Blogs

Siempre una señal.

Nos citamos la galerista Enaida Unzueta y yo con el pintor César Beltrán en el Little Haití de Miami, cuando anuncio a unos cuantos amigos que estaré por esa zona almorzando, me abren los ojos, y me miran como si me hubiera vuelto loca, para ellos Little Haití es un barrio a evitar, debido a su peligrosidad, añaden. Les recuerdo que estuve en Haití, y que he estado en sitios realmente peligrosos, pero no hay nada que hacer, con tantos lugares bonitos que tiene Miami, suspiran.

Almorzamos en un restaurante pequeño, limpio, y sobre todo muy bueno, un congrí picante, carne de puerco y plátanos chatinos.

Recorremos el pequeño barrio, comentamos acerca de los grafitis que intentan reproducir el espíritu de Port-au-Prince, mensajes religiosos, políticos, anuncios publicitarios… Entramos en una librería, la librera vende también una bebida: Crème de vie que misma hace y embotella con el sello de la librería.

Introduzco la mano en el estante, extraigo un libro delgado, es un poemario de Joann Rita Vega, se titula Hot Ice, publicado por la Association of Caribbean Studies. Miami, Florida, 1987. Me sorprendo al ver que la autora nació en Cuba, en 1952. En la librería sólo se venden libros sobre Haití o de autores haitianos, no me explicaba cómo había podido llegar ese libro a ese estante. Lo compré, abro una de las páginas, donde dice:

Isla

Esta noche

estoy sentada en la playa

de una tierra distante…

Un lazo fuerte, amoroso,

me ata a la isla

esta noche…

Sola,

con mis sueños

y mis esperanzas 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario