Blogs

Todos se vienen

Todos se vienen (la connnotación no es sexual, descuiden; “venirse” en cubano quiere decir eyacular, no es el caso), todos se vienen y van, ninguno vive en Cuba a tiempo completo, y sin embargo en su curriculum de presentación está establecido que son “cubanos de Cuba”. Como si eso los hiciera más auténticos que los demás.

Le han cogido la vuelta a la escaramuza, son astutos, la mayoría tienen entre treinta y cuarenta años, y no voy a generalizar, forman parte de una generación que lo mismo chivatea, que jinetea, que gusanea en privado y luego bembetea de manera castrista en público. Mienten, todos mienten, eso tienen en común. Lo mismo se inventan que salieron con una beca en París cuando en realidad salieron casados con un extranjero, que se venden como profesores en prestigiosas universidades, y hasta se autocondecoran con distinciones imaginarias. Algunos llegan, lo logran, a “coup de cul”, en francés suena más elegante (a culazo limpio, en cubano). Viven en el extranjero, o se la pasan viajando, y regresan a Cuba a marcarle la tarjeta a la dictadura. No pagan impuestos en ninguna parte, ganan dinero, lo lavan en bancos en quiebra que tenemos que salvar nosotros, los contribuyentes, y sin embargo, se las arreglan para mantener tronco de casonas en la isla, con criados negros incluidos. Son los nuevos pícaros, los gaticos de María Ramos, que sin tirar la piedra ya tienen la mano extendida, que no escondida, para mendigar con lágrimas en los ojos y todo, una publicación , así tengan que plagiar a su propia madre, muerta o viva, da igual.

Viven enganchados del prestigio de los demás, del trabajo de los demás, como si no hubiéramos visto Eva al Desnudo (All about Eve). Son de una incultura antológica, copian de Wikipedia, con el desparpajo más alucinante que se haya sospechado jamás, luego denuncian a aquellos que los citan a ellos, con extrema delicadeza, y hasta los elogian. Intentan engañar y lo logran, sobre todo a las editoriales donde pululan los incultos, trepadores como ellos, pero de la suciedad capitalista. Son la generación de la “Shopping”, con libreta de racionamiento mirada de reojo, cual objeto anacrónico. Son los anéstesicos, los del beso sinuoso.

Es la era de los “trepas”, no lo dudemos; no leen y cuando leen lo hacen prestado, no compran libros, se los roban. Hurtan libros, bibliotecas enteras, pinturas, esculturas, a pobres damas ancianas que les abrieron las puertas con toda la confianza y la generosidad del mundo. Se dijeron secretarios de esas damas, las aislaron de sus verdaderos amigos, las saquearon. Una vez descubierta la fechoría, harán rodar la bola de que se trataba de viejas damas indignas con Alzheimer.

Son putas o gigolós. Singan para trepar.

Todos se vienen, sea con una cartica de consejo a Mariela Castro, un mensajito para Flavio G, o para ese otro amante, allá en México, el escritor… Todos se vienen masacrando o intentando masacrar a los demás, la verdadera “pingustia” es cuando tiemplan por ver la leche correr, para escalar y usurpar un puesto que no les corresponde. Ellos lo saben, no hay más que verles las caras de terror en un lobby de hotel, cuando te los cruzas y les clavas la mirada. Dan el culo en árabe con tal de que les toque una gota de petróleo.

Todos se vienen, empiezan a escribir de viejos, porque todo lo que intentaron de jóvenes no les funcionó, ni ser actores, ni pintar, ni chivatear, ni siquiera poseen talento para delinquir. No son escritores, son publicadores, ellos no quieren escribir, quieren publicar, me comenta un amigo.

Llevan desde que nacieron gozando en la bachata “robolucionaria”, en secreto gimotean falsamente por los rincones, y luego allá se incorporan a la rumba, sea la de los guerrilleros de Hollywood (los verdaderos están muy viejos para el meneo y nunca supieron bailar), sea al ritmo de la candanga ñángara de la gauche caviar europea o norteamericana.

