicitarle, pues.

-Claro que sí.

El problema para España y para el PP, mayormente para el PP, sin embargo, que diría Susana, es él, es otra vez Pedro Sánchez

-¿Por qué?

Si el PSOE no traga a Podemos ni al PP (principalmente a Rajoy) y Podemos no traga al PSOE ni al PP, ¿cómo va a deglutir la gobernación de España, a partir de ahora, el PP de Rajoy?

-¡Vaya cisco, es verdad! Había olvidado el lema de Sánchez, su ‘no es no’, que según todos los indicios es un ‘no es no’ contaminado de rencor y ansias de venganza. ¡Vaya embrollo!

Dijo Ford lo que acabo de exhumar y dijo Churchill (mi político favorito, bueno, tengo otros dos), en un discurso, esto otro.

-El torso de la democracia es “saber” ceder, es saber “servir”.

¿Es Sánchez así?

PSOE, PP, Podemos, ¡vaya batiburrillo de bien avenidos! ¿Pobre España?

La Liga Santander. Esa Liga sí funciona. Ya lo creo. Hasta la crítica blaugrana, tan ácida habitualmente con el Real Madrid, reconoce elegantemente esta vez,, sin rencor, que el Real Madrid ha sido más regular en el torneo de la regularidad. “Por eso lo ha ganado”.

El fútbol, como ven, es más noble y solidario que la política.

-¿A pesar de que los árbitros ayudan más al Real Madrid que al Barça?

A pesar, sí. Porque el fútbol es un juego de goles y fallos, y esta temporada el Barça ha fallado contra el Celta y el Málaga y el Real Madrid, no.

Tripletes

Lunes, 15 Mayo 2017

Constato que la vida es una cosa de tripletes en el fútbol y en la política.
-El popularizado hat trick, vaya.
Exacto. El Barça, gracias a su honorable triplete, es un hat trick de goles.
-Mi primer hat trick fuera de casa, estoy en una nube – manifestó eufórico su alegría Neymar por sus tres goles a Las Palmas. Neymar no hace sino acercarse, día a día, al talento de Messi:
-Sigo –reconoce cada vez que se le pregunta – fiel a mi proyecto de tratar de parecerme cada vez más a él.

Está consiguiéndolo. Ver y ser es aprender, como el tenista austriaco Dominic Thiem:
-Nadal – ha afirmado después de su nueva derrota ante él- es el mejor jugador de la historia sobre tierra. Algún día, con suerte, a lo mejor consigo parecerme a él.
Nadal se ha apuntado también al triplete, al hat trick: Mónaco, Barcelona y Madrid de una sentada.
-Claro que estoy feliz. Hacía tiempo que no me sentía tan feliz. Pero no por ganar, sino por ver que sigo “estando” – dice una vez más con humildad, que él nunca renuncia a ese formidable sentimiento.

Otro triplete. El triplete Susana Díaz, Patxi López, Pedro Sánchez. He visto el debate en la televisión con gusto y objetividad de liberal del Atlético de Madrid. ¿Digo lo que me ha parecido? ¿Lo que me han parecido los debatidores?
-¡Sí!
Allá voy. Patxi ha sido el Messi del triplete. Moderado, centrista y centrado, “izquierda –digamóslo así- vanguardista”. Unionista.
-¿Por qué Messi?
Messi, en el césped, es un ángel del balón. Vestido de paisano, físicamente, no dice nada, no atrae. ¿Atrae físicamente, Patxi? No. Pero así como el fútbol es el arte de la imaginación y del gol, o sea Messi, la política en el siglo XXI es el arte del dialogo y la solidaridad (sin la tiña del rencor) en lo que atañe al bienestar del Estado, del país, o sea Patxi.
-Si gano, pediré la dimisión de Rajoy -se ha apresurado a soltar Pedro Sánchez acabado el debate.
¡Oh, cuanto ‘no es no’ todavía , cuando uno lo creía ya curado de esa maligna y tóxica gripe rencorosa.
-Suárez, en el Barça, no es así. Suárez olvida los fallos en seguida y felicita, también en seguida, a sus goleadores compañeros.
Susana. Yo creo que no da la talla todavía. Creo. A lo mejor estoy equivocado. Perdón, si es así. Me gusta de ella, sin embargo, que es, al igual que Patxi, europeísta, muy española y muy psicóloga. Lo demostró con este reproche a Pedro Sánchez:
-Tu problema no soy yo, tu problema eres tú.
Cierro el hat trick del debate, y de la columna, con esta frase de Patxi:
-Quiero un PSOE al servicio de España y no España al servicio del PSOE.