Blogs

Entradas con etiqueta ‘Ramón Mendoza’

Tradición, tradición

Jueves, 10 Diciembre 2015

Periódicos y equipos de fútbol. Se necesitan mutuamente. Cuando me fichó para el ABC “verdadero”, Luis María Ansón me dijo:

-Aquí no se censura a nadie. Opina objetivamente lo que te plazca, pero no olvides que el ABC es un periódico objetivamente madridista.

No fueron necesarios más matices. Lo pasé muy bien en el ABC de Luis María y jamás dejé de ser críticamente objetivo con el Real Madrid.

-Nos zurras con ángel, Miguel –me lisonjeó una vez Ramón Mendoza- .Eso es casi un arte. Fastidia pero no duele.

Ramón no se parecía en nada a Florentino Pérez. Tenía ángel, también. Hasta me daba noticias en “exclusiva”.

El Real Madrid es el ABC de Madrid, como el Barça es La Vanguardia de Barcelona. El Real Madrid, como el ABC, es realeza, antigüedad (más de un siglo), lealtad y cotidaneidad.

-Mis dos entretenimientos diarios –decía don Santiago- son el ABC y el Real Madrid. Gracias al ABC –ironizaba- me entero de lo que pasa en el Real Madrid.

Don Ignacio Méndez Vigo, miembro de la junta directiva de don Santiago, presumía igualmente de ambas cosas

-Soy suscriptor de ABC y socio del Real Madrid.

Don Juan, el conde de Barcelona, era igualmente devoto del ABC y seguidor del Real Madrid:

-Tengo esos dos gustos –decía sonriendo-, entre otros gustos.

La Vanguardia, antes española, ya no, los tiempos políticos le han borrado el apellido que la hacía, al menos a mí, tan cálida y entrañable, es el Barça.

-Un inciso. ¿No te parece cálida y entrañable La Vanguardia?

-Me parece, a secas, un gran periódico. Lo es. Está muy bien hecho. Pero los periódicos deben ser leales a sus históricos orígenes. Creo. Si no es así, si ahora las cosas son de otra manera, como los matrimonios, por ejemplo, que cada vez son hasta menos civiles y menos pasados por el altar, es que uno vive despistado.

ABC, Real Madrid, La Vanguardia, Barça. ¿Qué simbolizan? Pasados gloriosos, pasados con historia, “tradición, tradición”, que se cantaba en aquella antañona e histórica película. ¿Qué por qué escribo hoy de todo esto? He estado unos días en Paris y franceses canosos que siguen veraneando en España, “¡vuestro sol, qué maravilla!”, me han hablado con respeto y cariño del ABC, de La Vanguardia, del Real Madrid y del Barça.

El poder de la nostalgia y de realidades todavía muy vivas hoy.

“Confío en vuestros cojones”

Jueves, 19 Noviembre 2015

Si la política es el arte de lo posible, el rumor también.

-Cuando no tenéis de qué escribir, escribís rumores – reprochó una vez a mis colegas Ramón Mendoza, ya con Dios en el verde o azul valle de la felicidad sin urnas y sin ideologías.

Lo escribiré una vez más: ignoro si Dios existe o no existe, pero como quiero que exista (soy así de egoísta espiritualmente, creo en él).

A lo mío de hoy. Al rumor. El Clásico es un despeñadero de rumores.

-¿Es verdad que si el Barça le atiza al Real Madrid, el sábado, caerá Benítez? –pregunta la gente-. ¿Es verdad que Cristiano está hasta el colodrillo de Benítez? ¿Es verdad que Bale y Cristiano se saludan de perfil? ¿Es verdad que el Barça, esta vez, es mucho más favorito que el Real Madrid y que por ello Florentino duerme mal?

Rumores. El rumor, como se sabe, es como las setas. Hay setas riquísimas y hay setas que pueden hacerte carnalmente cenizas. Aleluya.

Otro rumor: ¿jugará Messi? Posiblemente sí, posiblemente no. Lo que realmente sé:

-De entrada, en la alineación inicial, no estará. Es lo que “recomiendan” los médicos. Pero ya sabes. El Clásico – agrega mi topo azulgrana- es siempre un partido de “mucha psicología”.