Todos se vienen, son los “vivos”, los que hacen como si estuvieran dentro, pero en realidad están fuera, sacándole lascas e información a los verdaderos exiliados, tumbándole comidas, alardeando con cartas de crédito que no les pertenecen, chismosean horrores de las personas con las que conviven, las desprestigian, les inventan situaciones malévolas, porque lo que más necesitan es estar ubicados en el papel de víctimas. Pero no víctimas de una dictadura, no, se autitulan víctimas del capitalismo, del “embargo”, víctimas de los que les tiran el cabo, en resumen.

Todos se vienen, ¡¿concho, y por qué no se quedan de verdad en ese lugar que tanto veneran desde lejos?! Ah, porque el mambo está duro, aseronga, y vuelve la lagrimita oportuna, la quejiquera mariconil, el jineteo sentimental. Si algo no soporto es el jineterismo con drama, ¡qué asco, cariño santo! Ah, el Benny, cuando lo citan lo ensucian, ni siquiera lo han escuchado como se lo merece. Porque todavía los discos del Bárbaro del Ritmo no se venden en la isla en las tiendas normales, ni siquiera existen las tiendas normales. Sólo lo usan de propaganda.

Todos se vienen, propagadores de cretinismo, predicadores de la secta. Niñatos se dicen, renuentes a crecer, lo peor, a madurar; ya viejos reviejos, porque escribir una novela a los 26 años, éso es ser escritor joven, pero escribirla al filo de los 40, por favor. Viciosos del poder, robolucionarios hambreados, putañeros desposeídos. Voceros superficiales del crimen. ¡Allá ellos con su condena! ¡Qué los consuma quien no los conozca! Por esa trampa, ya me hicieron pasar, no caigan ustedes. Que tampoco ellos son tantos, aunque sí son tontos.

Acabo de encontrar, muy a propósito, estos dos videos de la gran Olga Guillot, y de su hija, también artista, Olga María Touzet, quienes abordan el tema, desde otro ángulo, pero coincidimos:

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

21 respuestas a “Todos se vienen”

  1. TODOS SE VIENEN. « Zoé Valdés dice:

    […] Política — Zoé Valdés @ 3:07 pm Tags: Cuba, Literatura, Política Lean, en mi blog Zoé en el metro de EcoDiario de El Economista, mi post Todos se vienen, cualquier parecido no es pura […]

  2. Must read dice:

    […] “Todos se vienen”, una columna de Zoe Valdés. […]

  3. Brainslicer dice:

    Señorita Zoe:
    Muy acertado su post. Yo conozco a varios “cuentistas”, ellos viven, literalmente y de verdad, como dice el buen amigo Eufrates, del cuento, no del que escriben sino del que cuentan a diario mientras jinetean. Son realmente una verguenza para los verdaderos artitas que pasan las mil una noche para divulgar su obra con dignidad. Lo interensante es ver a las persona engañadas y jineteadas por ellos, defenderlos a capa y espada. En fin otro logro robolucionario.
    Brainslicer

  4. Georgia Lewis dice:

    Mas claro ni el agua. Al que le sirva el sayo que se lo ponga.

    Cerquillitos y poses de conejitos como si fueran niñas de teta. y mierditas viajeras con la maleta llena de lo robado. Hasta cuando. como dice la cancion. Y dandole el culo a la roboilusion.

    Que se vayan pa la isla que los enjendro.

    No comas gofio, mi socio………….ni estrujes que no hay quien planche.

    La Wendi y el otro cabezon de ojos turbios…

    El articulo tuyo esta rebueno. Si, que la libertad es buena para decir la verdad no para sacarle lascas al jamon, made in USA, Barcelona o Paris como hacen estos. No son artistas, no son intelectuales, son arribistas, siempre arriba, haciendo bajezas.

