Blogs

Entradas con etiqueta ‘pérez lasa’

Botas como navajas

Lunes, 14 Marzo 2011

Pepeistas y Mouriñistas. Guardiola, desde que es el consejero delegado del equipo azulgrana (el club es otra cosa), ha ganado en algo más de tres años ocho títulos. Guardiola es escolástico: trabaja, ve, hace y no polemiza. Escolástico pragmático.
-El “seny” catalán es también ser como es Guardiola.
Me lo dicen y me lo creo.
Mourinho, por el contrario, es polemista, peleón, paladín. Y le va bien. Para él, ganar no lo es todo: es lo único. De Arrigo Sacchi aprendió que equipo sin cimientos defensivos saolidos es equipo frágil. Y de no sé quién, extrajo que eso de que en boca cerrada no entran moscas es ocurrencia de tímidos o acollonados.
Guardiola, pues, se explica sin quejarse, mientras que Mourinho se queja explicándose.
-¿Con quién se alinea usted?
-Yo, oiga, pertenezo al oficio de los que ven, oyen y cuentan. Guardiola,por su modo de ser, tiene legión de seguidores, todos azulgranas, y Mourinho, claro es, también, sólo que todos blancos. Empate.
Guardiola no se ha quejado del árbitro Pérez de Lasa, que le anuló un gol a Messi. Pérez de Lasa es un árbitro “honestamente objetivo u objetivamente honesto”. Cuando yerra, lo hace siempre “objetivamente” en contra de los dos. Es, por lo tanto, también,un árbitro objetivamente peligroso.
-¿Le gusta a usted, Mourinho?
-No.
Tampoco a mí. Los árbitros españoles -es mi latiguillo- son honestos, pero considero que ha llegado el momento, tan demorado, de que entre ellos y la Liga de Fúibol Profesional (la patronal) y la Federación Española haya un “congreso” para consensuar criterios de una vez por todas.
El fútbol inglés es duro,pero,como asevera Mourinho,”noble,limpio”.El fútbol español ,en cambio,es con harta frecuencia peligrosamente “sucio y malintencionado”. ¿Por qué no se castiga con más energía y severidad la entrada o arremetida, que más bien es esto,en “plancha a lo loco, a cazar”?.
Decía don Pedro Escartin, el Di Stefano español del árbitraje, en uno de sus libros, que “las botas,usadas perversamente, son tan heridoras como la navaja”.