Pues sí. El Barça, dicen lo que eso dicen, está ahora mismo mejor de forma, de fuerza física, de asociación y de ánimo que el Real Madrid. Es posible. Porque, como señalo más arriba, en el Real Madrid hay desazonadora marejada de rumores nada positivos. He investigado.

-¿Tan mal están las “cosas” del ánimo, de la armonía y de la convivencia en el equipo?- le expongo a mi confidente blanco.

Antes de contestar, medita (eso creo).

-Mira –me dice por fin-, parece, insisto, parece que, en efecto, el Barça está mejor. Pero el Real Madrid tiene a su favor que “si le da la gana y le da la gana de ser el que suele ser cuando le da la gana”, debe de ganar. Es verdad, no lo niego, que hay disidencias de criterio entre ellos, esto es, entre los jugadores y Benítez. Benítez, como se sabe, es hombre de sistema y de orden, pero el orden y el sistema, en el fútbol, a veces conviene que sean “liberales”. Y los jugadores señeros del Real Madrid, afortunadamente, son más “liberales” que Benítez: esta, resumiendo, es la cuestión.

Como yo también soy bastante liberal, entiendo su liberal explicación. Incluso la comparto. ¿Cómo debe jugar el Real Madrid contra el Barça? ¿Con miedo, con complejo de inferioridad, al contraataque, con más preocupación defensiva que ofensiva? Digo lo que en cierta ocasión dijo don Santiago a sus jugadores:

-Ellos, en efecto, acojonan. Pero lo que ellos ignoran es el formidable diámetro de vuestros cojones. Confío en vuestros cojones.

Esa táctica, en ocasiones, lo digo por experiencia, da muy buenos resultados.

Reflexión

Lunes, 27 Octubre 2014

Es mejor ser jugador del Real Madrid que político y es mejor ser político que licenciado universitario en el paro. Esto no es mío, esto lo oí el otro día en la calle.
-La masa cerebral del político –tengo apuntado también- tiene razones que la razón de la masa votante no siempre comprende.
La política y el fútbol son así. Acabado el partido del 3-1 en el Bernabéu, un directivo del Real Madrid, eufórico, exclamó:
-En este Clásico ha empezado a ganar la Liga el Real Madrid.
Pues tal vez sí y tal vez nosotros. Lo que realmente traigo hoy aquí, a esta columna, no es mi opinión, sino la sorprendente opinión de los periódicos catalanes, habitualmente tan subjetivamente poco objetivos.
Ancelotti ha conjuntado un gran equipo”, “Isco tenía reputación técnica pero corría poco. Ya no es así. Ancelotti le ha enseñado a correr”, “Excelente el centro de campo del Real Madrid con Modric, Kroos, James e Isco”, “Como en los viejos tiempos, la adversidad del 0-1 del Barça, apenas comenzado el partido, resucitó al Real Madrid”, “Lucho tiene ante sí bastante trabajo, y bastantes dudas”.
-Qué dulce para el Real Madrid leer tanto derroche de elogio y reconocimiento.
Es lo que me ha llamado la atención. Ciertamente, el Barcelona, como resaltan también los analizadores azulgranas desprovistos – si quiera por una vez- de su subjetividad azulgrana, no es lo titánico que parecía. ¿Cómo han llegado a esta conclusión de inquietud? Se la pegó en la Champions contra el PSG y se la ha pegado en el Bernabéu contra el Real Madrid. “Señal –dice uno- de que hay cosas que retocar, afinar y arreglar, querido Luis Enrique, en el equipo”.

Luego es mejor, también esto, ser jugador del Real Madrid que del Barça. Hay que leer la Historia, con mayúscula, de las cosas, de los hechos, de los caracteres y de los pensadores.
-Yo quiero que el Real Madrid gane siempre, hasta sin razón; lo que no quiero, una vez conseguida la victoria sin razón, es que se ignore la sinrazón de esa victoria. En el campo, pasión; en el despacho, la pasión del análisis.
¿Qué de quién es ésta reflexión? De un señor que jamás fue político, de un señor que tan sólo fue presidente del Real Madrid.
-Ya sé, de don Santiago Bernabéu.
-Pues no, esta vez no. Esta reflexión se le ocurrió a un presidente hoy casi olvidado. Se llamaba Ramón Mendoza. El Real Madrid, con él, fue importante también.