Blogs

Como en una mala novela

Como en una pésima novela el presidente de Bolivia, el Evo Morales, se puso en huelga de hambre para protestar contra una decisión del Parlamento de no permitirle que se autoelija presidente de por vida. Desde luego, su máximo sostén ideológico es el Caga Andante, Fidel Castro. Es que eso lo escribes en una novela, y por muy mala que sea, nadie lo creería.

Ahí está la foto de un Evo Morales, tirado en un colchón bastante puerco, él mismo aparenta estar sumamente descuidado, las ropas ajadas y sucias. Habla como un loro, gesticula, aún no está tan débil. El mundo entero se ha hecho eco de esta huelga. Una huelga que es un acto mentiroso, mezquino, que atenta contra la democracia. Una huelga que es un coup de teatro.

Entretanto en Cuba, en Placetas, un ex preso político, Antúnez, sigue en ayuno junto a su esposa y otros compañeros de lucha anticastrista. ¿Ha ido algún periodista a visitarlo? No he visto a Mauricio Vicent ni por las cercanías, tampoco a Reuters, ni a los demás. Y esto sí es una realidad cruel, demasiado cruel para un hombre que ha pasado 17 años en una cárcel castrista.

Un presidente en huelga de hambre, aún cuando sea el tal Evo Morales, es espectáculo novedoso y ridículo, aún cuando sea bastante malo, incluso pareciera que enternece a la gente, aún cuando vaya en contra de la democracia. Estoy segura que Evo aMorales come y se alimenta por debajo del tapete. Y si no es así. Por mí que siga en huelga de hambre hasta que sucumba a su propia imbecilidad.

Ahí está la miseria cotidiana, en una realidad totalmente tergiversada.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario