Blogs

Cartas de Reinaldo Arenas

Estoy sentada en el Café Fontaine Sully, llevo rato intentando conectarme a Internet; entre tanto releo las Cartas de Reinaldo Arenas en francés, fueron publicadas por la editorial francesa Actes-Sud, hace ya un  año, quizás un poco más. Reinaldo escribía cartas con un tesón indescriptible, no quería que se le escapara ningún detalle en el recorrido caracterial de un personaje, o en el color de un paisaje, o en el aroma de una calle atravesada al azar.

Los destinatarios, en este caso, eran Margarita y Jorge Camacho, pintores ambos, confesos surrealistas; Camacho es cubano, Margarita española, pero tan cubana como nosotros. La amistad que los unió, cuando se conocieron en Cuba, a inicios de la Castrorrobotización, duró hasta la muerte de Reinaldo, por suicidio, enfermo de sida, en el año 1990, en su exilio newyorkino. Este año se cumplirán veinte años de la desaparición física del escritor de Otra vez el mar, y de una obra fabulosa. Sin embargo, su obra está más viva que nunca. Era lo que sin duda él perseguía, a lo que aspiraba de manera sencilla.

Margarita y Jorge Camacho han sido principalmente los que durante todos estos años han luchado por mantener viva la vida y la obra de Reinaldo, meritoria labor, si sabemos, que aún vivos, a los escritores cubanos anticastristas, muchos desearían enterrarnos vivos. Sus amigos también no cesan de recordarlo, ya sea a través de los escritos, como gracias a las conversaciones que lo describen como un ser radiante.

Las Correspondencia de Reinaldo Arenas con Margarita y Jorge Camacho, que vio la luz en Francia en Actes-Sud, pronto será editada en España, en Sevilla, hermosa manera de conmemorar su desaparición. Sería bueno que la Casa de América de Madrid hiciera algo al respecto, una lectura de sus textos, una jornada de lectura maratónica de Reinaldo Arenas. Estoy segura que sería una hermosa jornada literaria y libertaria, de la que aprenderíamos aún más.

Hay quienes me preguntan si Reinaldo fue perseguido por su homosexualidad exclusivamente, lo que todavía ocurre en Cuba. Sí, es cierto, pero no solamente por su homosexualidad, Reinaldo Arenas, como el gran escritor que era, fue un visionario, a través de su escritura, y de su pensamiento, avizoró el futuro penumbroso de la Cuba actual. Su anticastrismo seguro y claro lo condujo al ostracismo, aún en el exilio, como a tantos otros.

Sin embargo, la obra está ahí, en definitivas, es de lo que se trata. Por fin puedo conectarme a internet y subirles este post, no sin cierta tristeza; qué falta nos hacen hombres como Reinaldo Arenas, aún cuando su posteridad nos aclara cada vez más en relación a la palabra libertad.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

Deja tu comentario