Blogs

Empatados.

Este mediodía iba yo en un taxi y el taxista me contó todo, absolutamente todo en relación al match de fútbol de ayer que -según él- ”provocó la vergüenza a los franceses”. Mientras me contaba, otro partido se iba discutiendo en la radio: Estados Unidos y Eslovenia. Dos a dos, empatados. Sin embargo, el locutor en la radio tuvo una especie de orgasmo en el micrófono porque según él había ganado el país de Obama. Así es. Cuando Cuba ganaba un juego de algo, siempre ganaba el equipo de Castro.

En la tarde me dirigí en metro a la Maison de l’Amérique Latine a presentar la película Oscar’s Cuba, del realizador inglés Jordan Allott, sobre el preso de conciencia cubano Oscar Elías Biscet. No asistió mucha gente, pero los que fueron eran buenos, la mayoría periodistas. Y la cosa salió bien. Al salir de allí, de nuevo tuve que escuchar las discusiones sobre fútbol.

-¿Es usted mexicana? -Me preguntó alguien con ganas de estrangularme.

-No, no se inquiete, no lo soy -me habría gustado serlo para joder a éstos aunque sea sólo por el breve espacio de unos minutos.

Mientras cenábamos, en el Caruso, en pleno Marais, la pantalla del televisor mostraba el partido de Inglaterra con Argelia, empatados: Uno a uno. Pero ¿qué quiere decir empatados? ¿Gana alguien, o los dos? Es increíble cómo el cerebro puede acumular tonterías.

Pobre Oscar Elías Biscet, hambriento, encerrado en una celda tapiada, y el sólo empate que puede ver es el que hace un trozo de esquina de la pared con otro.

Relativicemos. No hay un libro sobre Oscar Elías Biscet, al menos hay un filme. ¿Por qué nadie le ha pedido un libro a Oscar Elías Biscet? Sin embargo, ya hay libro de Yoani Sánchez, la otra Santa, la bloguera nacional.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , , , ,

Deja tu comentario