Blogs

Entradas con etiqueta ‘Simeone’

Soñar

Jueves, 28 Abril 2016

Hay que soñar. El sueño es maravilloso.

-Sueño que la final de la Champions de este año la van va a jugar el Atlético contra el Real Madrid.

¿Por qué no? Un futbolista legendario, gran extremo, Enrique Collar -¿qué es de él?- soñó el sueño de la titularidad en el Atlético de Madrid

-Yo no duermo, sueño.

Convirtió en realidad su sueño: él y Gento o Gento y él, durante años, fueron los mejores extremos de España.

-Gento corre más que yo – elogiaba Collar.

-Collar tiene mucha clase- ponderaba Gento.

Adversarios, pero elegantes.

-¿Por qué los políticos de ahora, me refiero especialmente a Iglesias y Sánchez, no serán entre ellos como Collar y Gento: adversarios gentiles.

Difícil eso: lo repito aquí con desconsuelo un artículo sí y otro no. Creen que ser adversarios es insultarse y ponerse a parir. El fútbol es más pedagógico que la política. Y más y más honesto, y más fiable.

El Atlético de Madrid, que “¡juega formidablemente a no dejar jugar!”, es hoy cátedra de valores, de optimismo y de sueño. Su gente, sus “votantes”, animan a los jugadores con pancartas y mensajes como éstos: “Nunca dejes de creer”, “Juntos hacia la victoria”, “Atleti, yo te amo, juntos hasta la final”. Soñar y creer.

-No es fácil jugar a este Atleti. Con poco, hacen mucho. Son pegajosos. Incómodos…Nos queda Munich , a ver si…- reflexiona ya preocupado, desde ayer, Guardiola.

El secreto del Atlético, uno de sus secretos, es que sabe competir, como dice Clemente Villaverde.

-¿Y qué es saber competir?

-Saber hacer lo que hay que hacer. El Atlético no tiene los carísimos jugadores del Barça, del Real o del Bayern, pero tiene jugadores que no son se menos que ellos.

Lo de Simeone, pues, es lo del sabio griego: “Conócete a ti mismo”. Y conoce como debes jugar con tus jugadores.

Como hacerle un gol al Atlético es casi tan difícil como que se amen cortésmente Iglesias, Sánchez y Rajoy, soñemos en el gozo de una final Champions 2016 entre los dos equipos de Madrid. ¿Por qué no?

Locomotoras

Lunes, 1 Febrero 2016

El fútbol, como la economía, es una cosa de locomotoras.

-Alemania –estamos hartos de oír a los políticos- es la locomotora de Europa.

La metáfora de la locomotora es bella. La máquina de hierro, el humo (antaño), el pitido. Hay en la locomotora algo de belleza, algo de nostalgia, mucho de poder y algo de economía y de fútbol.

El Barcelona, que no fue mejor que el Atlético, ganó gracias a sus locomotoras. Ganar a un equipo que dispone de tres locomotoras como Messi, Suárez y Neymar, es casi imposible.

-El Barça, además de algo más que un club, es, obviamente, el poder y el talento de sus locomotoras.

Así es. Sudor, expulsiones y suerte, sin embargo, necesitó para doblegar al Atlético, ese Atlético cuya locomotora es Simeone. Una locomotora, Simeone, que echa humo psicológico encima cada vez que habla.

-Si hay que perder- dogmatico y ético Simeone al final del partido-, me gusta perder cómo lo hemos hecho hoy contra el Barcelona.

O sea con honor, palabra por cierto malsonante para los políticos españoles ( no así para el resto de los políticos europeos), que huyen como gacelas de los leones de los valores honor, patria, bandera, unidad.

-¿Todos?

-La mayoría. Creen que el progresismo es otra cosa: ciudadanos en vez de españoles, el tuteo irrespetuoso y con coleta, asimetría, médicos y médicas, cachondas y cachondos…

-¿Qué otra cosa?

-Eso quisiera saber uno.

Contra el Barça, el Atlético hizo tal vez el partido más honorable y bello de esta temporada. “El Atlético – escribe un colega catalán, Santi Nolla – hizo un partidazo con 11, con 10 y con 9 jugadores. Es el equipo que mejor defiende en la Liga española”.

Coincido con Nolla.

