Blogs

Mario Vargas Llosa en el Instituto Cervantes de París

Acabo de llegar a casa, en estado de nirvana total, por decirlo de una manera cursi. Esta tarde Mario Vargas Llosa dio una conferencia en el Instituto Cervantes de París sobre la obra de Juan Carlos Onetti, junto a su traductor Albert Bensoussan y el ensayista venezolano Gustavo Guerrero. La sala abarrotada de gente, hasta afuera, las escaleras repletas de jóvenes sentados, a la espera de escuchar algunas palabras del maestro. Entré de chiripa.

Fue una conferencia, o mejor dicho, un conversatorio magistral. Mario Vargas Llosa es un escritor de una gran cultura, pero al mismo tiempo de una inmensa sencillez. De esa grandeza natural, y caballerosa, incluso amistosa, con el público. Hubo momentos muy divertidos, esos donde Vargas Llosa contó sus desencuentros reales con Onetti, y sus encuentros literarios, por supuesto.

A la salida, lo abracé, con un nudo en la garganta, recordé mucho a Guillermo Cabrera Infante mientras lo escuchaba, porque también él pertenece a ese género de escritores con los que uno sueña ser; cuya grandeza está en la obra y en la proximidad con el lector, a través de una relación culta y duradera que se establece. Cuando hablo de cultura, me refiero desde luego, a la educación y a la asimilación de la lectura, de la apreciación de la vida a través de la cultura, y a una manera eterna de saborear el instante.

Ahora me sumergiré en la lectura del libro de Mario Vargas Llosa sobre Juan Carlos Onetti, seguramente estaré despierta hasta el amanecer.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario