Blogs

Lo que no entendí de los Goya

Ayer me senté a ver los Goya, no los veía desde que la gran Sardá los presentó. Me senté a verlos porque competía mi querida y admirada Lola Dueñas, con quien casi trabajamos en una película de dos directores franceses, lo que no ocurrió, lamentablemente. Confieso que estaba de muy buen humor y de mejor espíritu para sonarme dos horas delante de una ceremonia de la que muchos habían salido huyendo en años anteriores, por su pesadez e insustancialidad politizada.

Lo primero que no entendí es por qué la alfombra es verde y lleva publicidad. Lo segundo es por qué habían tan pocos artistas en el pase de la misma.

Presentó la velada Andreu Buenafuente que tiene fama de ser muy bueno. No lo conozco demasiado. El número del agua que cayó en el escenario virtual estuvo bien, di un saltito y todo en mi sofá. El señor presentador continuaba haciendo chistes malos, y además, antes de hacerlos, empezó por quitarse la corbata en gesto de rebeldía revolucionaria. El colmo fue cuando imitó a un argentino.

Penélope bellísima. Ella sola hizo los Goya. Su novio sonreía como suelen hacerlo los Bardem, entregados a la causa. Por cierto, guapísimo el hermano. No he visto ninguna de las películas preferidas, o sea, Celda 211 y Ágora. Aunque estoy casi segura que preferiré la primera. Yo adoro a Rachel W, pero ya esas películas en las que me imponen un choix religioso, me calientan demasiado.

No comprendí qué hacía un perro sentado en una butaca. ¿Pertenecía al señor Buenafuente? ¿Es un perro estrella de algún filme? ¿Estaba drogado el perro?

Tampoco entendí el cuello del vestido de la ministra Sinde, ¿sindemasiadorebuscamiento?. Ni por qué trataron a Leire Pajín como a una artista. Tampoco entendí la falta de glamour y la seriedad de las verdaderas y pocas actrices que desfilaron. Los chicos estaban mucho más simpáticos.

Jordi Mollá, bellísimo, misterioso. Excesivamente único. Esto sí que lo entendí.

El decorado de la escena era precioso, pero aquellos rojos brillantes, ¿tendrían algún significado? Ah, día de los enamorados, sí, era como una especie de corazón redondo. La metáfora visual no estaba nada mal.

La cosa empecé a entenderla mejor cuando salió Rosa Sardá, y ahí se me subió el merengue al techo. Aunque con perdón de Penélope y de las demás, ya lo tenía subido cuando ganó su Goya, la actriz de Yo también, Lola Dueñas.

Entonces apareció el Maestro Almodóvar, y ya me puse más tranquila, aunque sólo sucedió al final. Esto es cosmopolitismo, arte, regocijo, generosidad.

Pensándolo bien, no había nada más que entender; era sólo una entrega de premios cinematográficos. Competir con los Oscar es absurdo, sobre todo si no hay con qué.

Performance del actor Hugh Jackman para los Oscar 2009, se puede ver en Youtube, y aquí les dejo el ensayo:

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags:

15 respuestas a “Lo que no entendí de los Goya”

  1. Lo que no entendí de los Goya. « Zoé Valdés dice:

    […] Lo que no entendí de los Goya. 2010 Febrero 15 etiquetas: Goya by Zoé Valdés Pueden leer el post en Zoé en el metro. […]

  2. Pablo dice:

    Pocos artistas hicieron el pase, porque justo al lado, detrás del público al que se le había pagado por aplaudir, había una concentración de trabajadores de televisión española protestando, otra de una asociación contra el aborto y otra de Libertad 2.0 contra la propuesta de censura en internet del gobierno español.

    El perro es muy famoso porque hizo anuncios de televisión para la Lotería.

  3. vicky-vilches dice:

    Zoe, una cosa que no me gustó de la gala: aunque el realizador trató de disimularlo, me fijé que Pe y su chico estuvieron fuera de sus asientos más de una hora, y volvieron justo antes de la nominación de Penélope Cruz, aunque se volvieron a ausentar de nuevo. Se conoce que su categoría de megaestrellas de Hollywood les permite despreciar así a sus compratriotas. Esto seguro que no lo hacen en la gala de Los Angeles.