¿Acertó el árbitro expulsando a Filipe Luis y a Godín? Comparto la opinión de Simeone por elegante y caballeresca (cualquier parecido entre Pedro Sánchez, tan zafiamente insultador, y Simeone, no es pura coincidencia, es que Pedro Sánchez, en efecto, no se parece en nada a Simeone) . He aquí la opinión de Simeone:

-El árbitro interpretó lo que interpretó. Fue su lectura de una situación del juego.

En cuanto al Real Madrid, que goleó al Espanyol, esto: con la locomotora Zidane, el equipo –se nota- juega con más alegría, con más júbilo, con más bulla, con más regodeo.

-Va a ser verdad que la vida es una cosa de locomotoras.

¿Por qué no?

Vitalidad y optimismo

Jueves, 28 Enero 2016

Como “fútbol es fútbol”, el fútbol es como la política:

-No te fíes de las promesas de los políticos, ni de sus programas. Rara vez cumplen sus programas, rara vez cumplen lo que prometen –decía el profesor Tierno Galván, a quien la alcaldesa que hay ahora en los madriles, antitorera, antibelenes, antimagos tradicionales, pretende esculturizarlo con busto en el corazón de la Cibeles.

-No te fíes tampoco –me recomiendan- de las progres antitodo. Suelen estropearlo casi todo.

El Atlético de Simeone, esta semana, ha empalmado una semana aciaga. Empató con el Sevilla, en el Calderón, y en el Calderón, contra pronóstico, ha caído KO en el torneo del KO, contra el Celta.

-Aciaga, sí, usted que lo diga.

Simeone, sin embargo, es un señor vigorosamente optimista y vitalista. Ve siempre luz en los túneles negros.

-Y la ve sin necesidad de encender focos, si va en coche, ni de linternas si va a pie.

El 2-3 de KO del Celta es resultado que nos ha dejado a todos sin resuello (uno nunca ha ocultado su amor al Atlético y a la mujer, la obra más bella de Dios), mayormente a los socios y abonados del Atlético.

-Que siguen restregándose los ojos no para ver mejor, sino para no ver, por aquello de que ojos que no ven corazón que no sufre.

Tras el trompazo del 2-3, en la rueda con los periodistas, el vitalista y optimista Simeone dijo:

-No es un fracaso (la eliminación de la Copa del Rey).

Matizó:

-Fallamos en detalles.

Verdad: los detalles fueron que los tres goles del Celta se debieron, más bien, a fallos de los defensas, cuando la virtud de la fortaleza del Atlético reside esencialmente en los defensas.

Simeone, recalco, es optimista y vitalista. Y eso es formidable. El progreso no lo labran ni lo trillan ánimos depresivos o desmoralizados. Contra los sopapos de KO, el arco iris del brío, de la fe.

-¿A que sí, Simeone?

- Mi vida es arco iris. Claro que sí. Por eso soy vitalista y optimista.

Lo terrible es que la Copa del Rey se le daba al Atlético de película del león de la Metro. Y ya no está en la Copa. Y lo terrible es que Koke, el otro día, tras el empate con el Sevilla, declaró:

-Nuestro objetivo en la Liga no es ganarla, es el tercer puesto.

Error, Koke. Hay que ser como el profesor Simeone y el profesor Tierno Galván: francos, optimistas, vitalistas. Al Barça, el inmediato adversario del Atlético, y al que tanto admiro estéticamente, hay que oponerle sin fisura alguna el optimismo y la vitalidad de la fe.

Se la pegaron

Lunes, 25 Enero 2016

Se la pegaron los dos, el Atlético y el Real Madrid. Y Luis Enrique, a ver qué vida, más feliz que un tigre de Bengala espléndidamente alimentado en su jaula.

-Messi no es todo el Barcelona, pero hay ocasiones en que el Barcelona lo es todo gracias a Messi.

El Barça no es Luis Enrique, más bien Luis Enrique es gracias al Barcelona. Lo dije aquí hace unos días, y si no aquí, en otra parte. El ser humano, o plagia o se repite.

-Se repite más bien.

-Pues sí. Don Jacinto Benavente repetía sus frases ingeniosas hasta tres veces en sus comedias. “Y aun así –justificaba su reiteración- , hay muchos espectadores no se enteran”.

Viendo al Atlético contra el Sevilla, me dije: el Atlético sí es Simeone. El Atlético es Simeone, de igual modo –y me repito- que el Barça son jugadores mucho más que Luis Enrique. Yo sé poco o casi nada de lo que opino, lo que ocurre es que mis opiniones están cimentadas con elementos tan sólidos y fiables como son los materiales de lo visto, lo escuchado, lo leído y lo experimentado.

