Blogs

Entradas con etiqueta ‘tiquitaca’

¿Jaque mate al ‘tiquitaca’?

Lunes, 23 Septiembre 2013

Creo, por lo que está viéndose, que esta temporada, vamos a ver fútbol de innovación y cambio en el fútbol de los “grandes”, que de momento son el Barça, el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Ocurre, sintetizando, que tanto a Ancelotti como a Martino y a Simeone les aburre el ritmo sosón y lentorrón del “tiquitaca”.

-Con él, yo bostezo - piensa Simeone.

-Si con tres pases se puede conseguir el destino del gol, ¿para qué utilizar treinta pases? -sostiene Ancelotti.

-Menos rondos, menos posesión, más verticalidad- dogmatiza Martino.

Con el “tiquitaca”, el Barça engordó de títulos sus vitrinas. Con el “tiquitaca”, la España del marqués Del Bosque ha sido, sigue siendo, el Carlos I de España y V de Alemania del fútbol: en su imperio no se pone todavía el sol.

El “tiquitaca” empieza a ser al fútbol lo que en su día fue el tirachinas de David contra Sansón. Obsoletos, ya, el tirachinas y el “tiquitaca”.

Hay, sí, quien así piensa. Y pensar no es pecado. “Mal piensa quien no piensa de vez en cuando” (de alguien).

El Barça de Martino, el ‘Tata’, tate, cree que Iniesta y Xavi -turbinas del “tiquitaca”- empiezan a peinar “canas” (algo así), y de ahí que cada día crea más en Cesc, en el que elogia su talento para el pase raso, vertical y al vacío. “Cesc piensa muy bien el fútbol moderno”, dice. Es verdad que Cesc sabe pensar y sabe ver y sabe traducir en pase de gol o gol lo que piensa e intuye con la vista. Genial, sí.

Con Ancelotti, el Real Madrid, en efecto, busca caminos más cortos hacia el gol. Parafraseando aquella famosa frase del vetusto ultrapasado, por el camino corto, hacia el imperio gol, que podría decirse. No en balde Ancelotti es “patriota” de su Italia y de lo que en ella aprendió en fútbol. A mí el patriotismo me gusta tanto o más que una rubia de piernas largas y cara que se parezca a la dulce, bella y diabólica Monroe.

Simeone es un patriota del fútbol jaque y heróico. “¡A por ellos, que podemos!”. Pugnacidad, fe y goles: su lema.

No sé, no sé. Yo sé poco de lo poco que sé. Y no sé por lo tanto si hay que darle ya jaque mate al “tiquitaca”. Pero la cosa está así.