Blogs

Archivo de Julio, 2010

Un verano caribeño

Sbado, 3 Julio 2010

Arena, sol, y playa, el sueño de todo mortal. La bocina del hotel recuerda un hit de los años ochenta: For eve young. Lo que queremos ser todos, eternamente jóvenes. Música, bailes, espectáculos, comida para botar, de hecho se bota, y ocio.

Llevo sólo dos días de mar transparente, incadescente sol, y arena caribeña, y también ya varias horas buscando una pistola para matarme o matar a alguien. La gente del Caribe sólo repìte: “Déjese llevar, doña”. Como si yo estuviera loca al pedirles que arreglen una gotera que tengo en la habitación, al informarles que el refrigerador no enfría, que el aire acondicionado no funciona con este calor de mil grados, y que el wifi no marcha, ni en el lobby, ni en el internet center. Ellos lo miran a una como si padecieran esquizofrenia, y mi voz fuese una más, entre las tantas que escuchan.

Me encuentro instalada en un complejo hotelero del que no lo dejan salir a uno más que para regresar al aeropuerto. Pero he podido constatar, por escapadas de las que acostumbramos a hacer los cubanos donde quiera que estemos, que alrededor del hotel, la vida diaria de los habitantes de este país, no tiene nada que ver con lo que vivimos, comemos y disfrutamos los turistas en el hotel. La pobreza hace ola.

Regreso bastante destruida, ya el sol, el mar, y la arena me saben a mierda. Lo que necesito es huir de aquí lo más rápido posible. Me juro que jamás cogeré un circuito turístico al tercer mundo, ni por solidaridad.

Ah, no diré el nombre del país, por pudor con sus habitantes. No se trata de Cuba, desde luego, que debe estar peor.