-Yo no valgo nada, yo valgo lo que he aprendido, y vivir es aprender. Tengo ochenta años. Algo sé, pues, pero tampoco mucho.

¡Toma! Ahí queda eso: eso lo dijo Azorín, que, por lo que fuere, no era precisamente optimista en su decenio octogenario.

Contra el Sevilla, Simeone apelmazó mucha gente –demasiada- en el centro del campo. Pensé: todos, muy trabajadores, pero ahí falta un pensador. Alguien que ordene, dirija y racionalice el apelmazamiento. Cuando puso al dúo CC, Carrasco y Correa, el Atlético empezó a entrar con alegría y ahínco por las bandas (las bandas son las alas del fútbol, sin ellas el fútbol vuela torpe). El Atlético, entonces, con la CC, hasta hiló fútbol bonito. Más, también entonces, el Sevilla, por causa de haber quedado menguado por la expulsión de Vitolo, aplomó su área con ardor guerrero y guerreros físicamente más altos y prestos que los acosadores rojiblancos.

-¡Vamos, vamos! – animaba, se animaba nervioso desde la banda Simeone.

El fútbol tiene sus normas puñeteras: una de ellas es la de hacer la puñeta. Conclusión: Simeone, contra el Sevilla, erró.

-¿En qué?

-En la alineación. A Simeone, tan bueno, a veces se le achaca (por prudencia, por supuesto, o previsión, otra vez aquí por supuesto) el arrojo, el arriesgar.

La diferencia entre Luis Enrique y Simeone es que Simeone, tal vez, sabe más, pero Luis Enrique, sin tal vez, tiene jugadores mejores. Qué rabia el tropezón de los equipos remadriles.

Atlético y Pablo Iglesias

Lunes, 4 Enero 2016

Viva lo insólito. La vida es el arte de provocar, el arte de rasgar monotonías, el arte de sorprender y el arte de que en la Liga el Atlético, rozando el final de la primera vuelta, sea cuatro puntos más que el Real Madrid en la clasificación.

-Más que realmente insólito, atléticamente insólito.

Cuatro puntos, sí. Raro, extraño, luego –repito- insólito. El Atlético de Madrid, con Simeone o desde que llegó Simeone, es al fútbol y muy concretamente al Real Madrid y al Barcelona lo que el no menos insólito Pablo Iglesias es a la política.

-¿Acaso, Pablo, no es insólito lo que le está sucediendo a España con usted?

-Tutéame, por favor.

-No nos conocemos. Soy retro, Pablo, o sea que estoy educado con otros moldes, con otros hábitos.

-Pues ponte al día, “sígueme”.

Sígueme: lo que le decía Jesucristo a los que no le seguían. Pablo es también retro, aunque él no lo crea, pues es retromarxista, algo decadente como el usted y el yogur que traspasa la línea roja de la caducidad.

Si no fuese por el arte de lo insólito, de todos modos, la vida aburriría. Aburre, según algunos o muchos o la inmensa mayoría, que la Liga BBVA sea sólitamente una cosa de dos.

-Precise: de dos “capitalistas”.

Ya se me ha infiltrado de nuevo en la columna Pablo Iglesias. A mí el capitalismo, Pablo, mientras genere bienestar social y económico, me gusta; y si el bienestar social y económico lo genera el capital, la pasta, ¿por qué combatirlo? Bendita pasta, que el arte de la vida, también, es poder vivir lo mejor posible a la sombra de los que dominan el arte de fabricar dinero, sin los cuales sería imposible “el reino de la dicha” en este mundo, que del otro mundo las referencias que hay no son fiables del todo.

Fiable, en la Liga, el Atlético. Y esto, por morbo, por insólito, es bueno. El Barça cree que 2016 se le va a dar igual de bien que el espichado 2015. Lo canturreó recientemente el presidente azulgrana:

-Esta próxima temporada, a por los seis títulos otra vez.

A Florentino Pérez jamás se le ha leído una cosa así. La manía de FP es la Champions. Es un español muy europeizado, que lo importante, desde la generación literaria del 98 hasta hoy, ser europeo es más importante que ser español (o igual de importante) , del mismo modo que el Barça es más que un club.

-¿A qué sería divertidamente insólito que el que más, al final de la temporada, fuese el Atlético del insólito Simeone?

Simeone está tocado de algo, de una mano divina, que diría Maradona, o por la varita de un ángel con alas rojiblancas. Vaya usted a saber.

A Pablo Iglesias, mi deseo, con toda cariñosa y objetividad política, de que jamás pise la Moncloa. Pobre España, si así fuera.

Gustar y gustarse

Jueves, 21 Mayo 2015

La vida es debate plural y diverso, como España y el fútbol.

-Como el fútbol siempre y como España en estos días por la cosa de las elecciones. Sin el debate del fútbol y el debate de las promesas que rara vez cumplen de los partidos políticos, la vida, ciertamente, sería soporífera –que dijo de otra manera y con otras palabras Sócrates.

En fútbol, ahora mismo, la vida es el probable triplete del Barça y el cero patatero del Real Madrid en títulos.

-Florentino –que le recuerdan insistentemente los memoriones-, que en los últimos siete años, el Barcelona ha agavillado doce títulos y tu equipo, Florentino, la mitad, sólo seis. Florentino, así no podemos seguir

La vida es que sería divertido, según los profesionales del runruneo, que el Barça fichase a Ancelotti y el Real Madrid a Luis Enrique.

-¿Y por qué no? El trueque le echaría sal, pimienta y orégano a la eterna rivalidad entre el Real Madrid y el Barça. De todos modos, ese trueque es imposible. Luis Enrique va a seguir en el Barça. Dalo por hecho aunque nadie, todavía, lo dé por hecho.

La vida es que los tres equipos europeos que más dinero invierten últimamente en jugadores, City, PSG y Real Madrid, no brillan como debieran brillar.

-Ya lo dice hoy Cruyff. En fútbol, el dinero no lo es todo. El fútbol, amén de dinero, por descontado, es un proyecto sólido y una gestión con mucha sesera.

La vida es que en el Real Madrid, en este momento, hay nerviosismo, discrepancias y rabia.

-Uno de los problemas del Real Madrid es que así como “yo soy el líder” (Luis Enrique), Florentino Pérez, como gestor, no es “líder que destile empatía”. De FP no fluye carisma, y de ahí que Cristiano vuelva a estar disgustado. En el Real Madrid eso de estar disgustado, en el vestuario, es gripe no erradicada..

La vida es que Ancelotti, del que curiosa y unánimemente todos los entendidos hablan bien, tiene disgustado a Florentino Pérez.

-¿Lo ven? El disgusto es pez que nada en el del Real Madrid como si el Real Madrid fuese el Mediterráneo del fútbol . Los “sensatos” consideran que Ancelotti debe de continuar. Ancelotti, sin embargo, no cree que ganen los sensatos. ¿Otro entrenador y otra vez volver a empezar?

La vida es que el Atlético de Madrid, esta temporada, no ha sido el de las temporadas anteriores .

-Simeone y Cerezo y Gil deben reaccionar lo antes posible y resolver algunos problemas (hablaremos de ellos próximamente).

La vida, en fin, es estar a gusto. Hacer las cosas con gusto. Gustar y gustarse.

El Profe

Viernes, 3 Octubre 2014

De fútbol sé lo que me enseñan los que saben.
-Qué socrático es eso.
-A lo mejor a Sócrates le gustaba el fútbol. El fútbol existe desde que Adán le dio un puntapié al despojo de la manzana de Eva.
Simeone (hay que leer también los periódicos de allende los Pirineos, que decía el clásico) es figura de moda. En el cine, el actor de moda es el torero Jesulín de Ubrique. El celuloide se le da como la arena. Olé. Si no me creen, véanlo en Torrente 5:Misión Eurovegas, de Santiago Segura, a quien por cierto también le gusta Simeone.
-A ese chico se le da el fútbol como a mí Torrente.
Simeone, su arte, vaya; vaya, su manera de llevar al Atlético, genera envidia y admiración hasta en la vieja Europa
-¿Cuál es su secreto?- me preguntan.
No lo sé, la verdad es que no lo sé. Koke dice que el éxito del Atlético es “El Profe”, que los tiene “a tope”.
Lo he dicho muchas veces. Lo repetiré. Saber seducir y conquistar es más eficaz que ser sabio en técnicas, estrategias y sistemas, a veces.
-El sistema es el jugador. La técnica, el jugador. La estrategia psicológica, el entrenador.
Pues sí. Algo así.
La suerte, para Simeone, cuenta también muchísimo
-Pero la suerte –precisa- hay que trabajarla. La suerte de la Primitiva es suerte milagrosa; la suerte del trabajo, no.
Experiencia muy metabolizada. O talento genético.
Guardiola tiene la fama de lo que hizo en el Barça. Simeone, la fama de lo conseguido en el Atlético en tan poco tiempo..
-Un grupo de jugadores – opina asimismo- es un rebaño. Si no hay pastor, no hay rebaño. Yo trato, simplemente, de ser pastor.
Sabe también Simeone que así como una democracia sin oposición no es democracia, un equipo de fútbol sin el “estadio entregado” es menos equipo de fútbol.
-El fútbol es lo que se hace en el césped y lo que se oye en los graderíos.
Helenio Herrera se hizo inmensamente popular e inmensamente rico, ambas cosas, por su manera de ser y entender el fútbol y por su empática y psicológica simbiosis con los jugadores
-Yo pongo el carácter, ellos – que dice- el talento.
Freud lo admiraría.

