Blogs

Entradas con etiqueta ‘Red Bull’

Un gran hombre

Martes, 30 Octubre 2012

Detrás de un gran hombre hay casi siempre una gran mujer, que se dice, y detrás de un gran piloto de F1 también hay casi siempre, y sin casi, un genio en motores, aerodinámica y toda esa  compleja miscelánea de tecnologías

- ¿Es mejor Sebastian Vettel que Fernando Alonso?- me preguntan a veces amigos tan ignorantes como yo en F1.

Me gusta el circo de la F1. Lo reconozco. Cuanto entraña riesgo, me atrae. Vivir sobre el alambre del riesgo es  muy humano. ¿A que me la doy, a qué no me la doy?.

A mis amigos legos en F1, como yo, les contesto siempre lo mismo.

- Vettel es su coche y él; Alonso, en cambio, es él y su coche. O sea: yo creo que la suerte de Vettel es su coche.

Y, naturalmente, detrás de Vettel y su coche hay una notoria masa cerebral: Adrián Newey. Este señor es un diseñador y más cosas y deja huella de su talento por donde pasa: sus máquinas son poco menos que “robots humanos”. Si Vettel y  el monoplaza  Red Bull son lo que son y están donde están es porque detrás de ellos está el silente e insomne galáctico Adrián Newey.

-Cuando duermo- contaba una vez Newey a una revista del motor-, pienso. Yo -riendo- duermo pensando y pienso durmiendo. Es cuando se me ocurren soluciones para los problemas que estando despierto y no discierno ni veo.

He ahí el hombre de Red Bull y de Vettel. Ambos, máquina y ser humano, huelen ya el Chanel 5 del triunfo, salvo milagro. Vettel, en las últimas carreras, sale, se va y gana. Gana de calle o de circuito, que tanto monta. Gracias, claro es, a su “robot”.

- La F1 es un “juego” de equipo, como el fútbol -reconoce con sencillez y honradez  podada de petulancia Vettel.

Red Bull le paga a Andrian Newey un disparate de millones de dólares al año. Un fijo de once millones como salario  (digámoslo así)  según los que saben de estas cosas  como salario, amén de un plus -laurel- gratificación por el  triunfo final y los podios.

- Con Vettel y Adrian, Red Bull es más “toro rojo y más toro bravo”.

Leído no sé dónde.

A veces me he formulado  esta pregunta: ¿Cuánto vendería Coca Cola -¡con lo que vende!- si en la F1 participase  un coche Coca-Cola diseñado por Adrián Newey  y pilotado por Alonso?.

Si Vettel ganase las dos próximas carreras -quedan  tres para clausurar  la temporada-, podría  permitirse, si le placiese, no correr la última.

Los enemigos del alma

Sbado, 25 Febrero 2012

Mourinho, homófobo. ¡Toma! El otro día, en Moscú, soltó una frase hecha, de uso cotidiano, algo así como “y esos maricones, ¿no dicen con qué balones vamos a jugar?”. Cerca, una cámara oportuna e indiscreta, le grabó la ‘espontaneidad’. En España, como se sabe, cuando queremos mucho a alguien, si hace tiempo que no le vemos, a veces, en el reencuentro, exclamamos:

¡Hijo puta, qué bien estás! -esto es muy celtíbero: ¿acaso no?

Pero Mourinho, en cuanto a popularidad global, es como la señora Merkel y el señor de la bella Carla Bruni, o sea, el señor Sarkozy.

Por expresión tan chorra e inane, sin embargo, la Federación Europea de Gays y Lesbianas ha enviado un comunicado a la UEFA pidiendo que se sancione a Mourinho por homófobo.

Cuando yo era niño, en el colegio nos enseñaban que los enemigos del alma son el mundo, el demonio y la carne. En el siglo XXI, por lo que se está viendo, los enemigos del alma, sobre todo de alma famosa, son las telecámaras, las redes sociales y los teléfonos móviles con camara y sonido, y naturalmente, las instituciones tiquismiquis.

¡Ojo, Mou! Ahora todos ’somos’ agentes 007. Siglo XXI, siglo James Bond. A veces no es tan bueno que avancen tantos las ciencias y las tecnologías: traen consigo una barbaridad de complicaciones.

CHAMPIONS. Opino, sí, que hoy en Europa, en política, sólo mandan dos, Markel y Sarkozy, y en fútbol, también otros dos: el Real Madrid y el Barcelona. La lógica, se sabe, no es forofa del fútbol, y de ahí que a veces pierda el mejor y gane el peor, lo cual ha pasado, pasa y seguirá pasando. Hecha esta matización, y visto lo visto, la Champions de esta temporada,de todos modos, debe de ser o del Real Madrid o del Barcelona. En Europa, ahora mismo, no hay equipos del poder, del arte y de la ciencia técnica de elllos.

RED BULL. De F-1 sólo sé que no sé nada, salvo lo que leo y deduzco de lo que leo. Lo tengo escrito: a los menores de 20 años, según encuestas, la velocidad sobre cuatro ruedas (F-1) y sobre dos ruedas (motos), les fascina más, o igual, menos no, que el fútbol. Vettel, para lo que saben, es un Messi del volante, pero no tan Messi como Fernando Alonso, lo cual nos halaga. Pero Red Bull, al parecer, esta próxima temporada, volverá a ‘golear’ al Ferrari de Alonso. Oh. ¿Acertarán tales sabios o agoreros?

GUARDIOLA. No se dice, pero lo digo yo. Ahí va: el plesbicito de “todos con Guardiola y Guardiola quédate y tú eres el único, Guardiola, y tú no le puedes hacer esto a Cataluña”, tiene “fuera de sí, incluso con preocupante insomnio muy insomne, a Guardiola”. Tiene también Guardiola, dicho sea al paso, dos formidables ofertas que le quitan también el sueño. El oro y el laurel asedian hasta el atolodramiento cerebral al deseado y codiciado y admirado Guardiola. Y eso, en plena crisis de casi trodo.

Ah. Oído ayer en el Vicente Calderón:

-¿Sabéis lo que os digo? -le dice un amigo a varios amigos-. En las urnas, el PP nos ha ganado por mayoría absoluta; en la calle, y también por mayoría absoluta, vamos a ganar nosotros. Así que alegraos, y el Atlético, de cine. Alegraos, alegraos.

Ignoro el color ideológico del personaje que asi se manifestaba.