  4. zoe-valdes dice:

    Sí, vicky-vilches, me di cuenta de la ausencia, pero pensé que sería por la cosa de que les tocó entregar y presentar estatuillas y premios ¿no? Ella es una megaestrella, lo ha probado trabajando, a él se le dio fácil su Oscar, ha tenido suerte, aunque es muy buen actor.

    Ah, Pablo, interesante lo que cuenta usted, pero nada de eso se dijo.

  5. Romeo dice:

    El perro se explicó que estaba porque representaba a Pancho, el perro de los anuncios de la Lotería, ya que Loterías y Apuestas del Estado patrocinaban la gala. Decir que no tenemos con qué competir con el merengón de los Oscar me parece del todo injusto. Se premió a películas muy buenas.

  6. zoe-valdes dice:

    Romeo, no vi por ninguna parte que explicaran lo del perro, pero como tengo el canal internacional puede ser que lo hayan eliminado en algún momento, o yo estaba comiendo de lo que pica el pollo. En cuanto a que no se debe competir con los Oscar, me refería a la ceremonia. El numerito musical de los dos actores plagiaba descaradamente al número musical del actor australiano Hugh Jackman, quien hizo un número insuperable el año pasado. No me refería a las películas, ni a su calidad, aunque si ha visto los Oscar en los últimos veinte años, la variedad de nacionalidades, calidad, y cantidad, es monumental. En esta edición de los Goya sólo dos películas competían de igual a igual en gustos de la Academia, las demás amueblaron la escena. Y bueno, usted está en todo el derecho de pensar que los Oscar es un merengón, para mí no lo es, aunque yo no tengo mala opinión del merengue, lo saboreo muy gustosa.

  7. Mari Rodriguez Ichaso dice:

    Zoe, acostumbrada a las super bien coordinadas y producidas entregas de premios norteamericanas, que son verdaderos espectaculos ….pues estas me parecieron ABURRIDISIMAS.

    Y provincianas en su poca soltura, los chistes sin gracias, la gente balbuceante, sin saber que decir, y el poco humor de todo el programa. Lo de Almodovar no me gusto porque no me parecio que venia con un espiritu conciliatorio, ni sincero —y realmente no estuvo generoso ni nada simpatico. Se le han subido demasiado los humos y cuando menciono que tenia que entregar el Oscar este año a la Mejor Pelicula Extranjera me parecio el colmo del ‘darse coba’ a si mismo ‘—y de demostrarle a sus ´colegas´ quién era.

    Nadie entre esta gente -Pé, Pedro, Javier, Antonio Banderas, etc. - son los mismos cuando triunfan fuera de Espana…¡y menos aun cuando lo hacen en EEUU aunque Bardem deteste el Imperialismo que lo ha hecho millonario! Lo se porque los he entrevistado antes -y despues- de triunfar en Estados Unidos –y son el dia y la noche. ¡Es una pena!

    Lo que si me alegra es ver que se esta haciendo buen cine como La Teta Asustada y Celda 211 –y que se reconozca.

  8. carmen dice:

    Ciertamente, en ocasiones es usted dolorosa. Tremendamente dolorosa.
    ¡Vaya manera de recrear esa celebración!
    No importa. Fue la más vista en 24 años, y a unos cuantos nos encantó, pasamos un rato excelente. Será que somos nada al lado de los americanos del Norte y nos conformamos con nada también.
    Buenafuente es brillante, inteligente y con un sentido del humor limpio, que hace mucha falta.
    ¿Es preocupante el color de la alfombra? Pues será verde porque lo habrán querido así. Y lleva publicidad, claro, señora Valdés. Acá somos los que somos, nada (otra vez la palabra) en comparación con los americanos del Norte; la industria es liliputiense al lado de la gran maquinaria de Hollywood, y hay que buscar quien ayude a financiar el espectáculo. Los coches en los que llegaban los actores también llevaban la publicidad de la casa que los había puesto a disposición de la Academia. Somos pobres, señora, no hay que avergonzarse por ello. ¿O acaso pretende usted eso, que sintamos vergüenza de nosotros mismos?

  9. carmen dice:

    Tres días para esperar aprobación… ni que mis palabras hubiera que mirarlas con lupa, por dios!!!
    En fin… ¡¡viva la libertad de expresión!!

