Blogs

Entradas con etiqueta ‘Prandelli’

Dimitir y gritar

Mircoles, 25 Junio 2014

Cesare Prandelli ni se lo ha pensando. Derrotada y eliminada Italia del Mundial de Brasil, dimitió como técnico de la selección de su país a los pocos minutos. Ipso facto, que se dice.

-La culpa de lo que ha pasado aquí, es sólo mía – declara a un periódico italiano.
Así de expeditivo. Pulsión emocional. Prandelli es personaje singular. Se casó enamoradísimo de Manuela Caffi.
-Yo, más que yo, soy ella, pues mucho de lo que soy, a ella se lo debo.

Cáncer. Viudedad. Dos hijos. Prandelli sigue sin olvidarla.
-Antes de ella ,yo era un ser corriente, poco aficionado a la lectura y a la meditación. Ahora, leer, para mí, es un placer.

Sus tres placeres: el recuerdo de ella, el fútbol y los libros. Otra vez hay que recurrir al eterno tópico (los tópicos, como los refranes, son tópica y eternamente sabios): detrás de un gran hombre o de un hombre como Prandelli, casi siempre hay una mujer maravillosa.
Parece que Prandelli también aprendió de ella la estética de la dimisión. ¿Qué es la dimisión? ¿Cobardía, miedo, impotencia, elegancia? Eso y tal vez más cosas.
-Yo no dimito ni me rindo jamás.
Hay quien es así. Pero ¿hay que ser siempre así? Prandelli empezó bien en Brasil, con un partido preñado de promesas positivas. Ganó por dos a uno a Inglaterra y la crítica ponderó el fútbol fluido y agresivo de Italia: “Italia, otra vez favorita”, se escribió. Qué falaz es el fútbol.
-¡Hombre!
-Lo es.
¿Qué es lo que le ha fallado en Brasil a Prandelli y a Del Bosque y a otros colegas suyos, eliminados poco menos que por KO en los primeros asaltos? Mayormente, en mi opinión, la condición física. El fútbol está empachado de fútbol. Ligas, competiciones europeas, copas y supercopas, partidos amistosos…Luego está la “cosa” del clima. El de Brasil, por el calor y la humedad, extenúa, muchísimo más a quienes han llegado a su Mundial agotados. La FIFA y la UEFA y las federaciones deberían “consensuar”, a partir de ahora, se me ocurre, competiciones menos opresoras los años de Mundial.
-Pierde usted el tiempo. No le harán caso. El fútbol es maná de dinero y de muchas más cosas. El fútbol es marca, es política, es poder de influencia…
Le corto:
-Y también lo que de él dijo, hace años, no recuerdo quién ahora y que era esto: el estadio ha sustituido a los casinos y a las tertulias de café. La gente ahora se desahoga en los estadios gritando. Gritar es una magnífica terapia para las gentes y una formidable coartada para los gobernantes:” Juegan al fútbol, ven fútbol, luego nos olvidan”.
Gritar y dimitir.