Blogs

Dead Parade.

Detestaba ya la música techno, ahora la detesto aún más. La imbecilidad de ofrecer a los jóvenes una mala música que tupe los oídos, atormenta, y sólo sirve para agregar ruido a la ya ruidosa letanía cotidiana, sólo ha servido para que un grupo de jóvenes pierda la vida.

Según el organizador de las primeras ediciones, todo se había convertido en un sucio y peligroso negocio, y esa fue la razón por la que él mismo se alejó del proyecto, devenido sordidez y atropello. No sé qué le encuentran los jóvenes a divertirse en ese bulto de gente que va a beber alcohol malo y a oír música de la peor. Pero esto es lo que estamos viviendo, sin arte, en contra de la belleza.

Tengo la impresión de que la belleza y la existencia molestan cada vez más a una espantosa cantidad de seres ¿humanos?

Lo que iba a ser un canto al amor sólo trajo la melodía fanfarriosa de la muerte. ¿Para amar hay que comportarse socialmente como animales? Por supuesto que no. Pero el negocio es el negocio.

Pobre gente, pobres familias. Mis condolencias.

El horror ahora es tan musical, que mata, jamás de amor, de ruido.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Deja tu comentario