  10. zoe-valdes dice:

    carmen, las verdades duelen, a veces

  11. zoe-valdes dice:

    sí, fue el más visto, bueno, también ven todos esos programas bodrios del corazón, cientos de miles de españoles

  12. carmen dice:

    Lo que usted diga, señora Valdés. Con usted es casi siempre de la misma manera. O se le dice que lo que escribe es perfecto o más vale callar. Me suena a algo esa actitud, a algo que prefiero olvidar.
    Comparar los bodríos de hígados y estómagos revueltos que asoman a las pantalas de tv, y que me permito decir que rechazo absolutamente, lo crea usted o no lo crea, con una noche como la que fue la celebración del cine español, es tener algo más que ganas de dejarnos ‘planchados’, o como decía mi padre “hacernos la permanente en seco”. Si Andreu Buenafuente es lo mismo que cualquier presentador o presentadora de los programas de ‘menudillos’, entonces… no merece ni la pena tratar de compartir con usted.

  13. carmen dice:

    Sigo pensando en sus palabras. Y creo que mejor que decir lo que pienso, es aconsejarle que acuda usted a Enrisco, del que no creo que pueda sentir más que respeto y admiración. En su blog encontrará opinión sobre lo que le parece Buenafuente, que fue, en buena parte, responsable del éxito de esa conmemoración.
    ¿O quizás tampoco debamos confiar mucho en la opinión de Enrisco? Porque con los ciudadanos cubanos uno nunca acaba de saber si, aunque estén exiliados, lo están en realidad o lo están para hacerle más fáciles las cosas a la ‘nomeklatura’ cubana… O sea, que están en plan ’seguroso’, en plan chivateo…

  14. Luengo dice:

    Noto un cierto ‘tufillo’ de ‘resentimiento’ en ‘carmen’. Como ciudadano español, considero que doña Zoé tiene más razón que un santo de palo, y una infinita paciencia para soportar a personas como usted ‘carmen’ que no soporta la crítica. Le sugiero que, cuando vaya a ver algún espectáculo, jamás, JAMÁS, se le ocurra leer las críticas de los especialistas, porque seguramente se sentirá inmensamente frustrada y defraudada cuando le ‘desmonten’ sus ‘preconcebidos’ argumentos para ‘defender’ lo indefendible.

    Y como un pequeño apunte, no se sienta tan disgustada con el cine americano, ya que allí el cine y los espectáculos teatrales y de todo tipo, NO SON SUBVENCIONADOS POR EL ESTADO. Allí, en ese ‘Norte revuelto y brutal’ (como dicen los comunistas cubanos) los proyectos son asumidos por empresas privadas y se basan en criterios de calidad, interés y comercialidad, cosa que en Expaña no se tiene en cuenta. Aquí les subvencionan sean o no verdaderos bodrios y encima, depués que les pagamos a todos estos mediocres subvenciones con nuestros impuestos, no toca ir al cine a pagar una entrada para ver un cine sectario, carente de interés y lleno de consignas políticas al más puro estilo goebbeliano.

    Si defiende usted a Buenafuente, es porque es usted un poco simple de entendederas, ya que no hace más que repetirse como el ajo y lleva años haciendo un humor de consignas circunferentes, al igual que el ‘Guayo-meon’ (lo siento, pero no entiendo cómo puede odiar tan visceralmente a EEUU y ponerse un apodo con un nombre de un estado de ese país tan aborrecido y denostado por dicho personaje). En fin, una de las muchas incongruencias de personas obtusas y confusas.

    Y si no le gusta lo que la señora Valdés opina, le aseguro que puede irse a cualquier otro blog donde todo lo que usted opina será vitoreado y se sentirá usted la ‘reina del manglar’.

    Que le sea leve, ‘carmen, carmela, carmenchu, carmota’!!!

  15. carmen dice:

    Por descontado, don Luengo. ültima vez que se me ocurre pasar por este lodazal.
    No permitiré que me vuelvan a faltar el respeto. No lo he hecho yo en ningún momento y me parece que la señora Valdés tiene arrestos suficientes para no necesitar espadachines que defiendan su honor y dignidad, si es que son valores que haya que defenderle a la doña.
    ¡Listo! Don Luengo, Luenguito, Luengazo…

Deja tu comentario