Blogs

Basurero con Dalai Lama

Pudiera ser el título de una obra de arte de ARCO: Basurero con Dalai Lama, algo que evoque aquello de Naturaleza muerta con bibelot, o algo en ese estilo. Pero no lo es.

Se trata de la foto oficial que envió la Casa Blanca a la prensa, después de la entrevista -la que, por cierto, no ocurrió en el Despacho Oval precisamente- del presidente estadounidense Barack Obama con el representante en el exilio del Tibet, el Dalai Lama, lo que demuestra que Obama sintió la necesidad de subrayar un cierto “desprecio” diplomático frente al Lama para, de este modo, congraciarse con China, a la que había puesto muy bravita al anunciar que recibiría al anciano de todas maneras.

Fue peor recibir al Dalai Lama que si no lo hubiera hecho, para luego hacerle este feo. Aunque los chinos estarán de fiesta. Sin embargo, lo que nos ha revelado esta maniobra de Obama, es su verdadero talante -¿no era esta la palabra preferida de ZParo?-, en efecto, el talante del desprecio, de la mezquindad, hacia una persona, a la que no debió permitir, ni un sólo instante, sea solamente porque ha sido su invitado, de que se le sacara del inmueble como a un mendigo, por la puerta de los basureros, que además se le fotografíe, y para colmo sea ésa la fotografía que la casa de gobierno decidiera entregar a la prensa. Una vulgaridad sólo a la altura de los Catro, Chávez, Morales, Ortega, y demás comparsa.

Para colmo -como bien escribe Charlie Bravo-, Obama decidió regalarle al sabio hombre unos yugos; tremendamente significativo el error o la mala idea, porque, el Dalai Lama, no usa camisas de mangas largas, ¿dónde entonces podría colocar esos yugos? Al menos que el presente sea un lapsus, un error, un paso en falso, o un símbolo que querría decir: usted se merece el yugo. Sin precedentes.

No sé cómo se habrá sentido el Dalai Lama ayer, cuando vio sus fotos en la prensa, seguramente mansamente irritado, que es a lo máximo que imagino yo que pudiera llegar un hombre de éstos, de paz, y de todo lo demás por lo que tantos lo admiran. Pero lo que sí es cierto, es que los numerosos seguidores del representante del Tibet, están ahora mismo que trinan en contra de este acto tan miserable por parte del presidente norteamericano. Repito, sin precedentes.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , , ,

Deja tu comentario