    Sin pelos en la lengua

    Yaya, yo tambien soy generacion Y

  5. César Reynel Aguilera dice:

    Es verdad que existen, y es verdad que son así. Dan la impresión de ser muchos más de los que reamente son, porque están hechos de ruido y eso les garantiza el apoyo irrestricto de la segunda ley de la termodinámica. Son cuatro verracos armando bulla que logran, a corto plazo, confundir a los oídos no entrenados, pero a la larga caerán.
    Mientras tanto, a pesar de lo mucho que molestan, no podemos dejar de verlos como lo que realmente son: Una prueba fehaciente de que las arcas —ideológicas, artísticas, e intelectuales— del castrismo están vacías. De aquella riqueza, de los primeros años de la revuelta, el castrismo ha pasado a la dependencia de unos lumpen barnizados con Scrabble. Y digo dependencia porque esos delincuentes no se atreven, ni se atreverán nunca, a defender públicamente a los hermanos Castros. Lo único que están dispuestos a hacer en defensa de sus amos es crear confusiones, correr chismes, robar ideas y denigrar desde el anonimato a los que se atreven a escribir en contra de la tiranía, mientras aúpan a los que se prestan a seguir el dictado del “de eso no se habla”.
    Por suerte, el caldo de cultivo en el que pululan estos personajes de “Tibor y su pandilla” está hecho con ingredientes transitorios:
    1. Un día, a la intelectualidad española no le quedará más remedio que reconocer al castrismo como una monstruosidad.
    2. Un día, las opiniones políticas (y las alianzas personales) de los escritores del boom dejarán de ser importantes para la sobrevivencia de las editoriales y las agencias literarias españolas.
    3. Un día, muertos ya los gigantes del boom, pasarán al olvido los vargasllocitos, las garciamarquitas o, en ausencia de una calidad mínima, las “lagartijitas profanas” que le recordaron al Gabo su viejo amor por el “cocodrilo sagrado”.
    4. Un día, los que sueñan con vender libros escolares en Cuba despertarán al conocimiento de una editorial llamada Lectorum.
    5. Un día, los cubanos de adentro y de afuera, cuando terminen de reparar sus casas, zurcir sus ropas, y reponer sus estómagos, empezarán a comprar libros como siempre lo hicieron y La Habana y Miami se convertirán en grandes mercados de literatura cubana.
    6. Un día, buena parte de la literatura cubana será bilingüe.
    Mientras tanto, Zoé, esperar y reír.

  6. Ruperta La Caimana dice:

    Zoé Valdés también se vino señores.

  7. Amalia dice:

    No entiendo estas palabras cargadas de odio , cada uno escribe cuando quiere o cuando puede , los Cubanos son así , un poco mentirosos a veces pero eso viene de ideosincracia , tambien les mienten a sus mujeres cuando se va con otras , y en parte por la situación en que se vive allí y la falta de oportunidades , pobre gente , al fin y al cabo son tambien tus hermanos , por que tanto odio?????’ Me pregunto . Como vamos a reconstruir Cuba partiendo de los odios y las diferencias? Cada uno juega un papel importante en la vida , cada uno es único y actua como ser único que es , según sus circunstancias ¿Como se puede hablar de libertad partiendo de censurar a los demás? Sinceramente pienso que la vulgaridad tampoco es necesaria, vivimos en un mundo ya bastante vulgar y mediocre¿Por qué crear más? Bueno respeto tu opinión pero le aconsejo una cura a tú corazón porque el odio solo genera más odio , como la violencia solo generá más violencia. SOLO EL AMOR ENGENDRA LA MARAVILLA.Y sí llegases a sentir más compasión……… Un beso desde el corazón del mundo

  8. Eufrates del Valle dice:

    Lamentable. Tienes toda la razon. Olga tiene toda la razon. La persona con talento, que tiene algo que decir, y que esta segura de si misma y de su arte, no tiene porque compararse o tratar de enlodar a los otros artistas o intelectuales o creadores de cualquier tipo para darse a conocer.

    Quienes asi hacen, son personas mediocres, como mediocres son sus vidas. La historia los absoRvera.

  9. Elisabet Martínez dice:

    Un gran aplauso !!

  10. zoe-valdes dice:

    Ruperta la Caimana brinca porque sabe que ella está en esa lista. Y ella sabe bien que sólo me vengo con mi marido, lo que a ella le falta. Y que devuelva lo que robó.

  11. zoe-valdes dice:

    Ruperta la caimana tengo un cheque de prueba de que me vendiste algo robado en donde tú sabes. Así que estáte quieta, porque vas a ir que jode pa’l tanque de cabeza.