¿Qué es el cholismo?

Sbado, 10 Mayo 2014

¿Existe el cholismo? Existe. Leo que Giovanni , el hijo mayor de Simeone, dice: “Mi padre está cambiando el fútbol”. Ha cambiado, de momento, al Atlético de Madrid. El Atlético, desde que lo gobierna Simeone, es un equipo vivaz, alegre, bravo, cargado de fe. “Con él, soy otro” (Raúl). “Entiende mucho de fútbol y de caracteres” (quiero recordar que esto es de Koke”.

-Los milagros no existen, pero este Atlético es el milagro de Simeone.

Acierta el irónico y agudo Enrique Cerezo diciendo eso. El ser humano, en sí, es un ser divino, diabólico, genial o cabreador. Depende.

El hijo de Simeone tiene razón. Su padre está cambiando el fútbol. Pero ¿cómo, en qué? Diría yo que el secreto radica en la palabra intensidad.

- ¿Intensidad? ¿Acaso cojones?

Algo así.

“La tierra para quien la trabaja”. Ése eslogan, hace la tira de años, caló. Se hizo mucha demagogia política con él. Luego, cayendo en demagogia, diré que “el fútbol para quien lo trabaja”. El fútbol es una diversión, no un estado de ánimo (frase lírica y cursi: claro es que lo lírico y lo cursi también cala a veces). La palabra intensidad significa, sencillamente, trabajar con fe e ilusión y no ceder a la “tentación” de la duda, la pereza o el decaimiento de ánimo.

-Yo les digo: si queréis, podéis. Todo depende de vosotros, del mismo modo que yo dependo de vosotros.

Así ve y hace fútbol Simeone. El Atlético es eso: una propulsora formidablemente humana de trabajo y moral.

-Y talento.

-Por supuesto. El talento es eso que, según Shaw, dura más que la belleza sobre la base del trabajo.

Trabajo, talento y falta, creo, otro factor: el psicológico. Hay quien, aun siendo muy listo, muy inteligente y muy talentoso, no transmite, no cala, no fumiga moral y optimismo.

-¿Fumiga alegría y fuerza Simeone? –le he preguntado a un jugador del Atlético, básico en la alineación titular.

-Y simpatía, imposible defraudarle –me contestó con espontánea rotundidad.

Existe, sí, el cholismo. ¿Qué es? Querer y poder, poder y querer. El Real Madrid, el otro día, en Valladolid, era un equipo desenciado de querer y poder.

Si el Atlético gana la Liga, se hará un favor a sí mismo, esto por descontado, y a la vez al fútbol en general. Si existiese la Gran Cruz al Mérito al Fútbol, pienso que habría que dársela ya al gran Atlético de “Cholo” Simeone.

Admirable “Cholo”

Jueves, 5 Diciembre 2013

¿Es un secreto el secreto del éxito de “Cholo” Simeone?

-Es admirable: ése es su secreto -me dice mi amigo, atlético y analista objetivo- Admirable es quien llega al Atlético cuando el Atlético estaba como está  ahora económicamente España, en paro y pesimista laboralmente, y en dos años  consigue que gane tres títulos. Admirable es eso, admirable es quien hace de un equipo grisón y sin expectativas de títulos  el equipo que actualmente es  el Atlético: bravo, brioso, jaquetón y respetado vecino en puntos y otras capacidades de los megaequipos Real Madrid y Barcelona.

“Cholo” está “siendo observado y estudiado”. Lo sé. ¿Quiénes son sus estudiosos observadores? No uno ni dos equipos, sino cuatro.

-¿Seguro que son cuatro?.

-Pudiera ser que me quedase corto- duda mi informador.

El otro día -lo recordarán- el presidente del Betis, Miguel Guillén, justificó así de cínicamente  el cese de Pepe Mel: “Esto es fútbol, y el cambio de entrenador es lo habitual en el mundo del fútbol”. O sea: si cuando los sabios no rectifican o fallan hay que cambiar de sabios, que se dice, en el fútbol, cuando el equipo no carbura, en lugar de dimitir directivos se echa al entrenador. Tradición. Fidelidad, justa o injusta, a la tradición. Si la Justicia es ciega, la Injusticia, también: no caigo en herejía. Lo singular es que el Betis echa a Pepe Mel y lo sustituye con el echado - del Brujas- J.C.Garrido.

“Cholo”, de momento, se levanta y se acuesta con un ángel de la guarda celestialmente  angelical.

-”Cholo”, ciertamente, tiene ángel.

Oído lo cual, como quiero saber, indago: 

-¿Y cómo es su ángel? ¿Qué atributos le susurra o le transmite  su ángel?

-La virtud de la credibilidad y del “tirón”. Sabe convivir, algo casi  siempre  difícil en un vestuario; sabe decir -regañar o corregir- las cosas sin herir; su poder de persuasión es psiocológicamente admirable; todos acatan lo que dice porque, sencillamente, creen en él. “Cholo” ,ahora mismo, es un bombón para él y para el Atlético,y de ahí que le 

> estén estudiando y observando.

Vademecum ” Cholo”, pues. Hay un hecho tan cierto como incontrovertible: jugadores que antes de “Cholo” estaban en el Atlético  pero no se notaba que estuviesen , ahora admiran…como admira “Cholo”. Algo, por lo tanto, tiene “Cholo”, cuando casi todo el mundo lo bendice con el adjetivo admirable.

¿Jaque mate al ‘tiquitaca’?

Lunes, 23 Septiembre 2013

Creo, por lo que está viéndose, que esta temporada, vamos a ver fútbol de innovación y cambio en el fútbol de los “grandes”, que de momento son el Barça, el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Ocurre, sintetizando, que tanto a Ancelotti como a Martino y a Simeone les aburre el ritmo sosón y lentorrón del “tiquitaca”.

-Con él, yo bostezo - piensa Simeone.

-Si con tres pases se puede conseguir el destino del gol, ¿para qué utilizar treinta pases? -sostiene Ancelotti.

-Menos rondos, menos posesión, más verticalidad- dogmatiza Martino.

Con el “tiquitaca”, el Barça engordó de títulos sus vitrinas. Con el “tiquitaca”, la España del marqués Del Bosque ha sido, sigue siendo, el Carlos I de España y V de Alemania del fútbol: en su imperio no se pone todavía el sol.

El “tiquitaca” empieza a ser al fútbol lo que en su día fue el tirachinas de David contra Sansón. Obsoletos, ya, el tirachinas y el “tiquitaca”.

Hay, sí, quien así piensa. Y pensar no es pecado. “Mal piensa quien no piensa de vez en cuando” (de alguien).

El Barça de Martino, el ‘Tata’, tate, cree que Iniesta y Xavi -turbinas del “tiquitaca”- empiezan a peinar “canas” (algo así), y de ahí que cada día crea más en Cesc, en el que elogia su talento para el pase raso, vertical y al vacío. “Cesc piensa muy bien el fútbol moderno”, dice. Es verdad que Cesc sabe pensar y sabe ver y sabe traducir en pase de gol o gol lo que piensa e intuye con la vista. Genial, sí.

Con Ancelotti, el Real Madrid, en efecto, busca caminos más cortos hacia el gol. Parafraseando aquella famosa frase del vetusto ultrapasado, por el camino corto, hacia el imperio gol, que podría decirse. No en balde Ancelotti es “patriota” de su Italia y de lo que en ella aprendió en fútbol. A mí el patriotismo me gusta tanto o más que una rubia de piernas largas y cara que se parezca a la dulce, bella y diabólica Monroe.

Simeone es un patriota del fútbol jaque y heróico. “¡A por ellos, que podemos!”. Pugnacidad, fe y goles: su lema.

No sé, no sé. Yo sé poco de lo poco que sé. Y no sé por lo tanto si hay que darle ya jaque mate al “tiquitaca”. Pero la cosa está así.