Blogs

Entradas con etiqueta ‘Río de Janeiro’

“No hay que arrojar la toalla”

Viernes, 2 Octubre 2009

Sopresón y decepción. Las dos cosas. El sorpresón, el sopapón del CIO a Chicago, o sea al todo poderoso Barack Obama.
-Pero ¿por qué? ¿Qué tiene el CIO contra Obama o Chicago? Ahí hay gato encerrado.
Es la pregunta que ahora mismo se hacen en el mundo  todos los analistas. Tokio era ciudad perdedora hasta en Tokio. Pero es que Chicago cayó, contra pronóstico, nada menos que en el primer asalto del combate. Chicago, K.O., o sea Obama fuera de combate ¿Había acaso presentido  tan colosal “gancho”  al menton del prestigio del presidente de los Estados Unidos?
-Para Obama, casi un Pearl Harbor. Hay que reconocerlo.
-Políticamente, sí.
Decepción. La de España. También estaba  escrito  -yo lo escribí aquí- que España no tenía nada que hacer en Copenhague ni con el Rey. La regla no escrita de la rotación entre contientes es, de momento, ley de honor para el CIO. Y por  cumplirla, ha “sacrificado” o “segado” el mejor de los cuatro proyectos presentados en la “competición” de Copehague.
El primero,como se sabe, gana; el segundo, pierde, y los demás compiten. La perdedora España, sin embargo, esta vez ha presentado -protocolo, videos, discursos, elegancia, imaginación- el proyecto más sugestivo  y hermoso. El mejor, sin discusión posible.
-¡La maldita rotación!.
-Sí. La maldita rotación.
Y ahora dos preguntas:¿es justo que la regla no escrita de la rotación,para ser cumplida, haya de ser injusta con el mejor?. Se dice que Dios escribe recto con renglones torcidos. Pero la caligrafía del CIO, como no es Dios, es tan inextricable como la de los médicos cuando recetan fármacos.
Río de Janeiro no le “ha ganado” a España, a Río de Janeiro le ha ganado los Juegos una ley.Y  ley es ley. Lo sé. Qué rabia,qué pena y qué injusticia La otra pregunta:¿debe arrojar Madrid la toalla? No. Barcelona solicitó los Juegos séis o siete veces, si no me traiciona la memoria (a veces me traiciona,que conste). Madrid ha dempostrado al CIO su envergadura, su talento, su pasión olímpica. No, no debe arrojar la toalla. ¿A por los Juegos de 2020?