Blogs

Carta de una pianista.

No sólo me quedé sin piano, el agua barrió con todo, era un agua turbia y terrosa que desbarató los pocos muebles del salón, la cama, el colchón. No poseo nada. El viento arrasó con parte del techo. Sólo me puedo asir de las paredes, y cerrar los ojos, e imaginar algunas notas de Chopin.

Tuve que amarrarme a una soga, para cruzar la calle, el agua me arrastraba, apenas tenía fuerzas, hacía dos días que no comía nada, nada. Sólo bebía agua con azúcar. En la parte Oriental, ya sabes, todo es mucho más difícil. Entonces salí a buscar algo de comer, unos vecinos compartieron conmigo lo suyo, bien poco, lo que les quedaba, fueron muy generosos.

Mi única fortuna era mi piano, mis manos lo aguantaron hasta que se me escapó, y tuve que dejarlo ir, porque si no lo hacía sería a mí a la que encontrarían días más tardes con el cuerpo hinchado y los dientes desencajados como las teclas de mi piano.

No poseo nada, me quedé en cero, varada en este destino, y sin poder gritar, amordazada por la dictadura, que ni ayuda, ni deja ayudar a los demás. Acepta sólo la ayuda que les conviene y veremos a ver si de verdad nos la entregan algún día o la venden después en las diplotiendas, en dólares o en euros.

Lo mejor habría sido haber hecho del piano un bote y haberme dejado bregar a merced de la corriente.

No, no cometeré ninguna locura, aunque ya todo es pura locura, intentaré una vez más sobrevivir, sin mi piano, sin mi casa, sin mi país, sin mí.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Una respuesta a “Carta de una pianista.”

  1. HOLLY dice:

    SOLO QUERIA DECIRTE, ZOÉ QUE YO MAS QUE UNA CRITICA POLITICA, VEO EL COMIENZO DE UN LIBRO QUE ME GUSTARIA SEGUIR LEYENDO. ¡QUE BIEN ESCRITO! ¡qUE SENSIBILIDAD!

    ENHORABUENA

Deja tu comentario