  12. Ruppert dice:

    William Navarrete, no te escondas mas detras de Ruperta la Caimana, tal como haces en PD. Paso por tu blog tratando de ver que hay de creativo, novedoso, artistico, en ti. Compadre que no encuentro nada. Esta bien, no das para mas, ya, te aceptamos como bloguero mediocre, nadie se mete contigo y basta. Pero no trates de verle las manchas al sol a una escritora cubana que ha tenido los huevos (los que te faltan) para hacerse sola, crecerse, vivir de sus derechos de autor, reconocida mundialmente, y que ademas es capaz de escribir articulos valientes como este. Chico, no te jode que estos personajillos vivan capitalistamente, no denuncien la dictadura por la que tu mismo te piraste de tu pais para garantizar volver a sus casitas. Viven como capitalistas pero no denuncian la falta de derechos humanos en Cuba. Son todos unos descarados, que todos los cubanos sabemos el precio de entrar y salir de la isla (precio en chivatear) y luego hablen en la prensa como si en Cuba la vida fuera igual que la del resto del mundo. No jodas compadre! Ten mas verguenza. Este articulo esta buenisimooooooo!!!!!

  13. zoe-valdes dice:

    Ay, Amalia, ese consejo déselo a la dictadura, primero, luego a los que la dictadura aúpa, a ellos me refiero. Mi corazón tiene odio? Se equivoca, si lo tuviera no pudiera escribir. Odio tienen los ñángaras.

  14. Amalia dice:

    Gracias por su respuesta Un saludo . Sin más que decir…..

  15. Iván dice:

    Que grande eres Zoe,
    te quiero, y no te he visto,
    Gracias

  16. Elisabet Martínez dice:

    Bravo Ruppert, cuantas veces me he comido las uñas para no contestar autenticas barbaridades por prudencia, quizá para no enfangar con continua polemica y perjudicar a Zoé Valdés, una gran escritora y una gran persona.

  17. ISA-ELLE dice:

    ESTA CARTA A CUBA QUE ENCONTRE EN LA INTERNET ESTA BUENISIMA, SE LAS DEJO:

    CARTA A CUBA
    Por Midiala Rosales Rosa

    Cuba, no les creas a quienes dicen amarte y se hacen cómplices en tu suelo con los ultrajes que no admiten en sus patrias.
    A los que te quieren como un faro, aunque no conduzca a ninguna parte.No les creas, Cuba, a quienes admiran tu decrepitud de otros siglos y contemplan encantados, desde la lente de sus cámaras fotográficas, tus calles heridas, tus edificios derruidos, tus autos de otra época, tus falsos atardeceres apacibles retocados por estafadores para los amantes de las postales.
    No les creas a aquellos que alaban la alegría de tus hijos, sin reconocer la desesperación y la tristeza que esconden sus sonrisas, la incertidumbre y la angustia por un pasado que hipotecaron, confiados en la garantía de un futuro que ya nunca llegará.
    No les creas, Cuba, a quienes admiran tu miseria, mientras disfrutan en sus países las comodidades de una vida moderna.
    No les creas a quienes dicen amar a tus bellas mujeres y después las compran baratas en tus calles, alabándolas por su cultura.
    No les creas, Cuba, a aquellos que no quieren enterarse de que tus hijos no pueden hospedarse en tus hoteles, viajar fuera de tus límites de agua, navegar en tus playas, volar en tu cielo.
    No les creas a quienes pregonan que eres el mejor país del mundo, pero te soportan sólo por unas semanas durante el tiempo de verano, con los suficientes dólares en sus carteras para costear tus lujos exclusivos para extranjeros.
    No les creas, Cuba querida, porque tú mejor que nadie sabes que ninguno ha escogido sufrirte en tiempos de huracanes, con tu moneda nacional y tus miserias cotidianas. Son charlatanes y están de paso: no te conocen ni te sienten, ni te han sufrido más que en sus fantasías ideológicas, ni te necesitan más que para sus desafueros, para la diversión y la juerga, como los infieles a sus amantes.
    Pobre de ti, Cuba, si les crees, a quienes se autoproclaman amantes de la libertad y se arrogan el derecho de alabarte en tus plazas con discursos altruistas, mientras tus hijos son condenados al silencio de una celda oscura.
    Salva, Cuba amada, a los que están en el mar desamparados.
    Sálvalos de la cólera de las aguas. Envíales tu Virgen para que los guíe a tierra firme.
    Mantenlos a flote con la más compasiva de tus olas.
    Están a la deriva y no entienden que mañana probablemente serán una estadística en las planas de los periódicos.
    Cabalgan sobre las aguas ilusionados, sin saber que en ninguna orilla encontrarán la libertad total ni la riqueza perfecta.
    No entienden que la estrella de la Libertad se apagó el día en que tus hijos comenzaron a mirarse con desconfianza, a temerse y a matarse los unos a los otros.
    Y nunca, Cuba, vuelvas a permitir que alguien grite Revolución y decrete por ley tu inmovilidad.
    ¡Como si fuera posible hacer que se inmovilizaran tus vientos huracanados! ¡Como si la inmovilidad de cualquier cosa, de la misma piedra aparentemente inmóvil, fuera posible sin ser un crimen contra la naturaleza!
    ¡Tú, que más bien parecieras una gran balsa flotante sobre la corriente inmensa del océano! Declararte inmóvil es declararte muerta y eso, Cuba, nunca sucederá.
    No les creas, Cuba, a los que tienen miedo. Perdónalos, pero no les creas.
    Y cuídate de ellos, porque tú mejor que nadie sabes lo peligroso que son los hombres cuando tienen miedo.
    Perdónanos, Cuba.
    Y no olvides nunca el daño que te hemos hecho con nuestros silencios, complicidades y arrepentimientos.
    Perdónanos por haber dicho sí cuando debimos decir no, por decir no cuando debimos callarnos.
    Perdona a los que te abandonaron y también a los que permanecieron junto a ti.
    Perdona a quienes contemplan indiferentes la enfermedad que te corroe.
    Perdona a los que vuelven estériles tus suelos, ensangrientan tus aguas,
    arrasan tus bosques, trafican y malgastan tu riqueza.
    Perdona a aquellos, hijos tuyos también, que se ensañaron con sus hermanos, estigmatizándolos y expulsándolos de sus casas, de sus vidas, de ti.
    Perdona a los que esperan en la sombra la hora de la venganza.
    Perdona a tus hijos, Caín y Abel, porque nacieron ambos del fruto de tu vientre. Y ruega con toda tu fuerza para que desistan de sus crímenes.
    Hazles saber, Madre Nuestra, que todos tenemos derecho a una vida mejor, en libertad, bajo la sombra apacible de tus palmeras.

  18. Roberto Roman dice:

    Zoe,
    Me encanta la manera tan natural de decir las cosas de esa forma tan “down to earth” como dicen en Ingles. Desde que oi de ti hace un monton de años te he venido leyendo. Aunque no estoy seguro, supe por un amigo comun, que estubimos en el Pre de La Habana el mismo año.

    Roberto

  19. Estela dice:

    Zoe Valdés…Una vez me fui de una sala en la que se suponia hablaras de tus libros y terminaste con una cólera tan infantil que me dio verguenza. El tema? La famosa dictadura…Uffff, me cansas, cómo me cansas!!! Pienso que es una verguenza que te hayas vendido tan bien y que otros buenos escritores cubanos sigan en la sombra. Tu cólera es tan transparente, cualquier psicólogo de pacotilla puede descifrarla: tu cólera es inseguridad, Zoe Valdés…

  20. Maria dice:

    Asi mismo es Zoé, esos parásitos que llegan añorando la Isla, como si los demás no la añoráramos, pero nos tragamos la añoranza cuando nos fuímos con el dolor de nunca más volver, y ahora oírles decir que no quieren un cambio de gobierno, que sólo quieren reformas, quieren seguir viviendo así, alguna pequeña crítica en el extranjero y después volver allí, a la Isla sangrienta de cárceles y torturas.
    No hagas caso de las críticas envidiosas y sigue adelante…

  21. Antonio Joaquin Gonzales dice:

    Esta Zoe es una verguenza.Parece mentira que haya recibido medina y educacion gratis en nuestro pais.

    Antonio Joaquin Gonzales
    Corresponsal del Diario Las Americas

Deja tu comentario