Blogs

Escribir en francés

Hace ya quince años que vivo en París, y sigo escribiendo y publicando en mi lengua materna: el español. Sin embargo, desde hace unos cuatro años me decidí a escribir también en francés, aunque todavía no a publicar. La razón por la que empecé a escribir en francés, tímidamente, es muy sencilla, mis sueños comenzaron a dárseme en mi lengua refugio. Entonces, cuando quise contar mis sueños en cuaderno, y me salió una primera palabra en la lengua de Voltaire, de Rabelais, de Proust.

Varias personas me preguntan si algún día mudaré de idioma, y siempre respondo que no, jamás dejaré de escribir en español, o en cubano, como le llaman los franceses a las traducciones de los autores latinoamericanos: Por ejemplo, traducido del peruano, traducido del argentino, traducido del cubano, etc, escriben en las cubiertas de las ediciones. ¿Por qué semejante resistencia de mi parte, la que no hizo, por ejemplo, Milan Kundera o Eduardo Manet? Pues porque no me he liberado aún de lo que yo llamo mi estado de resistencia. Mi idioma es mi país, y constituye además mi cuartel de resistencia.

No sé cómo pudo hacerlo Kundera, nunca he tenido la oportunidad de preguntarle y no creo que le gustaría que lo hicieran; pero pienso que Kundera es un hombre sumamente libre, su libertad le brindó su universalidad, y esa libertad y esa universalidad le dieron la posibilidad de pasar de una escritura a otra, lo que seguramente no fue nada fácil. Porque no se trata de redactar en francés, se trata de escribir, de meter toda la carne en el asador, como mismo se hace en la lengua natal. A Manet tampoco le he preguntado nunca, creo que´en él ha sido de forma natural, sin traumas, tanto mejor.

Por lo pronto escribo pequeños poemas, una noveleta sin valor ninguno, sin estilo por el momento, y describo mis sueños, mi espacio onírico es ese país cada vez más mío, más personal. Hablo francés con acento, me canso de manosearlo a veces y es cuando peor articulo, cuando quiero puedo hacerlo perfectamente. Aunque me siento atada a mi acento, lo que es también una forma de resistencia.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags:

Deja tu comentario